La voz de mando es unidad solidaridad y organización

SOLO SE CONDUCE CON EL CONCURSO ORGANIZADO DEL PUEBLO

Por Jorge Benedetti*

Pocas dudas caben de que – como parte de un combate continental y mundial -en Argentina se está librando una batalla trascendente. Sabiamente el Gral. Perón nos indicaba que para librar cualquier batalla fundamental la voz de mando era la “Unidad, Solidaridad y Organización”.

 

Por Jorge Benedetti

PRIMERO LA PATRIA

13/07/2022

La voz de mando es unidad solidaridad y organización

Pocas dudas caben de que – como parte de un combate continental y mundial -en Argentina se está librando una batalla trascendente.

Sabiamente el Gral. Perón nos indicaba que para librar cualquier batalla fundamental la voz de mando era la “Unidad, Solidaridad y Organización”.

En consecuencia, lo primero que deberíamos recordar los peronistas, en especial quienes más responsabilidades tienen, es que la unidad de campo popular y la solidaridad entre quienes lo integramos, en un elemento fundamental, no trabajar para la unidad y la solidaridad entre los peronistas es atentar contra el pueblo argentino mismo.

Pero estas precondiciones solo adquieren su verdadera dimensión si van acompañadas por la organización popular, pues – con toda claridad y como destacamos más arriba – el Gral. Perón nos recordaba que el ejercicio de la conducción para el triunfo popular se realiza con un pueblo, además de adoctrinado, fuertemente organizado.

El Movimiento Nacional pudo resistir 18 años, de dictadura, fusilamientos, proscripción, persecuciones, exilio de su líder y conductor, por una sola razón, el Gral. Perón había impulsado la organización de la comunidad y le había devuelto al Pueblo organizado el poder que este le había conferido.

Hace muchos años que los peronistas hemos descuidado la organización de nuestro pueblo y de nuestro movimiento, pensando erróneamente que solo el ejercicio de la responsabilidad debía quedar en manos de una dirigencia lúcida.

Los resultados muestran que nos equivocamos.

Sin organización del Movimiento Nacional y sin desarrollo e impulso de la Comunidad Organizada no hay futuro posible, ni para Argentina ni para América Latina.

Los peronistas tenemos memoria directa o porque nos lo contaron nuestros antecesores, que el peronismo es el recuerdo de los días felices, con un pueblo adoctrinado, movilizado y organizado.

De todos es la responsabilidad de volver a ellos poniendo como objetivo central y principal la organización popular.

Solo el pueblo salvará al pueblo.

JB/

 

PRIMERO LA PATRIA