LA «MALDITA POLICÍA» DE NEUQUÉN

Ocurrió el 30 de noviembre, cuando los uniformados atacaron con balas de goma y plomo, en pleno centro capitalino, a trabajadores tercerizados del hospital Castro Rendón. Un conflicto paritario bastó para desatar sobre ellos una reprimenda desaforada, impiadosa y atroz. Su cosecha: sesenta heridos, cuatro de consideración y uno en grave estado.