LOS CUENTOS DE SU SEÑORÍA

El informático Lagomarsino quedó acusado de ser parte de una conspiración internacional no identificada, junto a asesinos no identificados, que entraron mágicamente al departamento del fiscal y lo golpearon sin dejar el menor rastro. La evidente intención de culpar al “populismo” y, si se puede, a Venezuela.