En recuerdo de mi compañera "Mely" secuestrada en Enero de 1977 en la esquina de la Iglesia de Pompeya, CABA.

MELY DE LA JUVENTUD HEROICA

«Mely» (Amelia Vadela Pezotti) fué secuestrada el 13/01/77 a las 19 horas, junto con «Patricia» (Mariel Ferrari, embarazada de 5 meses) y «Leticia» (Lucrecia Avellaneda), en la esquina de la Iglesia de Pompeya (CABA) por un grupo operativo de la ESMA.
Las tres continúan desaparecidas.

 

 

En un alto en la reunión se acercó y me dijo bajito al oído: «¿Quique, tomamos un café cuando salgamos?.»

Dude un segundo, y le dije que si, que por que no, que por supuesto. Corría Octubre del 76 y las extremas condiciones de militancia recomendaban que una vez que podías salir del lugar de reunión te fueras directo a tu cobijo.

Pero a veces, muy de vez en cuando, contrariando las normas que asfixiaban tu libertad de movimiento en pos de tu «seguridad», uno se tomaba un «recreo», siendo consciente de que era un riesgo demasiado grande.

Nos metimos en ese bar de Corrientes y Dorrego, y ahí antes de que el mozo trajera los café me dijo mirándome a los ojos «y si intentamos armar una pareja?», así, sin medias tintas, sin vueltas, de frente, como era ella, en tiempos de soledad y desolación, de muerte y persecución, con nuevas ausencias, como agujeros en el alma, todos los días…

Te juro que igual me sorprendió, que no lo esperaba,  pero  ahí nomás nos dimos un beso y un abrazo largo, infinito.

Al mes y medio nos fuimos a vivir juntos a una pensión de mala muerte en Pompeya.

La vida era durísima, pero Mely le ponía la sonrisa, el empuje, la mística y un ascetismo total, como contracara a  su origen de piba de Belgrano, docente primaria, profesora de inglés y estudiante de psicología avanzada, despojada de cualquier reminiscencia «burguesa» y que ejercía como maestra de grado en la humildísima escuela 148 en Virrey del Pino, allá al fondo de la Matanza, entregada a la militancia en los difíciles  tiempos de Dictadura.

En la semana nos veíamos poco, ella en la escuela yo en la fábrica y la militancia territorial  en «el Pueblito» esa barriada humilde de  obreros y laburantes entre el Riachuelo y Amancio Alcorta.

Los domingos los paseos por Pompeya y Patricios,  alguna fonda como salida de lujo y esa necesidad de discutir todo, de analizar la realidad, de ponerle el pecho y el alma a las dificultades, el recuerdo permanente de los que ya no estaban, y nosotros muy juntos, de la mano, cuidándonos mutuamente…

Ese jueves 13 de Enero, hace casi ya 45 años me dijo antes de irse a la fábrica en Flores donde trabajaba para juntar unos mangos extras en el verano: «Hoy me veo con Leticia, y Patricia a la tarde, me queres acompañar? , dude y  le dije que no, que por seguridad mejor no, que nos veíamos más tarde para entrar juntos a la pensión.

A la noche me quedé esperándola en ese bar de mierda de Córdoba y Pueyrredón, donde no llegó nunca, porque alguien cantó la cita, la patota de la ESMA no perdonó y las secuestraron  a las tres….

Querida Mely, allí  adonde estés, quiero que sepas que te extraño y te quiero mucho , que tu muerte no fue en vano y que tu pueblo lleva tu nombre como bandera a la Victoria!

HASTA LA VICTORIA, SIEMPRE,  QUERIDA MELY !!!!!!

PD: «Mely» (Amelia Vadela Pezotti) fué secuestrada el 13/01/77 a las 19 horas, junto con «Patricia» (Mariel Ferrari, embarazada de 5 meses) y «Leticia» (Lucrecia Avellaneda), en la esquina de la Iglesia de Pompeya (CABA) por un grupo operativo de la ESMA.

Las tres continúan desaparecidas.