"La Gestapo como metáfora tiene la virtud de mostrar la potencialidad criminal de esa ideología antisindical" Edgardo Mocca

OMAR PLAINI-RAMOS PADILLA «CONVERSACIONES SOBRE LA COYUNTURA POLITICA» CON EDGARDO MOCCA Y JUAN VALLERGA

Por Juan Vallerga*

Juan Vallerga: Bienvenidos a todos y todas a este último encuentro del año. En el día de hoy vamos a contar con dos invitados especiales: Juan Ramos Padilla (titular de Cámara del Tribunal Oral N° 29 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), y Omar Plaini (secretario general del gremio de Canillitas, senador provincial en La Plata por el Frente de Todos, secretario gremial del PJ bonaerense.

Por Juan Vallerga

NAC&POP

DIC/2021

Los veo y saludo también a Rocco Carbone y a Pablo Fontdevila.

Mientras aguardo que se vayan sumando el resto de los amigos y amigas, quería darle la palabra a Edgardo para arrancar las consideraciones iniciales del encuentro de hoy.

 

 

Edgardo Mocca: ¡Gracias Juan! Le digo gracias no solamente porque me pasó la palabra, sino porque está colaborando con nosotros en medio de una situación de salud que por suerte está mejorando pero lo tuvimos inactivo un par de días.

De paso agradecerle a Emanuel Correa que tomó la posta rápida y eficazmente en ausencia de Juan, y acá entre nosotros la cosa ya estaba resuelta y organizada, pero Juan dijo “ahora estoy bien” y nos pareció de buen gusto permitir que siga ocupando la titularidad en su puesto.

Como decía Juan tenemos hoy una jornada muy especial, estamos esperando también a Jorge Alemán, y la presencia por supuesto de Omar Plaini y Juan Ramos Padilla, para nosotros es una despedida de lujo. Yo quería decir dos o tres cosas para no demorar porque hoy vamos a tener que ser dinámicos en el uso de la palabra, reservar por supuesto el tiempo para los dos invitados especiales, pero vamos a tener que ser muy autoexigentes en el uso de la palabra porque sino se podría desbordar el tiempo.

El disparador temático de hoy son los acontecimientos públicamente conocidos de las reuniones del Banco Provincia en la sucursal de la Capital Federal, en donde un grupo de funcionarios del gobierno de Buenos Aires de la gobernación de María Eugenia Vidal hicieron afirmaciones seguramente pensando en que esas intervenciones no iban a tener carácter público.

Se habló ni más ni menos que de perseguir gente, de generar causas, de recurrir a estructuras judiciales (la procuración institucional, jueces federales, agentes de la inteligencia nacional), todo ese abanico de alianzas para perseguir sindicalistas bajo la idea original expresada por el principal orador, el entonces ministro de Trabajo del gobierno de María Eugenia Vidal.

La premisa básica-filosófica del asunto consiste en que el ministro dice que con tal de sacarse de encima la actividad de ciertos sindicatos el estaría deseoso de que existiera una Gestapo en Argentina.

Hay una cantidad de cosas que quizás nos ayuden a develar los exponentes de hoy, no me quiero meter en el tema específico, pero quiero decir como una reflexión un poco distante de lo criminal del asunto que esta idea de hacer cualquier cosa para que los sindicatos no defiendan a los trabajadores es una idea central de la derecha, del imperio, de las fuerzas conservadoras de la Argentina que nos acompaña en la historia. Si hay una constante en la historia argentina es la idea de evitar que los trabajadores se empoderen y que tengan herramientas de defensa, y para el caso han hecho uso y abuso de una verdadera ideología de época, que en algunos casos ha contado con ciertas simpatías de sectores progresistas, basada en la homologación de todo cuanto sea sindicato identificarlo con una variante de la corrupción, de la burocracia inservible y perjudicial.

Digo esto porque la inclusión de la Gestapo como metáfora tiene la virtud de mostrar la potencialidad criminal de esa ideología antisindical, porque no se detiene ni ante los marcos más elásticos de la legalidad y del respeto por los derechos humanos.

Si hay que crear una Gestapo, quiere decir que hay que eliminar a como dé lugar décadas de acumulación de fuerzas, de conquistas de derechos, y ese es el alma del anti peronismo, de la anti subversión en la época previa y durante la dictadura, que se sostuvo sobre la base del odio, de la descalificación, sobre un presupuesto nazi, que es la necesidad de que un sector de la sociedad sea eliminado de todo acceso a derechos

. Y por supuesto cuando se habla de la clase obrera no se habla en sentido restringido, se habla de los trabajadores, de los que viven de su trabajo.

Propongo que un centro de nuestra atención se coloque en establecer una clara distancia ideológica, crítica respecto a ese anti sindicalismo brutal que uno está acostumbrado a decir “bueno basado en algunas cuestiones que ocurren con algunos dirigentes sindicales”, yo me niego a dar explicaciones de porque rechazo esa ideología.

Porque con el mismo criterio se podría hacer anti cualquier cosa, puesto que los integrantes de cualquier colectivo social pueden ser observados por sus conductas éticas en términos individuales, para eso existe el derecho.

Pero la generación de una psicología globalizadora, abarcativa que dice “porque vos sos negro/laburante/mujer/judío no tenés derechos”, es una implantación que hay que erradicar con toda la energía y todo el trabajo que es un impulso mucho más amplio que lo que puede ser una definición política programática de poder.

Vamos a pedirle a Omar Plaini que nos cuente su punto de vista, como dirigente político y sindical que es, debe tener muchas opiniones sobre este festival mafioso que acabamos de registrar.

 

OMAR PLAINI: Bueno primero quería agradecerles a todo el grupo que hace estos hermosos encuentros que hoy la tecnología nos permite conectarnos de esta forma, más allá de que sigo insistiendo que la presencialidad es esencial, el poder analizar una idea es siempre mucho más importante.

Con respecto a este tema que vos me invitas a participar sobre lo que ha acontecido en estos días, una vez más queda demostrado el porqué la genocida dictadura fue un golpe cívico militar.

Porque todavía hay nefastos ciudadanos y ciudadanas que siguen utilizando algunas de aquellas prácticas atroces, y que en esto seguramente después Ramos Padilla va a profundizar el tema.

Pero evidentemente hay un sector (soy enemigo de las generalizaciones), de la justicia, del periodismo monopólico y concentrado, y de la política que juegan un papel junto con los servicios de inteligencia.

Y en estos días vimos cómo el gobierno anterior intentó atacar quizás a una institución que permite por lo menos disputar y discutir el equilibrio entre el capital y el trabajo, que son las organizaciones sindicales, que como bien las definía Juan Perón “las organizaciones sindicales, al igual que la familia, son de carácter permanente”.

Y le apuntaron muy bien a las organizaciones de carácter permanente que ellos las tratan de personalizar muchas veces en personas, pero esto va mucho más allá.

Porque en 3500 organizaciones sindicales de base que tiene la República Argentina con sus organizaciones de segundo y tercer grado hay más de 500 mil hombres y mujeres que ejercen esta militancia de defender los derechos de la única clase, en mi visión, que es la clase trabajadora, lo demás son sectores.

Y en esa lucha, como decía aquel viejo maestro nuestro don Miguel Gazzera “miren compañeros, el mundo se resolvería muy fácilmente si de un lado estuvieran todos los buenos y del otro todos los malos, se produce la batalla y gana uno, pero no es así, estamos mezclados”.

Por eso, esta es una autocrítica que hago al sector que provengo que es el movimiento sindical y tenemos una deficiencia muy grande ahí, cuando atacan a un compañero o a una compañera no están atacando específicamente a esa persona que puede no estar haciendo bien las cosas, están atacando a la institución sindical.

Porque es lo que permite ese equilibrio que tiene que haber entre el capital y el trabajo que nos dé la posibilidad a nosotros de disputar y discutir la redistribución de la riqueza, y eso lo hace la organización, no el individuo por el bien civil.

Hay un papel que yo creo que es enormemente importante: la democracia funciona solamente si los ciudadanos están informados y movilizados.

Y estamos mal informados, porque hay una concentración económica-monopólica atroz que ha tratado de ocultar, pero no ha tenido más alternativas que ahora salir a expresarse con esta situación que planteó el otro día ese grupo de servicios de inteligencia (Di Stefano, Biorzi y Pereyra), dirigentes políticos y empresarios, y un ministro de trabajo.

Claramente el plan era siniestro, por eso con esto pienso que hay que ir hasta las últimas consecuencias, porque esto va más allá de las personas, esto es un ataque sistemático y sistémico a la democracia, y nosotros tenemos que defender esa democracia.

Y yo espero y aspiro que no solamente se defienda en oscuras oficinas de la justicia que las hay (no todas obviamente), hoy tenemos aquí a un hombre que uno puede sentirse orgulloso y pueda decir que representa a la justicia.

Por eso no generalicemos, pero si nosotros dejamos esto en manos solamente de una oficina judicial, de un despacho político o en la rotativa de la prensa concentrada, me parece que no nos va a alcanzar y vamos a correr serio peligro.

Por eso Edgardo vos me decías el otro día “hay que tener al pueblo movilizado”, porque del único lugar que no nos puede echar este capitalismo voraz, depredador y especulativo que tiene personajes siniestros, es de la calle.

Porque en la calle resistimos cuatro años, porque fue el motor y el eje de nuestra ciudadanía que nos permitió recuperar el gobierno cuando tuvimos la inteligencia de hacer la unidad lo más ancha posible. Obviamente acá hay que dar un salto cualitativo, ampliar esa unidad, saber manejar las tensiones internas, porque estas coaliciones que se han dado hoy que un poco era el pensamiento de Néstor Kirchner, una gran coalición de centro-izquierda y una gran coalición de centro-derecha.

Ahora, eso aun en la vieja Europa donde nacen estas coaliciones tienen dificultades y siendo sistemas parlamentarios, mucho más en sistemas como el nuestro de nuestra América moderna de líderes de liderazgos muy fuertes.

Por eso yo pongo el punto y el acento en la movilización popular, pero juntamente con esto, compañeros y compañeras, creo que hay dos situaciones estratégicas que tenemos que resolver: una es la corte suprema de justicia, y la otra nosotros tenemos que volver por decreto del gobierno nacional a dictar y hacer caer esos tres artículos de la Ley de Medios Audiovisuales, que fue un hermoso desafío y reto que toda la ciudadanía argentina en su momento militamos y trabajamos para que haya miles de voces.

Hoy todos sabemos que la derecha a través de sus voceros te fija la agenda, y sus empleados están todos los días en la pantalla, vierten la gota de ácido para horadar la piedra.

Por eso nosotros no debemos repetir ese esquema, debemos discutir propuestas, ideas, programas y ampliar la base de sustentación del campo nacional y popular.

Y allí hay un papel central que no se puede delegar que es el del movimiento de los trabajadores organizados.

Quiero con esto también decirles, y permítanme que me tome una irreverencia si ustedes quieren, la unidad de la CGT en esta etapa ha sido central por tres o cuatro razones que me parecen que las tenemos que debatir: primero porque hubo un recambio generacional y no miren solo la cabeza, no fue posible un solo liderazgo porque no apareció un líder como en su momento tuvimos que nuclee y sintetice a la totalidad, pero hay un hombre joven (Pablo Moyano de 51 años), pero si ustedes miran el cuerpo y no solamente la cabeza van a ver toda la renovación que hay.

La incorporación más fuerte de género, muchos hombres y mujeres de 20 a 50 años que allí se han incorporado que muchos son cuadros en formación.

Y otro tema importante que hacía 40 años que no teníamos, el último programa que tuvo la clase trabajadora argentina fueron los 26 puntos de Saul Ubaldini “paz, pan y trabajo”, nosotros laburamos seis puntos donde hablamos del trabajo como ordenador social, del trabajo genuino, del hábitat, de la tecnología conveniente y no la tecnología de punta que plantea el capitalismo porque quiere robotizar todo, y el cambio climático.

Entonces, en ese programa nosotros queremos sentarnos con el gobierno nacional para discutir los grandes ejes del país y allí voy un poco más profundo, no alcanza con un estado articulador, debe haber un estado fuertemente regulador como fue a mediados del siglo pasado, porque por dar un solo ejemplo, hoy por nuestros mares y nuestros ríos navega el 90% de buques de bandera extranjera, y por allí se va nuestras riquezas vitícolas, minerales, de granos.

Miles de dólares que se fugan, ni siquiera se pesan en origen, se pesan destinos, y donde se pesa aquí la balanza son de los privados, no son ni siquiera del estado.

Por eso sostengo, es muy importante primero que nuestro gobierno nacional y popular sepa administrar las tensiones, segundo que nosotros vayamos más profundamente regulando el proceso socioeconómico y tercero que aquí no hay lugar para medias tintas.

Vicentin para nosotros fue una muestra de que nos equivocamos, no nos puede volver a suceder, acá está claramente planteada la situación, hay dos modelos en puja: ellos que creen en el libre albedrio del mercado y volver a traer en un estado democrático lo peor de un régimen como el nazi, cuando queda en boca de estos personajes que estaban allí, y el otro modelo que es el nuestro que creemos en el estado de bienestar.

Esta es la discusión de fondo que tenemos que dar, y para eso necesitamos volver a la organización de cuadros, volver al cuadro integral que es el que opera en la unidad básica, en el sindicato, en la cooperadora del barrio, en el club del barrio, en la iglesia.

Volver al cuadro integral que eleve la discusión, en eso tenemos que hacer eje central y es importante para nosotros dar esta pelea.

Vuelvo a reiterar que son los tres ejes que creo: el tema de una justicia que sea totalmente distinta a esta y resolver el tema de la corte, el tema del estado regulador y en cuanto al tema de los medios nosotros ahí tenemos que ser capaces de dar esa batalla, volver a poner en el escenario la Ley de Medios de Servicios Audiovisuales y no tenerle miedo a esto.

Por último, decía Tácito, aquel senador romano: “si luchamos todos separados, somos derrotados todos juntos”.

Tenemos dos años por delante, la mayoría de nuestros adversarios se han convertido en enemigos.

Yo no quiero ni nombrar a alguno de estos personajes.

A mí me preocupa más de lo que seamos capaz de construir nosotros, que lo que sean capaces de destruir ellos, porque a ellos ya los conocimos, ya sabemos lo que pasó en la Argentina cada vez que fueron gobierno, como nos dejaron el país.

Por eso es muy importante que fortalezcamos nuestro gobierno, y que tengamos la posibilidad de discutir y debatir todo, cuanto más lo hagamos hacia adentro mucho mejor, no darles a ellos ninguna oportunidad. Pero hay tres o cuatro ejes centrales que nosotros no podemos renunciar.

Por lo tanto, Edgardo, yo soy el agradecido, quiero escuchar con mucha atención la exposición de Juan Ramos Padilla e insisto en que no generalicemos, nosotros tenemos grandes hombres como quienes están hoy aquí presentes.

 

JUAN RAMOS PADILLA: ¡Muchas gracias! Omar, un gusto enorme verte por acá, lo primero que quiero hacer es suscribir exactamente a lo que estás diciendo, una breve caracterización histórica del Poder Judicial.

El Poder Judicial hoy es un poder endogámico, para entrar hay una ley vigente que sacó Cristina y que no fue constitucionalizada cuando planteó la reforma que es la ley de ingreso democrático que exigía dar examen, estar en una lista para ingresar tanto en el Ministerio Público Fiscal como en el Poder Judicial, no se puso en vigencia simplemente porque se decidió no hacerlo.

Este poder endogámico viene de la historia, desde el año 1860 época rivadaviana, el empréstito de Baring Brothers, la ley de Enfiteusis que repartía las tierras entre la oligarquía y trabajos especiales que era el Poder Judicial y así es el diseño que tiene algunas cuestiones históricas.

Salvador María del Carril, el primer presidente de la Corte, le daba instrucciones a Lavalle para que hiciera lawfare, no le dirían lawfare en aquella época, pero armaba un pequeño sumario para justificar el asesinato de Dorrego, que hasta el día de hoy le decimos fusilamiento y no fue fusilamiento.

Porque los fusilamientos tienen la característica de cierta ritualidad, legitimidad, hasta la Libertadora se tomaba el trabajo de poner una firma.

Bueno, así empezó la corte con esas características defensoras de la oligarquía vacuna, en el año 1930 la corte arregla su situación cuando dan el golpe contra Yrigoyen y negocia con Uriburu una sentencia que se llama la Doctrina de la Revolución Triunfante, y quiere decir que si yo doy un golpe de estado y me sale bien entonces es legítimo el gobierno.

En esa doctrina se basaron todos los golpes de estado, se gesta la estructura mental.

Uno entra al Colegio de Magistrados y a la derecha se va a encontrar uno de esos mármoles haciendo un homenaje a Videla, de su ministro de Justicia Rodríguez Varela y Lennon, que fueron los que le donaron el edificio donde funciona el Colegio de Magistrados.

Si uno entra al hall de los tribunales se encuentra al único “prócer” al cual se homenajea en ese pasillo, en donde también está la estatua de la justicia, que es Figueroa Alcorta que era el presidente de esta Corte del año 1930 que siguiendo el dictamen del procurador que se llamaba Horacio Rodríguez Larreta son los que dictan esta doctrina de Revolución Triunfante.

Cuando irrumpe el peronismo Perón por supuesto cambia la Corte, que eso ha ido muy en paralelo con Néstor, el primero iba en contra de la Corte Oligárquica y el segundo contra la Mayoría Automática que era lo mismo.

Habíamos pasado ya de la oligarquía a la defensa de los grandes medios de comunicación, de la venta de todas las joyas de la abuela, del liberalismo y toda esta cuestión que trajo aparejada Menem.

Y ahí se crea la justicia laboral que hasta hoy sigue siendo mal vista, es como que entra una especie de pequeña enfermedad, lo debilita un poco.

Empezó a agregar que no era del Poder Judicial, algún borrachito de golpe entraba, y eso generaba repulsión.

Y bueno, hasta hoy está la campaña de que los abogados laboralistas son unos mafiosos, que arreglan todo con los gremios. “Los abogados que defienden a los trabajadores son delincuentes”, corresponde que diga cualquier gobierno liberal y oligárquico, parece increíble seguir hablando de la oligarquía en el siglo XXI, pero siguen absolutamente vigentes con algunas transformaciones.

Ahora, Blanco Villegas se casó con Macri y bueno ahí lo tenemos funcionando a pleno, este es el Poder Judicial.

Y digamos ahora con el lawfare que estuvimos viendo desde Macri (como el recuerdo de Timerman, las cosas que le hicieron y las persecuciones, la presión para nuestra gente, la formación de causas), todas estas porquerías donde la corte no hizo absolutamente nada, sacó en su momento un pequeño comunicado diciendo que tengan cuidado con los espías y que se yo, lavadito.

Macri llegó muy preparado, venía muy organizado desde la embajada de Estados Unidos con el embajador Prado que era un juez federal que había sido también marín, y lo primero que dijo es que iba a colaborar en la organización de la justicia argentina.

Era el lawfare que bajaba a Latinoamérica, en Brasil, todo esto lo sabemos.

Y se empieza a agrandar toda esta cuestión de la justicia: lo primero que hace Macri a los cuatro días de asumir es otra vez hacer secretos los fondos que Cristina, al final ya de su gobierno cuando tarde se dieron cuenta de que Stiuso (que fue el que organizó todos estos jueces de Comodoro Py), de que los servicios de inteligencia se les habían ido de las manos y bueno lo interviene Parrilli y hace toda una reforma que queda por la mitad pero es muy importante porque es el primero que se le saca las escuchas, que le blanquea los fondos, un paso enorme.

Además, esto era antes “la SIDE no se toca, no te metas”, parecía una herramienta fundamental del estado.

Yo creo que es necesaria pero no en los términos en que funcionó siempre, y además nunca se habían reestructurado, así como tampoco las policías después de la dictadura.

Llega Macri, y la primera medida es devolverle los fondos y subirle la cantidad, sacarle la oficina de escuchas que nuestro gobierno había mandado a la procuración de Gils Carbó, donde estaba la hoy interventora Camaño, y bueno empieza el lawfare para sacarla a Gils Carbó, lo logran amenazando a las hijas, es conocida la historia de Pepín Rodríguez que la van a ver y le dicen “te vamos a poner presa primera a tus hijas y después a vos”, el Clarín ayudando publicando los teléfonos.

Se arma esta cuestión de embajada, por un lado, Clarín y sus amanuenses, y un poder judicial también como arma y estructura con punta de lanza de todo lo que se venía.

Así como en la época de Menem perdimos todo lo que perdimos, por ejemplo, la flota fluvial, y que un poco recuperamos en la década ganada, viene todo el desastre del endeudamiento.

Para hacer todas las cosas que se hicieron ya no usaban bayonetas, cambiaron las bayonetas por las togas. Se carpeteó a la gente, cosa que vería también histórico porque recuerdo en las épocas de Alfonsín que yo era juez federal en Morón y veía a otros jueces federales, incluido Irurzun que supo ser alguna vez amigo mío, lo llevaban a Estados Unidos con el cuento de que venía en la oralidad, y que se yo, le daban una recepción, lo sacaban a pasear y después se le venían y se le aparecían en el juzgado a ellos.

Por suerte no fui nunca a esos viajes, y empezaban a concurrir a la embajada de Estados Unidos cada vez más asiduamente.

Aquellos que me dicen que soy kirchnerista ¿Por qué?

Yo soy bastante amigo de Luis D’Elia, lo conocí en el 84/85/86 cuando se tomaban tierras y yo era el juez federal que supuestamente tenía que reprimir, y me quieren mucho en La Matanza.

También fui varias veces a los barrios a buscar huesos, restos de desaparecidos, y Luis era un pibe que venía a “molestar” por los pibes que se estaban iniciando en la droga, siempre caminé bastante y me gustó dar charlas, hablar con la gente.

La gente ve un juez dando una charla y después viene y me dice “nunca había visto un juez”, o como conté alguna vez en un juicio oral, uno salió absuelto y agradeció, no se iba, solo se calmó cuando le dije “vaya tranquilo compañero”, le había dicho una palabra que él entendía de parte de estos tipos que estamos con corbata y tan lejos de la gente.

Pero resulta que, si vos caminas por La Matanza sos un juez K, vendido, pero si vos transitas por la embajada de Estados Unidos, jugas al tenis en Olivos con el presidente, vas a la Rosada, ahí sos un juez digno.

Todo esto es el Clarín, funciona y lo describía tan bien Omar recién, y la necesidad de atacar ese problema.

Quiero ser más breve aún sobre esa reunión, era obvio que se quieren meter siempre con los gremios, son los únicos que organizadamente pueden enfrentarlos.

A mí me tocó investigar en el 84 y lo primero que se llevaban era a la comisión gremial, la máxima cantidad de desaparecidos que hubo.

Ahí hay un paralelismo, así como hay estas cosas del poder judicial no solo son lo que vemos y los que estamos en política porque hay gente que cree que no es el problema del lawfare, y no es así.

Primero por el tema gremial, porque en la reunión esta lo primero que hablan y no lo dicen mucho los medios de comunicación, es de las leyes laborales que las quieren cambiar planteando que hasta que no cambien tal ley no van a poder echar a todos los empleados públicos.

A eso le sumamos que el poder judicial nunca se preocupó mucho por ver el contrabando y terminó siendo Paraguay uno de los países grandes exportadores de trigo, y Vicentin.

Esto es una caracterización del poder judicial y de lo que nos hizo Macri que hay para decir mucho más de la porquería que se hizo, cómo se transformó DAJUDECO en una gran SIDE, porque además de tener las escuchas telefónicas y trabajar directamente con los espías, se la dieron a Irurzun.

Entonces alguien hacía la denuncia, Irurzun la sorteaba y se la pasaba a Bonadío y Ercolini, que a su vez le pedían a la DAJUDECO la prueba y después se hacia la causa y si apelaba la tomaba Irurzun, y cuando apelaban de nuevo la tomaba Hornos, Gemignani, Borinsky, todos estos muchachos que los escuchamos todos los días y que desde el 10 de diciembre del 2019 uno solo se fue y ni siquiera lo sacamos nosotros.

Se fue porque la naturaleza nos hizo un favor con Bonadío porque era el peor de todos, el peor de todos no, digamos que era la insignia, el que iba a pasear con Moro. Moro acaba de confesar en Brasil que todo lo que hicieron era una porquería.

No hemos escuchado a nadie del PRO decir algo sobre esta reunión.

Pero en esta reunión, entre otras cosas, se repitió lo que se dijo siempre “tenemos diez personas, estamos trabajando con la cantidad de testigos, ya hablamos con el procurador, hay que hablar con la fiscal y el juez, entonces los metemos en cana”.

Era muy curioso ver ahí a toda la línea: presidencial, el director de asuntos jurídicos, el director de asuntos financieros.

Y si uno mira cuando después lo querían meter preso a Moyano, y lo van a ver uno de estos junto al asesor financiero, lo primero que le dice es “usted que quiere”, a eso iba el asesor financiero, y el otro ya le había preparado la resolución para que la firme. Son conductas muy ordenaditas, la sacan a Gils Carbó y lo colocan a Casal.

Todo esto le baja a la sociedad, porque la policía ve y la usan también, como se hacen los sumarios para perseguir a un gremialista. Entonces dicen “yo que ando recaudando, si algunos chicos me molestan los mato”, ellos son más jueces que los jueces. La policía de la Argentina tiene el derecho a usar la pena de muerte sin intervención judicial, tienen más facultades que los jueces.

Además, ellos son los que deciden a quienes vamos a juzgar nosotros, no hay un control sobre la policía de los jueces, se la pasan yendo a tomar copas con ellos.

La policía ve lo que pasa, ve la podredumbre de la política y la baja a su nivel, y esa violencia se usa contra el pobre al que le sacan un poco más de lo que tiene, lo extorsiona y si es necesario lo mata como pasó con Lucas o en Miramar.

Y un juicio laboral tarda seis años, porque están las mafias de los abogados y de la justicia laboral, una sucesión dura ocho años, cobrarle los impuestos a Macri pasan más de veinte años y volvemos a foja cero como dice el, un accidente de tránsito donde uno pudo haber sido lesionado tarda también ocho o nueve años, y esto es algo que el pueblo necesita tener una justicia.

Yo vivo en un buen barrio, pero el que vive en un barrio pobre de La Matanza no lo puede hacer: si yo tengo un vecino que pone música a todo lo que da, llamo a la comisaría, viene el patrullero, le golpea la puerta y le dice “señor por favor baje la música”, pero si yo vivo en un barrio de Ciudad Evita, Laferrere, la 31 o la 1-11-14 y me ponen al lado de mi casa la música a todo lo que da no puedo llamar a la policía, no le dan bola. Lo mismo a la mujer que la revientan a trompadas en un barrio de estos, van a la comisaría y le dicen “tomatelá”, hasta que no le llevas un muerto ahí no hay caso.

Entonces el más pobre no tiene servicio de policía, y cada vez que hablamos de seguridad decimos “más policía”, pero no educamos a la policía, más armas y más violencia, “todo tiene que ver con todo”, como dice siempre Cristina.

La baja calidad de la seguridad no es el número, no son las armas, porque el pibe que está en esa villa el lenguaje que aprende es el de la violencia, él lo ve al papá que para le bajen la música tiene que agarrar el cuchillo o la escopeta, golpearle la puerta al tipo y decirle “si no me bajas la música te pego un tiro”, porque sino no consigue que nadie le dé ni cinco de pelota.

Entonces cuando aparecen en televisión y llaman a Crónica ahí alguna cosa salta de vez en cuando.

¿Pero saben cuántas cosas no aparecen?, ¿Cuánta gente es fusilada y le tiran el arma?

Lo vimos también en estos días, el sistema se quiebra un poco y aparecen estas cosas, pero pasan mucho más seguido de lo que todos creemos, no es una excepcionalidad lo que pasó con Lucas en la Capital o en Miramar.

Pero bueno, se meten en la política y le dieron un golpe de estado.

Hoy estamos con un poder judicial que se ha negado a aceptar que los servicios públicos de internet son servicios públicos, razón por la cual el precio lo tiene que poner el estado.

Al poder judicial no le parece, le parece que lo tiene que poner Clarín, La Nación y los empresarios.

Tampoco le pareció bien a la corte en su momento que las escuelas se mantuvieran cerradas cuando estaba muy fuerte la pandemia, entonces llegó una causa a la corte impulsada por Horacio Rodríguez Larreta y la corte sin siquiera preguntar (imagínense todos los estudios que había en el ministerio de Salud), ni siquiera pidió un expediente, ni siquiera a algún cortesano se le ocurrió preguntarle al pediatra de sus nietos a ver que le parecía, decidieron sobre salud.

Dijeron: “¿ustedes quieren cerrar las escuelas? a mí no me parece, así que como gobierno y mando yo abran las escuelas, porque esto es bueno para Larreta”.

Y después siguieron avanzando en ese tipo de cosas y parece que nadie se daba cuenta.

Pero ahora la Corte con el Consejo de la Magistratura avanza un poco más y esta es la Corte más poderosa que ha tenido la historia y con menos personas, tres personas que no las podemos sacar. Estas tres personas están gobernando la Argentina y decidieron, por ejemplo, poner una ley que estaba derogada.

Sería bueno una Corte así para lo que plantea Omar, podemos derogar el decreto que a su vez derogó la Ley de Medios, yo creo que esto también lo podría hacer Alberto, pero no creo que lo haga. Imagínense esta Corte que puso en vigencia una ley derogada, porque las leyes las dicta el Congreso, las dos Cámaras se las mandan al poder ejecutivo, el poder ejecutivo las revisa y puede vetar parcial o totalmente, y entran en vigencia cuando se publican.

Pero una ley que está derogada, está derogada. Me parece inconstitucional.

Derogo la asamblea del año 13, entonces pongo en vigencia lo anterior y volvemos a ser esclavos, es una locura.

No pueden ponerle un plazo de 120 días al Congreso para que dicte una ley.

Hay tres ahí que con esos tres votos le dicen al Congreso “usted me dicta una ley de 120 días porque sino después yo me voy a poner de presidente del Consejo de la Magistratura”, dice el presidente de la Corte.

Frente a todo esto además va a entrar una ley de imposible cumplimiento, ya el Colegio de Abogados dijo que no va a completar porque no llegan las elecciones y que se yo.

El 16 de abril puede entrar en crisis total el poder judicial y se hará cargo la corte manejando ya no solo eso que no quiso cumplir, que es el presupuesto de todo el poder judicial dice la Constitución.

Ellos se habían reservado para ellos su propio presupuesto y unos plazos fijos muy raros que hay por ahí. y el resto del presupuesto lo maneja hoy todavía el Consejo de la Magistratura que está avalado por la Constitución a ser el administrador. Los jueces estamos para juzgar, y el otro administra cómo se liquidan los sueldos.

Pero la Corte quiere esos fondos, entonces quiere el Consejo de la Magistratura porque, a partir de que no haya Consejo de La Magistratura o que pongan ese Consejo que es brutalmente corporativo porque aparecen más jueces, abogados, y se achica y divide la representación parlamentaria.

Hay un concepto de equilibrio ahí que ellos no entienden que, si se llama a mayoría y minoría, los legisladores que van no generan un equilibrio porque van de un lado y del otro.

Bueno, la Corte ahí acá no va a haber promulgación de una ley que se pone en vigencia y ya estaba derogada, no va a haber posibilidad de veto, así que invaden y se ponen por arriba del poder ejecutivo y del legislativo.

Esto es un golpe de estado.

¿Y cuál es el problema? Se ha dicho que el poder judicial se tiene que auto depurar, y sino tienen que funcionar los mecanismos institucionales.

Lo de auto depurar es una huevada que ni siquiera la voy a contestar, eso ya nos causó estupor a todos los que entendemos, tienen que cubrirse ahora.

¿Cuál es el mecanismo institucional?

Los dos tercios del senado, cuando se elige un senador se eligen tres, dos por la mayoría y uno por la minoría.

Para poder echar a la Corte necesitamos que la acusación la lleven los dos tercios de los diputados, pero la sentencia condenatoria la tienen que dictar los dos tercios de los senadores.

Quiere decir que, si tenemos un país de un solo color, de un solo partido, gobernar todas las provincias, porque sino nunca llegaríamos sin un consenso, aclaro, no hay consenso con Milei y con esta oposición que está jugando muy fuerte.

Así que cómo no va a haber ningún consenso no hay ninguna posibilidad de tener los dos tercios, aunque sacáramos todos los votos con una sola provincia que no tuviéramos los dos senadores, nunca llegamos a los dos tercios.

Es así de sencillo, la corte es inamovible sin que no haya un consenso y enfrente tenemos a estos tipos que no te quieren aprobar el presupuesto.

Entonces la situación es muy grave porque, además discúlpenme, yo soy de los que piensa que hay que defenderlo a muerte al presidente, es un gobierno que elegimos nosotros, en particular yo no creo mucho las estrategias de Cristina y estoy viendo un presidente que parece un comentarista, y que me cuenta las barbaridades que hace la corte, y de vez en cuando le hace un retweet a Cristina, ni siquiera hace un tweet él.

Y cuando alguna vez le dije por los medios que por lo menos lo indultara a Boudou, me contestó y dijo que eso era una cosa del medioevo.

Él es profesor de derecho.

A mí me echaron de la facultad por la ley de obediencia debida, me prohibieron ahí los radicales seguir yendo a la facultad.

Y eso no podía aplicarle el indulto que es una pequeña cosita que tiene el ejecutivo para controlar las injusticias que puede hacer el poder en materia penal.

Y como la corte no quiso tratar la sentencia de Boudou, no quiso hablar de que el testigo principal había recibido un hotelito ahí en Mendoza, algunas cosas que eran medio difícil de explicar no lo trató porque la Corte trata las cosas cuando quiere.

El Consejo de la Magistratura funciona hace 16 años y lo tienen los (..) hace seis años, como tienen el caso Blaquier que están esperando que se muera Blaquier y que no lo juzgue nadie, o como Papel Prensa.

Porque la Corte es el poder, apoyado por Clarín que tiene su representante específico que es el señor Rosenkrantz que ya ha dicho que no se excusa más, lo van a ver pronto con Farmacity y varias sentencias que van a seguir saliendo, y el presidente lo comenta.

Primero los puso una ministra que era más del PRO que de los nuestros, después lo puso un ministro que venía con fuerza y que fue y le dijo las cosas a la Corte y ahí quedó.

Quedó en una puteada cara a cara, y el presidente sigue comentando.

Y en realidad hay un articulo 21 en la Constitución Nacional que es un poco fuerte, porque dice que el pueblo está obligado a defender y a tomar las armas si es necesario en defensa de la patria y de la Constitución.

Las armas no son las armas de fuego, pero tenemos otras armas que son la calle como decía Omar, así que la Constitución nos manda a restituir el estado de derecho.

El estado de derecho no existe hoy en la Argentina, si mañana hiciéramos lo que dijo debería hacerse según dijo Omar que es derogar por decreto podríamos volver a una Ley de Medios, a la que teníamos, podemos incluso utilizar esta jurisprudencia maravillosa de apropiarse de los poderes ajenos, derogar ese decreto sin meterse con los otros poderes del estado y ponerla en vigencia.

Pero esto también es materia de coetáneos, y no sólo ya del presidente.

Me sorprendió hace unos días porque vi que la gente quería y decía estas cosas que estábamos diciendo todos, y metí un tweet por ahí convocando a una marcha y explotaron los medios de comunicación.

Veía porque me llamaron de todas las provincias y me hacía gracia porque lo escuchaba a Navarro que decía lo mismo que estoy diciendo yo ahora, porque en el tweet dije que quería verlo a Alberto en Cadena Nacional y no hablando con Fontevecchia, que no se entiende bien lo que dice, porque cálculo que después mira esa reunión y primero quiso decir una cosa y después terminó diciendo otra, no sé qué tiene que dar entrevistas.

Tiene que agarrar la Cadena Nacional, decir “de esta a corte hecho a este, y esto se tiene que ir”, y llamar al pueblo, convocar el al pueblo, y marchar al tribunal y pedirles la renuncia, esto es lo que hizo Néstor.

Néstor no hablaba con Fontevecchia. Y dije que hay que defender el mandato de Alberto, pero también él dijo “cuando haga macanas avísenme”, y yo me lo quiero tomar muy enserio eso porque la verdad que hace 50 años que ando por el poder judicial y los veo a los jueces tan acobardados que la Corte va a seguir avanzando y es como que la oligarquía vuelve a gobernar la Argentina.

Con el nuevo Consejo de la Magistratura, a mí me podrán echar porque ya estoy viejo y me arreglo de otra manera, pero van a echar a los buenos jueces, ya Bruglia y Bertuzzi han conseguido quedarse en su lugar.

No fuimos capaces de ese fallo de la corte que decía que Bruglia y Bertuzzi estaban mal ahí, que tenían que dar un examen si querían ir ahí, uno no se presentó y el otro salió en el número 20 o una cosa así.

Y la corte hizo un per saltum, en 20 días le solucionó el problema a los dos juececitos laborales, y ahora con esto que van a hacer se van a seguir quedando porque son piezas fundamentales para tener esa estructura pequeña pero que funciona muy bien.

Todas las causas de espionaje van a terminar en lo de Ercolini, y lo gracioso es que el fiscal ahí es Stornelli, falta que le demos una medalla.

Así que bueno, lo que quería decir es que comparto totalmente lo que dice Omar y hay que salir a la calle.

Nosotros ya estamos armando para el 1 de febrero, la gente se ha entusiasmado, me han llamado de muchas provincias. No hay solución jurídica, no hay solución de autodepuración y lo que está proponiendo Omar es salir a la calle a exigirle a Alberto.

Yo quisiera verlo a Alberto, con Cristina como presidenta del Senado de un lado y a Sergio Massa del otro exigiéndole a los cortesanos que se vayan, y si no lo hacen lo tenemos que hacer nosotros.

Porque no hay otra solución para terminar con esto que es un golpe de estado de un poder que no elegimos, de cuatro tipos que nos están gobernando.

 

Juan Vallerga: ¡Muchas gracias querido Juan!

Ya entrando en la segunda parte del encuentro quería aprovechar este espacio y viendo que tenemos a otros expositores en lista porque fueron surgiendo, tanto con la intervención de Omar como con la tuya, algunas cuestiones que me interesaría volcarlas no solo en preguntas sino también en diálogo con el resto de los expositores.

Puntualmente para Omar: Entendiendo que actualmente la conformación de la CGT presenta dentro de sí diferentes líneas bien pronunciadas ¿Como ve usted que se están procesando esas aparentes diferencias a la hora de la conformación?

¿Ve que existe ese tipo de diferencias o tensiones internas?

Vinculado a esa cuestión la idea de necesidad irremplazable de la unidad del Frente de Todos como un todo, y así la necesidad de la unidad del movimiento obrero, yendo a su referencia ineludible con la CGT ¿Cuáles son las líneas de acercamiento en relación con las dos CTA?

 

OMAR PLAINI: Si, nosotros somos convencidos que siempre la unidad es superior al conflicto.

Obviamente que dentro de la CGT hay distintas líneas, si hemos estado tantos años divididos precisamente se debe a las distintas posiciones o a las distintas miradas, y hacemos un esfuerzo allí para convivir. Nosotros queremos garantizar esa unidad, por eso lo hicimos en base a una propuesta y a un programa, porque los comportamientos durante el anterior gobierno están muy expuestos.

Por alguna razón 10,11 organizaciones nos retiramos en su momento de la CGT, de los cargos que ocupábamos en estas instituciones. Nunca nos vamos a ir de la CGT, tiene 91 años de historia y de vida con sus claroscuros, pero nadie puede negar que dió programas como: Huerta Grande, La Falda, 1 de mayo de 1968, los 26 puntos de Saul, grandes hombres y mujeres que han estado en el movimiento obrero.

Y después peleó oscuros, pero hay algo que te dicen siempre los compañeros y compañeras, en la base siempre piden la unidad porque saben que la unidad es fortaleza, porque saben que la unidad frente al patrón y a los poderes establecidos es la única herramienta e instrumento que te permite dar la pelea con algún tipo de posibilidad.

Cuando vos te fragmentás el dicho popular dice “divide para reinar”, por lo tanto, nosotros tenemos que hacer todos los esfuerzos. La unidad tiene que ser ese objetivo que nos lleve con ese programa a sentarnos en la mesa de la discusión nacional, primera cuestión fundamental que nosotros entendemos.

Pasa en nuestro Frente de Todos, hubo distintas posiciones durante el gobierno anterior de mucha dirigencia política, sin embargo, la necesidad de recuperar el gobierno hizo que hiciéramos la unidad lo más ancha posible y sostenerla aún con las diferencias y los matices que hay dentro del Frente de Todos.

En cuanto a nuestra relación con la CTA, se ha dado la unidad en la acción, en la calle. Si repasamos los cuatro años del macrismo, hemos estado un grupo de organizaciones nucleadas en la CGT, y en las dos CTA, evitando la reforma laboral aquel diciembre nefasto que hemos vivido que posterior a eso un grupo de organizaciones: Canillitas, Camioneros, Ceramistas, Aero navegantes, Peajes, nos retiramos de los cargos que teníamos en la CGT porque entendíamos que aquel gobierno venía por todo.

Recién decía Juan, ellos apuntan a las leyes laborales.

Cuando se da el golpe del 55 ¿Qué es lo que hace aquella dictadura que derroca al peronismo?

¿Lo primero que deroga cuál es? La ley 20744 de Contrato de Trabajo, la ley 22105 que en aquel momento era la de Asunciones Profesionales, la ley 14250 de Convenios Colectivos, la ley 21400 de Seguridad Industrial, la ley 21356 que prohibió la actividad gremial, oh casualidad la misma propuesta hace poco hizo este señor libertario Espert, este personaje que anda por ahí. Por eso nosotros tenemos que sostener la unidad, incluso la unidad del Frente de Todos.

Claro que tenemos que articular y articulamos, hoy se hizo una conferencia de prensa en la CTA y parte de la CGT, por este tema terrible y siniestro que hemos vivido esta semana como hemos comentado recién.

Para nosotros la unidad es fundamental, aun en las diferencias tenemos que sostenerla porque hoy no gobiernan los estado-nación, hoy gobiernan los fondos de inversión, son los que determinan la política del mundo junto con los viejos organismos como el FMI.

Sabemos que no todos y todas somos lo mismo, pero en definitiva la disputa de la correlación se da adentro porque allí podés discutir y ganar en la pulseada de la idea, de la propuesta, de esto que yo decía recién y comparto con la excelente exposición de Juan Ramos Padilla.

La única posibilidad que tenemos el campo nacional y popular es dar la pelea en la calle, ojalá nuestro gobierno nacional lo entienda.

Es indudable que la vicepresidenta de la nación cuando ella se expresa, se manifiesta, cuando hace un tweet, utiliza las redes o lo hace públicamente a través de alguna otra forma de expresión indudablemente ordena pasiones y razones.

Yo creo que por ahí pasa la nave vectora que nosotros tenemos que entender e interpretar, y el movimiento sindical, obrero y trabajador argentino es estratégico y vienen por ese movimiento.

Somos el país de más alta sindicalización en toda la América morena y uno de los cuatro países más altos en el nivel de sindicalización en el mundo porque nuestro sindicalismo no solamente está para el conflicto, para discutir salarios y condiciones laborales, el sindicalismo argentino además gestiona y administra como cualquier intendente y cualquier gobernador: salud, educación, formación profesional, turismo, recreación y eso ellos no lo van a permitir, no lo quieren permitir, por eso para ellos es el mejor sindicato es el más débil o el que no existe. Nosotros nos negamos a eso, tenemos que dar esta batalla y tenemos que trabajar por la unidad aun en las diferencias y los matices que tenemos, la discusión hay que darla adentro.

 

Juan Vallerga: Totalmente Omar, muchísimas gracias. Luego de estas preguntas quería darle la palabra a un amigo de la casa, filósofo, docente, Rocco Carbone.

 

 

Rocco Carbone: Buenas noches a todas y todos, compañeras y compañeros, un gusto estar acá. Es un poco cruel hablar luego del juez Ramos Padilla y Omar Plaini, voy a animarme un poquito.

Acá se hablaron muchas cosas de lo más relevante: de la unidad, de la plaza, de la movilización, y quiero empezar esta pequeña intervención con una frase que hoy se dijo en la Plaza de Mayo “Feliz año Macri”.

Bueno, esa frase la dijo hoy Hebe de Bonafini en la última ronda de las Madres de este año.

Esta frase hay que reconstruirla un poco en la escena donde fue ubicada: Hebe estaba debajo de un gacebo, hacía mucho calor eran las 3 y media, y estaba al lado de Cristina Caamaño.

Dijo esa frase en referencia a una escena que los medios trataron largamente desde el lunes hasta ayer, que justamente comentaba Edgardo al comienzo de esta reunión, llevada a cabo en el 2017 en el Banco Provincia donde vimos efectivamente a un ex ministro de trabajo, Marcelo Villegas, que estaba frente a empresarios, funcionarios, agentes jerárquicos de la AFI, y dijo lo que se recordaba al comienzo acá que deseaba una Gestapo para atacar a los gremios, a un gran músculo emancipador del pueblo argentino.

¿Por qué decía esto Hebe? Porque Caamaño hizo una denuncia y además a lo largo de estos días dio varias entrevistas a distintos medios y habló de la mafia de Vidal, esa mafia que es un subsector de una mafia mayor, la mafia macrista, de la alianza Cambiemos.

Hebe con su lenguaje y su gran retórica con esa frase de “feliz año Macri”, quiso saludar efectivamente el arrojo de una funcionaria y de Caamaño.

Quiero repasar algunas cuestiones de las mafias: ¿Que es la mafia?

La mafia es poder básicamente y el objetivo central es la acumulación de poder.

Es una criminalidad organizada que busca acumular poder, son sistemas de poder. Ahora bien, entre 2015 y 2019 en la Argentina hubo una experimentación mafiosa sobre las existencias que efectivamente la desplegó el gobierno de Cambiemos.

Son hipótesis, eran hipótesis que debatí largamente en algunos libros, notas periodísticas, pero esa experimentación mafiosa sobre las existencias populares me parece que a lo largo de estos años fue aprobada por la Bicameral de Seguimiento de los Servicios de Inteligencia.

Una comisión del Honorable Congreso de la Nación hace cuatro o cinco meses emitió un dictamen de lo más lapidario cuyo título era “El estado mafioso”.

Esa experimentación mafiosa ahora la prueba también ese videíto que vimos en los medios masivos de comunicación y la renuncia de (…).

Cuando hablamos de mafia yo creo que hay que ser capaces de tener presente tres grandes dimensiones que se anulan cuando hablamos de mafia: la primera es la organización de la estructura represiva, no hay mafia si no hay organización de la estructura represiva.

Se manifiesta a través del accionar conjunto entre sectores del poder ejecutivo y del poder judicial, lo que el juez Ramos Padilla nombraba como lawfare.

Ese lawfare consiste en el ataque a opositores políticos, a sus familiares, a través de la manipulación del poder judicial como máscara de legalidad.

La segunda dimensión consiste en una organización de la teoría de la información y de la teoría de la comunicación, y vemos un cruce entre telecomunicación, medios masivos y servicios de inteligencia.

Luego la tercera dimensión que completa el hecho mafioso es la instauración de una economía criminal que es legal e ilegal al mismo tiempo, o sea el llamado establishment.

Estas tres dimensiones las vimos ahí representadas en esa escena en el Banco Provincia, de hecho, había sujetos que efectivamente formaban parte de sectores del ejecutivo, de la AFI y del establishment.

Esos sujetos son básicamente representativos de esas tres dimensiones. Como bien dijo Caamaño, faltaba otro sujeto que era el de los medios masivos de comunicación, no podían estar ahí, pero de alguna manera estaban sobrerrepresentados.

¿Por qué digo esto?

Porque Cambiemos se inquieta mucho cuando desde el campo nacional y popular le arrojamos la palabra “mafia”.

Cuando desde el campo nacional y popular efectivamente nombramos lo que son, sujetos que tienen una teoría del estado integrada por lógicas mafiosas. Hoy por la mañana con Edgardo comentamos una nota de Pagni, un periodista no cualquiera de La Nación, que efectivamente hoy escribía sobre las mafias comunes que estarían situadas tanto dentro del ámbito cambiemita y también del Frente de Todos.

Pagni, que no es ningún boludo, de alguna manera proponía una matriz teórica de la teoría de los dos demonios, que es la de la guerra fría. Ideologías opuestas y mismas técnicas, mafiosos unos y mafiosos otros.

Eso hay que leerlo como efectivamente una apreciación no de Pagni, ni de La Nación, sino una crispación del espacio político juntista porque efectivamente jugó una intervención de la interventora de la AFI diciendo que estamos frente a una mafia de Vidal, que es un subsector de la mafia cambiemita.

Lo que dice Pagni no podemos permitirlo de ninguna manera porque las formas mafiosas no laten en el corazón de lo nacional y popular y me parece que en este sentido tenemos que ser capaces de grandes hábitos pedagógicos, de explicar nítidamente que los mafiosos son ellos, quienes son ellos y sobre todo de que son capaces.

Ya lo sabemos, pero efectivamente esos grandes actos pedagógicos no tienen que estar dirigidos a nosotras y a nosotros, sino a las personas que no tomaron una dimensión nítida y cabal de quien es Macri, la alianza Cambiemos, y quienes son esas fuerzas oscuras que gobernaron la Argentina y que quieren volver a gobernarla.

Macri escribió, digo escribió equivocándome porque se lo deben haber escrito, el libro que se llama Primer Tiempo que es una amenaza para el campo nacional y popular, quiere volver a disputar este país.

Tenemos que ser capaces de grandes actos pedagógicos a lo Hebe, a lo Caamaño, diciendo quienes son, como son: mafiosos, una teoría del estado que tiene lógica.

Dicho esto, compañeros y compañeras, un agradecimiento a este espacio, a la 18 de mayo, porque creo que efectivamente cada vez que nos juntamos nos hace mejores porque aprendemos nuestras formas cognitivas, teóricas, reflexivas, mejoran.

 

Juan Vallerga: ¡Muchísimas gracias Rocco querido!

El agradecimiento es nuestro por contar con tu participación en este espacio.

 

 

Edgardo Mocca: Yo pido disculpas porque la pregunta la voy a hacer de una manera difícil, porque me desconecté brevemente mientras mi amigo Juan Ramos Padilla hablaba sobre la Corte y la movilización contra la Corte, entonces no pude seguir el hilo.

Quiero hacer la pregunta, pero en forma de reflexión, yo creo que esta idea de Juan, a mí no me importa mucho si quiere hacer política con esta idea o no, si quisiera hacer política yo me pondría detrás de él y sino creo que vale igual, porque me parece que estamos necesitando un instrumento para mejorar el ánimo popular en una situación donde todo lo que nos llega es de una profunda agresión, nos agreden.

Es cierto que la agresión en el caso de la reunión del Banco Provincia se convirtió en un boomerang, pero los boomerangs son las cosas que les pescamos, en este caso que le pescó nuestra compañera Cristina a quien no hay que dejar de mencionar en un primer plano.

Que lo bueno que hizo este gobierno, vamos a decir nosotros que tenemos tanta facilidad para señalar a veces con muchas razones las debilidades, creo que la designación de Cristina Caamaño fue un acto contra la performance de los sótanos de la democracia y que no fue solamente la figura de Cristina con todas las expectativas que esto de entrada nos trajo, sino la acción que desarrolló Cristina fuerte, valiente, porque convengamos que se están metiendo con gente que no es de muy buen trato a la hora de devolver favores.

Yo creo que hay que protegerla a Cristina, pero creo además que la propuesta de Juan tiene la virtualidad de que si la actuamos inteligentemente, de lo que dijo Rocco me trajo la idea de que habría que hablar con Hebe y los movimientos de derechos humanos, feministas, porque el acto contra la corte no es solamente de la política que se ve atascada y agraviada por la corte, es el país, es la república, son los pobres, las mujeres, las personas que necesitan defensa frente al poder que es víctima de las mafias.

Y la corte suprema en lugar de defender al pueblo de las mafias forma parte.

Creo que además pocas consignas podrían ser tan movilizadoras en una situación así, si pudiéramos juntar un racimo grande e interesante de organizaciones, de personalidades, de hombres y mujeres de la cultura y el movimiento obrero que tienen muchas cosas para plantearle a la corte suprema.

El movimiento obrero necesita mucho de un poder judicial verdaderamente democratizado, yo creo que estaríamos aferrándonos a un eslabón que puede mover toda la cadena porque detrás de la corte está todo el poder judicial, los monopolios mediáticos, toda la estructura de ataque a la política, de desestabilización.

Cada vez que se necesita un curso estabilizador en Argentina, la corte suprema (esta y la de casi todas las épocas), dice presente.

Insisto, tendríamos que hacer una reunión de trabajo para pensar con toda la maldad que podamos sumar a esta hipotética movilización contra la corte porque eso puede ser un cambio de situación política.

¿No sé cómo lo ves?

 

JUAN RAMOS PADILLA:Que bueno que Rocco y Edgardo traen a Hebe porque representa la única política que yo creo que funcionó desde el 83 a la fecha que es la de memoria, verdad y justicia.

Me parece que tenemos que calcarla y no solo es que se vayan los jueces, sino que de una vez por todas tenemos que empezar a pensar en un país enserio, que hay que juzgarlos penalmente con todas las defensas que se merecen y tienen que ir a prisión los que hayan cometido las barbaridades que cometieron, en eso seguiríamos la línea de Hebe.

Y por otro lado me sorprende cómo aparece esta grabación dos años después y cuando aparece, porque nadie se pone hablar de cómo se acomodan para que los graben bien, esto es un acto mafioso.

No se olviden que Macri hace unos días también dijo que el que saque los pies del plato va a desaparecer, y yo no creo que esas frases así tan cortitas las piense tal vez, o si las piensa él, pero se las hacen decir de una manera tan fuerte que a veces asusta y creo que la palabra desaparecer no fue casual. No nos olvidemos que hace unos días los jueces hablaron del cuentapropismo, un disparate total, yo no descartaría la posibilidad de que esto lo hayan hecho aparecer sacándolo de la videoteca de Macri, puesto en la AFI, algunos de los que se sintieron mal porque se van y los cortan como mafia.

 

Edgardo Mocca: Se podría llamar “La rebelión de los cuentapropistas”.

 

 

JUAN RAMOS PADILLA: Claro, el cuentapropista en general es un tipo que extorsiona, saca dinero.

No hay una sola denuncia de extorsión de nada.

Pero digo que esto no es casual, y esto nos muestra que se están armando algunas grietas.

Ahora a estos jueces Llorenz, Bruglia y Bertuzzi que salieron con el cuentapropista van a tener problemas.

Curioso es la primera denuncia que va a hacer el Congreso, y la CGT también, en el Consejo de la Magistratura

Que donde tenemos mayoría, hoy estoy un poco crítico, pero la verdad que esperar dos años hasta que uno se cansa y dice “me largo solo para ver si me sigue alguno”, y el Consejo de la Magistratura no logró mandar la terna de la Cámara Federal de Bruglia y Bertuzzi y no armó de oficio (porque también se puede investigar de oficio tenemos un representante del ejecutivo, jueces nuestros, diputados, senadores), y nadie los había denunciado a Bruglia y a Bertuzzi, con el único que se metieron es con Gemignani porque trató mal a la secretaria.

A mí me parece que las políticas de género hay que respetarlas, pero también hay otras cosas, está muy fuerte el feminismo cosa que me alegra mucho, pero a Gemignani lo tenemos que correr también por haber mandado gente presa.

 

Edgardo Mocca: Juan, perdón que te interrumpa, pero tenemos algunos compañeros que querían hacer uso de la palabra y simplemente lo que quise hacerte es una pregunta sobre la marcha, sino le sacamos la palabra a los compañeros.

 

JUAN RAMOS PADILLA: Lo que quería decir es que es un momento atípico para salir a las calles porque hay fisuras en ellos.

 

 

Juan Vallerga: Hagamos lo siguiente para cerrar bien este último encuentro del año, tenía la palabra el compañero Mario Toer que también quería sumar sus comentarios, y luego de ello si quieren cerramos con las reflexiones finales tanto de Juan como de Omar.

 

 

Mario Toer: Es la última reunión, les quiero dar un abrazo grande por todo lo que hemos hecho y he aprendido por haber estado un buen número de jueves participando con ustedes.

No nos queda mucho tiempo, lástima porque hay algunas implicaciones que las vamos a tener que seguir discutiendo que tienen que ver con lo táctico quizá de que es la manera, y yo creo que Edgardo en su pregunta iba a decir “¿Tenemos una fuerza social, colectiva, consciente que pueda ser decisiva en una marcha que cambie el equilibrio en el medio del verano?”

Yo digo que ninguna marcha sobra y los esfuerzos los tenemos que hacerlos, pero mi preocupación en un contexto que soy muy optimista de que el año que viene juega para nosotros.

Primero porque la marcha de la revolución científico-técnica de China es inexorable, segundo porque Brasil y Colombia van a jugar para nosotros fuerte, bueno acaba de suceder lo de Chile tenemos muchos factores.

Además, por nosotros mismos voy a decir que pocos países del mundo tienen tanta gente capaz para hacer un diagnóstico bastante prolijo sobre la Argentina en la que estamos situados.

Yo me acuerdo que una vez me invitó mi amigo, el que era vicepresidente de Bolivia, a su despacho en La Paz conversando y dice “ustedes no se dan cuenta la enorme diferencia que hay en el caudal cultural que ustedes tienen y lo difícil que se nos hace a nosotros inclusive poder tener cuadros para tener en los lugares claves de lo que implica la administración, necesitamos esa ayuda”.

A mí me daba vergüenza y aflicción, no sé si a él le gusta que yo cuente esto, pero era en esos términos.

Nosotros tenemos un capital impresionante, pero tenemos que reconocer algo, nos falta una capacidad y una historia de funcionamiento colectivo como para hacer síntesis de toda esta diversidad.

No me voy a meter en el tema, da para muchísimo, pero yo le doy vuelta a un aspecto: la mafia, el establishment, los que nos dominan, los que sabemos caracterizar tan bien, ¿Cuál es el talón de Aquiles?

Es aquel tipo de problema que es capaz de convocar a una gran movilización de hasta la última señora de la última villa del Gran Buenos Aires y de Catamarca.

Ustedes dirán ¿Y eso existe?

Y yo les digo que sí, estoy convencido de que eso existe, porque ahí cambiamos la relación de fuerzas. Sin esa enorme cantidad de gente que no quiere saber de política hay un tema que las convoca.

Yo ya lo he dicho metafóricamente, que los chicos puedan volver a ir caminando tranquilos al colegio, por eso se moviliza hasta la última señora del Gran Buenos Aires y de Catamarca, no les quepa la menor duda, y su familia, su cuñado, su marido, sus hijos.

Combatir el delito pequeño y grande es una tarea difícil, pero es el único tema además que consecuencia de esta manera de funcionar como sociedad, desde el punto de vista productivo, institucional, etcétera, también podemos hablar horas y sabemos que lo podemos hacer.

Pero este tema de terminar con el delito abordarlo con fuerza y ganas es difícil, pero es mucho más fácil porque es el único que puede movilizar a las grandes masas.

Y es posible, no hay otro porque los otros temas son para sectores, son para los que entienden, etcétera.

Pienso que una vez que podemos convocar a la gente a organizarse para terminar con lo que más le preocupa, la delincuencia en todas sus manifestaciones, ahí después de eso viene todo lo demás porque esa gente movilizada por eso puede controlar los precios, pueden y tienen que controlar las comisarías.

Porque si no lo hacemos, primero que lo vamos a sufrir hasta el resto de nuestras vidas y nuestros nietos también, y como si es posible es lo único que puede cambiar la relación de fuerzas y es un plano en que no nos solemos meter que es la cuestión que cambia lo de abajo, ese estado de ánimo de esa enorme cantidad de gente que tiene ese voto volátil y que no lo entendemos cuando vota otra vez por los que los castigaron y todo aquello.

Tiene que haber algo, y ese algo es esto que se gane la confianza definitiva de las mayorías, yo creo que es posible. Está la historia de las revoluciones, el que no manda en la calle no puede mandar en los pasillos.

 

Juan Vallerga: Muchísimas gracias querido Mario, nos honra contar con su participación durante todo este tiempo y ojalá siga siendo así el año que viene.

Y bueno, para ir entrando en los últimos minutos de la charla quería que compartamos las reflexiones de nuestros dos invitados del día de hoy a modo más que nada de cierre para comentar las consideraciones más importantes.

Empiezo con Omar, y luego con Juan, así vamos concretando el cierre del encuentro.

 

OMAR PLAINI: Bueno, primero que estos encuentros, aunque sean así virtuales son muy ricos, dejan mucho para analizar, para reflexionar.

Yo estoy convencido de que estamos viviendo la era del espontaneísmo, la era de la velocidad, la era de no tomarse un tiempo para reflexionar. Quizás tenga que ver con mi propia experiencia, hace 50 años que estoy detrás de un kiosco de diarios, y allí tuve todo el tiempo para

leer a través del papel. Hoy vivimos todo en la autopista del celular.

Si uno ve a cualquier persona que está en el micro, en un restaurante, en un café, sus dedos van más rápidos que los de un taquígrafo.

Nunca se toma el tiempo aquí para reflexionar, analizar, pensar, y esa velocidad que nos hace vivir este mundo capitalista, injusto, ingrato, invivible por momentos donde un tercio de la humanidad vive con dos dólares por día nos tiene que hacer reflexionar todo el tiempo.

Hay que volver al análisis, a la reflexión, a no entrar en el juego del espontaneísmo.

Creo que nosotros podríamos pensar yendo al tema que se ha discutido aquí, el 24 de marzo es una fecha que nos cruza horizontal y verticalmente al conjunto de la sociedad argentina.

“Memoria, verdad y justicia”, también decía Juan y comparto sus palabras sobre este tema como política, pero yo creo que tendríamos que incorporar para este 24 de marzo movilizar a todo el país, ya no a la Plaza de Mayo, sino a la 9 de julio en su totalidad.

Y tener algunas consignas: no al FMI, si a volver a poner en vigencia la ley de medios, no a esta corte suprema y si a un cambio de la corte.

Y también me atrevería a algo más, a una reforma constitucional, la constitución del 49 fue la más extraordinaria, la violentaron las dictaduras, allí estaban los derechos laborales, del niño, de la ancianidad.

Más allá de dónde vengo, del peronismo de base, soy un convencido de que el peronismo es una estrategia de poder de la clase trabajadora, porque es el nivel más alto de consciencia que ha logrado la clase trabajadora. Allí hay que apoyarse, en la clase trabajadora, que son las que hacen los cambios, las transformaciones y las revoluciones.

Pero allí necesitamos la política como instrumento de cambio, y ahí necesitamos ese liderazgo que sabemos que está, que plantee estas cuestiones. Estas cuestiones centrales, si nosotros queremos cambiar, pasar de este mundo capitalista especulativo a un mundo capitalista productivo.

Lo hicimos a mediados del siglo pasado, fuimos capaces de pasar de un país que no producía absolutamente nada agroexportador, a ser un país que terminó produciendo uranio enriquecido.

Nos hemos jactado de Buenos Aires ser la Europa de la América Morena, por lo que decía recién el compañero Mario: nuestra capacidad, nuestras universidades, nuestros cuadros.

Es una decisión política y nos interpela a todos y a todas, todo aquello que nos reconocemos en el campo nacional y popular nos interpela a todos.

Yo celebro la decisión que tomó Juan, eso marca un hombre que está comprometido con el campo nacional y popular, bueno eso hay que ampliarlo por miles, por cientos, por millones.

Pero hay un gobierno que nosotros decidimos que estuviera, aquí no ganó un vehículo, una persona, aquí hubo una estrategia.

Hubo una estratega que un día dijo “ni adelante, ni atrás, me pongo al costado y vamos a recuperar el gobierno, y cuando seamos gobierno ampliemos nuestra base de sustentación”, bueno esto se hace con el pueblo movilizado.

Ojalá seamos capaces que, de la estructura de gobierno, porque el poder es otra cosa, el poder no lo tenemos, tenemos el gobierno, el poder hoy lo tienen los fondos de inversión, ni siquiera los estado nación.

Si somos capaces de interpelarnos, y tomar cuatro o cinco ejes estratégicos, pueden ser otros yo nombré los que creo que son fundamentales, una vez más la Argentina podrá demostrar que es un pueblo que se revela, que cree en la soberanía política, la independencia económica y sobre todo en la justicia social.

No merecemos vivir lo que estamos viviendo.

Mientras nosotros estamos aquí hablando, tenemos la posibilidad a través de un iPad, de un celular, o de cualquier herramienta comunicacional, a la vuelta de la casa de cualquiera de ustedes o mía hay un pibe que no tiene un par de zapatillas, y están los hijos de aquellos que tienen la concentración en el mundo que tienen absolutamente todo y más.

Nosotros no podemos aceptar este mundo, y esto se hace con rebeldía.

Y cierro con esta frase de Perón, digo porque veo que hay muchos jóvenes aquí, y él decía sabiamente: “jóvenes son aquellos que no tienen el cerebro marchito, ni el corazón intimidado”. Así que gracias y lo escucho a Juan que siempre es un placer, y agradecido a Edgardo, a vos que estás administrando al grupo, de haberme invitado.

Una hermosa forma de cerrar el año y reafirmar mis convicciones militantes de toda mi vida.

 

Juan Vallerga: El agradecimiento es nuestro Omar, este es tu espacio y estás en la vuelta 2022 desde ya invitadísimo a que formes parte cuando gustes, en cada una de sus intervenciones semanales. Le paso al querido Juan Ramos Padilla.

 

 

JUAN RAMOS PADILLA: Esta vez me toca ser breve, muchas de las cosas que dijo Omar las comparto totalmente, y además me genera mucha esperanza que las organizaciones gremiales son las que han tenido sus altos y bajos, sus aciertos y sus errores, pero han soportado todas las embestidas.

Como dije antes, fueron los que más sufrieron bajas durante la dictadura, maltrato periodístico constante que todavía continúa, y escuchar la claridad con la que habla Omar me exime de extenderme.

Solo quiero decir que es un momento donde están apareciendo pequeñas grietitas, no quiero decir la palabra grieta porque tiene otra connotación, rendijas y quebrantos.

Porque son los enemigos, son enemigos de la patria, nosotros tenemos que terminar de que nos roben el trabajo, la materia prima, tenemos que cambiar este país y encima hay ahora un golpe de estado.

Pero en este momento han pasado algunos episodios que nos ponen en un momento decisivo, y no lo dejemos pasar, porque si en esta nos va mal, los próximos dos años va a ser durísimo lo que se viene.

El esfuerzo que hay que hacer es mucho, estoy muy feliz con lo que dijo Omar, me hizo mucho bien escucharte. Gracias a todos ustedes por la invitación, un gran abrazo a Edgardo, a Rocco, a Jorge y a los demás también lo mismo.

 

Juan Vallerga: Muchísimas gracias Juan, el gusto de poder contar nuevamente contigo en este que es tu espacio, esperemos que en el 2022 siga siendo de esa forma desde nuestra parte, dadas las condiciones y está abierta la puerta virtual.

 

 

Edgardo Mocca: Quiero simplemente hacerme eco del afecto que estuvo circulando en estos minutos últimos de la reunión y nombrar a los que no están, a los que no tenemos a fin de año.

Como decía la milonga de Yupanqui: “en nosotros nuestros muertos pa que nadie esté de atrás”, y esa mención tiene necesariamente que ser encabezada por la persona de Horacio González que todavía le debemos una idea que en algún momento pergeñamos entre los compañeros que coordinamos estas reuniones, que es la de hacer una especie de recopilación, porque Horacio González habló mucho en estos jueves.

No necesitaba que lo habilitara, se metía, hablaba, discutía, y a la manera de él nos hacía viajar por unos territorios difíciles de seguir, era una exploración muy difícil seguirlo, todos los que los hemos escuchado sabemos eso.

Pero es difícil y al mismo tiempo fascinante y maravilloso, por eso lo recordaremos siempre a Horacio, y por eso sumamos también otros nombres muy queridos como el de José Pablo Feinmann, Alcira Argumedo, son nuestros, son la mejor gente que hay en Argentina.

Entonces, la última que también recoge un sentir popular de esta reunión es un reconocimiento a Juan Vallerga.

Es esas personas que nunca te trata de hacerse notar demasiado, siempre está en un lugar modesto, de servicio diría yo, pero es un gran politólogo argentino que tiene producción propia, es un profesor de la universidad, y para estas reuniones de los jueves es, no digo insustituible porque lo voy a ofender a Emanuel Correa que estuvo a punto de tomar la posta.

Quiero decirles que hay unanimidad en el reconocimiento a Juan Vallerga, y además ese reconocimiento se basa solamente en lo que los compañeros y compañeras ven y no saben todo lo que ocurre en la semana para que las reuniones salgan con este nivel de organización.

Y el último mensaje es a todos y todas los que hoy están, los que vinieron a distintas reuniones del año, y ya creo que se ha formado un ánimo de amor, de confianza y de entusiasmo, que no hace falta ninguna apelación a que esto se mantenga.

Esto se mantiene no porque lo quiera tal o cual persona, se mantiene porque hay una voluntad colectiva de hierro que puede tener ondulaciones, en cuanto al número, a los que organizamos esto no nos preocupa demasiado el número, nos gusta tener la mayor cantidad de gente posible eso no es un secreto, pero lo importante es mantener la pasión, el entusiasmo e ir encontrando formas de ir poniendo en escena algunos aportes reales de este colectivo.

¡Que tengan todos ustedes un hermoso fin de año en compañía de sus seres queridos y queridas y nos veremos probablemente el tercer jueves de enero!

Gracias a todos, buenas noches.

FIN