Es abogado y vive de su profesión. (Tiene sus clientes privados) aunque a la mayoría de sus clientes no les cobra.

TE VOY A DECIR DE QUE VIVE JUAN GRABOIS

Por India Joma

Organizó más de 600 cooperativas y tiene comedores que alimentan a más de 400.000 personas. Los cartoneros de Ciudad de Buenos Aires cobran sueldo y gracias a él tienen mutual, medicina gratuita y guarderías para los hijos mientras cantonean.

 

 

Por India Joma
NAC&POP
25/09/2022

 

Juan Granois es abogado y vive de su profesión. (Tiene sus clientes privados) aunque a la mayoría de sus clientes no les cobra.

No les cobra a clientes como Milagros Sala, como todos los cartoneros de Buenos Aires, los cebolleros (bolivianos, etc.,) a los vendedores ambulantes, los ‘negros de mierda’ senegaleses (a quienes Evita llamaría descamisados también) lleva sus temas sin cobrarles un peso.

Organizó más de 600 cooperativas y tiene comedores que alimentan a más de 400.000 personas.

Los cartoneros de Ciudad de Buenos Aires cobran sueldo y gracias a él tienen mutual, medicina gratuita y guarderías para los hijos mientras cantonean.

Fundó orquestas juveniles en los barrios villeros, para sacar a los pibes de la calle.

Trabaja con los presos, visitándolos y los organiza cuando salen de la cárcel consiguiéndoles laburo en sus propias cooperativas, bajando el índice de reincidencia de los presos de un 37% a un 10% en los casos que absorbe en sus cooperativas.

Es abogado de la comunidad mapuche y es el que mantiene en litigio por el Lago Escondido que Lewis quiso hacer suyo (por el momento no lo es gracias a Grabois).

Además de cobrar regalías por sus libros y es profesor de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad de San Martin.

De qué viviremos todos los que militamos desde un teclado de computadora?

Ah, y me olvidé de decirte: es el hijo de Roberto ‘pajarito’ Grabois (uno de los seguidores de Perón de Puerta de Hierro), era de una familia acomodada, y se fue a vivir a las puertas de la villa, en Villa Adelina.

Creo que Perón y Evita no preguntarían por quién doblan las campanas… y mucho menos de qué «trabaja»……