"Más que ser recusada, la jueza Capuchetti debería ser denunciada."

DALBÓN: «SI SALIA LA BALA, GOLPE DE ESTADO»

Capuchetti se está desempeñando mal como jueza, eso no es una causal de recusación, ojalá prospere porque mis colegas están convencidos de que este es el camino que hay que transitar.

APU

156/11/2022

Agencia Paco Urondo: En las próximas horas, Cristina Fernández de Kirchner va a solicitar la recusación de la jueza Capuchetti ¿cómo va a seguir la investigación después de esto?

GREGORIO DALBON: La idea de que Capuchetti no esté en este juicio yo ya la había planteado desde el comienzo cuando la información del celular de Montiel se borró.

La verdad es que lo que van a hacer ahora mis colegas tiene más que ver con el mal desempeño de la jueza.

En mi opinión, más que ser recusada, debería ser denunciada ante el Consejo de la Magistratura.

En este sentido, creo que para la recusación ya es tarde, soy muy pesimista respecto a si esto va a prosperar.

Esta jueza tiene raíces en la Policía Federal y que está colocada por Daniel Angelici y con esto ya te digo quién es Capucheti y lo sabíamos.

Como gobierno, debemos hacer una autocrítica, en primera instancia, hacia la AFI y la Policía Federal.

Creo que los servicios de inteligencia están, justamente, para prevenir lo que ocurrió y, en esta ocasión, no estuvieron a la altura de las circunstancias, mientras que, la Policía Federal borró la información del celular. Capuchetti no hizo nada en este sentido, ni siquiera un sumario policial.

Es decir, que Capuchetti se está desempeñando mal como jueza, eso no es una causal de recusación, ojalá prospere porque mis colegas están convencidos de que este es el camino que hay que transitar.

Este camino, en mi opinión, había que transitarlo el día 2, no el día 70.

Habría que haberla sacado porque no estaba en condiciones de investigar y por lo que representa Capuchetti.

Por último, quiero decir que, si salía la bala, esto se transformaba en un golpe de estado, eso es lo que yo creo.

Lo que buscaban era, precisamente, una balacera de varios días, algunos muertos y, posiblemente, un golpe de estado contra Alberto Fernández para sentar en el sillón de Rivadavia a una inescrupulosa o inescrupuloso, capaz de sentarse en ese lugar, a sabiendas de que, a través del voto popular, jamás van a ocupar ese cargo.

Este era el plan en mi opinión personal.

Les salió mal, no salió la bala, gracias a Dios.

Creo que ha tomado esto como un intento de homicidio y fue un acto de terrorismo.

En estas cuestiones, los abogados de Cristina no hemos pensado igual, inclusive, el tema de investigar a la tropa propia que es algo que no se ha querido hacer.

Un hecho tan grave como poner una pistola a 10 centímetros de la cabeza de la Vicepresidenta amerita que se investiguen tanto a propios como ajenos.

APU: ¿A quién te referís cuando decís que habría que investigar a la tropa propia?

G.D: Me refiero a la Policía Federal, al Ministerio de Seguridad y a la AFI.

También a la custodia de Cristina que tampoco no hicieron las cosas bien

APU: Graciela Camaño, ex interventora de la AFI, sostuvo que se debería haber investigado el vínculo entre Sabag Montiel y Revolución Federal.

¿Vos coincidís con esto?

G.D: Totalmente.

Claro que coincido y estoy absolutamente sorprendido de las pocas ganas de investigar de Capuchetti y el fiscal Rívolo, de la mala instrucción y de la previsibilidad que no hemos tenido, más que nada los abogados querellantes.

Yo estoy como actor civil en esa causa.

No deberíamos haber dejado pasar 70 días.

Esto lo hablé con ellos, discutimos…

APU: ¿Estás hablando de los doctores Ubeira y Aldazabal?

G.D: Sí, pero sobretodo con Cristina.

Mi comunicación es con ella directamente.

Desde el año 2016, tenemos una relación, más allá de la de cliente-abogado.

A pocos días del hecho, le dije que, en mi opinión, había que investigar a la tropa propia y sacar a Capuchetti.

Pero bueno, después cada uno resuelve cómo cree que es lo mejor para la causa.

Evidentemente, se pensaron que Capuchetti se iba a transformar en una persona idónea cuando en su concurso había salido en el número 19 o 20 y la colocaron porque si no no estaba dentro de las ternas.

Ni siquiera es una jueza estudiosa que sabe de los temas.

APU: Cuando haces referencia a que se debería haber pedido la recusación de Capuchetti desde el día 1, ¿lo hacés porque tenés antecedentes de quién es ella?

¿Capuchetti no fue la jueza a cargo de la causa del grupo de espionaje ilegal de la Agencia Federal de Inteligencia conocido como Super Mario Bros?

G.D: Exacto, pero, aparte de eso, no es una persona idónea.

No se puede vivir con miedo, si hay que recusar, hay que recusar.

La querella de Cristina ha hecho un montón de prueba y eso me consta y le ha dado a la jueza Capuchetti una infinidad de armas para poder trabajar y ella no hizo lugar a ninguna medida de prueba.

¿Ahora se dan cuenta que hay que recusarla?

Ya es tarde.

Esa es mi opinión personal.

Éste fue un plan criminal que contó con ayuda de los servicios de inteligencia y, sin lugar a duda, con financiamiento y una pata política.

No podemos pensar que fueron, simplemente, estos pibes que salían a vender copitos y daban notas en Crónica TV.

Esto tampoco fue bien comunicado por el Gobierno hacia la sociedad.

Todavía parte de la sociedad cree que es una puesta en escena.

¿Qué pasó?

¿Por qué no se comunicó bien como un acto de terrorismo?

Ahí hay que hacer un mea culpa y hay que entender que si esto le hubiera pasado a Macri cómo estaría la justicia y el país. Bastante diferente hubiera sido.

APU: Desde la querella se brego por unificar las causas del intento de magnicidio a la Vicepresidenta con la que tiene como protagonistas a Revolución Federal. Jonathan Morel, líder de esta agrupación, recibió montos por parte de la empresa de Caputo para que su carpintería realice una serie de trabajos.

En este sentido, ¿cuáles creés que son las terminales de esta agrupación? ¿Por qué aún siguen libres?

GREGORIO DALBON: La Cámara Federal Porteña lo que hizo fue analizar las pruebas que tenían hasta ese momento y tomó una decisión.

El tema de Revolución Federal habría que analizarlo desde el punto de vista de lo que sería la co-autoría, la complicidad, el encubrimiento.

Me parece que tiene más que ver con eso.

El tema de la financiación, la trazabilidad creo que quedó, absolutamente, definida pero tampoco Martinez Di Giorgi hizo mucho, más allá de que el fiscal Pollicita está haciendo allanamientos.

La impresión que tengo yo es que “hacen que hacen” pero no veo que se unifiquen las causas.

También debería unificarse la primera causa del hombre de 60 años que, con un megafono, amenazo a Cristina.

Ese hombre también tenía conexiones con gente de Revolución Federal.

El tema es que, parece que la Justicia argentina, frente al ataque terrorista a una institución, no tienen intenciones de saber ni de buscar a los culpables de este intento de magnicidio. ¿Por qué no tienen intención?

Y porque las terminales de todo esto, a mi criterio, van con el PRO puro de Patricia Bullrich.

Por eso, digo que sería bueno que el Diputado Millman se pueda defender y Patricia Bullrich pueda ser llamada como testigo para que se analicen ciertas cosas.

¿Todo lo que pasó fue casualidad?

¿No se pueden ponerse a investigar?

Esto es lo que indigna.

Por eso, creo que Capuchetti tiene que ser destituida por el Consejo de la Magistratura por mal desempeño de sus funciones.

La recusación me parece que es tardía y que es un parche.

Agencia Paco Urondo: Más allá de los nombres propios, el atentado contra la Vicepresidenta tiene una gravedad institucional muy grande.

G.D: Absolutamente.

Si salía la bala era para derrocar al presidente constitucional Alberto Fernández.

No tenía otro destino, era ese, así las derechas suben al poder.

En esta ocasión intentaron matar a la Vicepresidenta que es, como dicen algunos, el último obstáculo del establishment.

Quisieron sacársela de encima, a Cristina la quieren muerta o presa.

APU/