Según señalan todas las encuestas la derrota electoral del actual mandatario brasilero estaría asegurada

BOLSONARO Y LA «ESTRATEGIA TRUMP»

Por Héctor Bernardo

En ese marco el Supremo Tribunal Federal de Brasil restringió la venta de armas «debido al riesgo de violencia política en los comicios». La gran pregunta es: ¿hasta dónde está dispuesto a llegar Bolsonaro?

 

Por Hector Bernardo

Diario Contexto

21/09/ 2022

 

El próximo 2 de octubre serán las elecciones presidenciales en Brasil.

Todas las encuestas indican que el favorito es el candidato de izquierda y líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva.

Según diversos estudios, Lula obtendría 10 puntos de ventaja sobre el actual mandatario, el ultraderechista Jair Bolsonaro (Lula 44%, Bolsonaro 34%).

Si bien algunos sondeos indican que la ventaja del líder del PT podría ser mayor, de hasta 15 puntos, otros afirman que sería solo de 6 puntos.

Diversos analistas aseguran que Lula podría ganar en primera vuelta y todas las encuestas afirman que, de haber una segunda vuelta victoria de Lula es indiscutible.

En ese contexto, el actual mandatario, Jair Bolsonaro, ha decidido replicar lo que se podría denominar como «la estrategia Trump», tomar las mismas acciones que el ex mandatario republicano Donald Trump ejecutó de cara a las elecciones de 2020 donde fue derrotado por el demócrata Joe Biden.

Ante su inminente derrota, Trump buscó deslegitimar el proceso electoral, descalificar a las autoridades que llevarán el control de los votos, sembrar sospechas de fraude y crear un clima de tensión y violencia política que terminó con la toma del Capitolio.

Sin ningún fundamento y contra todo los que señalan las encuestas, Bolsonaro asegura que ganará por un 60% y que lo único que puede evitar su triunfo es el fraude.

«Si yo tengo menos del 60% de los votos es porque algo anormal ocurrió en el Tribunal Superior Electoral teniendo en cuenta la cantidad de gente que va a mis eventos y cómo soy recibido a todos los lugares a los que voy», afirmó Bolsonaro en una entrevista televisada.

El líder ultraderechista ha descalificado en más de una oportunidad el sistema de votación y el rol de Supremo Tribunal Electoral (TSE) y reclamó que las Fuerzas Armadas lleven su propio recuento de votos, lo que fue descartado por las autoridades electorales.

Todo indica que el mandatario prepara el clima para desconocer la casi segura derrota electoral. Consultado sobre ese tema, en otra entrevista, Bolsonaro aseguró: «Los resultados de las urnas serán respetados siempre y cuando las elecciones sean limpias y transparentes».

El 9 de septiembre un militante bolsonarista, Rafael de Oliveira, asesinó a su compañero de trabajo, Benedito Cardoso dos Santos, un simpatizante Lula, tras una discusión política.

Poco tiempo antes, en julio, Jorge Guaranho, un agente penitenciario federal y seguidor de Bolsonaro, asesinó a tiros a Marcelo Arruda, militante del Partido de los Trabajadores (PT).

Los discursos del actual mandatario y de su entorno han exacerbado el clima previo a las elecciones y la violencia política se ha incrementado.

Eso llevó a la seguridad de los candidatos del PT a aumentar la seguridad desplegada en sus actos.

La violencia y descalificación del proceso electoral impulsado por el líder ultraderechista, llevó a que el Supremo Tribunal Federal (STF) emita un fallo que restringió la venta de armas.

«Es urgente que se corrija la flexibilización del mercado armamentístico debido al riesgo de violencia política en los comicios», afirmó el fallo de Edson Fachin que fue ratificado por el STF.

Las acciones de Trump llevaron a sus seguidores a la violenta toma del Capitolio.

Hasta dónde está dispuesto a llegar Bolsonaro es aún una incógnita.

HB/