SEÑORA:

En pocas horas más usted no será ya la Presidenta de los Argentinos. Tomará su merecido descanso después de ocho años de intenso trabajo al servicio de la Nación. Tal vez dure apenas unos días y Ud. vuelva a su pasión militante.