No hay registros de que Darwin conociera el mate, pero si conoció el asado con cuero.

LOS GAUCHOS DE LAS ISLAS MALVINAS

Por José Muñóz Aspiri (h)*

Los gauchos malvineros llegaron al archipiélago con María Sáenz y Luis Vernet (FOTO). Era joven Charles Darwin cuando hizo una excursión con los dos gauchos a la isla Soledad. Lo que allí vio y vivió posteriormente fué su teoría sobre la adaptación al medio.

 

Por José Muñoz Azpiri

La Nación.
12/12/2021

El uso de ciertas palabras y algunos nombres de su geografía muestran la vigencia de lo criollo en el lugar.

“Partí a la mañana con seis caballos y dos guachos.»

«Uno de mis compañeros separó muy pronto una vaca gorda, hizo girar las bolas y disparó un tino, dándole a las patas, pero no
se enredaron.»

«Inmediatamente tiró el sombrero y sin dejar de correr a todo galope, preparó el lazo y tras una persecución durísima enganchó de nuevo a la vaca y la enganchó por los cuernos…”.

No hay registros de que Darwin conociera el mate, pero si conoció el asado con cuero.

Era joven Charles Darwin cuando hizo esa excursión con los dos gauchos a la isla Soledad.

Lo que allí vio y vivió posteriormente formó parte de su teoría sobre la adaptación del hombre al medio.

Darwin quedó admirado y en todos sus relatos los adjetivos son elocuentes

Sin duda, para adaptarse los gauchos pusieron habilidad y Darwin lo consigna, “…no salía de mi asombro al ver a los gauchos que en medio de la noche y cuando todo chorreaba agua, sin otros medios que un yesquero y un pingajo de algodón, hicieron fuego inmediatamente”.

Y destreza: “…era admirable contemplar la destreza con que el gaucho se movía, aunque no lo parezca, en realidad deben hacer un gran ejercicio muscular cuando montan, la caza de reses es una faena durísima”.

Y fuerza: ‒como presintiendo ya que alguna vez habría alguien que hablaría de Martín Fierro‒, Darwin los llamó “…gauchos de constitución férrea”.

No hay registros de que Darwin saborear el mate, pero sí sabemos que conoció un manjar inolvidable: el asado de cuero.

Así describe el trabajo del asador: “…puso encima de las brasas un gran trozo circular sacado del cuarto trasero, con el pellejo
hacia abajo, en forma de plato, de suerte que no perdió nada de sustancia”.

Es precisamente la grasa del vacuno que a fuego lento penetra en la carne lo que le da un sabor especial.

Darwin no se detuvo en otros detalles del tal asado, pero cuanto más lejos están de las brasas y más tiempo lleva hacerlo ‒a veces días‒ resulta más sabroso.

Los gauchos malvineros llegaron al archipiélago con María Sáenz y Luis Vernet.

Después fue sucediendo todo aquello que te estamos contando, y pronunciar el nombre de Malvinas cobró cada vez más tristeza entre nosotros.

Pero la presencia del gaucho y lo castizo sigue vigente en el lugar; por eso la geografía tiene nombres como Dos Lomas, Horqueta, Cantera, Bombilla; y los cerritos se llaman cerritos y las estancias, estancias.

Del mismo modo se dice bozal, cabestro, bastos, cojinillo, maneas y tientos.

Así como todo el mundo en las islas sabe de lo que se está hablando cuando se dice alazán, malacara, manchau, rosillo o moro picaso.

JMA

NAC&POP: El autor es miembro del Proyecto de Antropología Rural de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA:MG/N&P/