Ubaldo Antonio Rattín cumple 85 años. La sentencia: "Si habré sido malo.  Mí Viejo no iba a verme jugar".

RATTIN: 85 AÑOS

Por Jose Luis Ponsico*
Un «Tano» duro. Siempre decía: <El fútbol es para vagos. Tenés que estudiar< cuando lo mío iba en ascenso», describió. «Papá, Boca me hizo contrato.Vamos a poder arreglar toda la casa, comenté contento cuando me había afirmado en Primera.

Por José Luis Ponsico (*)

La otra mirada

NAC&POP

15/05/2022

La anécdota remite a mayo 2017: Rattín cumpliendo 80 años, entrevista para la Agencia de Noticias Télam.
Una relación iniciada en la mutual «Futbolistas Solidarios», en 1999, así el «5» caudillo, uno de los co fundadores junto a otras figuras de los´ 50 y 60, evocaba su trayectoria en Boca.
«Rattín un repaso, 15 años en Primera, 400 partidos, algo más de 25 goles, diez años en la selección nacional, capitán con ambas camisetas, seis títulos…
¿ Quedó algo pendiente ?» indagó el cronista autor de éstas líneas
«Sí, te cuento que mí Viejo nunca fue a ninguna cancha a verme jugar.
Ni en «La Bombonera» en mís comienzos.
Tampoco cuando debuté en la selección nacional.
Un «Tano» duro.
Siempre decía: <El fútbol es para vagos.
Tenés que estudiar< cuando lo mío iba en ascenso», describió.
«Papá, Boca me hizo contrato.
Vamos a poder arreglar toda la casa, comenté contento cuando me había afirmado en Primera.
Mí debut, septiembre del´56, contra River, nada menos.
Ganamos y tuve fuerte cruce con Angel Labruna, un grande.
Le había ido muy fuerte», evocó.
«Pero mí Viejo nunca aflojó. <Tenés que estudiar< decía. Siendo que ya en la 3ra. campeona se hablaba de promesas de Boca.
El arquero (Juan Carlos) Ayala, llevado al Juvenil de Ernesto Duchini; atrás Oscar Marinovich, que viajó a Gimnasia y Esgrima antes que Boca llevara a (Julio) Novarini», siguió.
«A Novarini lo fueron a buscar para jugar en el mismo puesto mío.
A Gimnasia como parte de pago viajó el uruguayo (Wálter) Davoine.
Los laterales de la gran campaña del 62 pasaron por Boca. Como «5»
Estaba el zurdo Raúl Madero, gran técnica.
Pero seguí siendo tieular. Madero pasó a Huracán», dijo.
«Luego el Dr. Madero, pianista, médico, tipo talentoso en todo, gran figura en Estudiante´s de La Plata, que ganó todo.
Con Osvaldo Zubeldía, técnico innovador, antes compañero mío en Boca´56″, recordó.
Boca trajo a otro jugador de gran técnica, el brasileño Dino Sani.
Al poco tiempo se lo llevó el Milan».
«De aquella 3ra. adelante llegaron varios, (Osvaldo) Biaggio, (Pedro) Mansilla, el habilidoso «Yaya» (Juan José) Rodríguez, astuto, encarador, llevado a la selección en el 59 por don Victorio Spinetto.
El Sudamericano ganado en el 59 disputado en River», en su repaso.
«La prensa deportiva hizo un descubrimiento con aquélla 3ra. de Boca cuando en Mar del Plata a un seleccionado que alcanzó el segundo lugar en el Campeonato Argentino del 56, nosotros le hiciemos 7 goles.
En la antigua cancha del Club Quilmes marplatense… » desde la memoria del «5».
Si se trata del fútbol marplatense el recuerdo lleva a varios inolvidables, el arquero Oscar Flores, los zagueros Horacio Pirosanto, Wálter Della Torre, Oscar González,  al medio Wálter Garcerón, «Negro» Abel Pacheco, la «Garza» Carruthers, adelante Marcelino Cornejo, Alberto García, todos notables.
Mar del Plata, tiempo antes, en «El Cilindro» de Racing, preliminar, amistoso Argentina-Brasil había dejado grata impresión -estadio repleto, 75 mil personas- ante el seleccionado de Paraná.
Con una gran actuación de «Piraña» García, ex Huracán local y la sabiduría de Alfredo «Lechuga» Borgnia, San Lorenzo
La biografía de Rattín, hoy con algunos problemas visuales -se está tratando- que lo alejaron un poco de sus actividades en la Mutual de Boca.
Aunque siempre rodeado de sus antiguos compañeros, Nicolás Novello, «Pocho» Oscar Pianetti, antes Angel Clemente Rojas, Norberto Madurga, entre otros.
«Rattín sintió el impacto de varios que ya no están con  nosotros. «Tarzán» Antonio Roma, el «Cholo» Carmelo Simeone, el gran Silvio Marzolini, entre los últimos.
Todos sus grandes amigos», comentó uno de los más activos de ese tiempo glorioso, el «Tano» Novello, consultado por el cronista, ahora.
La historia del profesionalismo ubica a Rattín, junto al extraordinario bahiense Ernesto Lazzati, «Pibe de Oro» ciclo exitoso 1935/47, títulos inolvidables en el´ 43 y 44, «5» de la selección, en duelo de estilos.
«No llegué a verlo jugar, pero Lazzati fue un «crack», pintó Rattín en la charla.
Los testimonios de la época dejan al «5» que llegó de Puerto Comercial de Bahía Blanca por cinco mil pesos y veinte pelotas de fútbol en el 34 con 20 años, al jugador de gran técnica.
«Pisada, panorama, pegada,  estratega en el centro del campo», en la semblanza de Dante Panzeri, «El Gráfico», 1959.
«Lo mío, fuerza, la pierna fuerte, el corte en el medio, con los años alguna pisada para cambiar de frente.
Aprovechando mí estatura (Rattín 1.90); goles de cabeza yendo al área rival.
Con Boca y la selección la cuenta, 28 goles. No es poco», contó el homenajeado.
Cuenta la leyenda que cuando Alberto J. Armando le hizo contrato a Alfredo Di Stéfano como DT. en Boca, luego del ciclo de Adolfo Pedernera y un interinato del uruguayo Alcides Silveira, la Saeta Rubia quería modificar el estilo de juego en el medio.
Pero estaba Rattín, como ídolo «xeneize» con 32 años.
«Nadie quería hacerse cargo de «la jubilación» de Rattín» así lo explicaba una nota de la revista política «Primera Plana» que dedicó tres páginas al
regreso del  argentino (Di Stéfano) que había triunfado en el Real Madrid como «el mejor jugador de Europa» entre 1956 y 1960.
«Surgió la idea de modificar el medio campo, el juego lento, pausado de Rattín, por marca del uruguayo Medina, origen afro y la verticalidad de un
anterior delantero en la 3ra. de Atlanta, de gambeta y cambio de velocidad, como el «Muñeco» (Norberto) Madurga», se lee de los archivos.
«Así, Di Stéfano armó un gran equipo» escribió el periodista Jorge Llistosella.
«El Negro Orlando Medina al que Rubén Suñé bautizó «Café» se encargaba de hacer los relevos.
Llegaba poco al área rival.
Había sido adquirido a Colón de Santa Fe. Jugador silencioso, muy eficaz para cortar juego», en la memoria.
«Madurga como «5» en una posición casi «revolucionaria» vivió su consagración en el 69, cuando Alfredo (por Di Stéfano) se encontró con un atajo:
Rattín desgarrado en la selección en La Paz, Bolivia, partido accidentado por las eliminatorias del Mundial México´70.
Derrota allá y casi un mes parado», el recuerdo.
El regreso con Boca campeón en el Nacional, una sola derrota ante San Martín de Mendoza, en La Bombonera, luego Di Stéfano por lesión de
Novello dejó a Rojitas como 9, el ingreso del zurdo (Armando Raúl) Savoy propuso juego ofensivo desde el medio y Rattín quedó como espectador
de lujo.
«En la última etapa jugué en el fondo de la defensa.
Hasta el retiro a fines de 1970″ comentó el «5».
A fines de los´90 incursionó, siendo «mutualista», en Política.
Con un paso sin gloria por el Partido político que formó el ex comisario Luis Patti en la provincia de Buenos Aires. Rattín llegó a diputado nacional.
De luces y sombras como todo el mundo, Ubaldo Antonio Rattín construyó su historia como el grandote del medio campo de Boca.
Un club que hoy tiene con otras características a Sebastián Battaglia, en una función donde recibe «palos» y caricias, todo el tiempo.
Como la vida misma.
Rattín, como corresponde, estará siempre en el corazón del pueblo boquense.
Especialmente, en los hombres que hoy pasaron los 70 años de edad y viven de hermosos recuerdos.
Cuando Boca en los´60 hacía un gol y «cerraba» los partidos.
Ganando torneos memorables.

JLP/

NAC&POP/(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión, Mundo Amateur, Agencia Nacional y Popular. MG/N&P/