GOBIERNO SOCIEDAD ANÓNIMA

Porque esto debería provocar un escándalo mayúsculo con renuncias de Quintana, del que autorizó que Farmacity forme parte de la licitación, de los que firmaron el convenio por el que se la designa prestadora y del presidente. Eso en un país medianamente normal.