De Perón-Quijano vs. Tamborini-Mosca, ahora Alberto+Cristina vs. Macri-Larreta con la UCR.

A 75 AÑOS DE LA «GRIETA»: PERONISMO VS. UNIÓN DEMOCRÁTICA. TODO SE REPITE.

Por José Luis Ponsico*

Cuando la fórmula Perón-Quijano ganó elecciones Presidenciales, el 24 de febrero´46, nadie imaginaba que se estaba cimentando la mayor «grieta política». Se extendería por 75 años. Para empezar. La vigente Peronismo versus Anti-peronismo. De Perón-Quijano vs. Tamborini-Mosca, ahora Alberto+Cristina vs. Macri-Larreta con la UCR. Un clásico de la Política.

Por José Luis Ponsico (*)

Especial para

NAC&POP
04/01/2022

Cuando la fórmula Perón-Quijano ganó elecciones Presidenciales, el 24 de febrero´46, nadie imaginaba que se estaba cimentando la mayor «grieta política».

Se extendería por 75 años.

Para empezar.

La vigente Peronismo versus Anti-peronismo.

De Perón-Quijano vs. Tamborini-Mosca, ahora Alberto+Cristina vs. Macri-Larreta con la UCR.

Un clásico de la Política.

En vereda opuesta, la denominada Unión Democrática, la UCR. -un sector nacionalista se acercó al Coronel Perón, UCR Junta Renovadora- el Partido Socialista, también el ascendente Partido Comunista, conglomerado que enfrentaba a un peronismo naciente.

Desde el «Hongo de la Historia», 17 de octubre del´45, diría Roberto Gasparini (N&P).Quijano, Hortensio. En las citas.

La Unión Cívica Radical, del médico José Manuel Tamborini, nacido en 1886 -diez años antes que Perón, octubre 1895- de sesgo no yrigoyenista, llegó al Congreso de la Nación, radical «anti personalista» siendo senador nacional en 1940.

Con él Enrique Mosca candidato a vice.

Abogado nacido en Pergamino.

Luego diputado nacional por la UCR.

Pasaron 75 años.

Detrás de ellos, el «establishment» como se conocía a los empresarios más poderosos, junio del 43, impactó «la revolución de los coroneles», encabezada por Juan Domingo Perón

Aquéllos, cerca de militares liberales, generales Arturo Rawson y Pedro Pablo Ramírez.

No así, Edelmiro Farrell de buena relación con los jóvenes oficiales del pensamiento nacional.

El gobierno de Ramón Castillo, origen conservador, carecía de ideas y vigor.

El pueblo en el´ 43 -la Argentina tenía algo más de 14 millones de habitantes- estaba mal en un país agro exportador, sin industria ni clase obrera organizada.

El Ejército seguía de cerca la Segunda Guerra Mundial.

Europa vivía la derrota de Alemania en Stalingrado.

Las estepas rusas.

Perón tenía prestigio militar.

En 1939 agregado a la Embajada en Italia.

Enviado por su alto rango en la Escuela de Guerra, donde llegó a ser Director, al tiempo que se relacionaba con distintos dirigentes obreros desde el 4 de junio, cuando resultó el autor del Documento que impulsó el general Farrell para la toma del Poder.

Invierno del 43.

Primero se hizo cargo Rawson.

Luego Ramírez.

Finalmente Farrell «el que querían los coroneles» mientras Perón se perfilaba en la Secretaría de Trabajo y Previsión, apoyado por el abogado laboralista, de cuño socialista, Dr. Eduardo Stafforini.

El dueto generador de las leyes obreras y las conquistas laborales: el crecimiento del salario, las vacaciones y el aguinaldo.

En 1944 con Farrell en el Poder, Perón asistido por el catalán José Figuerola, exiliado del franquismo; socialistas Juan Atilio Bramuglia, Angel Borlenghi, el puente que ofrecía el coronel aliado, Domingo Mercante con dirigentes obreros, entre otros el delegado en la Carne, Cipriano Reyes, compuso una «task force» que tradujo celos en el Partido Militar.

Medio centenar de sindicatos apoyaron la promulgación de leyes obreras, las conquistas laborales como el Estatuto del Peón que cambió la vida a centenares de peones rurales en zonas agrícolas.

En poco tiempo, el ascendente general Juan Pistarini virtual artífice del Primer Plan Quinquenal, 1947-52. coordinó la política de las veinte mil obras públicas.

Las famosas 40 manzanas fabriles en Córdoba.

Argentina hace 70 años con el impacto de la Constitución Reformada en el 49 alcanzó desarrollo con los Derechos Laborales, los de la Niñez, la Ancianidad, el voto femenino en el 51,

La industria nacional que produjo fabricación automotriz.

En Córdoba se fabricaban camionetas, el Rastrojero.

Autos, la Estanciera.

Motos Puma.

El avión Pulqui.

En su segunda versión a reacción nuclear. Apenas tres países EE.UU. Alemania, Francia conocían la experiencia desde la Segunda Guerra en Europa. Los tractores para el crecimiento del Campo.

La actividad agrícola ganadera.

Un país en crecimiento.

El hallazgo del coronel Perón en el Hospital Militar cuando conoció al médico, neurólogo, luego Ministro de Salud del primer gobierno peronista, ínclito Dr. Ramón Carrillo.

La excelencia de la Medicina Social que puso en marcha el Plan Sanitario más revolucionario de la época.

Revisión pulmonar, la boca, el corazón, prevención en Mal de Chagas y Tuberculosis.

Primero con 15 mil pibes cumpliendo exámenes médicos con los Torneos Infantiles «Evita», edición 1949, hasta llegar a doscientos mil niños y jóvenes, en el´ 54, con las inscripciones de las niñas y pre adolescentes.

Un fenómeno sin antecedentes en el mundo para un tiempo inolvidable.

La fama del duro embajador norteamericano Spruille Braden había quedado opacada.

Lo mismo el protagonismo de Tamborini y Mosca.

Crecían con otro estilo político, Ricardo Balbín y Arturo Frondizi.

La Argentina de la llegada de la tevé, Canal 7 ofrecía para algo más de 15 millones de habitantes, un país para vivir.

El drama de las consecuencias de la guerra promovía inmigración,

La Segunda Guerra en Europa había dejado 45 millones de muertos.

Gran parte de las ciudades más importantes, Berlín, antes Londres, París, todas bombardeadas; muchos casos en estado de ruinas.

El hambre y la pobreza obligaban a mirar el Sur de América como «la tierra prometida».

Crecía asimismo el odio al peronismo de los sectores «reaccionarios».

En el 55 cayeron en junio veinte bombas de trotyl en la Plaza de Mayo.

El miércoles 16 de junio jornada de uno de los recordados genocidios del siglo XX oculto por la «prensa canalla».

Hubo 366 muertos y ochocientos mutilados.

Un horror.

La caída de Perón ofrecía dos realidades que confrontaban, como ahora.

Aunque componentes distintos al cabo de 65 años.

El peronismo tenía los sindicatos y la clase trabajadora.

En la «clase media», el ascenso social dejaba margen a ambos sectores que encarnaban el bipartidismo.

Hasta ahí no «jugaban» las fuerzas armadas.

Igual el Ejército se había dividido.

El sector nacionalista, peronista, tenían enfrente lo que encarnó el general Eduardo Avalos en el 45, cuando buscó dejar a Perón en el ostracismo, obligando a renuncia a todos sus cargos luego de una reunión con más de 200 oficiales antiperonistas.

Por su parte la Marina siempre estuvo en contra.

La Fuerza Aérea acompañó la asonada.

Perón decía que con la clase trabajadora «no alcanzaba».

Aunque tenía un 60% de adhesiones.

La fórmula Balbín-Frondizi en el 51 llegó al 35%.

El golpe devino de una fuerte presión de la Embajada de EE.UU «la revancha» del 45, 46, la prensa opositora, igual que ahora y parte del Poder Judicial.

Todo muy parecido a 75 años.

Los líderes, general Eduardo Lonardi, luego desplazado por su par Pedro Eugenio Aramburu; del lado de la Armada, el almirante

Isaac Rojas. Otros militares recordados, Toranzo Montero entre otros, protagonistas de la llamada «Revolución Libertadora».

Todo indica que el Pueblo al cabo de siete décadas no los recuerda con mucho cariño.

Tampoco a los que tomaron el Poder más tarde.

Esto es, el general Juan Carlos Onganía en el 66, su par Alejandro Lanusse en el 71, hasta llegar al ciclo de la siniestra dictadura y el genocidio del 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82 y 83 con miles de muertos, acciones salvajes; jóvenes torturados, masacrados en basurales, tirados al mar.

Otro horror.

En el anti peronismo ganaron un lugar, Francisco Manrique, Alvaro Alsogaray -hoy, el ascendente Javier Milei cultiva parte de aquélla UCEDE Unión del Centro Democrático de los 90- sin olvidar parte del Desarrollismo, al Partido Intransigente, en los vaivenes de una dirigente que se extinguió con sus líderes.

Hoy, buena parte del antiguo escenario se repite: pasan años, décadas, protagonistas, pero de un lado el peronismo que mutó en kirchnerismo y del otro la vieja Unión Democrática, ahora disimulada en extraña alianza donde la UCR. busca volver a tener la importancia que tuvo en buena parte del siglo pasado. }

Con la variante PRO Propuesta Republicana, de Macri y Larreta.

Hace medio siglo, el periodista Armando Puente, ex corresponsal de la Agencia France Presse, de buena relación en Madrid con el General Perón indagó -todo previo a los preparativos del Operativo Retorno, vivido en noviembre del 72- sobre las diferencias entre peronismo y anti peronismo en la Argentina.

«Bueno, de un lado el pensamiento nacional y las conquistas sociales, para resumir» dijo el General. «Del otro sectores poderosos que se oponen a todo eso» siguió Perón. «Usted quiere saber cómo se verifica todo eso en números ?» explicó el entrevistado.

«Por supuesto General. Es la clave de éste reportaje, si Usted lo puede explicar… » mandó el periodista,

«Desde el 45, estimado amigo, esto es … 40 nosotros, 40 ellos y un 20 que va y viene» con su proverbial sonrisa de un hombre que le gustaba ironizar, ponerle humor a todo, cuando ya había pasado hacía rato los 70 años de edad.

Todo indica que casi nada a cambiado al cabo de 75 años.

Telón política de una grieta sin fin.

Banderas parecidas con otros protagonistas.

JLP/

NAC&POP: José Luis Ponsico es columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur. MG/N&P/
NAC&POP2:  Roberto Gasparini, periodista. Dirigente peronista en los´80.  Secretario General del Sindicato de Prensa, Capital Federal entre 1984 y 1986  Su padre del mismo nombre, delegado del gremio Docente uno de los primeros dirigentes que viajó a la OIT Organización Internacional del Trabajo, Ginebra, Suiza, enviado por el primer gobierno peronista en 1950 MG/N&P/