NOS GOLPEARON Y NOS DIJERON NEGRAS DE MIERDA

Arnés contó que ya se habían retirado de la marcha dos horas antes y que estaban a “tres, cuatro o cinco cuadras” por salir de la pizzería a la que habían ido a cenar. “Llegó la policía diciendo que teníamos que despejar, sin identificación, y había varios de civil”, detalló.