La deuda de Edenor y Edesur con el Estado Nacional supera los 200 mil millones de pesos.

LAS PALABRAS POR UN LADO, LA ECONOMIA POR OTRO.

Por Julio De Vido y Roberto Baratta

Ni el gobierno ni las empresas presentaran el COSTO de la generación de energía eléctrica ni de la producción de gas que deberían ser el punto de partida necesario y fundamental para cualquier discusión. Por supuesto tampoco presentaran el costo de la distribución de estos servicios.

Por Julio De Vido y Roberto Baratta

Identidad Colectiva

9/05/, 2022

Esta semana se llevarán a cabo las audiencias públicas que determinarán los próximos aumentos de tarifa y quita de subsidios en el sector eléctrico como en el gasífero.

Las audiencias no son vinculantes por lo tanto lo que se discuta o analice de nada importa.

Por supuesto ni el gobierno ni las empresas presentaran el COSTO de la generación de energía eléctrica ni de la producción de gas que deberían ser el punto de partida necesario y fundamental para cualquier discusión.

Por supuesto tampoco presentaran el costo de la distribución de estos servicios.

El gobierno no tiene la menor idea ni muchos menos una planificación o estudio actualizado de como realizar la famosa Segmentación.

Tal es así que el funcionario del Ministerio de Economía encargado de la presentación de los aumentos Santiago López Osorio, director independiente de Edenor, presento como base de la segmentación un estudio que realizamos desde el Ministerio de Planificación en el año 2012, pasaron ni mas ni menos que 10 años una década.

Algo cambio en la última década con el empleo los salarios y el poder adquisitivo de los argentinos: “Volvieron para ser mejores”.

Hoy en día la deuda de Edenor y Edesur con el Estado Nacional supera los 200 mil millones de pesos, también las empresas distribuidoras de gas continúan acumulando deuda con IESA ex ENARSA por el pago del GNL.

Los saldos impagos de esta deuda ilegal les generan además a estas empresas ganancias financieras de enorme magnitud.

Todos se hacen los distraídos en nombre del cumplimiento de las metas con el FMI, de deuda que contrajo el Gobierno de Macri con este organismo y que en gran medida fue utilizada por estas mismas empresas para girar y fugar en concepto de dividendo dólares al exterior.

Seguramente esta deuda les será condonada.

Habría que avisarle al ministro de Economía que esta deuda también forma parte del déficit fiscal, y que nuestro país tuvo desde el año 2003 al 2013 el mayor crecimiento económico de su historia entre otras cosas gracias a la Política de Subsidios y que en durante esos años Argentina pago su deuda con el FMI entre otras.

Habría que avisarle al ministro de Economía que en marzo se redujo en un 15 % la generación eléctrica a gas, para que algunos pocos lo exporten, y como consecuencia de esto el Estado Nacional tuvo que sustituir el gas con gasoil importado que es mucho más caro e ineficiente esto también forma parte del déficit fiscal o de la consistencia macroeconómica .

El pago de las Leliq o Lebacs y sus intereses a tasas monumentales, o el aumento permanente de los planes sociales también forman parte y son el gran motivo del déficit fiscal.

Pero por supuesto hay intereses, algunos inconfesables.

No existe una adecuada política popular y social cuando se busca consistencia económica dejando a la mayor parte de la población afuera de la economía real.

Evidentemente y así se demostró en la década ganada, una Política de Subsidio crea un círculo virtuoso en la economía, en la generación de empleo formal e informal y en el consumo.

Todo depende para quien se gobierne.

Pero además como el discurso esta por un lado y la acción por el otro YPF cuyo presidente es Pablo González, evidentemente no elegido por Guzmán, acompaño el aumento del por lo menos un 12 % de los combustibles.

Las medidas y acciones tomadas tanto desde el Ministerio de Economía como desde YPF en materia energética solo apuntan a beneficiar a otras empresas del sector una de ellas es Vista Oíl.

Mientras las principales refinerías de nuestro país están con capacidad ociosa para producir mas naftas y gasoil , por falta del petróleo algunas petroleras como Vista Oíl exportan crudo a los altísimos precios del mercado internacional.

Además, desde el Ministerio de Economía, la semana pasada los habilitaron a comprar dólares para poder girar dividendos.

¿Quién paga la fiesta? YPF que debió salir a importar gasoil para abastecer la demanda de nuestra economía.

Es evidente que su dueño es quien sigue conduciendo la empresa petrolera Nacional .

Las decisiones en política energética seguirán provocando para la mayor parte de nuestro país una mayor pérdida del poder adquisitivo, aumento de precios, desempleo y por supuesto una caída de la actividad económica.

Por el otro lado unos pocos aumentaran sus ganancias, su rentabilidad.

Todo bajo el paragua y la excusa del acuerdo con el FMI y la mirada miope de que motivos producen un mayor déficit fiscal y la salida de divisas del país.

 

JDV/ RB/