A las grandes corporaciones alimentarias, que terminan quedándose con el pan del hambriento.

NUNCA USEMOS A DIOS PARA FOMENTAR GUERRAS

Por el Papa Francisco*

A los medios de comunicación, pido que terminen con la lógica de la post-verdad, la desinformación, la difamación, la calumnia, a los grandes laboratorios, pido que liberen las patentes. Tengan un gesto de humanidad.

Por el Papa Francisco

@Pontifex 

A todos los líderes religiosos, pido que nunca usemos el nombre de Dios para fomentar guerras.

Estemos junto a los pueblos, a los trabajadores, a los humildes y luchemos junto a ellos para que el desarrollo humano integral sea una realidad.

Tendamos puentes de amor.

A los gobiernos y a todos los políticos, pido que trabajen por el bien común.

Cuídense de escuchar solamente a las elites económicas y sean servidores de los pueblos que claman por tierra, techo, trabajo y una vida buena en armonía con toda la humanidad y con la creación.

A los países poderosos, pido que cesen las agresiones, bloqueos, sanciones unilaterales contra cualquier país en cualquier lugar de la tierra.

Los conflictos deben resolverse en instancias multilaterales como las Naciones Unidas.

A los medios de comunicación, pido que terminen con la lógica de la post-verdad, la desinformación, la difamación, la calumnia y esa fascinación enfermiza por el escándalo y lo sucio; y que busquen contribuir a la fraternidad humana.

A los gigantes de las telecomunicaciones, pido que liberen el acceso a los contenidos educativos y el intercambio con los maestros por internet para que los niños pobres también puedan educarse en contextos de cuarentena.

A los gigantes de la tecnología, pido que dejen de explotar la fragilidad humana, las vulnerabilidades de las personas, para obtener ganancias.

A los fabricantes y traficantes de armas, pido que cesen totalmente su actividad, una actividad que fomenta la violencia y la guerra, y muchas veces en el marco de juegos geopolíticos que cuestan millones de vidas y de desplazamientos.

A las grandes corporaciones alimentarias, pido que dejen de imponer estructuras monopólicas de producción y distribución que inflan los precios y terminan quedándose con el pan del hambriento.

A las grandes corporaciones mineras, petroleras, forestales, inmobiliarias, agro negocios, pido que dejen de destruir la naturaleza, dejen de contaminar, dejen de intoxicar los pueblos y los alimentos.

A los grupos financieros y organismos internacionales de crédito, pido que permitan a los países pobres garantizar las necesidades básicas de su gente y condonen esas deudas tantas veces contraídas contra los intereses de esos mismos pueblos.

A los grandes laboratorios, pido que liberen las patentes.

Tengan un gesto de humanidad y permitan que todo ser humano tenga acceso a las vacunas.

Es imprescindible ajustar nuestros modelos socio-económicos para que tengan rostro humano, porque tantos modelos lo han perdido.

Pensando en estas situaciones, quiero pedirles en nombre de Dios:

El Espíritu nos pide que nos pongamos a la escucha de las preguntas, de los afanes, de las esperanzas de cada Iglesia de todos los países.

Y también a la escucha del mundo, de los desafíos y los cambios que nos pone delante.

No insonoricemos el corazón.

Escuchémonos. #Sínodo

La lucha contra el hambre exige superar la fría lógica del mercado, centrada ávidamente en el mero beneficio económico y en la reducción de los alimentos a una mercancía más, y afianzar la lógica de la solidaridad.

#WorldFoodDay

 

Fco/