EL DESCUBRIMIENTO DE LA PATRIA

Dije yo en la ciudad de la Yegua Tordilla: “La Patria es un dolor que aún no tiene bautismo”. / Los apisonadores de adoquines / me clavaron sus ojos de ultramar; y luego devoraron su pan y su cebolla / y en seguida volvieron al ritmo del pisón.