Quiere ir de Quilmes a Brasil, el país donde triunfó su padre. En velero.

MARISA RAMOS DELGADO VIAJA HACIA SU PADRE

Por Ariana López Pasquare

Su papá jugó dos mundiales de fútbol y fue compañero de Pelé. Ella navega y quiere ir en velero hasta Brasil donde él fue ídolo. José Ramos Delgado estuvo en Suecia 1958 y Chile 1962, y fue siete años compañero del astro Pelè.

Por Ariana López Pasquare

Clarín.com

19/06/2022

Marisa Ramos Delgado en su velero Nero.

 Marisa Ramos Delgado quiere ir de Quilmes, donde vive, a Brasil, el país donde triunfó su padre. Quiere hacerlo en velero, porque ella es timonel.

Su papá, José Manuel Ramos Delgado o, fue futbolista, también quilmeño, se inició en Lanús , jugó siete años en River , integró la Selección argentina en los mundiales de 1958 y 1962, pasó por Banfield , y entre 1967 y 1973 fue compañero de Pelé en el legendario Santos .

Marisa, que siendo una nena acompañó a su padre a Brasil y vivió allí durante más de 10 años, hace muchas cosas: es profesora de educación física, practicó muchos años natación, básquet, voley, padel, squash, tela y surf.

Pero su gran amor es la navegación, que conoció de grande y que vive junto a su velero Nero, un H20 (veleros de 6 metros de eslora por 2 de manga) construido en Quilmes.

En 2012 se conectó con lo náutico después del fallecimiento de su padre.

«Hacía un año que había pasado lo de mi papá y le dije a mi mamá que nos teníamos que hacer socias de algún club, como para salir de casa un poco», recuerda.

Aunque, comenta que su vida cambió cuando compró a Nero.

Ella no eligió el nombre.

«Mi barco vino ya bautizado -aclara- y en el mundo náutico hay un proceso místico para cambiarle el nombre.»

«Si no, trae mala suerte».

Marisa a bordo de Nero.

Comenzó a competir en regatas locales y cuando en 2017 se organizó en Olivos la primera competencia femenina de la Argentina, logró el segundo lugar.

«En el club de Quilmes mi Nero siempre está en el podio», sostiene.

Además, la timonel hizo varios recorridos a Uruguay y Mar del Plata.

En 2019 junto a un grupo de amigos en cinco barcos fueron hasta Montevideo y ahora sus planes inmediatos pasan por ir a Europa y alquilar allá un barco para navegar por Alicante, España.

Aunque tiene una conexión personal con Brasil, donde vivió 11 años mientras su padre jugaba en el Santos con grandes como PeléCarlos Alberto, Clodoaldo o Coutinho; y después en el Portuguesa Santista.

«Tengo pensado ir hasta Brasil, no con mi barco, pero haría una travesía hasta Florianópolis e iría subiendo, aunque hay que tener cuidado en la zona de Uruguay y Brasil, porque hay vientos fuertes y muchas tormentas», explica.

Marisa lo piensa y se sorprende: habiendo vivido 11 años en Santos, una ciudad costera de Brasil y uno de los puertos más grandes de América, nunca realizó actividades náuticas allá.

«Yo vengo de una familia deportista, mi mamá hacía básquet en el club Quilmes, mi papá jugó en la Selección.»

«Pero mi amor está en la navegación, junto a mi Nero», asegura.

Además, ella tenía 50 años cuando comenzó a navegar.

«Empecé de grande, cuando lo normal es iniciarse a los ocho años.

 Pero mi vida es esto.

» Yo no tengo auto, tengo barco«, dice.

Pelé y José Ramos Delgado. La nena en brazos de O Rei es Marisa.

El recuerdo de José, su padre, el «Negro», es inevitable.

Vienen a colación fotos con Pelé, una con el entonces presidente Arturo Illia en 1964, encuentros con Maradona y numerosas aventuras.

«Tengo muchos recuerdos de él en la cancha. «

«Mi viejo fue capitán de la selección, ganaron la Copa de las Naciones en 1964, en Brasil: fueron invitados de relleno y terminaron ganándoles a Brasil con Pelé, Inglaterra y Portugal.

De aquella vez, hay una foto de mi papá con el presidente illia en la casa de gobierno«, cuenta Marisa.

Ramos Delgado dejó el Santos luego de compartir el título paulista de 1973 con Portuguesa en una insólita final en la que por un error del árbitro -dio por terminada antes de tiempo la definición por penales- fueron proclamados campeones ambos.

En 1973 se sumó a Portuguesa Santista, y se retiró en 1974 a los 39 años.

Incursionó en la dirección técnica y falleció en 2010, a los 75 años.

El recuerdo de Marisa es con alegría: «En su época no se manejaba ni lejos la plata que tienen ahora los jugadores.»

«Nosotros lo cargábamos a mi viejo y le decíamos que tendría que haber nacido 50 años después«.

ALP/