Esta es mí madre.Su história de vida es particular.Hija de un diputado radical de Santa Fe que en el 1° gobierno de Perón se exilia en Montevideo (mí abuelo el Tata),vuelve al país recién en 1954.

EL TATA

Por Gonzalo Chaves

Alli estamos año y medio después México y allí al llegar la guerra de Malvinas la orga les pide a mí viejo y mí vieja reingresar a la Argentina, esta vez sin los hijos, que por peligro (se habían acordado un poco tarde) la orga decidía que se quedarán en una llamada guardería en la Habana (otro cambio de la conducción presa ya de la política del barquinazo que había denunciado Walsh).

 

 

Por Gonzalo Chaves

 

Esta es mí madre. Su história de vida es particular. Hija de un diputado radical de Santa Fe que en el 1° gobierno de Perón se exilia en Montevideo (mí abuelo el Tata),vuelve al país recién en 1954.

En ese año ingresa a la secundaria en Santa Fe y para perplejidad del padre se incorpora a la UES.

Pero el Tata que era sin duda era un tipo especial,en vez de ponerse en contra (a pesar de su sorpresa) la alicienta soterradamente ya que valora,aunque estuviese en una oposición rotunda,que alguien de la familia ingresase en la dimensión política.

Uno o dos años después de haber llegado a La Plata crea con dos personas más (incluido el que iba a ser mí padre ) la juventud peronista, en la zona de La Plata,Berisso y Ensenada.

En realidad un segundo intento porque el primero había sido barrido por el plan conintes.

En el 73 en el gobierno de Cámpora es nombrada directora en el ministerio de acción social.Un año antes en lo que se conoce históricamente como el «engorde,» había entrado con gran parte de la JP local a la organización montoneros.

Ante el asesinato de un tío y un abuelo mío por parte de la triple A.Ingresa a la clandestinidad y a la columna sur

En diciembre del 76 y viviendo en Quilmes ante inmensas caídas de los compañeros,le pide a mí abuelo el Tata que nos saque a mí hermana y a mí de la zona.

Su solicito padre, ideológicamente en las antípodas,nos lleva un mes y medio a Miramar.

Ahi paso una escena que me quedo grabada para siempre.

Estando en una casa  que no era de mí abuelo alguien habla mal de los montoneros.

Mi abuelo se levanta se pone de pie (media un metro ochenta y cinco )y dice No voy a permitir que de hable mal de los montoneros delante de mis nietos.

Nos vamos..A los días mí abuelo tira un cita con mí vieja en Capital y ahí nos enteramos que nos vamos para Córdoba,mí viejo se había adelantado para buscar casa.Cordoba en Febrero del 77 no era joda.pero ahí va mí vieja.

Estamos solo un mes porque llega la orden de salir del país,y mí viejo por tres días no cae en la cita que se  iba a ser conocida como el combate del castillo,(aunque el diario la voz del interior lo da por muerto,tenían ya muy visto que andaba por ahí).

La salida del país no iba a ser así nomás,teníamos que recalar un mes en algún lado.

Mis viejos eligen zona Oeste.(donde no eran conocidos)

Habia que cumplir todos los parámetros de normalidad,así que nosotros empezamos el ciclo escolar y me viejo salía disfrazado de casa temprano con una bicicleta con frenos ingleses y un cartelito en el cuadro que hablaba de su membresía,es decir de su oficio: letrista…salvo que no iba a trabajar..tiraba citas con otros compañeros a veinte cuadras de capital iban con armas cortas y en bici.Un delirio propio de una película italiana o de la armada Brancaleone.

El machismo dentro de estás orgas,que no hay que idealizar era concreto y tangible.

Mí viejo era el cuadro y a mí vieja no se le reconocía casi nada,y esto sin ser una disputa entre ellos,no dejaba de ser una injusticia.

Más tarde y después de un periplo por Europa,de volver al país de nuevo clandestinos en Septiembre del 78…recalcando en Berazategui y Remedios de Escalada y con mí viejo que salía y entraba a reuniones en Europa,(muy peligrosas por cierto.).

En la segunda que sale no vuelve.Habla con mí madre por teléfono.

En tres días mí vieja se ocupa de vender todos los muebles,entregar la casa y salir del país por Paraguay (con ayuda sin par y sin medida de mí tio Totito y de mí querida tía Dorita)

En el vuelo de Asunción a Puerto Stroessner (hoy ciudad del Este) sola con nosotros tres (mí hermanita menor un bebé de 18 meses) va al baño del avión tira los pasaportes por el inodoro y saca de un embute portátil los nuevos.

Lo que quizás sería rechazado en el guión de una película como un imposible tácito ,pero acá es una goleada más que la realidad le hace a cualquier guionista por imaginativo que fuese..

Así llegamos a Brasil y a México donde nos reencontrarnos con mí viejo, que nos informa que nos vamos a vivir a Cuba.

Alli estamos año y medio después México y allí al llegar la guerra de Malvinas la orga les pide a mí viejo y mí vieja reingresar a la Argentina,esta vez sin los hijos,que por peligro  (se habían acordado un poco tarde) la orga decidía que se quedarán en una llamada guardería en la Habana (otro cambio de la conducción presa ya de la política del barquinazo que había denunciado Walsh).

Ese fue el golpe más duro para mí vieja,vivir alejada y otro país, sobretodo de mí hermanita más pequeña que tenía 4 años.

Empieza el 83 todavía dictadura y el Tata con setenta y tantos años y a pedido de mí vieja se presenta en México.. viajamos para allá.

Se presenta trajeado,impecable en el consulado argentino con nosotros tres..

El cónsul argentino lo recibe en persona…el Tata ,el recalcitrante radical ni siquiera Yrigoyenista…le dice sin prelogomenps estos tres niños son mis nietos y no tienen documentos y se regresan conmigo a la Argentina..la cara circunstancial del cónsul se transforma.(ante un hombre que no solo no súplica sino que da órdenes)no puede creer lo que escucha…pide algún documento para constatar identidades…pero ya es tarde.

Continuara?

22/1/22