Walsh en su literatura política, tituló: "La Justicia Ciega".

JUSTICIA MACRISTA CON CAMBIO «OBLIGADO»: ENTRA ANGELICI POR «PEPÍN» RODRIGUEZ SIMÓN

Por José Luis Ponsico*

Entre Angelici y Fabián Rodríguez Simón, apodado «Pepín», prófugo de la Justicia exiliado en Montevideo, produjeron casi 70 nombramientos en el Poder Judicial. El Magistrado, «arquitecto» de la «Doctrina Irurzun».


Por José Luis Ponsico

NAC&POP/La otra mirada

29/09/2022

Desde hace cuatro años Elisa Carrió, legisladora chaqueña, vive denostando a Daniel Angelici.

Ella, un cuarto de siglo, inauguró tres coaliciones políticas –ARI Argentina República de Iguales; UNEN acuerdo con el socialista Hermes Binner y Fernando «Pino» Solanas y la Coalición Cívica.

Para los que no la quieren «tres burbujas políticas».

Sólo sirve a la autora.

El ex presidente de Boca, empresario a cargo de Bingos, Costa Atlántica, también en Mendoza; radical cercano a Enrique Coti Nosiglia, ahora no tanto; muy de Mauricio Macri, a su vez, dice de Carrió: «Esta señora me ataca debe ser de River.

Caso contrario no entiendo nada.

Yo no le hice ningún daño», reveló.

Los argumentos de Carrió y su vocero político Maximiliano Ferraro por su parte aluden a que entre Angelici y Fabián Rodríguez Simón, apodado «Pepín», prófugo de la Justicia exiliado en Montevideo, produjeron casi 70 nombramientos en el Poder Judicial.

Casi nada.

Hace casi dos años Horacio Verbitsky verificó en su portal que el camarista Martín Irurzun y Rodríguez Simón en una confitería en proximidades de la Av. Santa Fe departían como amigos.

Carrió de relación con la ex SIDE ya sabía, lo hacía saber a través de los Medios.

El Magistrado visto en el gobierno de Alberto Fernández como «arquitecto» de la llamada «Doctrina Irurzun».

Esto es, avance de las detenciones en su momento de la ex Presidenta de la Nación, Cristina, sin olvidar a Boudou, De Vido y Zannini. «La Justicia Ciega».

Todo antes de la «prisión preventiva» en cada caso.

El impacto de Medios hegemónicos con las denuncias de corrupción antes de la intervención judicial.

Las imágenes de Amado Boudou siendo detenido casi en pijamas, antes de la formal acusación.

Irurzun al fono.

En 1956, plena «Revolución Libertadora», junio frío.

No sólo en el clima invernal.

La vida política con el peronismo proscripto -marzo´56, Decreto Ley 4161 «prohibido mencionar a Perón, a «Evita», cantar «Marcha Peronista» difundir símbolos» resultó fusilado el Gral. Valle.

El Ejército nacionalista apoyaba al general Juan José Valle que pugnaba por la vuelta de Juan Domingo Perón.

Hubo un levantamiento que lo aplastó la dictadura.

Hubo más de 30 «ejecutados» entre militares y civiles, todos peronistas.

La «prensa canalla», oficialista, no abundó en detalles sobre los diez fusilados civiles, en el descampado de José León Suárez, partido de San Martín.

La Ley Marcial firmada por el general Pedro Eugenio Aramburu y el almirante Isaac Rojas, llegó a las 0.32 del 10/06

Los fusilados escuchaban la pelea del zurdo Eduardo Lausse, en Florida, partido de Vicente López, a las 23.30 cuando fueron detenidos.

Llevados en un camión policial y por orden del coronel Desiderio Fernández Suárez, jefe de la Policía bonaerense, todos ejecutados.

Varios pudieron escapar en medio de los balazos por la espalda.

Sólo algunos Medios cercanos al peronismo, entre ellos «Mayoría» publicación valiente de los hermanos Tulio y Bruno Jacovella, publicaron una serie del todavía poco conocido Rodolfo Walsh.

Escritor de novelas policiales, Walsh apenas llegaba a 30 años, recopiló en entrevistas con familiares de los «fusilados» la investigación memorable.

Debió irse de su domicilio en La Plata.

Desde 1957 la serie concluyó en el libro «Operación Masacre».

El destino de los Jacovella se hizo complicado.

El gobierno de Arturo Frondizi cerró en 1960 el semanario «Mayoría» por difundir Walsh, ahora famoso, «el Caso Satanovsky» el crimen político también de «la Libertadora».

El Ejército quería las acciones del diario «La Razón»

El juez Bernardino Hueyro se hizo cargo de todas las investigaciones periodísticas.

Antes de la llegada de Frondizi al Poder, el conglomerado de «La Libertadora» caía en desgracia.

El tiempo de «sacarlo de la cancha» al magistrado Hueyro.

La Justicia debía resolver dónde quedaban las investigaciones.

Una resolución de la más alta Magistratura brindó a una eminencia del Derecho, el profesor Sebastián Soler, el Poder de discernir.

Walsh en su literatura política, tituló: «La Justicia Ciega».

En un escrito de no más de 15 líneas el jurista Sebastián Soler dió el visto bueno para que la Justicia Militar interviniera en lugar del magistrado de la Justicia Ordinaria, Bernardino Hueyro.

Al cabo de 65 años salió Soler e ingresó Irurzun.

Angelici, ahora muy cerca de Martín Lousteau, estuvo enfrentado a Horacio Rodríguez Larreta y en este tiempo superó antiguas diferencias internas, reemplaza a «Pepín» en todo el universo judicial.

Enfrente, siempre, el binomio Carrió-Ferraro.

Sin pausa.

Por el lado de la Justicia macrista, apenas Cristián Ritondo salió al cruce del caso Pepín diciendo públicamente que el prófugo protegido por el gobierno de Uruguay «debía ya presentarse a declarar en su país».

El resto con el silencio ampara al exiliado.

El supuesto periodismo «independiente», el imperio del grupo «Clarín» y los panelistas de «La Nación» cable, ignoran abiertamente «la fuga» de Rodríguez Simón, en un tiempo «un mimado» del ingeniero Mauricio Macri.

Carrió enfrentó abiertamente hace tres años al ex titular de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti. Luego Carlos Rosenklantz, se dijo de fuerte amistad con «Pepín» y un paso como letrado representante de «Clarín», todo se hizo evidente.

En 65 años, historia judicial, 75 de enfrentamiento clásico peronismo vs. anti peronismo, la Justicia casi siempre estuvo en la vereda de enfrente a los sectores populares.

Desde Soler a Irurzun.

Curiosamente, catedráticos, hombres de leyes.

Tema ideológico.

Aquella noche nefasta, el zurdo Lausse le ganó por nocaut al chileno Estanislao Loayza, el título sudamericano de los Medianos.

Luego tendría un «verdugo» el gran boxeador de Villa Madero, partido de La Matanza, en el bragadense Andrés Selpa.

El peronismo ni siquiera pudo volver en las elecciones que ganó en febrero del 58 Arturo Frondizi.

El juez Hueyro murió olvidado.

Un héroe casi anónimo.

Rodolfo Walsh tuvo notoria participación a fines de los 60, la acción conocida como lucha armada, «Perón Vuelve».

Las ficciones llevaron en este tiempo a Patricia Bullrich, ex «oficial Montonera» a condenar la violencia de los Mapuches.

Antes, las dudas en su paso por Gendarmería en el macrismo en el Caso Maldonado.

Las mismas ficciones llevaron al periodista cordobés Alfredo Leuco, ex cronista deportivo en La Hoja del Lunes, semanario deportivo financiado por la Armada, tiempos de Emilio Eduardo Massera, el temido jefe de la represión en la ESMA. a condenar al MTP.

En las últimas horas Leuco padre -el hijo Diego, un mimado de Jorge Lanata, abona en Radio Mitre y TN- criticó la guerrilla de Gorriarán Merlo en el Movimiento de Todos por la Patria.

Sin ponerse colorado, el propio Alfredo, cuando todavía quedan sobrevivientes que conocen su paso por el grupo de Amílcar Baños, como «allegado a la Prensa del MTP» en 1988, antes del frustrado intento de copamiento al Regimiento de La Tablada.

«Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio», Joan Manoel Serrat, Barcelona, 1971, El gran cantautor catalán había sido prohibido por el franquismo por cantar en su idioma.

JLP/

NAC&POP: José Luis Pönsico es columnista de La Señal Medios, Libre Expresión, Mundo Amateur y la NAC&POP . MG/N&P/