DEMOLIENDO PUEBLOS

“Toda la población de Quilpo se desarrolló en torno a esta fábrica, que ya tiene su tiempo y que ha pasado por varias manos. Originariamente estaba en manos de Fortabat, luego la tomó Cefas y en el último tiempo se vendieron acciones a empresas mexicanas”, relató Olmos en diálogo con Víctor Hugo Morales.