Propuesta para un debate, con el perdón del caso por atreverme a interrumpir "las cosas más concretas y urgentes"

ÓMICRON Y LA CAPACIDAD HUMANA DE ATENTAR CONTRA NUESTRA PROPIA VIDA

Y subrayamos lo de «humana» porque no se da en el resto de las especies vivas. Todo animal se aleja o evita,naturalmente, aquello que puede ponerla en peligro. El hombre no. En el orden político este fenómeno de votar o apostar por algo que lo perjudica. Freud describió esta tendencia pulsional del hombre a negar lo que es evidente y a hacerlo igual.

 

Y subrayamos lo de «humana» porque no se da en el resto de las especies vivas.

Todo animal se aleja o evita, naturalmente, aquello que puede ponerla en peligro.

El hombre no.

En el orden político este fenómeno de votar o apostar por algo que lo perjudica lo explicó ya muy bien Étienne de la Boétié en su célebre «Ensayo sobre la servidumbre voluntaria» (1548) y de allí en más la Sociología Política actualizó permanentemente el tema

En el orden psíquico Freud describió con gran precisión esta tendencia pulsional del hombre a negar lo que es evidente y a  hacerlo igual, aun cuando en ello le vaya la vida («La negación», 1925).

Más tarde Lacán profundizó aún más este mecanismo relacionándolo directamente con la perversión.

Mucho más simple aún lo grafica el dicho popular:

«El hombre es en único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra».

Me pregunto:

¿ cuántos miles de casos más de ómicron  harán falta para que se tomen las medidas elementales de cuidado que protejan al hombre de esas tendencias perversas?

¿O eso también lo regulará el sacrosanto Mercado?

Cuándo la disyuntiva es «la Bolsa o la Vida»,

¿seguiremos dudando, o pateando la pelota a la tribuna?

¿Peligroso, no?.