DESASTRE EDUCATIVO

Desaparecen las materias que se funden en áreas y los docentes pasamos a ser «facilitadores» que introducimos en un 30 % de cada proyecto «gamificado» (absurdo neologismo que proviene de «game», en inglés), y el 70 % restante lo tienen que investigar, lxs alumnxs, por su cuenta.