A las salidas fascistas del gobierno de Larreta hay que ponerle más cabeza y menos indignación

LARRETA, FASCISMO Y ESCUELAS TOMADAS

Por Graciana Peñafort

Para iniciar debo señalar que para que prosperen las denuncias penales contra los padres de los chicos, debe haber un delito tipificado. Y mo lo hay.

 

 

 

Por Graciana Peñafort*

NAC&POP

28/09/2022

Para iniciar debo señalar que para que prosperen las denuncias penales contra los padres de los chicos, debe haber un delito tipificado.

Y la verdad que un chico tome una escuela no está tipificado ni mucho menos.

Menos aún ser padre de un chico que toma una escuela. Tipificado significa una conducta descripta por el código penal.

Por ejemplo el delito de homicidio esta tipificado descripto-como «el que matare a otro»…si el otro no muere no hay homicidio porque NO se cumple el tipo

Uno de los principios cardinales que informa el Derecho Penal es el de» Nullum Crimen Nulla Poena sine praevia Lege» que significa que nulo es el crimen y nula es la pena sin una ley previa.

Esto significa que para que haya delito debe haber antes una ley que califique y sancione  una conducta como delito.

Y la ley debe ser previa a la conducta que se pretende juzgar.

Estoy va de la mano con el principios de legalidad establecido por el art. 19 de la Const. Nacional -el articulo más bello a mi criterio- que expresamente establece que «nadie está obligado a lo que no manda la ley ni privado de lo que ella no prohíbe»

Verán que no *hay ley que permita someter a los padres de los chicos a un proceso penal*.

A lo que sumo que el derecho penal prohíbe la analogía salvo que sea a favor del acusado.

A lo cual debo añadir que la responsabilidad de los padres por los hechos de los hijos solo abarca la responsabilidad por los daños materiales, no por los hechos penales.

Un padre podría ser responsable económico por los daños que cause su hijo, pero no podría cumplir la sentencia de prisión por su hijo.

Salvo que pretendamos caer en el absurdo de calificar a los hijos adolescentes como «cosa riesgosa», digamos como ser dueño de un pitbull.

Pero los hijos son seres humanos, no un pitbull.

A lo cual añado que la Constitución prohíbe taxativamente imponer a alguien  la obligación de hacer: por ejemplo que los padres castiguen a sus hijos para que hagan o dejen de hacer algo -tomar escuelas a título de ejemplo-

De hecho, está prohibido el castigo corporal en cualquiera de sus formas, los malos tratos y cualquier hecho que lesione física o psíquicamente a los niños, niñas o adolescentes.

En conclusión, no veo la forma que sancionen penalmente a los padres por las tomas de escuelas que hagan los chicos, primero porque NO hay ley que admita esa conducta como delito, y segundo porque no hay forma de responsabilizar al padre por los hechos de sus hijos.

Y sobre todo porque no hay forma de obligar a un padre a que prohíba que su hijo haga algo en ejercicio de su libertad y autonomía.

En el peor de los casos el padre deberá ser solidariamente responsable de los daños materiales que cause el pibe, pero eso ya es materia de responsabilidad civil y no penal…

Explico esto porque a las salidas fascistas del gobierno de Larreta hay que ponerle más cabeza y menos indignación y recordar siempre que un fascista no es más que un burgués asustado.