La derecha encarnada en el macrismo/radicalismo, intenta engañar como si fuera una vertiente nueva.

UN VIENTO DE INVERSIONES

Por Julian Denaro*

Las inversiones extranjeras asociadas a la venta de empresas nuestras ya existentes, se traducen en una fuga descontrolada de divisas en concepto de retiro de utilidades.

Por Julián Denaro (*)

NAC&POP
4/11/2021

Antes de avanzar sobre el informe económico semanal, se advierte oportuno resaltar algunas clarificaciones sobre temas recurrentes.

El viernes de la semana pasada tuve un debate televisivo con un economista libertario en C5N.

Si bien no hace falta aclarar que son parte de la vertiente conservadora que responde al poder oligárquico aliado con los imperialismos colonialistas, igual que la derecha encarnada en el macrismo/radicalismo, ellos simulan distinguirse y postularse como una vertiente nueva, y desde ahí hablan de la pobreza.

Dicen que la pobreza no baja del 30% desde hace décadas, por cuanto los partidos que gobernaron son un fracaso y ellos traen las soluciones diferenciales, aunque olvidan que la pobreza era del 3% en 1974, habiendo sido creada durante los 25 años que van desde 1976 hasta el 2001 justamente con los planes económicos del liberalismo (ellos mismos, no son nuevos, son los de siempre).

Igualmente, aquel enunciado también es mentiroso porque la historia no es una constante.

El período kirchnerista, durante los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015), bajó la pobreza desde el 55% hasta el 27%, tras lo cual el gobierno de Macri la elevó hasta el 41%.

Desde el punto de vista de la pobreza, entonces, el período kirchnerista fue beneficioso para la sociedad, verdad irrefutable que mi contrincante en el debate tuvo que reconocer.

Otro aspecto vital es sostener la estabilidad cambiaria entre todos, contrarrestando el juego devaluatorio que sugiere el poder concentrado a través de los medios de difusión.

De hecho, y conociendo que el superávit comercial de este año superará los 10.000 millones de dólares, lo que implica un importante ingreso neto de divisas al país por la cuenta Mercancías de la Balanza de Pagos, no hay motivos para subir el precio del dólar oficial.

Pero ellos insisten con que la devaluación es inevitable.

Por un lado, queda claro que al no haber conseguido la desestabilización vía los formadores de precios, ahora lo intentan a través de la elevación del dólar blue, dado que no gustan de un gobierno popular, por representar intereses contrapuestos a los suyos.

Pero por otro lado, y esto consistió en un cierre colorido del debate, yo le dije al economista libertario que a él tampoco le convenía una devaluación, ya que si ocurriese nos perjudicaríamos todos, aún él, por cuanto nos conviene estar unidos y apoyar al gobierno a sostener el tipo de cambio.

Y avanzando sobre este terreno, el gobierno está próximo a instaurar un mecanismo que habrá de reducir aún más el dólar ilegal.

El autor del presente encuentra un estímulo y un interés especial al hablar de esto ya que está vinculado al Turismo, tema central del próximo libro de autoría personal, a publicarse en los próximos meses.

Argentina es el país número uno de Sudamérica en Turismo Receptivo, aún por encima de Brasil, Perú y Colombia, siendo el segundo de Latinoamérica por debajo de México.

Asimismo, Buenos Aires puede considerarse la ciudad número uno de toda Latinoamérica, ya que el aeropuerto de Cancún no se asocia a su ciudad sino a los 150 km de la Riviera Maya.

Atendiendo a un movimiento superior a los 6.000 millones de dólares cada año, se conoce perfectamente que los dólares que bajan de los aviones son cambiados tanto en el mercado formal como informal.

Entonces, se procede a abrir Cajas de Ahorro en Pesos otorgando Tarjetas de Débito a los turistas para conseguir varios objetivos simultáneos.

Uno es disminuir el mercado ilegal, otro es permitirles a los visitantes extranjeros los beneficios de pagar con plataformas virtuales asociadas a la tarjeta de débito, y adicionalmente reducir la inseguridad asociada a transportar la plata de un lugar a otro.

Mejor aún, la operatoria completa incluirá el depósito desde su país de origen, con la devolución inmediata del saldo al momento del retorno.

Como se ve, es más práctico, más seguro y se reduce de manera muy notable la operatoria del mercado ilegal.

Se aclara que la devolución es a la cuenta bancaria del país de origen, evitando el retiro de divisas acá, lo cual despertaría a los buitres del mercado ilegal.

Otras noticias de la semana se alinean con los deseos de lograr un mundo menos injusto, menos exclusivo y menos inequitativo.

En la reciente cumbre del G20, en la cual participan los países más grandes en tamaño de economía y más preponderantes en poder político, y al cual Argentina fue incorporado durante el gobierno de Cristina Fernández, cuando habíamos alcanzado el puesto número 20 en ordenamiento por PBI, se dispuso de un impuesto global a las multinacionales del 15%.

Esto traerá múltiples significaciones sobre el eje mencionado.

Por un lado, al aumentar la recaudación proveniente de las ganancias de los sectores más ricos, con facturación superior a los 750 millones de euros, se consigue aumentar la financiación de los Estados para combatir la pobreza, el hambre y la desigualdad, y conseguiría disminuir el peso de la presión tributaria sobre los sectores menos ricos, aunque más no sea en una pequeña proporción, lo cual es bienvenido como el inicio de un camino a transitar.

Por otro lado, al obligar el pago de los impuestos en los países en los cuales se realizan las actividades, se conseguirá disminuir la elusión y evasión fiscal, consecuencia del hecho de que las sociedades trasnacionales registran sus operaciones donde pagan menos impuestos y no donde obtienen las ganancias operativas.

Mientras tanto, en un mundo cuyo equilibrio climático se encuentra amenazado, entre otras razones por el abuso de emisión de gases tóxicos producto de la utilización de energía no renovable, se está insistiendo sobre la imperante necesidad de recurrir al empleo de energía renovable, como la hidroeléctrica, la solar y la eólica.

El Hidrógeno Verde se erige como clave en la lucha contra el cambio climático al obtenerse a partir de energías renovables y además siendo posible su almacenamiento y transporte.

A partir de estas características, la energía que generan los vientos de nuestra Patagonia, de los mejores del mundo, podrán ser industrializados y exportados.

La empresa multinacional Fortescue invertirá más de 8.000 millones de dólares en nuestro país, convirtiendo a Argentina en uno de los líderes mundiales en esta nueva apuesta.

Se estima que esta inversión generará 15.000 puestos de trabajo directos y 50.000 indirectos, además de las ventajas energéticas y financieras que acarreará para nuestra nación.

Para mensurarlo, se prevé una producción en nuestra provincia de Río Negro de alrededor de 2,2 millones de toneladas cada año, lo que equivaldría al 10% de la energía eléctrica consumida en Alemania anualmente.

En una primera etapa se conseguirá una producción de 35.000 toneladas de Hidrógeno Verde, energía suficiente para satisfacer 250.000 hogares.

Pues claro, es cierto que las inversiones extranjeras asociadas a la venta de empresas nuestras ya existentes, se traducen en una fuga descontrolada de divisas en concepto de retiro de utilidades.

Pero en este caso, se trata de algo que aún no existe, que generará producción y empleo, y que para las condiciones existentes, no podría desarrollarse tan rápido sin la inversión extranjera.

Así que bienvenido el viento de inversiones, siempre aclarando que les hablamos a las inversiones productivas y no a las especulativas financieras.

De esto último se trata la disputa de poder.

JD/

NAC&POP: Julián Denaro es economista (UBA), columnista económico en Televisión y Radio, profesor en Universidades Nacionales (UBA y UNLAM), Doctorando en Ciencias Económicas en UNLAM y terminando la Licenciatura en Psicología en la UBA. Autor de seis libros, siendo los dos últimos “Del país dividido a la revolución cultural” (2017) y “Argentina entre las disputas de poder 2012-2019” (2019), y escribiendo dos nuevas obras. MG/N&P/