LA CAJA DE PANDORA ESTÁ ABIERTA

El horror que se produjo en París no es un hecho que deba extrañarnos. Es el fruto de un des-concierto mundial en el que la locura dirige la orquesta.