Queremos cambiar la sociedad de injusticias para los que necesitan todavía trabajo, educación, salud y justicia como para los que viven en un lugar de encierro.

JUANCHI IRRAZABAL: «CADA SOCIEDAD PUEDE MEDIR SU NIVEL DE CONCIENCIA MIRANDO LOS LUGARES DE ENCIERRO»

Reportaje de Camilo García*

«Cada una de las sociedades, en sí misma, reproduce su nivel de conciencia y su capacidad de perfección de la realidad no, solamente por lo que se ve afuera de los lugares de encierro, sino que muchas veces desde dentro de los lugares de encierro.»

Reportaje de Camilo García

MINUTOS CONTADOS/ AM 530

23/09/2021

Camilo García: Vamos a comunicarnos con Juan Manuel Irrazabal Presidente del Comité Nacional para la Prevención de la Tortura.

Juan Manuel, muy, pero muy buenas tardes.

Aquí Camilo García y todo el equipo de Minutos contados lo saludan.

¿Cómo va?

Juan Manuel Irrazabal: Qué tal Camilo. Buenas tardes. Muy bien, muy contento porque hoy tenemos una actividad importante en nuestro Comité Nacional, así que con mucha expectativa por la cantidad de gente que se interesó en participar de la jornada que estamos realizando en la prevención sobre conflictos. Así que un día muy bueno para nosotros.

Camilo García: Diagnóstico sobre registro y respuesta judicial a la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas y degradantes en Argentina.

Esta es la presentación del proyecto de fortalecimiento de las capacidades del sistema Nacional de Prevención de la Tortura y reducción de la impunidad.

Voy a empezar la pregunta Juan Manuel, por algo que, tal vez, es más común a todos que es la estigmatización de los ámbitos penales, la descariturización que programas o, tal vez, que lo muestran crudamente, como no sé, vamos a elegir El Marginal, muchas películas y series donde se muestra la crueldad en la cárcel, el todo vale, esa zona que está casi por fuera de toda legalidad.

Me imagino que desde adentro debe ser difícil luchar contra esto.

 

Juan Manuel Irrazabal.: En realidad todos los programas de televisión, las series, las películas que tratan el tema lo hacen buscando estereotipar lo peor, puntualmente, para generar interés.

Muchas veces para exacerbar el morbo de la sociedad y a partir del morbo de la sociedad el interés, cosa que no quita que gran parte de lo muestran puede ocurrir en algunos lugares, en otros no, pero no se puede generalizar, como tampoco se puede llevar a extremo ‒como decís vos‒, caricaturesco mostrar un tema tan grave para cada una de las sociedades.

Cada una de las sociedades, en sí misma, reproduce su nivel de conciencia y su capacidad de perfección de la realidad no, solamente por lo que se ve afuera de los lugares de encierro, sino que muchas veces desde dentro de los lugares de encierro, o sea, cada sociedad puede medir su nivel de conciencia mirando cómo tiene sus lugares de encierro.

La mayoría cree que son lugares destinados para otros, nunca para los propios y, en verdad, no siempre es así.

Con lo cual, nosotros tenemos una tarea muy grande que es prevenir, no solamente, la tortura, los tratos crueles inhumanos y degradantes en los lugares de encierro, sino generar condiciones efectivas de resocialización que, más allá de ser un mandato constitucional y un compromiso internacional de la Argentina, es una posibilidad para esa gran parte de población carcelaria que está detrás de las rejas y que por distintos motivos tiene que sufrir una condena.

 

Camilo García: ¿Debiéramos tener más presente Juan Manuel, el Artículo 18 de la Constitución que dice: “Las cárceles de la nación serán sanas y limpias para seguridad y no para castigo de reos detenidos en ellas”?

 

Juan Manuel Irrazabal: Claramente.

Fijate Camilo que cuando habla de que tienen que ser sanas las cárceles, además de limpias, uno tiene que mirar el concepto de sanidad en sentido amplio.

En eso estamos trabajando nosotros que tratamos de prevenir tratos crueles inhumanos y degradantes en los lugares de encierro no solamente con los trabajos de fiscalización, monitoreo, inspecciones, interacción con los tres Poderes del Estado, de todas las provincias.

Es el Estado nacional realizando el programa nacional de prevención, velando por los derechos humanos de las personas privadas de libertad, que perdieron su libertad, pero no el objeto de su derecho y buscando la resocialización de gran parte de ellos.

Vemos en nuestros recorridos por esos lugares de encierro, que hay muy buenas prácticas para ponerlas en evidencia, para mostrarlas y compartirlas con todos los involucrados en esta cuestión porque el concepto sanidad implica que las personas privadas de su libertad tengan la posibilidad de educación, de trabajo, tenga posibilidades lúdicas ‒porque distracción también‒, y tengan posibilidad de realizar su vida carcelaria de otra manera.

Eso evita conflictos y evita, cuando haya conflicto, los mismos desencadenan en tratos crueles, inhumanos y degradantes porque hay prácticas que tienen que ver con resolución pacífica, conversad, acordada y mediada de los conflictos.

Así que, en verdad, tienen que ser sanas, con un sentido amplio la sanidad y, lógicamente, cuando habla de limpia es la salubridad básica en la que tiene que vivir cada ser humano.

Pero cuando queremos cambiar la sociedad, queremos cambiarla en su conjunto tanto en transformar la realidad de injusticias que viven los que necesitan todavía trabajo, educación, salud y justicia ‒en un marco amplio de justicia social‒ en libertad, como también los que viven en un lugar de encierro.

Los que viven en un lugar de encierro más allá de la condena ‒toda condena tiene un sentido de pena y de castigo‒, tenga una posibilidad de resocialización que no solamente lo dice la Constitución, sino que es una necesidad de la sociedad en su conjunto porque gran parte de ellos van a volver a la sociedad.

Camilo García: Juan Manuel, ¿pueden trabajar, sin libertad pueden estudiar, sin la libertad, pueden practicar deportes, sin libertad pueden hacer algún taller, algún conocimiento de pinturas, de artes, pueden hacer algunas de estas actividades?

 

Juan Manuel Irrazabal: Sí, sí, de hecho lo hacen Camilo.

De hecho lo hacen, hay que organizarlo, hay que adaptar los lugares de encierro para que esto pueda ser posible en la mayoría de ellos y después en todos.

De hecho hay que establecer esa vieja discusión de qué modelo carcelario queremos en la Argentina.

Nosotros, por ejemplo, gran parte de nuestra papelería, de los folletos y gran parte de los servicios que contratamos, lo hacemos a cooperativas de liberados, cooperativas de familiares de liberados que tuvieron la posibilidad de capacitarse sus familiares, cuando estaban en condición de encierro y se capacitaron en diferentes oficios que brindan a la sociedad y cuando salen de la Unidad al primer lugar que van es a la cooperativa porque ahí buscan el trabajo que tenían en expectativa.

En su Cooperativa buscan, además, contención afectiva, emocional y de solidaridad de quienes saben lo que pasan los que están en lugares de encierro por mucho tiempo y al haber aprendido un oficio la posibilidad de trabajar como te decía.

Lo mismo, aquí en Misiones, en la Unidad de Loreto, un grupo muy importante que se dedica a la explotación forestal‒por darte un ejemplo- comprometió una carga de madera por mes.

Vamos a hacer funcionar un aserradero que va a brindar bancos a las escuelas de Misiones, camas a lugares como hospitales y demás y mobiliario a las oficinas públicas.

Se puede trabajar en prisión, se tiene que trabajar en prisión, se puede estudiar en prisión, se tiene que estudiar en prisión y, lógicamente, con las actividades deportivas hay experiencias muy buenas de socialización, de mejoras de conducta, de compartir y conocer valores.

Hay mucha gente compenetrada en esto, en distintas actividades deportivas y eso permite también que mejore el día a día en el trato, inclusive, de penitenciarios que están a cargo de la seguridad y los que están purgando una condena.

Estos casos que estamos siguiendo las actividades con sentido deportivo, buscan compartir valores, terminar la educación, terminar la posibilidad de un oficio y demás, la reincidencia es muy, muy baja y en algunos casos casi nula.

Así que todo esto es posible, no es un sueño, no es una quimera y hay que cambiar la percepción social de los lugares de encierro.

Lógicamente, a partir de los casos más grotescos, más aberrantes, más repugnantes hacemos una generalización que deja afuera un horizonte social muy importante que puede ser resocializado, seguramente que sí.

Camilo García: Juan Manuel, ¿ustedes han emitido algún comunicado, algún repudio a lo que sucedió días atrás en la provincia de Tucumán que murieron cuatro jóvenes incineradas en la brigada femenina de Tucumán que se supo murieron abrasadas en un calabozo frente al fuego?

Este hecho también merece una óptica, o un repudio. ¿Verdad?

Juan Manuel Irrazabal: No solamente, nosotros asistimos a la familia con una profesional que destacamos en Tucumán, no para que le dé representación jurídica, sino la asistencia inmediata de familias de escasos recursos, con muchos problemas económicos y necesitaban asistencia, orientación inmediata.

Nos comunicamos de inmediato con el fiscal a cargo de la investigación, pedimos la causa ‒nosotros podemos pedir los expedientes judiciales‒ para saber de qué manera se está haciendo la instrucción y de esa forma no solamente controlamos el curso de la investigación para que cumpla con los parámetros y protocolos que tienen que regir en estos casos, sino que, además, a partir de ahí, podemos interactuar con el Poder Ejecutivo para que tome las medidas pertinentes en orden a enmendar los errores que pudieron haber producido y producir, más allá de las sanciones judiciales, las reformas y adaptaciones administrativas que haya que hacer para evitar que vuelvan a suceder casos como estos.

 

Rodrigo Pozo: Juan Manuel, cómo le va. Rodrigo Pozo lo saluda.

Juan Manuel Irrazabal: Mucho gusto Rodrigo.

Rodrigo Pozo: En torno…, se da una particularidad tanto en cárceles, como usted manifestaba, en los lugares que son de encierro y demás…

¿Cuál es la formación de los penitenciarios o de quienes trabajan allí en estos lugares porque hay un factor común con quien está detenido porque comparten el mismo espacio físico si se quiere más menos?

¿Cómo es la formación?

Juan Manuel Irrazabal: Es muy buena la pregunta, la formación es importante en las dos partes.

No solamente comparten muchas veces el espacio físico, el ámbito de tensión y las condiciones de supervivencia en ese ámbito de tensión, sino que muchas veces provienen de los mismos sectores sociales.

Nosotros estamos trabajando mucho, tenemos dentro nuestro mandato legal trabajar en la formación y la capacitación, lo estamos haciendo en varias provincias, Tucumán, particularmente, fue una de ellas.

Hay que trabajar muchísimo en la capacitación, romper paradigmas, cambiar paradigmas, actualizar y, sobre todo, modernizar los contenidos de estudio de los programas de capacitación que tienen las fuerzas de seguridad, en este caso las fuerzas penitenciarias.

Estas capacitaciones nosotros las estamos llevando a todo el país, estamos tratando de firmar convenios con todas las provincias, en este sentido, y abarcan un horizonte tan importante de las fuerzas de seguridad que habla Rodrigo, pero también estamos queriendo, y lo estamos haciendo, llevar actores del Poder Judicial y, sobre todo, estamos trabajando con los jueces de ejecución penal que son los que están a cargo del control, justamente, de la ejecución de la pena.

Después, saliendo del ámbito penal, ir a los otros ámbitos de encierro como geriátricos, centros de recuperación de adicciones, centros de menores que el Estado habilita y tienen que cumplir con determinadas condiciones de supervivencia y con determinadas condiciones de tratamiento y no siempre esto es así.

Ahí también estamos trabajando mucho en centros de niñez, de infancia, de primera infancia, para llevar adelante convenios con organizaciones especializadas en estas temáticas específicas, la tarea de capacitación.

Pero en este caso, lo que hace en el Servicio Penitenciario fundamental esta capacitación y se están llevando adelante ‒y hoy lo vamos a exponer, lo van a exponer algunos expositores invitados‒, prácticas muy interesantes en la provincia de Buenos Aires y otras provincias, de prevención y resolución de conflictos con nuevos paradigmas que involucran a todas las personas que participan de la vida carcelaria y que rompe con la vieja práctica de indisciplina sanción, indisciplina sanción.

Tiene que haber ya un abordaje participativo de por qué ocurrió la indisciplina y cuál pudiera ser la sanción.

De esta manera nueva la indisciplina se acepta por parte de la persona que cometió esa indisciplina y también se acepta la sanción y se termina con la vieja práctica que la sanción termina siendo o una golpiza, o un buzón, o alguna forma de malos tratos a la persona que cometió la falta.

China Osorio: Estamos en diálogo telefónico con Juan Manuel Irrazabal. Él es el actual presidente del Comité Nacional para la Prevención de la Tortura. China Osorio lo saluda, un gusto.

Juan Manuel Irrazabal: Cómo estás, muy buenas tardes.

China Osorio: Muy bien. Juan, mencionabas recién a la situación de los liberados ya en ese momento posterior al paso por lugares de encierro fundamentales, acá usted nos comentaba que promueven desde el Comité para la reinserción que, después de todo, se trata de poder empezar la vida para, muchos y muchas de ellos y ellas.

¿Cómo es el seguimiento que se les hace a estas personas, cómo se los acompaña en esta otra oportunidad?

Juan Manuel Irrazabal: En esta parte tan importante en la vida de tanta gente, la sociedad, a veces, abrumada por los mensajes radiales o televisivos creen que nunca van a salir a la calle, muchísima gente vuelve a salir a la calle.

En ese momento tan importante, tan crucial, que la mayoría de ellos sale con su documento en el bolsillo, prácticamente nada más y con lo puesto, van, generalmente, a buscar a algún familiar, de amigos, pero cuando participaron de algún programa como el que mencionaba con cooperativas familiares y liberados, van, inmediatamente, al ámbito de esas cooperativas.

Hay varias en la provincia de Buenos Aires.

Hay una muy importante en la Capital Federal, las cooperativas tiene libertad y en ese ámbito de la cooperativa, la que conocieron intramuros, trabajando con ellos, enseñándoles oficios, distintos oficios, buscan la posibilidad de trabajar, no todos.

Tampoco todos, salen, como piensa la sociedad, con ganas de volver a delinquir, puede ocurrir eso, pero si hay posibilidades objetivas de que tengan un trabajo digno, de que tengan la posibilidad de subsistir dignamente, no todos quieren volver a pasar lo que pasaron y van a la cooperativa.

Nosotros venimos trabajando hace años en la reforma del Patronato de Liberados, que por ley, es el que tiene que hacer el seguimiento en estos caso, pero, lógicamente, tiene que tener ahí también una reforma en los protocolos de actuación, una reforma en sus presupuestos económicos y, lógicamente, ser más efectivos a la hora de hacer el seguimiento de las personas que son liberadas.

En este caso, vuelvo a insistir, el rol fundamental que hacen estas organizaciones de familiares, de familiares de detenidos, detenidos que también después forman parte de esas organizaciones en esta cooperativa de trabajo que se organizaron a lo largo y ancho del país tanto para los hombres como para las mujeres.

En la ciudad de Rosario hay una cooperativa muy importante con la que estamos trabajando, las chicas aprenden a reparar bicicletas intramuros y afuera la cooperativa, en convenio con el municipio, hacen servicio de reparación de las bicicletas públicas.

Eso lo podemos llevar como buena práctica a todo el país, y la posibilidad de la educación, la posibilidad del trabajo, la posibilidad de una vida digna que la queremos todos y si no la pudimos tener antes de pasar por una condena y la podemos tener, mínimamente, al salir en libertad, valorando la libertad y viviendo dignamente, son muy pocos los que quieren volver a reincidir.

Camilo García: Juan Manuel, te agradecemos muchísimo por este contacto.

Juan Manuel Irrazabal: Camilo, el agradecido soy yo de todos ustedes, al interés que han presentado de esta temática de todos ustedes.

Camilo García: Totalmente, y te agradezco Juanchi, muy amable.

 

Juan Manuel Irrazabal: Un abrazo para todos.

Camilo García: Juanchi es el Presidente del Comité Nacional para la Prevención de la Tortura.

 

FIN