El periodista reflexiona en este hilo de Furias, algunos asuntos que desbordan pero atraviesan la realidad política.

LLUVIA SERENA Y COMUNISMO

Por Gabriel Fernández *

La lluvia envuelve una ciudad con apariencia serena. Sin embargo, todos sabemos que por debajo hay furia. En medio de esa placidez con base tensa, es posible reflexionar sobre algunos asuntos que desbordan pero atraviesan la realidad política.

Por Gabriel Fernández *

La Tecl@ Eñe 

11/10/2021

La lluvia envuelve una ciudad con apariencia serena. Sin embargo, todos sabemos que por debajo hay furia. En medio de esa placidez con base tensa, es posible reflexionar sobre algunos asuntos que desbordan pero atraviesan la realidad política.

Furia 1

Este 12 de Octubre renacen los debates sobre el Descubrimiento.

Hay una serie de consideraciones que pueden realizarse sobre los tiempos previos en estas tierras, otras acerca de la situación europea de entonces.

En esta ocasión me interesa marcar que gracias a esa epopeya, se forjó este magnífico laboratorio humano que gestó los pueblos americanos.

El proceso de mestizaje disparado desde entonces (profundo, violento, afectivo e indetenible) ha originado una variedad de seres nuevos (y en renovación constante), con raíces y al mismo tiempo influencias, cruces y amalgamas que no encuentra comparación en el planeta.

Cinco siglos después, la inserción filosa de los viajeros sobre los locales, merece considerarse uno de los grandes éxitos de la historia.

La construcción de estos pueblos, nuestra gente, ha tenido –y sigue potenciando- los condimentos propios de la humanidad.

Pasión desbordante, crueldad, amor, inteligencia y confusión, creatividad.

Las extrañas evaluaciones que circulan por aquí y por allá, empezando por los actuales europeos antipopulistas e indigenistas, no son apenas errores, sino asertos larvados para denigrar al negro de acá a la vuelta que anda, preocupado, en busca de trabajo.

Furia 2

Ya Mercedes Morán nos había decepcionado cuando recomendó a las muchachas que no admitieran frases intensas en sus relaciones íntimas.

Adentrándose en un plano que bien podría generar pudor y distancia, es decir respeto, les sugirió que rechazaran vínculos con aquellos que en la cama las llaman “mamita” o “puta”.

Por entonces señalamos que semejante consejo indicaba cierta falta de rodaje humano por parte de la reconocida actriz.

Bien.

Ahora ocupa espacios ante las críticas recibidas por protagonizar la “adecuación” de una obra de Handel. Habría que incluir en las mismas al adaptador, al director y al Teatro, y no recalar sólo en la narradora.

Es para el asombro, en verdad, que se pretenda reformular una historia de hace 334 años en base al perfil conceptual de una corriente de opinión minoritaria que recién alcanzó desarrollo parcial en los últimos tres.

Como si una puesta de Romeo y Julieta, por caso, transformara los desencuentros familiares en una pugna de identidades futbolísticas.

Es que tu familia es de Boca, Romeo, y la mía de Ríver: ¡Lo nuestro es imposible!

Resulta curioso que los impulsores de la idea no hayan observado que cuentan con la posibilidad de escribir nuevas obras, a gusto y piacere; y que con el despliegue económico que aceleradamente se vuelca sobre “la perspectiva de género” podrían llevarla a todos los escenarios deseados.

¿Tendrían éxito?

Bueno, nunca se sabe.

Estos pueblos americanos resultaron bien machistas al fin y al cabo.

Furia 3

Pocos días atrás, la Real Academia Española se pronunció otra vez contra del uso de una «E» para reemplazar el género de las palabras como «todes» en lugar de «todos» o «todas».

Con paciencia budista, explicó que «no hay discriminación sexista” en el uso del lenguaje.

“Lo que comúnmente se ha dado en llamar lenguaje inclusivo es un conjunto de estrategias que tienen por objeto evitar el uso genérico del masculino gramatical, mecanismo firmemente asentado en la lengua y que no supone discriminación sexista alguna”, escribió la RAE.

Con criterio que compartimos, completó que esa variante “altera artificialmente el funcionamiento de la morfología de género en español”.

Podemos añadir la sana existencia del epiceno, al cual nos hemos referido en el artículo Persono, de buena circulación.

Los rebeldes dicen “me cago en la RAE”.

De tal modo, quedan bien con las oleadas admitidas.

Qué paradoja.

Furia 4

La semana pasada, como saben algunos lectores, eliminaron este muro sin más ni más.

Tras revisar los escasos materiales publicados, encontramos como único elemento controversial el deslizamiento de una crítica a la violación de derechos humanos en Medio Oriente, incluyendo responsables, y víctimas.

Esto nos llevó a un par de pensamientos, mate en mano y puertas hacia dentro.

Existe un pensamiento nacional y también su sucedáneo, epidérmico.

Este último se complace en combatir con ironías heroicas contra personajes menores, mientras el primero busca meter la daga en los poderes centrales.

El panorama de creciente censura en internet, sobre el que advertimos unos dos años atrás, pretende que las redes se conviertan en una reproducción desacartonada de los lineamientos de los grandes medios que el capital financiero absorbió para informar sobre un presente que ya no existe.

La cuestión se verá en el último segmento de estos apuntes.

Estamos ante una batalla bien intensa.

Para lograr libertad, por un lado, y construir caños propios, en el nivel estratégico.

Furia 5

La reciente Fuentes Seguras levantó más inquietudes que las que el autor preveía.

Hubo llamados apuntando “pero cómo decís que a la final el Frente de Todos es mejor que Juntos por el Cambio.

¡Son todos liberales!

¡Tendrías que pedir la renuncia de todos estos liberales!”.

Otros, señalando “qué es eso de ventilar las diferencias internas, así beneficiás a la oposición”.

Este periodista no tiene posibilidades de influir sobre la política oficial.

Sólo posee la obligación de narrar el presente afincado en su pueblo y en su región, sin escamotear informaciones a los que tantos espacios periodísticos pueden acceder, y desfigurar.

El interrogante que abre la nota es el hilván que la atraviesa hasta la línea final.

Se trata de una frase sincera, que admite las dificultades personales y colectivas para avizorar el devenir.

Quizás trasunta algo de envidia hacia aquellos que saben de antemano todo lo que sucederá.

La referencia a los medios resultó especialmente conflictiva.

Sobre todo porque la nota involucra radio y televisión, así como algunas webs entre las que no se incluye Télam.

Si cabe la aclaración, nobleza obliga: en sana excepción, la Agencia Nacional sí difundió el acto de las organizaciones sociales, con el Presidente incluido.

En cuanto al resto, sólo vale ratificar lo indicado en el texto, lo cual –reiteramos- configura un grave problema a dilucidar.

Y resolver.

Furia 6

Fíjense.

Está naciendo una vertiente de análisis que se aproxima a la solución concreta de problemas reales a nivel planetario.

Posee un tono reconocible para los argentinos y su desarrollo puede implicar un avance trascendente en un debate general hoy adocenado por el liberalismo sin fundamento.

La idea es enfocar todos los recursos tecnológicos a la realización de megalópolis auto sostenidas por energía nuclear y energía solar, de robots aptos para las funciones productivas esenciales y el establecimiento de gigantescas extensiones salvajes para la reproducción y auto reordenamiento de la naturaleza.

El planteo es importante porque desnuda con datos concretos una verdad: la humanidad ya está en condiciones de eliminar la pobreza pero también de obstaculizar el cambio climático.

A tal punto que la idea ha sido llamada “Comunismo automatizado” y se asienta en la “hiperinteligencia” que combina el saber de nuestra especie con las posibilidades de las máquinas.

Repasamos las propuestas y todas están asentadas en progresos ya existentes.

Las variantes de la ingeniería que se necesitan –muy especialmente la aeroespacial- tienen muchos años de vigencia y perfeccionamiento. Las soluciones, están a mano.

Que surjan pensadores planteando esa variable implica que la misma puede plasmarse.

La palabra puede señala, asimismo, que todo depende de luchas políticas de fondo cuyos resultados habiliten un proyecto integral de semejante envergadura.

El disparador que sirve para aglutinar es la necesidad colectiva de evitar un calentamiento que inunde todas las zonas pobladas.

Con esta mirada, que tiene demasiadas aristas como para resumir aquí, se desplaza la tradicional imagen de un futuro ruinoso, semi feudal y miserable, en el cual las máquinas sólo contribuyen a multiplicar la explotación.

Los autores no son necios: proponen socialización de las finanzas y creación de una red de bancos regionales y locales y, finalmente, la introducción de un conjunto de servicios básicos universales que conviertan gran parte de la economía mundial en propiedad pública.

Tampoco recaen en distopías sinsentido: Evalúan absurda la difundida idea de que las máquinas controlarían al ser humano.

El ser humano es quien las crea, las organiza y les dice qué hacer.

Según nuestros cálculos, tenemos unos 300 años para debatir el asunto.

Planteamos los ejes hace un tiempo, en el texto “Cuando se caigan a pedazos las paredes de esta gran ciudad” en la Gráfica y en Motor Económico.

Furia 7

Como verán, la idea no es quedar bien.

Apenas, aportar algunas ideas.

Es imposible que todos estén de acuerdo en todo.

Pero pensar es una actividad que depara ciertas satisfacciones.

 

GF*/

 

NAC&POP: Gabriel Fernández es periodista. Director La Señal Medios. MG/N&P/

La Tecl@ Eñe
Artículos Relacionados

9 octubre, 2021
POSTEMILLAS: El fallo y la llaga – Por Vicente Muleiro