QUE SE ROMPA, PERO QUE NO SE DOBLE…

Así escribía el fundador del partido Centenario, ante las profundas divisiones que se daban en su seno y que lo llevaron a entregar su vida, para que el radicalismo viva.Y vivió como partido nacional y popular, gobernando desde la Ley Saenz Peña, lograda por esa presión de Alem e Irigoyen, posibilitando el voto secreto y […]