El acuerdo celebrado por el P.E.N. con el F.M.I. es la pitada para dar el puntapié inicial al partido que vamos a jugar

DEUDA EXTERNA QUIEN LA PAGA? LOS MULTIMILLONARIOS O EL PUEBLO?

Por Leonardo Martínez Verdier

Esta deuda externa ya ha estado produciendo una deuda interna que hace vivir indignamente a la gran mayoría. Por eso, para superar la situación y devolver la dignidad a la vida de todos los argentinos habrá que utilizar la riqueza generada en nuestro país con los capitales compuestos por fondos que no pagarán la deuda externa, sino que serán invertidos en la producción y creación de más puestos de trabajo con salarios que otorguen mayor poder adquisitivo a los trabajadores argentinos.

 

 

 

DEUDA EXTERNA ARGENTINA

El acuerdo celebrado por el P.E.N. con el F.M.I. es la pitada  para dar el puntapié inicial al partido que vamos a jugar

CUÁNDO SE PAGA ES  IMPORTANTE.

¿CON O SIN DEFAULT?

CUÁNTO SE PAGA ES MUY IMPORTANTE.

¿CON O SIN SOBRETASA?

QUIÉNES PAGAN ES DE VIDA O MUERTE.

¿EL PUEBLO TRABAJADOR O LOS MILMILLONARIOS EN DÓLARES?

 

 

Por Leonardo Martínez Verdier

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional formaliza la manera de pagar con mayor plazo y mejores condiciones que el que firmó Macri y estará vigente hasta que sea aprobado este nuevo.

Entonces debe quedar claro para el pueblo argentino, que este acuerdo nos da tiempo, que evita que la Argentina caiga en “default” en próximos días.

Considerando que esta deuda fue contraída con irregularidades del gobierno de Macri y también de parte del Fondo Monetario Internacional, surgen  acciones políticas a seguir:

Resolver quiénes pagarán lo acordado. Significa que el problema no sería el contenido del nuevo acuerdo para reemplazar al hecho entre Macri y Lagarde.

Porque, sin duda, este nuevo acuerdo es ventajoso, en tanto y en cuanto evita el desmadre económico financiero en lo inmediato. Aunque, no debemos perder de vista que no lo haría en un plazo mayor.

Tomar la decisión política de que pagarán lo acordado con el FMI, los poseedores de la mayor riqueza en Argentina, que está concentrada en pocas personas, y  determinar quiénes serían los alcanzados por esa obligación.

Además,  habría que  enjuiciar a los responsables del daño social y económico financiero infligido al pueblo argentino. Para obtener resarcimiento económico-financiero y condenas penales por los delitos cometidos.

Esta deuda externa ya ha estado produciendo una deuda interna que  hace vivir indignamente a la gran mayoría. Por eso, para superar la situación y devolver la dignidad a la vida de todos los argentinos habrá que utilizar la riqueza generada en nuestro país con los capitales compuestos por fondos que no pagarán la deuda externa, sino que  serán invertidos en la producción y creación de más puestos de trabajo con  salarios que otorguen mayor poder adquisitivo a los trabajadores argentinos.

Por su parte los fondos que  se encuentran en el exterior,  en bienes inmuebles, en acciones societarias, bonos y dinero, cuyos propietarios son argentinos, deberían ser utilizados para el pago de la  deuda externa actual.

Existe un estimado de público conocimiento, de que un grupo reducido de argentinos posee 400 mil millones de dólares en países extranjeros.

Sobre ese monto mil millonario en dólares, deberán cobrarse tributos   con destino a la cancelación de obligaciones que conforman la deuda externa argentina.

Asimismo,  un monto en dólares pasible de determinación, debería ser transferido al FMI íntegramente, atento a que debería haberse utilizado en la Argentina para alguno de los destinos previstos para los préstamos del Fondo y fue “fugado” a otros países que en general albergan “cuevas fiscales”.

Ergo, deberá ser devuelto al FMI y restado del total de la deuda que reclama a la Argentina y reformularse el acuerdo actual hecho sobre la base de una deuda mayor.

Además, en virtud del monto de 400 mil millones de dólares que los constituyen, deberían procurarse mecanismos para lograr la repatriación de los fondos restantes como capitales de inversión en proyectos productivos.

También será necesario que cese la evasión y la elusión tributaria en la Argentina, sea en actividades  legales  o  contrabando mediante.

También resulta necesario sumar a lo dicho precedentemente, una reforma tributaria que elimine la regresividad del sistema tributario vigente, e imponga   la progresividad como principio rector.

Los tributos progresivos deben incluir a los derechos de exportación, que deberán ser incrementados para obtener un doble beneficio para el pueblo argentino.

Uno es que se pague deuda externa con ese incremento.

Otro es que esa disminución de ganancia por encima de lo razonable produciría la disminución de los precios de esos productos de exportación en el mercado interno, haciendo mayor el poder adquisitivo del pueblo argentino.

La desigualdad en la Argentina  se mantiene muy alta desde un punto de vista internacional”, dice un informe elaborado por Piketty y asociados.

Tanto en ese como en otros indicadores, la Argentina aparece como un país  desigual en relación a los promedios internacionales; según el informe, en 2021 el 10% de mayores ingresos gana unas 13 veces lo que el 10% de ingresos más bajos.

Este indicador respecto a los ingresos de dinero, recae sobre el 20% de la población.

Por eso es más ilustrativa la medición de la desigualdad en la Argentina,    en el mismo año 2021, momento en que el 10% de argentinos con mayores ingresos absorbió más del 40% de los ingresos totales.

Pues si somos 45 millones de habitantes, queda claro que 4.500.000 personas en el año 2021 se quedaron con el 40% de los ingresos totales.

Y los 40 millones y medio de argentinos restantes con el 60%.

Es decir que 9 de cada diez argentinos recibieron para todos 6 pesos cada 10 de todo el dinero disponible, poco más de 50 centavos cada uno en promedio.

A su vez el 10% más rico recibió el 40% del total. Quiere decir que 1 de cada 10 argentinos recibió 4 pesos cada 10 de todo el dinero disponible.

Significa, que si en el 2021, los ingresos totales en Argentina fueran $10.- y la población total fuera de 10 personas. La distribución de esos diez pesos sería:

9 personas  se distribuyeron $6.- Le tocan 50 centavos a  cada una.

1 persona se quedó con $4.-

Esta desigualdad en los ingresos del año 2021, hay que proyectarla hacia atrás y podrá explicar la también enorme desigualdad patrimonial y si la proyección fuera hacia adelante, nos mostraría el crecimiento de la injusticia social.

Este pequeño sector de mayores ingresos, es el que se ha beneficiado con las políticas económicas neoliberales puestas en práctica por el gobierno de Macri, Vidal y Rodríguez Larreta, cuya frutilla del postre de su enriquecimiento se constituye con la deuda externa imposible de pagar por el pueblo trabajador sin quedar sumido en una miseria aún mayor.

Por ese motivo y con justa causa y razón, por la experiencia histórica argentina desde el préstamo de la Baring Brothers en el siglo XIX hasta la actual, sabemos que siempre se pagaron con la riqueza creada por el pueblo trabajador, que tuvo que resignar  dignidad en su calidad de vida para que la banca y el FMI, se quedaran con la parte del león.

Por ese motivo, se reitera en cada oportunidad que logran colocar gobernantes que prioricen sus intereses por sobre los del pueblo, sin pagar costo político, ni económico-financiero, ni cárcel por los daños ocasionados al pueblo trabajador.

Porque la deuda con el FMI es “el hecho de corrupción más grande de nuestra historia”, según lo ha definido el titular de la Oficina Anticorrupción, Dr. Félix Crous.

Y que asimismo, el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, ha dicho públicamente que “Así como hubo un ‘Nunca Más’ al Terrorismo de Estado, se debe construir un ‘Nunca Más’ al FMI y al circuito de endeudamiento externo como método de condicionar el desarrollo económico soberano”.

Todo indica que ha llegado la hora de crear un organismo similar a la CONADEP para investigar extrajudicialmente los movimientos económico- financieros y su relación con el endeudamiento externo entre 2016 y 2019, que reunirá pruebas útiles en los procesos judiciales que sean abiertos para juzgar estos actos como un plan sistemático para desapoderar al pueblo mediante delitos económicos y financieros, que deberán ser considerados de lesa humanidad, para que sean imprescriptibles.

Buenos Aires, 18 de febrero de 2022.-

LMV/