Mané ayuda a su pueblo «¿ Para qué sirve tener autos lujosos, si con uno alcanza; tener yates, joyas, diamantes ?»

SADIO MANÉ, GANADOR EN AMOR CONTRA LOS TÉVEZ Y BATISTUTA QUE NO QUIEREN HACER SU APORTE SOLIDARIO

Por José Luis Ponsico*

Sadio Mané, 28 años, «crack» del Liverpool, hijo de la tradición solidaria de África es considerado uno de los diez mejores delanteros de Europa, ayuda a su pueblo y no olvida sus orígenes de pobreza en Senegal.

Por José Luis Ponsico
NAC&POP

12/02/2022

Varios de «los nuestros» tardaron mucho en hacerlo.

Hoy, Sadio Mané, 28 años, «crack» del Liverpool, considerado uno de los diez mejores delanteros de Europa, ayuda a su pueblo.

Nacido en la pobreza de Senegal, barriada de Bambalí, pequeño condado, llegó al fútbol de Francia para jugar en el Metz.

Desde allí no paró.

Hoy, triunfa en la difícil Liga inglesa.

Senegal está en el lugar 35° entre los países de Africa.

Tiene una superficie de 197 mil kilómetros cuadrados.

Equivalente como país «chico» a Uruguay, pero con 18 millones de habitantes.

Cinco veces más. Es el 40% de las dimensiones de España, en la relación con los países centrales de Europa.

El gran Mané hace lo que Diego Maradona tardó 25 años -dar «una mano», Villa Fiorito, suburbio Lanús- siendo millonario, lo que tampoco hizo o hace César Menotti, también millonario, a 55 años, de la salida de Rosario, pocas veces de visita en barrio Fisherton, residencial, rodeado de pobreza, viviendo en La Recoleta.

Se olvidan que el fútbol les dió todo: fama, dinero, prestigio.

Sadio Mané: un crack que no olvida sus orígenes

La misma situación rosarina, «revertida» ahora.

Lionel Messi, una fortuna de 600 millones de dólares, cuando su padre debió comparecer ante la Justicia española por imputaciones -evasor impositivo- en nombre del «crack» ex Barcelona, España, hace cinco años.

Una vergüenza.

A partir de entonces, Messi, la familia, dirigen una Fundación, relacionada con la ayuda social.

Recursos de las ganancias del «crack» y luego de transferencia al París Saint Germaín.

Al mismo tiempo, otro de los notables ricos del fútbol mundial, el portugués Cristiano Ronaldo que le gusta sacarse fotos entre yates, autos lujosos, en su vida del «jet set» europeo.

Mané, ya gloria del fútbol africano, hace tiempo que se dedica a la ayuda social en Senegal.

Premiado por la dirigencia política de su país y todas las organizaciones sociales por su interés en cursar dinero -no hace mucho 350 mil euros para la construcción de un hospital en Bambalí, lugar donde nació- en medio del drama que viven la mayoría de los nativos.

Ahora, después de la consagración de Senegal contra Egipto, final con penales y suspenso en la Copa del Africa,

Mané argumentó sobre su acción de «benefactor», diciendo para la prensa mundial: «¿ Para qué sirve tener autos lujosos, si con uno alcanza; tener yates, joyas, diamantes ?» en lo que pareció «palito» para Cristiano, de vuelta en Manchester United. Rivales.

Amado por su pueblo se convirtió en héroe de Senegal

Mané, jugador habilidoso, velocísimo.

Los quiebres de René Houseman pero yendo por la izquierda.

Con algo del pique de Claudio Caniggia.

Cuando llegó al Liverpool no era demasiado conocido.

En el periodismo vernáculo de «los primeros» en hablar del senegalés: Enrique «Quique» Wolff y su compañero Miguel Simón.

Ellos por ESPN «avivaron» al resto.

Pasaron seis años.

Ahora, retoma el reinado del niño de Mozambique, corpulento Eusebio Ferreira Da Silva que jugaba descalzo en su infancia lugareña.

Allí lo vieron dirigentes del Benfica.

Siendo colonia portuguesa, Eusebio, sin escalas, recaló en el club que lo hizo famoso.

Seis años más tarde, una de las grandes figuras del Mundial de Inglaterra´66.

«Primer adelantado» de Africa.

Lo de Mané con Senegal tiene antecedentes: Didier Drogbá, Costa de Marfil, gloria del Chelsea y selección de su país, en el Mundial de Alemania ´06, hacía lo que hace hoy Mané: ayuda a hospitales, colegios, el tributo.

El extraordinario Kanté, sucesor de Drogbá, hijo de africanos, nacido en París, recolector de residuos cuando tenía 11 años, hoy la «estrella» del fútbol francés.

Didier Drogbá: líder y pacificador en Costa de Marfil

Los «hijos» de la pobreza en el Africa negra, muchos de ellos triunfando en Europa, vuelven exitosos pero no olvidan sus duras infancias con carencias y mucha tristeza.

El caso del ex delantero del Milan, Italia, nacido en Liberia, George Weah.

Hoy reelecto presidente de su país.

A los 55 años.

Una gloria.

Liberia sobrevivió a dos guerras civiles antes de la Presidencia del ídolo deportivo.

Tribus de «caníbales» produjeron centenares de víctimas.

Una epidemia de cólera azotó –la consecuencia- a una población parecida a la de Senegal, Costa de Marfil y Sierra Leona, los otros países de la región que han dado grandes futbolistas a los clubes de Europa.

Camerún y Nigeria han aportado cien futbolistas a Europa.

Nigeria considerada «gigante del Africa» tuvo su cuarto de hora, en el 96 cuando venció a la Argentina, 3 a 2, sobre la hora, en los Juegos Olímpicos de Atlanta.

Nigeria del consagrado Kanú se impuso también a Brasil, 4 a 3, en la final.

«Verde-amarela», Ronaldo, Bebeto, Rivaldo y Aldair.

Todas figuras en Europa.

Todo esto lo anticipó Carlos Bilardo al autor de éstas líneas -quizá no tanto en los casos de los futbolistas benefactores- cuando después del Mundial de Italia´90, en un viaje a La Plata, comentó: «Lo que viene es el avance de los africanos.

Tienen la raza negra, todos atletas.

La técnica de los sudamericanos.

Les falta la táctica de los europeos.

Cuando la tengan ganarán todo», dijo

George Weah: de la idolatría deportiva a la presidencia de Liberia

En las cuestiones de la beneficencia también ganan «ellos».

De los últimos casos «nuestros» dos futbolistas exitosos de los´90 y el comienzo del tercer milenio.

Hombres de fortuna, Gabriel Batistuta, Ñuls, River, Boca, Fiorentina, la Roma.

La selección.

En una década su patrimonio alcanzó 50 millones de dólares.

Con el «boom» de la soja, su fortuna -Batistuta nacido en Reconquista, Santa Fe, una de las regiones más ricas del país- se quintuplicó.

Siembra y cosecha.

También en zona de Villa Constitución.

Quizá Rafaela.

No obstante, cuando el gobierno vigente puso en marcha el proyecto de «Impuesto a la riqueza» el popular «Bati» no apoyó.

Se buscaba aportes de «millonarios».

El «otro» caso muy similar, ex futbolistas enriquecidos y puestos en la misión de «ayudar», ubica al popular «Apache», Carlos Tévez.

Aunque en el punto su posición política -el ídolo de Boca cercano a Daniel Angelici y por lo tanto a Mauricio Macri- privó de la acción como aportante.

Tévez millonario ganó títulos en la Argentina con Boca, en Brasil, Corinthians, también en Europa.

Se estima que el «Apache» posee más de 40 millones de dólares.

Entre datos biográficos, su casamiento significó desembolsar medio millón de dólares, viaje incluído, invitados a Uruguay, tras la relación con Vanesa Mansilla, hermosa morocha, en más de diez años y tres hijos.

En Europa, Tévez ganó con Manchester United, el City, Inglaterra y Juventus en Italia.

La sentencia la brindó hace treinta años Carlos Bilardo en un viaje a La Plata, acompañado por el autor de éstas líneas, invitado para la entrevista periodística.

«Después del Mundial, Italia, el fútbol será de los africanos.

Tienen la raza negra, son atletas.

La técnica de los sudamericanos y falta la táctica de los europeos.

Cuando la tengan ganarán todo», dijo el popular «Narigón»

No imaginó que también ganarían en cuestiones de sensibilidad social: ser millonarios y asimismo personas que reconocen su origen humilde.

Los trazos de la miseria.

La alcanzó con su sabiduría Dante Panzeri, 1969, en Mar del Plata: «Recuerde, el fútbol y el boxeo son hijos de la miseria.

De los barrios residenciales no nacen jugadores del potrero, Sívori y Corbatta», dijo.

Mané el ídolo africano, héroe de Senegal, remite en su nombre al apodo de uno de los mejores delanteros de la historia: el Mané Garrincha (pájaro triste), puntero derecho de Botafogo, «estrella» del Mundial Suecia´58 y en Chile´62 donde tras la lesión de O Rei «Pelé» -golpeado contra Checoslovaquia- «Mané» se corrió, el «10» y en dos grandes jugadas eliminó a Inglaterra.

Una gloria.

Será Justicia.

JLP/

NAC&POP: José Luis Ponsico es columnista de La Señal Medios, Libre Expresión, Mundo Amateur y la NAC&POP.