DESCALZA Y EN PIJAMAS

La policía provincial irrumpió a las 7 de la mañana cubriendo sus rostros con pasamontañas y se la llevó en un auto sin patente, descalza y en pijama del domicilio donde se alojaba en cumplimiento de la resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).