Es inadmisible que no sea garantizado el alimento de los argentinos, a precios accesibles.

FELETTI, COMPAÑERO.

Por Fernanda Vallejos

Como argentina, no quiero dejar de saludar al compañero @RobertoFeletti, quien desempeñó con honestidad y coherencia el cargo de Secretario de Comercio que, ahora, está dejando.

 

Por Fernanda Vallejos

NAC&POP

24/05/2022

 

Como argentina, no quiero dejar de saludar al compañero @RobertoFeletti

Quien desempeñó con honestidad y coherencia el cargo de Secretario de Comercio que, ahora, está dejando.

Lamentablemente, nunca estuvieron en sus manos las herramientas que Argentina necesita con urgencia.

La escalada de precios internacionales de los alimentos e insumos críticos, que comenzó a fines de 2020, en la salida de la pandemia, y se ha agudizado fuertemente a partir del conflicto geopolítico entre la OTAN y la Federación de Rusia, en Ucrania, trae hambre a nuestro pueblo.

El riesgo alimentario recorre el mundo. Los alimentos, en un escenario que asimilable al contexto de la 2da. Guerra Mundial, son una variable de disputa.

Los países, según la idiosincrasia de sus gobiernos, adoptan medidas para asegurar el abastecimiento y los precios internos.

Argentina produce alimentos para más de 10 veces nuestra población.

Es inadmisible que no sea garantizado el alimento de los argentinos, a precios accesibles, mientras contribuimos con el excedente -que es mucho- a la oferta exportable global.

Lamento, también, que la dirigencia (gobierno, oposición, grandes empresarios) no tenga la capacidad de asegurar la paz social a nuestro pueblo y aprovechar, al mismo tiempo, las circunstancias, con mirada estratégica, como la tuvo -le pese a quien le pese- el Gral. Perón.

Que, dadas las potencialidades de nuestro país, estemos discutiendo unos puntos de retenciones -potestad del PEN-, con una oposición carente de perspectiva estratégica, cuando ningún analista serio es capaz de negar la posibilidad de una escalada bélica (incluso nuclear), alarma.

Alarma que los que tienen la panza llena no tengan la sensibilidad de ver la angustia de nuestro pueblo en un contexto donde es probable, además, que las condiciones sigan empeorando.

La masa de salarios ya perdió 9 puntos sobre el ingreso nacional 2021/2016.

¿Cuánto más quieren?

La tonelada de trigo cotizaba en Rosario $1200 en dic/15, cuando la alícuota de retenciones era 23%.

Hoy, cotiza $45.000, con una alícuota de 12%.

¿Qué más hay que discutir?

Señores, pónganse a la altura.

Devolvamos el pan a la mesa de los argentinos.

Todos sabemos que hay que subir retenciones.

Por supuesto, el instrumento más eficiente son las alícuotas móviles.

Y, obvio: dejar de devaluar (ojo: una mayor devaluación dejaría sin efecto una hipotética suba de retenciones).

¡El FMI no puede mandar en la mesa de los argentinos!

El mundo está en guerra. Necesitamos peronismo en serio.

El de Perón, Néstor, Cristina. Proyecto de Nación, soberanía, independencia.

Más que nunca, Tercera Posición.

Nadie tiene el derecho de someter al pueblo argentino a la voluntad del capital de un imperio en decadencia.

¿En serio el «gran debate nacional» va a seguir siendo sobre si podemos o no subir unos puntos las retenciones?

¿Vamos a seguir discutiendo el derecho a comer de los argentinos?

Les recuerdo: ese derecho está en la CN, que siempre nombran y nunca aplican.

Si no son derechos de exportación, deberán ser restricciones a la exportación, como lo han hecho decenas de países.

No tengo dudas que hasta el último trabajador saldrá, si es necesario, a defender el pan de nuestros hijos.

EL HAMBRE DE LOS ARGENTINOS NO PUEDE SER UNA OPCIÓN. 

https://twitter.com/fvallejoss/status/1528838251271815168?s=20&t=8iJBP0mZFsQwF-YIaM4AIw