COMO EL HUMO DE UN CIGARRO.

Ramón Vera, llevaba en la misma posición más de media hora, el quinto y por lo tanto el último alambre le había costado mucho más trabajo que los cuatro anteriores, que debió reemplazar por culpa del viejo toro, el que había perdido vista pero para nada su ímpetu macho y sin advertir el límite del […]