La economía creció un 13% en el 2021 y la moneda local, el sol, ha recuperado terreno tras caer a su peor nivel en octubre.

CONGRESO PERUANO RESPALDA CUARTO GABINETE DE CASTILLO. LA OPOSICIÓN BUSCA JUICIO POLÍTICO

Por Sebastián Castañeda

Legisladores de la oposicion presentaron una moción de juicio político para tratar de derrocar a Castillo, el mismo día que su último gabinete solicitó un voto de confirmación de la legislatura, en Lima, Perú, el 8 de marzo de 2022.

Por Sebastián Castañeda

REUTERS/
9/03/2022 –

La gente protesta contra el presidente de Perú, Pedro Castillo, cuando los legisladores presentaron una moción de juicio político para tratar de derrocar a Castillo, el mismo día que su último gabinete solicitó un voto de confirmación de la legislatura, en Lima, Perú, el 8 de marzo de 2022.

El Congreso peruano respaldó el miércoles al cuarto gabinete de ministros del presidente Pedro Castillo, mientras que partidos de oposición presentaron por segunda vez en menos de ocho meses una moción para intentar destituir al mandatario izquierdista.

Con 64 votos a favor, 58 en contra y dos abstenciones, el Congreso aprobó después de la medianoche dar «la confianza» al gabinete del primer ministro y abogado Aníbal Torres, quien reemplazó a inicios de febrero a su antecesor que había durado sólo unos días antes de renunciar por violencia doméstica.

Un rechazo al gabinete hubiera puesto al país minero en una mayor turbulencia política porque, según la Constitución de Perú, si el Congreso eventualmente rechaza dar su confianza a otro gabinete, el Presidente está facultado para disolver el parlamento y convocar a elecciones legislativas.

El martes, 50 legisladores de los 130 en el parlamento presentaron una nueva moción en busca de iniciar un juicio político contra Castillo, alegando 20 supuestas faltas constitucionales del mandatario, incluyendo la acusación de una empresaria que lo vincula en presuntos actos de corrupción.

Castillo niega las acusaciones.

Los opositores afirman que el presidente no está apto moralmente para gobernar.

La moción para un proceso político es solo el primer paso para intentar destituir a un presidente en Perú, pues ésta debe ser admitida en una sesión con 52 votos.

Si esto progresa, remover a Castillo requiere al menos 87 votos.

Si bien el Congreso está controlado por la oposición, un intento para iniciar el proceso de juicio político a Castillo en diciembre no logró pasar la valla requerida.

Medios peruanos difundieron a fines de febrero declaraciones de la empresaria Karelim López ante la fiscalía -que investiga presuntos actos de corrupción en el Gobierno- en las que vincula a Castillo en supuestos actos irregulares.

López, también inmersa en las investigaciones, busca acogerse a un proceso de colaboración con la justicia a cambio de obtener beneficios.

Castillo, quien asumió el poder en julio con el partido marxista-leninista Perú Libre tras ganar unas apretadas elecciones, ha rechazado las acusaciones y ha denunciado a grupos de poder económico que no identificó de intentar nuevamente dar un «golpe» contra su Gobierno.

En los primeros siete meses de gestión el Gobierno de Castillo ha estado envuelto en escándalos.

Desde que asumió el mandato ha designado a cuatro gabinetes de ministros en medio de una inestabilidad política. Su tercer primer ministro duró apenas unos días antes de renunciar por violencia doméstica.

El apoyo a la gestión de Castillo ha caído por debajo del 30% según las últimas encuestas de Ipsos Perú y IEP, a sus niveles más bajos o cerca de ellos desde que asumió el poder.

Pese a todo, la economía creció un 13% en el 2021 y la moneda local, el sol, ha recuperado terreno tras caer a su peor nivel en octubre.

Castillo se ha vuelto pragmático, con un ministro de Economía amigable al mercado, aunque con algunos ministros conservadores en temas de política social.

Perú, el segundo mayor productor mundial de cobre, ha tenido desde el 2016 cinco presidentes, incluyendo a Castillo, en medio de denuncias de corrupción y enfrentamientos con el Congreso.

MA/