EN RESPUESTA AL HIJO DE TATO BORES: CUANDO AL HIJO DE TIGRE, NI UNA MANCHA LE PODEMOS VER …

El notable gorilismo del autor, sumado a su apenas discreto talento (comparado con su padre) demuestra que -obviamente- se puede ser hijo de Messi o Maradona y no por eso jugar muy bien al fútbol. También demuestra lo arraigada que está en nuestro país la idea de que la educación «Sarmientina»‘ es la educación popular.

INEQUIDADES: LOS PERONISTAS SOMOS FINITOS, LOS GORILAS SON ETERNOS

El godo Solano, como todos los peninsulares que hacen globitos de saliva al pronunciar despectivamente la palabra “populista”, también es gorila aunque no lo sepa. Francisco Solano escribe en El País sobre el ensayo “Echeverría”, de Martín Caparrós, publicado por Anagrama: “Caparrós concede a Echeverría, el mérito más poético que político de haber sido antiperonista antes […]