La recuperación económica impactó positivamente sobre la generación de puestos de trabajo. Ahora, falta recuperar el terrreno perdido durante la "pandemia" macrista.

EL EMPLEO YA RECUPERÓ TODO EL TERRENO PERDIDO POR LA PANDEMIA

Por Elizabeth Pontoriero

Según el informe “Situación y evolución del Trabajo Registrado”, publicado en marzo de este año por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, sobre datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), a diciembre de 2021 formaban parte del trabajo formal 12,4 millones de personas.

 

 

 

Por Elizabeth Pontoriero

Agencia Paco Urondo/ ECONOMÍA

Foto: Majo Grenni

17.03.2022

 

De acuerdo con un informe del Ministerio del Trabajo, Empleo y Seguridad Social, la cantidad de personas con trabajo registrado en el país, para diciembre de 2021, llegó a 12,4 millones, superando a los valores de la prepandemia. Esto representó una variación positiva de 0,5% con relación al mes anterior y un crecimiento del 4,3% con respecto al mismo periodo de 2020, que equivale aproximadamente a 516 mil trabajadores más. Esta expansión se dio, principalmente, en empresas y organizaciones del sector privado.

Según el informe “Situación y evolución del Trabajo Registrado”, publicado en marzo de este año por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, sobre datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), a diciembre de 2021 formaban parte del trabajo formal 12,4 millones de personas. De esa cantidad, 9,7 millones pertenecen al sector privado, al público y al trabajo en casas particulares, mientras que 2,5 millones son trabajadores independientes, lo que incluye a los monotributistas y autónomos.

Con respecto al trabajo asalariado, en el sector privado para diciembre de 2021 ya se contaban 6 millones de personas. Si bien hubo retrocesos en los niveles de empleo a partir del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio que se dio en el país a raíz de la pandemia de COVID-19, ya en mayo de 2021, se había logrado superar los niveles del 2020, al incrementarse en 309 mil las personas con trabajo registrado.

Incluso, durante 2021, las tasas de variaciones en el empleo asalariado registrado para el sector privado fueron positivas de manera sostenida, con un crecimiento acumulado del 3,2%, lo que llevó a alcanzar los valores de febrero de 2020 (mes previo a la pandemia) en el que la cantidad de asalariados registrados fue de 5.984 millones, recuperándose, así, a diciembre de 2021, la totalidad del empleo asalariado registrado que se perdió durante la pandemia.

Según el informe, en diciembre de 2021 el empleo asalariado registró una variación positiva de 0,5 con respecto al mes anterior, con el incremento de 50 mil trabajadores. Esto se dio, en primer lugar, en el sector privado, con un incremento de 28,1 mil trabajadores, seguido por el sector público en 21,2 mil y en casa particulares con 0,6 mil, que fue uno de los sectores más perjudicados por la pandemia.

Si se compara con el mismo periodo de 2020, se señaló que “el total de personas asalariadas se expandió un 3,3% (+314,3 mil trabajadores)”. La razón de esto recae en las variaciones positivas que se evidenciaron en el sector privado con la incorporación de 187,7 mil trabajadores y en el público con el ingreso de 128,3 mil, lo que representó variaciones del 3,2% y 3,9%, respectivamente.

A su vez, el trabajo independiente tuvo un crecimiento de 0,6% en diciembre de 2021 con relación al mes anterior de ese año, lo que representa a 15,2 mil trabajadores más y un 8,5% en la comparación interanual, sumando aproximadamente a 200 mil trabajadores, que es lo que llevó a superar los niveles de 2019, cuando había 12,1 millones de trabajadores registrados.

De acuerdo con el informe del Ministerio, estos incrementos se explican por el aumento en la cantidad de aportantes por el monotributo social. Cabe recordar que el monotributo social es un régimen tributario que busca la inserción de emprendedoras y emprendedores en situación de vulnerabilidad, que realizan una única actividad económica por cuenta propia y se encuentran fuera del mercado formal laboral o trabajando en relación de dependencia, con ingresos brutos inferiores al haber previsional mínimo.

Igualmente, los aumentos en los valores del empleo registrado se vieron compensados ya que, a pesar del incremento de los aportantes manifestados por el monotributo social en un 24,6% y en el monotributo en 7,1%, en el régimen de autónomos se registró una caída del -0,3%.