DEMOCRACIA POR DECRETO

A sólo tres días de haber asumido el primer presidente argentino procesado por una causa judicial referida a escuchas ilegales (es decir: espionaje), Mauricio Macri, comenzó a quitarse el falso maquillaje “republicano” y a mostrar su verdadero rostro autoritario.