No es la ley, sino la desobediencia civil la que cambia las cosas y también las leyes.

SI LA POLÍTICA NO SIRVE PARA QUE LOS NIÑOS Y ANCIANOS NO TENGAN HAMBRE, NO SÉ PARA QUÉ SIRVE

Por Ana Jaramillo

La memoria colectiva argentina es insumisa y empezó su desobediencia civil en un 17 de octubre de 1945 con la rebelión de las masas, el subsuelo de la patria sublevada, porque creemos que la conciencia jurídica popular sabe lo que es justo y lo que es injusto.

Por Ana Jaramillo

MEGAFON/UNLa

11/12/2021

Francisco Pestanha, Néstor Gorojovsky, Ana Jaramillo y César Trejo en el Felipe Vallesse de la CGT

Sería erróneo pensar que el ciudadano se pertenece a sí mismo, cuando, por el contrario, todos pertenecen a la ciudad, desde el momento que cada uno es parte de la ciudad, y es natural entonces que cada parte deba orientarse al cuidado del todo.

Aristóteles 1

Han acusado a quienes realizan movilizaciones para que se declare la Emergencia Alimentaria de hacer política con la pobreza.

¿Qué quiere decir déficit cero que exigen los prestamistas?

Para quienes entendemos que más allá y más acá de lo que quieren decir los economistas, para nosotros existe déficit habitacional, déficit educacional, déficit de salud, déficit laboral y ahora déficit alimentario.

Ya nos dijeron muchos contadores que se puede hablar de gasto o de inversión.

Parece que tampoco los que cuentan números carecen de ideología.

En nuestro país tenemos tres banderas que son las que buscan una patria justa, libre y soberana.

Para el psicoanálisis, el narcisismo moral se construye a través del superyó, pero a veces, la incapacidad de estructurarlo es por deficiencia de los padres.

Admirar al depredador o al conquistador en lo económico y cultural se llama en América Latina, la Maldición de malinche.

Pero nuestros padres de la patria no eran deficientes, lucharon y el poder colonial y económico ganó esa batalla. San Martín, Libertador de América por la independencia de Argentina, después de liberar a Chile y Perú, muere exiliado en Francia. Rosas, después de librar el 20 de noviembre 1845 la batalla de la soberanía en la Vuelta de Obligado contra la flota anglo francesa, muere exiliado en Inglaterra

Luois Antoine de Bougainville zarpó del puerto Saint- Maló y llegó en 1764 a nuestras islas durante la monarquía de Luis XV y por eso se denominó puerto San Luis y las Islas Malouines que luego se castellanizaron como Islas Malvinas.

Seguimos reclamando la soberanía mientras el gobierno anterior cambiaba héroes por animales porque no querían “muertos” en los billetes.

En realidad querían un país sin historia o con historia ajena.

Pero el pueblo argentino se recuerda y conoce los derechos que tuvieron y los derechos no son regresivos.

Tiene ese narcisismo moral porque no fueron deficientes sus padres, sólo fueron vencidos por los poderosos.

La memoria colectiva argentina es insumisa y empezó su desobediencia civil en el siglo XX desde un 17 de octubre de 1945 con la rebelión de las masas, con el subsuelo de la patria sublevada y porque creemos que la conciencia jurídica popular sabe lo que es justo y lo que es injusto, como sucedió cuando quisieron equiparar a los genocidas con los delincuentes comunes.

No es la ley, sino la desobediencia civil la que cambia las cosas y también las leyes.

Para la Encyclopedia of social sciences, el concepto de “desobediencia civil” se refiere a cualquier acto o proceso de desafío público a una ley o política establecida por las autoridades gubernamentales entendida por los actores como ilegal o de legalidad controvertida o impugnada.

Para varios filósofos como Rawls y Habermas la desobediencia civil es compatible con la constitución cuando ha perdido legitimidad el gobierno federal .

La desobediencia civil en desacuerdo con la ley, desafía la ley y la autoridad constituida para manifestar su oposición y no porque busque una excepción para sí misma.

Afirman que en las cuestiones de gran relevancia nacional, el consenso de gran parte de la comunidad es un requisito imprescindible para un gobierno constitucionalmente legítimo.

¿Por qué se estigmatizan a los sectores y movimientos sociales que luchan para que se declare la emergencia alimentaria?

El Consejo Superior de la Universidad Nacional de Lanús ha planteado una declaración apoyando su implementación junto a varias universidades nacionales y latinoamericanas que sostiene que la Argentina se encuentra sumergida en una de las peores crisis desde lo social, lo económico y lo alimentario de su historia, representando más de 15 millones de personas que no acceden a condiciones básicas de vida.

A su vez, los problemas de salud pública actuales, sumada a la pandemia en el mundo y en nuestro país, describen una situación compleja referida a la malnutrición, donde se combinan problemas de obesidad y sobrepeso con problemas de déficit de micronutrientes, como es el caso de la anemia por déficit de hierro.

En esta realidad confluye el problema de la falta de alimentos saludables con el exceso de alimentos de muy baja calidad nutricional que retroalimentan la situación epidemiológica actual.

A su vez, la destrucción sistemática de la fuente laboral de muchos argentinos, ha generado niveles de desempleo que después de décadas superan los dos dígitos y todos los indicadores de la economía muestran que esta cifra se incrementará ya que las medidas económicas implementadas por el anterior Gobierno, han generado un proceso de aceleración inflacionaria observada durante los últimos años que dificulta cada día más el acceso a los alimentos básicos para poder sostener una alimentación adecuada y saludable, llevando a que más de 3.080.000 personas estén por debajo de la línea de indigencia (no acceden a la canasta básica de alimentos).

Nuestro país, ha dado adhesión a Tratados y Protocolos Internacionales y Regionales, que obligan al Estado argentino a GARANTIZAR el derecho a la alimentación, derecho que en su mínima expresión es estar protegido contra el hambre pero que no se acaba aquí, sino que debe poner en marcha todas las acciones necesarias para que la población tenga acceso a una alimentación adecuada, cultural y nutricionalmente.

Existen todos los instrumentos legales y presupuestarios para reasignar y aumentar las partidas alimentarias destinadas a mejorar el acceso a la alimentación para la población argentina en el marco de esta crisis.

Dado que más de 60 universidades que componen el Observatorio del Derecho a la Alimentación de América Latina y el Caribe (ODA-ALC), declararon su preocupación por las nuevas cifras del hambre y la malnutrición arrojadas por el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2018, comprometiéndose a apoyar la implementación de Políticas Públicas tendientes a garantizar el derecho a la alimentación.

El conjunto de las organizaciones sociales, centrales obreras, federaciones sindicales, confederaciones rurales, la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Iglesia Católica, de las Iglesias Evangélicas, es decir, organizaciones libres del pueblo, se han manifestado públicamente exigiendo la inmediata implementación  de la «Emergencia Alimentaria y Nutricional».

Por eso se solicita al poder ejecutivo que se decrete de manera inmediata la Emergencia Alimentaria y nutricional en la Argentina en coordinación con otras universidades nacionales que tomen resoluciones similares así como solicitar el pleno cumplimiento de la Ley Nacional 25.724 (vigente) que crea el Programa de Nutrición y Alimentación Nacional con el objeto de cubrir los requisitos básicos nutricionales de niños, niñas y adolescentes, personas embarazadas, con discapacidad y mayores de 70 años en situación de pobreza; y Se conozca el destino del Fondo Especial de Nutrición y Alimentación Nacional entre los años 2016 y 2019.

También se apoyarán todas aquellas acciones tendientes a garantizar el cumplimiento del compromiso internacional que la República Argentina suscribió mediante firma de tratados internacionales con rango constitucional contemplados en Artículo 25° de la “Declaración Universal de Derechos Humanos” y el Articulo 11 del “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales”.

Sabemos que en plena pandemia y vacunación en nuestro país es otro desafío para proteger a toda la población pero no podemos tener hambre cuando producimos alimentos para exportar.

EL FONDO MONETARIO COMO ENGENDRO PUTATIVO DEL IMPERIALISMO: EL DÉFICIT CERO FRENTE A LA POBREZA CERO

Lo anhelado no debe ser cultivar el respeto por la ley, sino por la justicia…

Se ha dicho y con razón que una sociedad económica no tiene conciencia; pero una sociedad formada con hombres con conciencia es una sociedad con conciencia.

La ley nunca hizo más justos a los hombres y, por el temor que les causa, incluso los justos se convierten a diario en agentes de la injusticia Henry David Thoreau 2

¿Por qué decía Perón que el Fondo Monetario Internacional era un engendro putativo del imperialismo?

Nos lo explicaba en La Hora de los Pueblos así:

«En casi todos los países adheridos al famoso Fondo Monetario internacional se sufren las consecuencias y se comienzan a escuchar las lamentaciones”

Cuando en 1946 me hice cargo del gobierno, la primera visita que recibí fue la del presidente del Fondo Monetario Internacional que venía a invitarnos a que nos adhiriéramos al mismo.

Prudentemente le respondí que necesitaba pensarlo y, enseguida, destaqué a dos jóvenes técnicos de confianza del equipo del gobierno para investigar a este “monstruo tan peligroso”, nacido según tengo memoria en los sospechosos acuerdos de Breton Woods.

El resultado de este informe fue claro y preciso: en síntesis, se trataba de un nuevo engendro putativo del imperialismo.

Yo, que tengo la ventaja de no ser economista, puedo explicarlo de manera que se entienda.

La política de las “áreas monetarias”, después del abandono del patrón oro, ha sido fructífera en acontecimientos donde siempre el negocio ha estado de por medio.

Mediante diversas maneras de deformar la realidad, se ha conformado ya una larga historia a través del “área esterlina” como el “área dólar” y, aunque el pretexto fuera dar respaldo indirecto a las monedas de los países pobres de reservas de oro, en realidad de verdad, verdad todo ha sido una nueva forma de especular con la buena fe de los demás.

Hasta después de la Primera Guerra Mundial existió el “área esterlina”, que cobijó a numerosas monedas merced al oro de Inglaterra, que la guerra fue llevando paulatinamente hacia Fort Knox, hasta el extremo de que Gran Bretaña se vio en un grave problema para sostener su área monetaria.

Lo intentó hacer fundando el Banco Central de Inglaterra y declarando a renglón seguido que, si antes el área esterlina estaba garantizada por el oro de Inglaterra, ahora lo estaba por el imperio inglés.

Pero resulta que Estados Unidos en el ínterin había acumulado casi el 80% del oro del mundo y dicta su famosa Ley Fiduciaria que establecía que quien presente un dólar en el Banco de la Reserva Federal recibiría su equivalente en oro.

Esta promesa, aunque jamás se cumplió, tuvo la suficiente atracción natural como para forzar hacia el nacimiento del “área dólar”.

Es así como, desde ese momento, el dólar pasa a ser la moneda de cambio en el mundo occidental, en tanto la esterlina deja de serlo.

Desde entonces, así como antes todas las semanas, desde la Torre de Londres, los ingleses anunciaban el valor oficial del oro, frente al pueblo y de viva voz, Wall Street se encargó de reemplazarlos en silencio y desde sus oficinas de la quinta Avenida, fijando el valor de la Onza Troy por el dólar americano sobrevalorado, con un precio político que, no obedeciendo a la ley de oferta y la demanda en el mercado áureo- internacional, les permitiera cobrar un Royalty en todas las operaciones en que interviniera esta moneda de cambio.

Poco después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, la pérdida de gran parte de la reserva oro de los Estados Unidos amenazaban gravemente la existencia del “área dólar”, gravedad que sigue aumentando con los gastos de posguerra, con lo que USA se colocaba en situación parecida a la de Inglaterra después de la guerra anterior si alguna Nación conseguía la formación de esa reserva.

En consecuencia era preciso crear el instrumento necesario para consolidar el “área dólar”.

El Fondo Monetario internacional fue la solución.

En él participarían la mayoría de los países occidentales, comprometidos mediante una larga contribución al fondo, desde donde se manejarían todas sus monedas, se fijaría no solo la política monetaria, sino también los factores que directa o indirectamente estuvieran ligados a la economía de los asociados.

La realidad después se encargó de ir mucho más allá, como podemos ver ahora, cuando llega la hora de los lamentos.

He aquí alguna de las razones, aparte de muchas otras, por las cuales el Gobierno Justicialista de la República Argentina no se adhirió al fondo Monetario Internacional.

Para nosotros, el valor de nuestra moneda lo fijábamos en el país, como también, nosotros establecíamos los cambios de acuerdo con nuestras necesidades y conveniencias.

Para el intercambio internacional recurrimos al trueque y así nuestra moneda real fueron nuestras mercaderías.

Ante el falseo permanente de la realidad monetaria internacional y las maniobras de todo tipo a que se prestaba el insidioso sistema creado, no había más recurso que hacerlo así o dejarse robar impunemente.

Ha pasado el tiempo, y en casi todos los países adheridos al famoso Fondo monetario Internacional se sufren las consecuencias y se comienzan a escuchar las lamentaciones.

Este fondo, creado según decían para estabilizar y consolidar las monedas del “Mundo libre”, no ha hecho sino envilecerlas en la mayor medida.

Mientras tanto, los Estados Unidos se encargaban, a través de sus empresas y capitales, de apropiarse de las fuentes de riqueza en todos los países donde los tontos o los cipayos le daban lugar, merced a su dólar ficticiamente valorizado con referencia a las envilecidas monedas de los demás.

Es preciso conocer los trucos de que se valen las fuerzas del colonialismo imperialista para medrar intencionadamente con las desgracia ajena, como asimismo estudiar minuciosamente los capciosos y a menudo insidiosos sistemas que la explotación pone en ejecución con esos fines”.

Qué diría Perón cuando en el 2017 el Banco Central Argentino envió 462 millones de dólares en lingotes de oro a Inglaterra que formaban parte de las reservas nacionales mientras el pueblo argentino tiene hambre sabiendo ya que no le devuelven su oro a Venezuela?

La canción de la Maldición de Malinche dice que nuestros pueblos originarios cambiaban oro por cuentas de vidrio. Parece que en seis siglos nada cambió.

En las universidades estamos vacunando a cientos de miles de personas contra la pandemia, porque también sabemos como dijo Aristóteles en la Política “la educación debe ser una y la misma para todos los ciudadanos, y que el cuidado de ella debe ser asunto de la comunidad y no de la iniciativa privada…”3

Seguimos creyendo como Isaiah Berlin 4 cuando nos dijo ¿Qué significa tener buen juicio en política?

¿Qué es ser políticamente sabio, o estar políticamente dotado , ser un genio político, o incluso no ser más que políticamente competente, saber cómo lograr que se hagan las cosas? …

Decimos que no entienden el tiempo en que viven, o que se oponen a algo llamado “la lógica de los hechos”, o que están “tratando de retrasar el reloj”, o que “la historia está contra ellos, o que son ignorantes o incapaces de aprender…”

 

  • NOTAS
  • 1 Aristóteles: Etica nicomaquea y Política; Porrúa México 1969
  • 2 Thoreau, H:D: Sobre la desobediencia civil, DIADA, Bs.As, 2014
  • 3 Op. cit
  • 4 Berlin, Isaiah: El sentido de la realidad, Taurus, Barcelona, 2017