Es hora de debatir cuál es el camino a seguir en Argentina y como distribuimos la riqueza.

NUEVO CONTRATO SOCIAL PARA TERMINAR CON LA POBREZA

Por el Grupo Bolívar

Nuestro país vive a los saltos entre crisis recurrentes que nos han llevado a estos niveles extremos de pobreza e indigencia que resultan inadmisibles. Todos tenemos derecho, al trabajo a una vivienda, a educación,  a vivir con dignidad.

Por  Lic. Cesar Crocitta

Para Pymes para el Desarrollo Nacional y Grupo Bolivar

14/9/2021

LA NECESIDAD DE UN NUEVO CONTRATO SOCIAL: ¿PYMES O BANCOS?

LA PROMESA DE CAMPAÑA LLEVADA AL TERRENO DE LOS HECHOS

Nuestro país vive a los saltos entre crisis recurrentes que nos han llevado a estos niveles extremos de pobreza e indigencia que resultan inadmisibles.

No puede haber una Argentina para unos pocos.

Todos tenemos derecho, al trabajo a una vivienda, a educación de doble escolaridad hasta la secundaria, a acceso a la salud de calidad, a estar conectados.

Es decir, a vivir con dignidad.

Aldo Ferrer nos dice que “Pese a la destrucción monetarista, la Argentina conserva todos los elementos esenciales para ser una economía industrial avanzada: un mercado importante, su dotación de recursos naturales, la calidad de los recursos humanos, el acervo tecnológico acumulado y el potencial de innovación”.

El problema es tanto social como político.

Somos un país rico.

Tenemos los recursos naturales para tener Soberanía Alimentaria y Soberanía Energética.

Tenemos Soberanía Monetaria que debemos ejercer plenamente..

Muchas políticas son las que debemos cambiar para rectificar el rumbo hacia el desarrollo.

Necesitamos terminar con las crisis recurrentes.

Desde PYMES PARA EL DESARROLLO NACIONAL proponemos un cambio de rumbo, para dejar atrás la exclusión y la pobreza. Pero queremos instalar el debate que otro modelo económico, que defienda los intereses de las Empresas Nacionales y sus trabajadores, es posible.

Hay que dejar atrás la financierizacion de la economía y pasar a una economía monetaria de producción y empleo.

Debemos debatir cuáles van a ser las fuentes de acumulación y quiénes van a ser los actores que garanticen la inversión y la transformación, y cuál va a ser el papel del Estado para garantizar el necesario cambio tecnológico.

Es necesario enfrentar las dificultades y resolverlas, mirando las experiencias anteriores.

Con ojos argentinos.

O sea, con la vista en la defensa de los intereses comunes.

No repetir las experiencias pasadas durante nuestro anterior gobierno, donde el 90% de los superávit acumulados se fugaron; donde las grandes empresas reinvirtieron en el país solo el 23% de las ganancias.

Lamentablemente, este fenómeno, lejos de revertirse, ha seguido adelante con el actual gobierno.

Las reservas del BCRA el 10/12/19 eran de 43.785 millones de dólares; para el 3/08/21 habían bajado a 42.503 millones.

el ínterin, el país tuvo un saldo comercial acumulado (2020 y hasta julio 2021) de 23.321 millones de dólares.

La pregunta que nos debemos hacer es ¿Estamos administrando correctamente el uso de las divisas?

¿Podemos saber quiénes la usaron y para qué?

Ni hablar de los 106.000 millones de dólares que se fugaron durante el Macrismo.

El camino para terminar con la pobreza
pasa por terminar con el endeudamiento y la fuga.

Desde nuestro sector fuimos los impulsores, apenas apareció la crisis del Covid, de que la asistencia del Estado a las empresas en dificultades se debía hacer directamente sin la intervención del sistema bancario, ya que este no estaba a la altura de las circunstancias.

Solo meses después, el equipo económico se dio cuenta de lo que veníamos pregonando y tomó nuestra propuesta; entonces aparecieron los ATP.

Las nuevas teorías comienzan por la detección de anomalías que no pueden ser justificadas dentro del marco conceptual de las teorías dominantes.

Llega un momento donde son tantas que se necesita una nueva teoría para explicarlas.

Entonces es inevitable desechar lo viejo y desarrollar un nuevo corpus teórico.

Si seguimos aplicando las mismas recetas monetarias vamos a seguir con los mismos resultados.

Más que un proceso acumulativo, donde un nuevo conocimiento o descubrimiento completaría las teorías existentes, se necesita un proceso en el que se sustituya el paradigma dominante que sigue siendo culturalmente prevalente y es enormemente influyente, aun en sectores muy perjudicados por éste.

Debemos iniciar ese camino de construir un nuevo modelo ya que la crisis del COVID puso en evidencia que los modelos neoliberales de AUSTERIDAD Y ENDEUDAMIENTO que nos habían impuesto eran en realidad un modelo de dominación que no nos permite movilizar las numerosas fuerzas productivas existentes.

La lección más importante que debemos aprender de esta crisis es que la capacidad de los gobiernos del mundo para generar déficit no se limita a tiempos de crisis.

Los gobiernos soberanos del mundo inyectaron dinero hasta cerca del 30% de sus PBI. EEUU en varias oportunidades envió cheques a todos sus habitantes.

Y lo hizo directamente desde el Tesoro, sin pasar por los bancos.

El FMI incrementó su capital para proveer dinero a los países miembros para que se destinen en ayuda a las poblaciones, y así, paliar los efectos de la crisis del COVID.

De hecho, en Argentina, fue un grave error de política mantener la economía por debajo del pleno empleo antes de que estallara la crisis, creyendo que el gasto público estaba limitado por restricciones financieras.

Esto se debe a que los salarios constituyen alrededor de dos tercios de los ingresos generales y que tanto Keynes como otros han mostrado que la tasa de ingresos por salarios en relación a los ingresos generales es relativamente estable a nivel nacional.

La implicación es que una caída en los salarios conduce a una caída en los ingresos generales

.Por el contrario, un aumento en la cantidad de asalariados, implica un incremento de los ingresos fiscales.

La pandemia desnudó la mentira del equilibrio fiscal que nos habían impuesto para tener menos Estado y que los privados tuvieran más campo de acción.

Quedó en evidencia el cinismo expuesto en la contraposición entre una aparente ortodoxia para reclamar equilibrio fiscal exigiendo la reducción de los “excesos de gastos sociales” en tanto, con la crisis, desde el establishment se utilizan argumentos superficialmente keynesianos para requerir salvatajes y prebendas.

Pasamos en el mundo, por imperio de la pandemia, de lo terrible de los déficit públicos a “lo bueno que son” para impulsar la actividad económica.

Escuchamos con frecuencia de los estamentos de poder en Argentina hablar de tranquilizar la economía y ordenar las cuentas públicas, paradigmas de las teorías dominantes.

Las urnas reflejaron el descontento de la población, con las medidas de austeridad y alta inflación.

Nos pusieron a los Argentinos en la incómoda situación de “No hacer peronismo, en aras de ideas neoliberales dominantes”. Irónicamente, los límites reales que enfrentaba el gobierno antes de la pandemia, eran mucho menos restrictivos que los límites que tuvo que enfrentar después de que el virus detuviera una gran parte de nuestra capacidad productiva.

La suspensión a nivel mundial de estas reglas encorsetadoras implica un reconocimiento explícito de que el único que puede impulsar la economía y fijar como objetivo el alcanzar el pleno empleo por medio del gasto público es el Sector Público.

Pero el nuevo paradigma no se implanta de forma consensuada.

Los sectores dominantes más bien se resistirán a la nueva teoría tratando de ridiculizarla, retorciendo sus postulados para desacreditarla con argumentos de hombre de paja, obstaculizando su difusión —por ejemplo mediante el control de las publicaciones en las revistas o cerrando el paso en la academia a los científicos que están desarrollando el nuevo paradigma disruptivo— actuando en definitiva como guardianes del orden establecido y haciendo lo posible para que la sociedad no escuche una explicación alternativa.

Incluso desde las Universidades tradicionales se sigue enseñando como verdad revelada, conceptos que la evidencia empírica ha demostrado no tienen sustento.

Hoy el país pide un cambio de rumbo, que nosotros, desde PYMES PARA EL DESARROLLO NACIONAL venimos pregonando desde antes de llegar al gobierno.

Hoy debemos dar el paso de construir un nuevo modelo económico que represente los intereses de las mayorías nacionales. Debemos poner en marcha rápidamente planes que nos permitan generar trabajo genuino para todos.

Tenemos la moneda para poder hacerlo.

Debemos ejercer la soberanía monetaria.

Algunas medidas que sugerimos implementar rápidamente son:

  • Terminar con la inflación.
  • Terminar con el endeudamiento del Estado, las empresas y las
  • Volver a la financiación directa del Estado, desde el
  • Dejemos atrás el Sigamos la experiencia de Bolivia.
  • El Estado debe pasar a pagar directamente las jubilaciones y pensiones, sin intermediarios y desde el
  • Usar el Gasto del Estado para alcanzar el pleno
  • Desdoblar el mercado cambiario, creando un mercado
  • Continuar con la política de sustitución de
  • Alternativas para incorporar al sistema económico, los dólares ahorrados en poder de los
  • Agresiva política de construcción de
  • Terminar con el endeudamiento de las familias con el sistema financiero y tarjetas de créditos, y de las Pymes con la Crear una Moneda Digital desde INAES.
  • Desarrollar una activa política de recupero de los pasivos
  • EL plan YPF debe volver a estar al servicio del país.
  • Desarrollo de los reservorios de gas para poner fin a la importación de gas
  • El superávit comercial Renovación dragado hidrovia.
  • El precio de los
  • Terminar con el secreto bancario, secreto fiscal, secreto aduanero, secreto estadístico.
  • EL Estado debe construir miles de escuelas para garantizar la doble
  • Ampliar la frontera agropecuaria incorporando 70 millones de
  • Pensamiento de Marcelo Diamand y Aldo

  TERMINAR CON LA INFLACION

 La inflación no es un fenómeno estrictamente monetario.

Es un fenómeno resultante de las relaciones de poder que se dan en nuestra sociedad.

Los precios se determinan porque hay poderes económicos que los imponen.

Por ejemplo, la tasa de Interés es un precio en la economía.

El Estado, como monopolista del dinero, a través del BCRA, es el que debe poner el precio del dinero.

Sin embargo, hoy en Argentina, no es el Banco Central el que determina dicho precio, sino que es el sistema financiero el que lo hace.

CORRELACION ENTRE TASA DE INTERÉS E INFLACIÓN

 Se presume que el BCRA dirige la política monetaria con el objetivo final de una inflación baja, el pleno empleo y un entorno monetario y financiero propicio para el crecimiento económico real.

Warren Mosler, creador de la Teoría Monetaria Moderna, en La Economía de la divisa blanda, pone en evidencia la correlación entre la tasa de interés y la inflación.

Sin embargo, esta correlación que el autor describe muy bien, no es tomada en cuenta por los economistas formados en las escuelas neoliberales del pensamiento económico.

Si comparamos los datos empíricos a lo largo de los últimos 10 años en Argentina, podemos ver perfectamente esa correlación entre tasa de Interés e inflación.

Fuente INDEC y FACPCE

Warren Mosler explica las razones por las que la curva de tipos de interés le marca una senda inflacionista a los precios de todos los productos en la economía.

La tasa de interés es un componente importante en el costo de los productos.

Cuanto más alto es el interés, más cuestan los productos.

Visto de otra manera:

Si el Estado declara que el tipo de interés a un año es el 29%, está diciendo también que nuestra moneda, dentro de ese plazo, se depreciará en ese porcentaje.

Si un industrial vende un producto que vale 100 pesos con entrega a un año, y la tasa de interés es de 29% anual, cuando entregue el producto, el precio será 129 pesos.

La tasa de interés es la responsable de la mayor parte de la inflación en Argentina.

También lo es de la ausencia de inversión por parte de los privados.

Si el BCRA paga por el dinero tasas de 38% de Interés, sin riesgo de impago por parte del Estado -ya que el Estado es siempre solvente- por deudas en su propia moneda, nosotros los empresarios Pymes debemos pagar tasas de 70 y 80% de interés.

No hay desarrollo posible, con esta política monetaria.

Esta política afecta la actividad productiva y también afecta el consumo de las familias.

Además de producir endeudamiento en todos los actores.

Solo la intervención del BCRA, tomando dinero de los bancos, hace que el tipo de interés del mercado interbancario sea distinto de 0%, distorsionando toda la actividad económica.

Con las tasas que fija hoy el BCRA, no hay inversión privada posible que motorice la economía.

El BCRA es el responsable de la inflación en Argentina.

Si seguimos aplicando las mismas políticas, seguiremos teniendo los mismos resultados.

Podemos y debemos poner fin al proceso inflacionario argentino, para poder garantizar muchos años de gobiernos nacionales y populares.

Los economistas argentinos hoy siguen las recetas dictadas por los poderes económicos

. En Argentina, podemos ver en los últimos 10 años cómo la inflación siempre acompañó a las políticas monetarias restrictivas dictadas desde la autoridad monetaria.

Podemos verlo nítidamente entre 2013-2014, cuando se duplicó la tasa de interés, y la consecuencia fue la duplicación de la inflación.

Lo mismo paso 2017-2018, cuando las políticas dictadas por el macrismo de contracción monetaria y subida brusca de 90% de la tasa de interés, también produjo la suba de la inflación en el mismo porcentaje.

Entre 2018-2019, se insiste en subir la tasa, lo que trae aparejado que la inflación continúe subiendo, siguiendo a la tasa.

Entre 2019-2020, la política monetaria reduce la tasa; y la inflación se reduce acompañando la misma medida.

La tasa de interés que fija el BCRA es la responsable de la mayor parte de la inflación.

Escuchamos hablar de la inflación residual, se dice que hay que bajarla lentamente, que va a llevar varios años, todas excusas de los economistas que siguen las reglas del capital financiero, y realmente no saben cómo se produce dicha inflación.

Ni siquiera miran lo que se hace en otros países donde la inflación es 0%.

El BCRA debe fijar la tasa de Interés en 0% permanentemente, como han hecho la mayoría de los Bancos Centrales y ofrecer momentáneamente a los ahorristas cajas de ahorro, actualizables por inflación, para defender los ahorros.

Con esta política terminamos con la inflación, impulsada por el BCRA.

Solo la intervención del BCRA tomando dinero de los bancos, hace que el tipo de interés del mercado interbancario sea distinto de 0%.

Sigamos este camino, y veremos como terminamos con la inflación definitivamente.

  • TERMINAR CON EL ENDEUDAMIENTO DEL ESTADO, DE LAS EMPRESAS Y DE LAS FAMILIAS

 Los bonos del estado (Pases, Leliqs),hoy, tienen como fin respaldar la tasa de interés que cobran los bancos. Son los que sostienen la inflación y producen el endeudamento, tanto del estado como de las empresas y de las familias.

El motivo de que existan los bonos del estado (Leliqs, Pases) es retirar el exceso de depósitos del sistema bancario para respaldar la tasa de interés.

Tasa que debería ser 0%.

Si el BCRA no le pagara intereses, deberían prestarlos a los privados o dejarlos en una cuenta del BCRA, sin costo alguno para el Estado.

El exceso de depósitos, tiende a bajar la tasa de interés, ya que hay mucho dinero disponible para colocar en préstamos por parte de los bancos.

Por esta razón, en la mayoría de los países la tasa, hoy, es 0%.

Cuando la tasa es baja, los privados invierten porque el costo financiero es bajo; y si por otro lado, hay aumento de demanda, vía aumento de salarios y jubilaciones, la economía crece.

Ese crecimiento utiliza el dinero disponible.

La emisión de bonos no sirve para financiar gastos, como muchos creen.

El gasto público (gasto deficitario) deriva naturalmente en una cantidad idéntica de depósitos en el sistema bancario.

Si ese gasto deficitario se utilizara para crear riqueza, sería virtuoso para la economía.

Los intereses pagados por el Estado no generan riqueza; además, son un gasto público, y generan más depósitos, retroalimentando el gasto y los depósitos en el sistema bancario.

A fines del 2021, el monto de creación de dinero nuevo, por el interés anual a pagar por el BCRA por su deuda remunerada (en Pases y Leliq) con las tasas actuales de 32% anual para los Pases y 38% para las Leliq, superará ampliamente dos billones de pesos.

El BCRA tiene un stock de deuda remunerada a Agosto 2021 de $4,080 billones, esto sólo en Pases y Leliqs; más la emisión de bonos, en pesos.

El endeudamiento del gobierno es un retiro de depósitos, que funciona para respaldar el tipo de interés interbancario. Menos dinero para ofrecer, más tasa de interés.

El Banco Central la llama Esterilización.

Es la suma de la fila de Pases y Leliqs.

Habría que cambiar el ítem Esterilización por un nombre más apropiado que sería ”cuenta de mantenimiento del tipo de interés”.

El mayor mecanismo de creación de dinero son los numerales que se anotan en la computadora, por el pago de intereses por parte del Banco Central.

Y crece 50% por año.

En Julio de 2019 eran 1,200 billones.

La bola de nieve la llevó a 4 billones.

(Fuente: https://www.perfil.com/noticias/politica/alberto-fernandez-ratifico-sus-dichos-sobre-las-leliq- entre-los-bancos-y-los-jubilados-me-quedo-con-los-jubilados.phtml

No podemos seguir emitiendo dinero, sin contrapartida, en la creación de riqueza ni en la generación de empleo. Dinero creado solo para pagar intereses.

Desde que asumimos el gobierno, el BCRA ha creado activos financieros por 30.000 millones de dólares, sin haber producido un tornillo de contrapartida.

Deberíamos utilizar ese dinero para crear trabajo genuino; no para alimentar el sistema financiero.

Pensemos que en 1980 la cantidad de activos financieros eran igual a la riqueza producida.

Hoy fruto de la financierizacion, es 40 veces.

El modo en que se inyecta dinero a la economía sí importa.

No es lo mismo hacerlo con mecanismos de creación de riqueza, que con numerales al sistema bancario. O con planes sociales.

La existencia de dinero barato es una condición necesaria para la reactivación económica.

Se necesita que los privados inviertan para generar empleo.

El pago de intereses es la Renta Básica a los sectores ahorradores de la sociedad, por parte del BCRA.

A la vez, estos sectores tienen una baja propensión al consumo, ya que tienen sus necesidades básicas satisfechas.

No pasa por el engaño de tasas subsidiadas, que son un gasto público, en beneficio de los bancos.

La cantidad y la naturaleza del gasto del Estado, así como la estructura de los impuestos y el mantenimiento de la tasa de interés (endeudamiento) tienen importantes ramificaciones económicas.

Un exceso de depósitos en todo el sistema llevaría el tipo de interés interbancario a cero.

Incluso si los bancos pudieran aumentar su volumen de préstamos, persistiría el exceso de depósitos.

Cada nuevo préstamo crea un depósito en algún lugar del sistema bancario, pero cada nuevo préstamo absorbe solo una pequeña fracción del exceso de depósitos.

Además, las decisiones sobre préstamos son generalmente independientes de las necesidades de depósitos.

La necesidad de los bancos de que el Estado emita deuda (Pases, Leliqs, Bonos) se deriva de apoyar la tasa de interés, de la que ellos mismos son los beneficiarios.

Esta política esnotoriamente perjudicial para el país, salvo para los sectores ahorradores de la sociedad.

Al emitir deuda pública, el gobierno ofrece a los bancos la oportunidad de cambiar depósitos que no pagan interés, por títulos que sí lo hacen.

O sea, cuando los bancos tienen mucho dinero en depósitos, tienen que colocar el dinero en préstamos.

Deberían ser préstamos destinados a la actividad productiva, o al consumo.

Eso hace que, por la competencia para colocar el dinero disponible, tienda a bajar la tasa de interés.

Es por la simple ley de la oferta y la demanda que el déficit público, inyectando dinero en la economía, tiende a empujar a la baja los tipos de interés.

Consideramos conveniente que el BCRA deje de intervenir, fijando la tasa de interés de la economía (40%anual), ya que es un callejón sin salida.

Esta política esnotoriamente perjudicial para el país, salvo para los sectores ahorradores de la sociedad.

Al emitir deuda pública, el gobierno ofrece a los bancos la oportunidad de cambiar depósitos que no pagan interés, por títulos que sí lo hacen.

O sea, cuando los bancos tienen mucho dinero en depósitos, tienen que colocar el dinero en préstamos.

Deberían ser préstamos destinados a la actividad productiva, o al consumo.

El Banco Central debe fijar la tasa de interés en 0% como en el resto del mundo.

Si la tasa de interés es 0%, las devaluaciones tenderán a desaparecer, porque la inflación descenderá rápidamente a 1 dígito.

Terminemos con el saqueo a nuestras Empresas, a nuestras familias y a nuestros trabajadores, con las tasas que cobran los bancos por préstamos, descubiertos o a través de las tarjetas de crédito.

El BCRA es el responsable.

Lo que se gasta en intereses produce la caída del consumo de los hogares y de la inversión en las empresas que se ven obligadas a destinar una mayor parte de sus ingresos a sus acreedores bancarios.

Nuestra economía tiene el índice de préstamos más bajos del continente.

Con estas tasas es imposible cualquier actividad productiva.

O sea, la política diseñada para secar la plaza de dinero vía altísimos intereses es notoriamente perjudicial para la sociedad, en particular para los que viven de su trabajo, no así para los que viven de sus finanzas: los que acumulan los numerales que generosamente produce el BCRA para ellos, los ahorradores de la sociedad.

Abogamos por seguir el camino de la mayoría de los Bancos Centrales del mundo de la tasa 0 permanente.

Japón lleva más de 30 años con ese sistema.

Es la tasa que el Banco Central establece como costo de los fondos para el sistema bancario.

Y los bancos prestan al 5% anual para la industria, al 10 para el comercio y al 12 para el consumo.

Puede ser a tasa 0 para la vivienda y a actividades industriales.

La tasa de política 0% permanente no causa inflación.

Y desactiva las presiones inflacionarias.

La asociación de bancos en Italia (Clarín 4/9/2021) describe que hace un quinquenio que las cuentas corrientes libres no pagan intereses.

Un verdadero regalo para los bancos.

En Italia los bancos prestaban al 5-6% anual y en cambio ahora se conforman con un modesto 2% anual.

Los bancos desde hace al menos cinco años recaudan una cifra de 15.000 millones de euros gracias a los intereses a cero.

En Europa los bancos emiten bonos a tasa negativa.

O sea te cobran por guardarte el dinero.

Marc Lavoie, economista del Banco Central Canadiense, nos explica la experiencia canadiense, en el seminario organizado por el BCRA: “Los desafíos que enfrentan los Bancos Centrales. La experiencia del Banco de Canadá”. (Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=3xY_GS1C-p4 )

La tasa que rige en Canadá es de 0,25 anual.

Si continuamos aplicando las mismas recetas neoliberales, impuestas por el FMI, vamos a obtener los mismos resultados: DESEMPLEO, POBREZA e INFLACIÓN.

Estas políticas están diseñadas en beneficio de los Bancos, de los fondos de Inversión y de los especuladores financieros; y por lo tanto, en contra de las Pymes y de los ciudadanos de a pie.

¿Se acuerdan Pymes o Bancos?

¿Jubilados o Bancos?

¿Sabrán que están hablando de esto?

Hay que realmente terminar con esta política de una vez y para siempre.

Desde hace muchísimos años Argentina sigue las recetas del FMI, de fijar como política  para retirar dinero de la economía. Esta política diseñada por el FMI fracaso en todos los lugares donde se aplicó.

La tasa de interés es la renta básica asegurada por el BCRA alos sectores ahorradores de la sociedad, que no son exactamente los trabajadores.

Así como se pospusieron los vencimientos de la deuda externa, también se deben desarmar las Leliqs.

Los directores del BCRA no deben ni pueden pertenecer al mundo de las finanzas, ya que como vemos, terminan respondiendo a sus intereses.

Sigamos el ejemplo de Evo Morales, en Bolivia, donde colocó directores que nada sabían de finanzas, pero sí estaban imbuidos de las necesidades de su pueblo.

CÓMO DESARMAR LAS LELIQS: EL BCRA DEBE FIJAR LA TASA DE POLÍTICA MONETARIA A UN DÍA EN 0%

El argumento que utilizan los sectores beneficiarios de esta política, que ya nos costó más de 30.000 millones de dólares en intereses, es que si no se les sigue pagando esos intereses, se van a comprar dólares al MERCADO INFORMAL.

Dejemos de cuidar la brecha, que solo le importa que baje a los que necesitan comprar dólares para fugar.

Es lo que le preocupa a Paolo Rocca o Ratazzi.

El tipo de cambio guarda relación con la riqueza de los países. Ya tuvimos una corrida al paralelo influenciada por los sectores económicos, que pretendían una devaluación que ya no podían hacer en el mercado oficial como estaban acostumbrados.

Y les fue muy mal. (Fuente: https://www.infobae.com/economia/2021/09/01/argentina-de-oferta-con-el-dolar-libre-a-180-hacer- turismo-en-buenos-aires-es-55-mas-barato-que-en-las-principales-ciudades-de-la-region/ )

En Argentina, hoy, una hamburguesa cuesta la mitad que en Uruguay, Chile o Brasil. Lo mismo la nafta.

Cuando te dicen que el dólar se va a ir a $300 te están corriendo con fantasías.

Y nuestros funcionarios compran.

Y nos cuesta 30.000 millones de dólares en intereses, que es lo que el BCRA creó pagando intereses desde que asumimos.

Es necesario desdoblar el mercado cambiario, creando un mercado financiero-mixto, semi regulado.

Más adelante lo explicamos.

Ofrecer a los ahorristas cuentas de ahorro común actualizables por inflación o dólar linked.

Con dos extracciones mensuales. Cuando baje la inflación, el costo será cercano a 0.

Hoy los bancos tienen colocaciones por sumas significativas actualizables por dólar “linked”.

Cuando la tasa sea 0% la inflación será de un digito rápidamente.

Ya que es la responsable de la inflación.

LA ACUMULACIÓN DE DINERO EN LOS BANCOS

La pandemia produjo un aumento significativo de los depósitos en los Bancos, en todo el mundo.

Los deciles de altos ingresos incrementaron el ahorro debido a que el confinamiento limitó las opciones de esparcimiento, turismo, salidas sociales, ir a comer a restaurant, etc.

Este dinero que quedó en las cuentas bancarias tuvo costo 0 para los bancos. En Argentina se lo prestan al BCRA a tasas del 38%.

Tengamos en cuenta que gran parte de ese dinero, son depósitos de organismos y empresas del Estado.

Los mayores tenedores son algunos Bancos extranjeros.

Las Lebac (antecesoras de las leliqs) nacen durante la época de los superávit gemelos, durante el primer gobierno de Néstor Kirchner, cuando la soja valía 600 dólares la tonelada.

Se produce, entones, un importantísimo ingreso de divisas, lo cual genera un superávit comercial importante.

Ingresan divisas que el BCRA compra. Se produce un incremento importante de los depósitos.

Se decide erróneamente inmovilizarlo pagando intereses a los bancos.

Cada vez pedían más intereses.

La ganancia que le dejaba la soja al Estado, se la terminaron llevando los bancos vía intereses.

Ahora volvemos a chocar con la misma piedra.

El Estado, para comprar las divisas de la bonanza del mercado comercial debido a los altos precios de los comodities agropecuarios, emite dinero que se deposita en los bancos.

Pagamos 38% de interés por ese dinero, solo para tenerlo sin usar.

Imaginemos si tenemos que recuperar reservas por 30.000 millones para hacer frente al endeudamiento, la cantidad de depósitos que se van a generar.

Y los intereses que debemos pagar, si seguimos con este modelo de saqueo.

Brasil tiene 400.000 millones de dólares de Reservas, ya que compra lo que le venden los importadores, para evitar la pérdida de competitividad de su tipo de cambio.

En el sistema bancario argentino, existen importantes depósitos originados en Empresas estatales, organismos del estado, ANSÉS, municipios, provincias, etc.

Para brindar estos servicios, muchos países, como Canadá, tienen cuentas abiertas directamente en el Banco Central.

Aplican la política vigente años atrás, antes de las políticas impuestas por el consenso de Washington, que induce a los países a operar a través del sistema bancario.

En Argentina, debemos debatir este camino.

TERMINEMOS CON EL FESTIVAL DE BONOS QUE EMITE EL ESTADO,

(que también alimenta la emisión para pagar intereses.)

Hay que desarmar la especulación financiera con títulos públicos.

Terminemos con la sociedad rentística.

En Argentina no existe un mercado de capitales.

Son puros especuladores con títulos públicos.

Basta tomar cualquier diario, y leer las páginas de finanzas.

Son miles los que viven de los intereses que paga el estado.

Planeros VIP.

La sociedad ha naturalizado la creación de sofisticados mecanismos de fuga de divisas a través de los títulos públicos.

Y el Estado también los ha naturalizado. Debemos terminar con los mecanismos de fuga. Si no somos dueños de nuestras divisas, el desarrollo no va a ser posible.

Los países usan las divisas para importar o exportar. No como activo financiero.

 

La especulación financiera la conduce un pequeño grupo de actores de la city, formado por tres o cuatro grandes operadores de Bolsa, el Tesoro de dos o tres bancos y unos 15 mayoristas que mandan el dólar arriba a voluntad. Son los que administran los pesos y juegan al “contado con liqui”, al dólar “bolsa”, al dólar “cable”. Si no se restringe y desmonta este mecanismo perverso, operado por gente que tiene una gran gimnasia heredada y siempre actualizada, no hay salida fácil. Debemos cerrar los mecanismos de fuga. Con firmeza y convicciones. Sin pedir permiso.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/economia/dolar/dato-oficial-cuantos-dolares-guardan-los- argentinos-fuera-del-sistema-en-2021-nid22062021/

El estado no debe emitir títulos a más de 90 días, para evitar la especulación financiera.

Terminemos con las apretadas de los bancos y el Festival de Bonos que emite el BCRA y la Secretaria de Finanzas.

Y la pérdida de tiempo de nuestros funcionarios desarmando bicicletas.

Cuando Bolivia inició el proceso de bolivianización de la economía y terminó con el bimonetarismo, nombró como funcionarios en el Banco Central Boliviano a personas sin experiencia en la Banca, para evitar la contaminación de los personeros de los intereses financieros.

Hoy el BCRA paga intereses a los ahorristas por varios billones de pesos, que constituye la creación de una enorme masa de dinero cuasifiscal.

Es la renta básica Universal para los sectores ahorradores de la sociedad.

  • VOLVER A LA FINANCIACIÓN MONETARIA DIRECTA POR PARTE DEL ESTADO

El consenso de Washington acabó con la financiación monetaria directa, práctica que era común en todos los países y, desde entonces, algunos gobiernos como el nuestro, gastan emitiendo títulos de deuda, sujetos a intereses, porque supuestamente esto induce a los gobiernos a gastar de manera responsable.

Sigamos el ejemplo de Canadá, Australia, Japón, Bolivia, China, Rusia, que al igual que muchos otros países, el Estado se financia directamente con el Tesoro, sin la intervención del sistema bancario.

Y sin la creación de deuda. EL Estado Nacional, como los Estados Provinciales y municipales, y organismos Estatales, ANSES, INAES, etc, deberían financiarse directamente con el Tesoro, mediante la apertura de cuentas en el mismo.

Si hiciéramos esto, terminaríamos con el pago de intereses del sector público.

La prohibición que tenemos de que el Estado solo pueda financiarse por medio de los bancos, pagando intereses, es una imposición del FMI en beneficio del sistema financiero con el que son aliados funcionales.

Observemos y sigamos el camino exitoso de Bolivia, donde el Banco Central Boliviano, financia directamente los grandes proyectos nacionales.

Lo mismo hizo Corea con su fabuloso desarrollo industrial.

  • TERMINAR CON EL PODEMOS HACERLO. OTROS LO HICIERON

LA DESDOLARIZACION EN BOLIVIA

Bolivia debe ser un faro en este camino. La precondición para el crecimiento es la desdolarización de la economía.

En Bolivia el 90 % de los depósitos eran en dólares.

También el 70% de los préstamos.

Se llegaba a pagar el Taxi en dólares.

¿Cómo desdolarizaron?

¿Cómo terminaron con la inflacion?

Primero, fijaron la tasa de Interés interbancario en 0%. Eso terminó con la inflación.

Segundo: Estabilizaron el tipo de cambio.

No más dólares para ahorro o activos externos.

A raíz de la recuperación de los recursos naturales, pasaron a tener una balanza comercial superavitaria.

Nosotros, debido al aumento de los precios agropecuarios también tenemos una balanza comercial superavitaria.

El superavit comercial acumulado en Argentina desde que asumió Alberto Fernández (2020 y hasta julio 2021 es de 23.321 millones de dólares).

Debemos replantearnos cómo se usó y quiénes decidieron.

AQUÍ NECESITAMOS TRANSPARENCIA.

Sin Secretos financieros ni impositivos.

Tercero: Crearon cuentas de ahorro común actualizables por inflación para proteger los ahorros.

Para los particulares, cÉdulas de ahorro, actualizables por inflación, más 7% de Interés.

Le dieron al ahorrista la posibilidad de ahorrar, sin temor a la desvalorización.

Ahorrar en Bolivianos rendía más que tener dólares guardados.

Cuarto: Se puso fin a la compulsión de los bolivianos a ahorrar en dólares.

Proceso que hizo que gran parte de los bolivianos se desprendieran de sus ahorros en dólares y se los vendieran al Banco Central Boliviano.

Se ganaba más con los ahorros en pesos bolivianos, que con el dólar, ya que la moneda nacional tendía a apreciarse.

Esto se logró debido a la estabilidad del tipo de cambio, lo cual hizo aumentar notoriamente las reservas.

El ahorro en pesos bolivianos pasó a ganarle al ahorro en dólares.

Lo mismo hizo Chile, que lleva más de 40 años con las cedulas actualizables.

Con la estabilidad del tipo de cambio, se inició un proceso de desdolarización de la economía.

Bolivia dejo de lado la política de metas de inflación y comenzó a aplicar políticas procíclicas.

Evo Morales logró la bolivianización del sistema financiero al mismo tiempo que hacía crecer la economía, y más que nadie en toda Latinoamérica.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/223333-por-que-funciona-la-economia- boliviana?gclid=CjwKCAjwvuGJBhB1EiwACU1AieaDTl7H2_rUmgkZrPOxrAtytQrR2PG6yKM7mrN_M3mP5T5 n9DuGhBoCeSQQAvD_BwE

El banco central de Bolivia ofreció préstamos a tasa 0%

Supo, además, combinar el bienestar macroeconómico con el bienestar microeconómico de las familias.

Sería bueno ir por ambos en Argentina lo antes posible. Es una legítima aspiración del pueblo argentino, un objetivo posible y alcanzable.

La política de nacionalizaciones promovida por el Estado Boliviano, permitió ingresos adicionales por valor de entre 67.000 y 74.000 M u$s entre 2006-2017.

Estas políticas de nacionalizaciones significaron un ingreso adicional per cápita, de entre 6.100 y 6.700 dólares equivalentes a lo largo de ese período.

Antes, salían del país en forma de utilidades.

Se estima que el ahorro en divisas por este concepto a lo largo de esos doce años fue del 45% del PIB.

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=Y6fOkbjWLyE

En este link see puede ver al Jefe de Economistas del Banco Central Boliviano explicando el plan monetario ejecutado en el país andino.

Bolivia fue el país sudamericano con mayor crecimiento en los años 2009, 2014, 2016 y 2018. Su moneda, el Peso Boliviano, es una de las más fuertes del continente.

Todos los indicadores socioeconómicos han mejorado notablemente, incluido el salario.

El salario mínimo boliviano ya es mayor que el de sus vecinos Perú y Argentina.

Como consecuencia de la mejor calidad de vida, la sangría migratoria ha disminuido.

En Bolivia, la estabilidad de precios dejó de ser un objetivo en sí mismo y se convirtió en un medio para alcanzar el desarrollo económico y social.

El Estado se hizo cargo de todos los depósitos, fijando encajes del 100%.

Reguló los movimientos de capitales con el exterior y creó un mercado cambiario donde el Banco Central intervenía para eliminar bruscas oscilaciones.

Destinó al principio 20 millones de dólares diarios para vender en ese mercado.

Esto trajo aparejado una estabilidad del tipo de cambio que se extendió por 10 años.

Podemos seguir el ejemplo de Bolivia, que desarrolló todas las áreas estratégicas con financiamiento directo del Banco Central Boliviano.

Para ello, se crearon empresas estatales que se asociaron a Pymes bolivianas (es decir, a empresas bolivianas de capital interno nacional), muchas de las cuales se fundaron ex profeso para poner en marcha los proyectos de desarrollo propuestos, aportando su asistencia tecnológica los distintos aparatos del Estado Boliviano.

El criterio imperante fue sencillo: todo lo que pueda fabricarse en Bolivia, debe fabricarse en Bolivia.

  • El ESTADO DEBE PASAR A PAGAR LAS JUBILACIONES Y PENSIONES DIRECTAMENTE DESDE EL TESORO

La crisis del Covid, puso en primer plano en el mundo, la necesidad de que los Estados asistan directamente a la población. 

Esta política fue aplicada en varios países. EEUU asistió a toda la población desde cuentas abiertas en el Tesoro.

Normalmente el BCRA paga intereses a los bancos, sin que el Congreso de la Nación, autorice esos desembolsos. Sistema instaurado en beneficio del sistema financiero, con el visto bueno del FMI, ya que son sus beneficiarios.

La emergencia COVID pone de manifiesto la necesidad de que cada jubilado o pensionado, tenga abierta una cuenta en el Tesoro, desde donde perciba sus haberes.

Esto aliviaría el gasto social en el presupuesto y permitiría pagar importes razonables para vivir dignamente, sin estar ligados a la recaudación.

Para esto sirve ejercer la soberanía monetaria, que tenemos y no ejercemos.

Bolivia, también financia los grandes proyectos nacionales, directamente desde el Tesoro.

Canadá lo hace de todos los gastos del estado. Se podría recuperar de inmediato el poder adquisitivo de nuestros abuelos.

  • EL GASTO DEL ESTADO PARA ALCANZAR EL PLENO EMPLEO

El gasto público es la herramienta de la que disponen los Estados para que el gasto total en la economía sea tal que permita una regulación guíada por los objetivos de pleno empleo y estabilidad de precios.

El Estado es el único agente que, a través de su relación con su Banco Central, está capacitado para proveer a los agentes privados de los activos financieros (préstamos) que demanden.

Técnicamente, no existe una restricción financiera para el gasto público. Las políticas dictadas por el FMI son las que condicionan estas políticas de pleno empleo.

Las empresas no producen porque no tienen la certidumbre de poder dar salida a los bienes y servicios producidos. Como dijimos antes, que los bancos presten no depende de la disponibilidad de depósitos.

La política monetaria y fiscal debe estar alineada en el objetivo de alcanzar rápidamente el pleno empleo.

Otorgar los recursos para poner en marcha todos los proyectos, que demanden pocas divisas y permitan generar empleo y riqueza. Estas políticas motivarán la demanda y el crecimiento del empleo privado.

Mientras haya desocupados y recursos ociosos, no se generarán presiones inflacionarias.

El desempleo es, entonces, una cuestión política.

Es necesario coordinar la política monetaria con la política fiscal.

Es el mecanismo efectivo para enfrentar un problema que surge de la falta de gasto en la economía.

En los países con soberanía monetaria, como el nuestro, el dinero es una creación del Estado.

El dinero moderno es un mero apunte contable en una hoja de cálculo, un recurso financiero que se crea de la nada y que los estados –siempre que dispongan de soberanía monetaria, como el nuestro– puede crear el volumen que consideren necesario para alcanzar el pleno empleo

También los Bancos crean dinero y lo hacen en mucha mayor cantidad que el Estado.

Un banco no necesita tener en su posesión unos depósitos para darlos en préstamo, sino que es el contrato de préstamo el que da lugar a los depósitos.

Cuando un Banco da un préstamo se lo deposita en la cuenta del cliente.

Así es como los préstamos dan lugar a los depósitos y no al revés, siendo crucial el comportamiento acomodaticio del Banco Central.

Cuando un banco concede un préstamo anota mediante un tecleo informático un depósito por el mismo valor que el crédito concedido en la cuenta corriente del cliente, creando de este modo dinero y dando lugar a un activo (préstamo) para el banco que tiene como contrapartida un pasivo (depósito) para el mismo.

No se aumentan los activos financieros netos.

Cuando el cliente devuelve el préstamo, se extinguen tanto el depósito como el contrato de préstamo, desapareciendo ese dinero que el banco creó en el momento de concesión del crédito.

De este modo los bancos no actúan como intermediarios entre agentes privados (depositante- tomador de préstamo), como generalmente se cree.

Los bancos crean dinero para movilizar los recursos reales siendo la deuda creada para este fin posteriormente cancelada cuando la producción es vendida y el préstamo devuelto (creación de dinero – movilización de recursos reales – destrucción de dinero).

La acción de los Bancos al conceder préstamos dependerá de las expectativas de beneficios para comenzar procesos productivos, de la solvencia del cliente que pide el préstamo, de las regulaciones que le fije el Banco Central para el otorgamiento del préstamo, y del optimismo o pesimismo de los bancos en la economía.

La oferta de dinero bancario vendrá definida de este modo por las necesidades de la producción privada, ajustándose endógenamente a éstas.

Ahora, ¿se corresponde esta demanda con las necesidades de gasto total que la economía requiere para movilizar los recursos que hay disponibles?

Es evidente la implicación del Banco Central y el Estado para que el gasto total en la economía sea el suficiente para que los recursos reales no sean derrochados por mantenerlos parados.

No debe haber desocupados, ni recursos reales ociosos.

El Banco Central no puede ser independiente del poder político, como algunos pregonan.

En Canadá por ley, si los directores del Banco Central no comulgan con las políticas dictadas desde el Ministerio de Finanzas, son reemplazados.

No existen mecanismos internos en los mercados para alcanzar el pleno empleo, no hay expectativas de beneficios que hagan que los agentes privados pidan préstamos para movilizar todas las energías listas para trabajar.

Es necesaria la inversión del estado en bienes públicos.

Entonces, ¿por qué solo el FMI permite introducir dinero en la economía a los bancos?

En Bolivia y numerosos países el Banco Central financia directamente los grandes proyectos nacionales.

Stephanie Kelton en su libro The Déficit Myth (El mito del déficit), nos dice los gobiernos primero gastan y después pueden cobrar impuestos o pedir prestado en cantidades que coincidan con sus gastos o no.

La diferencia es un saldo presupuestario.

Que esta sea la secuencia real no es cuestionado por nadie.

Kelton también afirma que la elección, si cobran impuestos o toman prestado para compensar la cantidad que han gastado, es una opción de la política.

Un gobierno con soberanía monetaria nunca se quedará sin dinero y siempre tendrá capacidad para pagar sus deudas, en su propia moneda.

También los Bancos crean dinero y lo hacen en mucha mayor cantidad que el Estado. Los Estados solo se deben endeudar en su propia moneda.

De esta manera, la deuda pública siempre es sostenible y los Estados evitan la insolvencia involuntaria.

Al vencimiento se puede reestructurar, o emitir dinero para pagarla.

No es la deuda en la propia moneda, sino la deuda en moneda extranjera, la que amenaza la prosperidad y la sostenibilidad de las naciones.

Todas las economías tienen recursos limitados.

Esto significa que tienen una cantidad limitada de recursos disponibles, los naturales, la mano de obra calificada, la infraestructura económica existente, las divisas, etc.

Este conjunto de recursos, es la única restricción y el dinero es un instrumento para su dinamización.

Lo realmente decisivo son los recursos reales y la capacidad productiva (hoy en general muy infrautilizada).

Los déficits presupuestarios y la deuda del Estado en su propia moneda, han sido el punto focal de la política fiscal, no los costos y beneficios económicos reales.

Prevalece así la visión dominante del gasto Estatal como imprudente, desastroso e irresponsable, simplemente porque aumenta el déficit.

La opinión popular, construida por los sectores dominantes, da por sentado que un presupuesto equilibrado produce beneficios económicos.

Una vez que nos demos cuenta de que el déficit no puede presentar ningún riesgo financiero, será evidente que los programas de gasto deben evaluarse en función de sus beneficios económicos reales y compararse con sus costos económicos reales.

EL DEFICIT FISCAL

  • Los déficits fiscales públicos no son malos ni buenos, sino un mero registro
  • La bondad de un saldo presupuestario debe juzgarse en función de los resultados obtenidos en TÉRMINOS DE BIENESTAR DE LA POBLACIÓN.

Con un diseño de la política fiscal que priorice objetivos como el pleno empleo con estabilidad de precios, el déficit fiscal se convierte en una variable residual.

El déficit fiscal aumentará automáticamente cuando haya un ciclo económico recesivo y se necesite inyectar gasto público para aumentar la demanda; y descenderá, cuando la economía crezca y se necesite destruir dinero, para no generar presiones inflacionarias.

En un país que posee un determinado nivel de soberanía monetaria, como es el caso de Argentina, es posible financiar proyectos de inversión que generen empleos bien pagados y útiles para toda la sociedad.

Tiene la moneda para hacerlo. Un estado con soberanía monetaria como Argentina, puede inyectar en la economía el dinero que sea necesario, cuando el volumen de dinero en circulación sea muy inferior al que se precisa, para mantener el pleno empleo y la estabilidad de precios.

El DEFICIT PUBLICO ES EL SUPERAVIT DEL RESTO DE LOS ACTORES DE LA ECONOMÍA

Por una identidad contable: Gastos = Ingresos

Es un principio contable muy básico: el gasto de un agente es el ingreso de otro.

Todo dinero que gasta el Estado es un ingreso de las familias y las empresas.

Lo que el Estado gasta otros lo ingresan.

El déficit del Estado actúa como motor de la actividad económica.

O sea el déficit público implica que el estado inyectó dinero hacia el resto de los actores de la economía (Familias o Empresas).

El Estado es el único agente que puede mantener déficits sin quebrar y con capacidad de proveer de superávits a los demás.

La deuda en moneda propia, entonces, no actúa como una carga, sino como un mero registro contable de los fondos que el sector público introduce en el sector privado.

Cuando el estado tiene superávit fiscal, implica que le sacó más dinero a los actores económicos, que lo que les inyectó.

Si a un particular le retiene impuestos a las ganancias, le disminuye su capacidad de gasto o ahorro.

Los impuestos a las empresas le disminuyen la capacidad de ahorrar o invertir.

El equilibrio fiscal es el nivel de gasto del Estado mínimo para no entrar en deflación.

Si retira más dinero del que inyecta a la economía, disminuye la demanda, la actividad y el empleo.

A medida que la economía

crece, se necesita más dinero circulante, para que las transacciones puedan realizarse

La emisión como contrapartida en la generación de riqueza, es virtuosa para la economía.

Cómo se ingresa el dinero en la economía sí importa.

No es lo mismo ingresarlo generando trabajo, que pagando intereses.

El gasto total de la economía, no debe ser ni más, ni menos, que el necesario para mantener la producción al nivel de pleno empleo, a precios corrientes.

El desempleo es la evidencia de que a la economía le falta circulante.

Así, el desempleo es una decisión política, ya que el Estado no generó la demanda necesaria, en el sector privado, para que los privados hayan empleado a todos los trabajadores disponibles, y en consecuencia, no haya desempleados

¿Cuál es entonces el sentido del déficit público?

Garantizar la producción y el empleo cuando el poder adquisitivo no sea suficiente.

“Lo que importa en la vida real es la producción y el empleo; el tamaño del déficit es una estadística de contabilidad”.

Cada nuevo peso de déficit público es un nuevo peso de dinero en los bancos o en las familias.

El gobierno que disfruta de un monopolio en la creación del dinero NO SE FINANCIA.

El pago de un gasto público simplemente genera una orden de transferencia del Tesoro al Banco Central, hecho que consiste en meros apuntes contables realizados con el teclado de una computadora.

Tal es la operativa de nuestros sistemas monetarios.

No se trata de una prescripción, sino de una descripción de nuestra realidad operativa. De la misma manera los

impuestos simplemente destruyen el dinero creado en la fase de gasto, pues no son más que un apunte contable de signo contrario.

LA AUTORIDAD FISCAL

La estabilidad de una economía no la configura la austeridad fiscal.

No se debe recortar el gasto público y buscar la austeridad fiscal cuando la economía no crece.

El gasto público deficitario no genera presiones inflacionarias, ni aumenta la tasa de interés, ni excluye al sector privado de la economía, ni aumenta la carga a las próximas generaciones.

Si hay capacidad ociosa y desempleo, se puede aumentar el gasto; esto incrementa la producción y el empleo, y así el ingreso nacional.

No es problema si el gasto se canaliza hacia la esfera productiva y a aumentar la productividad, a aumentar el PBI y la recaudación.

Un gobierno que controla la moneda no tiene restricciones financieras que limiten el gasto.

El límite del gasto está dado por la disponibilidad de recursos vendidos en su moneda, o sea todo lo que el Estado pueda comprar con pesos.

Es irresponsable trabajar con superávit fiscal en un contexto de caída del PBI y cuando la economía no tiene motor de crecimiento.

El gobierno al tratar de ahorrar, disminuye la demanda, el PBI y el ahorro.

Hay que recordar que el gasto es el que genera el ingreso.

Un gobierno soberano que controla la moneda y trabaja con tipo de cambio flexible, no tiene problemas financieros.

Los opositores al gasto deficitario no consideran el impacto que éste tiene sobre la actividad económica.

Las políticas de austeridad fiscal y altas tasas de interés atentan sobre la capacidad productiva.

La disminución del gasto contrae demanda y la actividad económica.

La austeridad fiscal es para generar condiciones de pago y estabilidad para ganar confianza con las calificadoras de riesgo y el capital financiero, para tener acceso a los mercados financieros externos.

Nosotros no necesitamos eso.

El costo de la austeridad fiscal y la alta tasa de interés, es menor crecimiento económico.

Abba Lerner afirma que la política fiscal no debe ser juzgada por el tamaño del déficit, ni de la deuda, sino que debe tener en cuenta cómo se desempeñan el sector privado y el sector externo.

La austeridad fiscal atenta contra el sector privado y el sector externo y sobre las finanzas públicas, por lo que no contribuye a la estabilidad de la economía.

Al trabajar con austeridad fiscal la economía pasa a descansar en el sector privado y en el sector externo.

Ni el sector privado, ni el externo pueden ser motor de crecimiento.

La austeridad fiscal contrae el mercado interno, disminuye el ingreso del sector privado, aumenta su deuda y disminuye la inversión.

El consenso de Washington, impuesto a la Argentina, conecta el gasto público a la recaudación de impuestos y a la emisión de deuda, pagando intereses.

Esta es la causa del desempleo, la pobreza, el endeudamiento y la presión fiscal sobre la actividad productiva.

Un déficit presupuestario es un resultado, no un objetivo a lograr.

Es una herramienta de política que se utiliza en la recesión.

No existe el «gasto deficitario» que se pueda utilizar en una recesión o incluso en una crisis.

El gobierno usa los mismos procedimientos cuando gasta, sin importar cuál sea el resultado presupuestario.

No lo sabremos hasta el final del año fiscal, ya que el resultado dependerá del desempeño de la economía.

Y el gasto ya habrá ocurrido antes, incluso, de conocer el saldo presupuestario de fin de año.

Las recetas del FMI, plantean la reducción del déficit público, con un menor gasto público.
Estas políticas traen menos demanda más desempleo.

No se plantean un aumento de impuestos a los que más tienen o a los que más ganan.

Es hora, entonces, de desafiar la noción que el dinero del gobierno es escaso y mostrar que los límites reales al gasto público son los recursos físicos totales de la nación, que son muy grandes y no las reservas en dólares.

Es hora de desempolvar todos los proyectos productivos y ponerlos en marcha con el dinero del Estado.

La noción de que no tenemos capitales suficientes para encarar un proceso de desarrollo es falsa y tiene que ver con conceptos impuestos desde afuera, con la perversa cultura instalada desde la colonia, que llega hasta nuestros días, de pensar que no podemos usar nuestra moneda.

La soberanía monetaria es un camino que debemos recorrer para alcanzarla plenamente.

Todo lo cual nos dificulta a los argentinos emprender nuestro propio proyecto de País.

Por primera vez en muchos años, logramos que se acabaron las corridas cambiarias.

Ya no nos vacían el BCRA con compras de dólares para ahorro y fuga.

Ya no nos manejan el tipo de cambio.

Sin embargo, todavía falta que lo asuman los economistas y los comunicadores.

Y algunos funcionarios que aún no se dieron cuenta.

¿Alguien puede pensar que de haber podido hacer una corrida, no la hubieran hecho?

No tienen más la posibilidad de hacernos devaluar pero hablan como si la tuvieran.

Aldo Ferrer nos decía “¿Cómo reactivar el mercado interno y fortalecer la posición de pagos externos cuando se ha perdido la autonomía de la política económica y la capacidad de orientar variables fundamentales como la tasa de interés y el tipo de cambio?”.

Hoy controlamos el tipo de cambio y la tasa de interés la fija el BCRA. Esto quiere decir que controlamos los instrumentos para el despegue.

Resumiendo.

Es hora de utilizar el gasto público para poner en marcha todos los proyectos productivos, y esto no generará presiones inflacionarias.

La pandemia lo demostró en el mundo.

La mentira de que el Gasto Público, contribuye a las presiones inflacionarias, cayó con la crisis del COVID.

A los economistas locales, les queda el cuento de que se van a comprar dólares, que el BCRA, no les vende.

Ahora defienden la brecha.

  • DESDOBLAR EL MERCADO CREAR UN MERCADO COMERCIAL Y OTRO FINANCIERO MIXTO

Por una lado necesitamos un mercado comercial como el actual, donde se canaliza la mayoría de las importaciones y las exportaciones; y por otro, un mercado financiero mixto.

Este mercado financiero mixto que canalice las operaciones financieras y las exportaciones de productos industriales no agropecuarios.

Así, se podrán derivar a este mercado las importaciones de productos terminados no esenciales, según determine la industria: autos de lujo, embarcaciones, perfumes, productos suntuarios, etc.

Pasajes, gastos de turismo, también deben ir a este mercado.

Por otro lado, se deberán derivar a este mercado las liquidaciones de operaciones financieras que ingresen al país.

El ingreso de capitales del exterior debe estar regulado.

La liquidación de exportaciones industriales, en este mercado financiero mixto, le dará competitividad a nuestras exportaciones industriales, que será, como lo llamaba Diamand, “el combustible necesario para el crecimiento”.

No puede ni debe haber compra de divisas para atesoramiento.

No debemos naturalizar que las empresas puedan usar mecanismos para dolarizarse y fugar divisas al exterior.

Debemos perseguir esas prácticas penalmente.

Un mercado financiero mixto podrá canalizar las operaciones financieras hacia el exterior: remisión de utilidades autorizadas, pago de préstamos, royalties, etc.

Debemos terminar con los autopréstamos que realizan algunas empresas con el exterior para justificar envíos de divisas baratas provistas por el BCRA.

A la vez debemos regularizar el ingreso de divisas provenientes del exterior por ventas o servicios menores, transferencias familiares, cobro de venta de servicios, etc., y canalizarlas por este mercado financiero-mixto.

Debemos con sentido práctico poder comprar las divisas que vendan los turistas o los particulares, y que ingresen al Estado. Debemos recuperar ese flujo financiero.

Pragmatismo. Sentido común. Necesitamos esas divisas.

Debemos terminar con el salvavidas de plomo que representa el ingreso de capitales especulativos.

Hoy los capitales ingresan en divisas.

Por lo tanto, las amortizaciones y los intereses (y los dividendos) también deben ser pagados en divisas.

Y así se produce el conocido circuito del endeudamiento y la extracción de riqueza; camino que nos lleva a las ya conocidas crisis de la balanza de pagos.

La llegada del límite a la compra de dólares (cepo) para el ahorro, puso fin a la inflación cambiaria.

Resumiendo.

No debe haber dólares baratos para la especulación y fuga.

  • CONTINUAR CON LA POLÍTICA DE SUSTITUCIÓN DE IMPORTACIONES E INDUSTRIALIZACIÓN DEL PAÍS

Si logramos que las exportaciones industriales crezcan, deben ser tal como lo definía Diamand, el COMBUSTIBLE NECESARIO PARA SOSTENER EL CRECIMIENTO DE LAS

IMPORTACIONES. A medida que crece el mercado interno, crecen las importaciones rápidamente.

Ese diferencial lo debemos sostener, cuidando las divisas.

A través de la administración del comercio, el país debe continuar un acelerado proceso de Industrialización por sustitución de importaciones. (ISI)

Esto también significa que las políticas de sustitución de importaciones, son una herramienta perfectamente legítima para evitar la dependencia de inversiones extranjeras y reforzar la soberanía nacional.

El motor del crecimiento debe ser el mercado interno.

Para que arranque la demanda hay que aumentar los salarios y generar las condiciones para terminar con el desempleo.

El objetivo del gobierno debe ser que la producción nacional se consuma lo más posible dentro del país.

Todos los organismos del estado deben estar alineados en la política de compre nacional.

Las divisas son un bien preciado y hay que cuidarlas.

Cualquier decisión de compra o contratación nueva, debe estar orientado a estas premisas.

Preferentemente deben estar orientadas a las empresas nacionales de capital interno, radicadas en el territorio y que tributen en el país.

Lo mismo con las concesiones que impliquen en el futuro transferencias de renta al exterior.

Todos los dólares cuentan. se le deben dar prioridad absoluta a todo lo que puedan hacer las empresas nacionales.

Debemos tratar de minimizar las transferencias de utilidades al exterior.

  • ALTERNATIVAS POSIBLES PARA INCORPORAR A LA VIDA ECONOMICA ARGENTINA, EL AHORRO EN DOLARES QUE TIENEN LOS ARGENTINOS

Los recursos están en el país, hay que buscar los mecanismos para incorporarlos a la vida productiva.

Sin ataduras mentales.

Con Pragmatismos.

Podemos hacer esta gran obra?

Como motivamos a los inversores nacionales.

Una posibilidad es determinar que todas las Instituciones Oficiales, Asociaciones Civiles, compañías de seguros, etc, etc , tengan depositados los dólares en cartera dentro del sistema bancario. Con encaje 100%.

Numerosas asociaciones civiles tienen sus reservas en dólares depositadas en cajas de seguridad.

Podemos obligarlas, a través de la AFIP a tenerlos depositadas en el sistema financiero.

CAPTACIÓN DE FONDOS EN DÓLARES

Necesitamos pragmatismo y sentido común para incorporar los dólares al sistema productivo.

Estamos hablando de 130.000 millones de dólares existentes en el país.

Los argentinos tenemos en el colchón cerca de 130.000 millones de dólares y 500.000 millones en el exterior.

Debemos darnos    políticas    para    incorporarlos   a   la  vida económica del país.

FUENTE: https://www.infobae.com/economia/2020/03/15/los-argentinos-tienen-usd-130000-millones-en-el-pais-mas-de-4- veces-el-valor-de-todos-los-pesos-que-circulan-en-la-economia/

Podríamos alquilarlos, por ejemplo.

No necesitamos comprarlos para usarlos.

Un modo es ofrecer a los ahorristas particulares con dinero declarado depositar los dólares en el sistema bancario, y con garantía estatal, pudiendo retirarlos cuando lo deseen o a un plazo determinado.

Se haría a cambio de un interés anual del 4% anual en dólares, pagadero en pesos moneda nacional, mensualmente y que se paguen directamente desde el Tesoro.

Así, un inversor de 500.000 dólares recibiría una renta de aprox. 250.000 pesos mensuales, libre de impuestos.

Analicemos las ventajas de un sistema de este tipo.

Se podrían desarrollar infinidad de obras de gran envergadura que requieren divisas.

Los intereses se pagan en moneda nacional.

No implican envíos al exterior de renta.

Si hay mucha oferta, habría que ver si no es más conveniente cambiar de acreedores extranjeros con pago de intereses, en dólares que implican salida de divisas, por pago de intereses en pesos.

Intereses que se van a consumir en el país.

También se puede ampliar a fondos no declarados, mediante un blanqueo, si es exitoso el plan con fondos declarados.

Podemos poner en marcha grandes proyectos nacionales, y colocar a la Argentina con el esfuerzo de los argentinos, en la senda del desarrollo definitivo.

Energía, petróleo, ampliación de la frontera agropecuaria, litio, industria naval, ferrocarriles, comunicaciones, reservorios de gas, caminos, forestación, canalización del Rio Bermejo, millones de viviendas, economía circular.

Sin necesidad de inversiones extranjeras, que después nos extraen renta que debemos pagar todos.

  • AGRESIVA POLÍTICA DE CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS CON UN ESTADO ACTIVO QUE SOLUCIONE LOS CRÉDITOS UVA.

Hoy, siglo XXI, millones de argentinos carecen de una vivienda digna. 9.000.000 millones viven en viviendas alquiladas.

¿Cómo hacemos realidad los sueños de la casa propia?
El camino pasa por la tasa 0% para los préstamos bancarios.

Debemos convertir todos los créditos UVA en créditos sin interés para solucionar los problemas y terminar con la incertidumbre, de los tomadores de esos créditos.

El Estado debe cancelar los créditos, y arreglar con los damnificados cada caso en particular. Cuanto valía la vivienda, cuándo compró, cuánto pagó y arreglar el saldo.

Para esto, es conveniente crear la “CORPORACIÓN PÚBLICA DE URBANIZACIÓN Y DESARROLLO POBLACIONAL Y PRODUCTIVO”.

Esta Corporación Federal de carácter ejecutivo – integrada por las Provincias y con representantes de los movimientos populares aprobados y cooperativas- se deberá encargar de poner en movimiento todas las fábricas existentes o a crearse y de identificar elementos necesarios para la construcción y equipamiento de hogares, y así poner en marcha un ambicioso plan de viviendas en todos los municipios del país.

Deberá financiarse exclusivamente con recursos públicos, desde el Banco Central o el Tesoro, siguiendo el ejemplo de Bolivia con los grandes proyectos nacionales. Para eso necesitamos acopiar los materiales necesarios para su construcción.

Consideramos que el Estado deberá tener una participación activa en la puesta en marcha de las Pymes productoras de materiales para la construcción, brindando órdenes de compra y los recursos para su funcionamiento.

Para esto, se necesitarán instrumentos ágiles que el sistema bancario privado nunca va a brindar simplemente por no ser su negocio ni su fuente de ganancias.

La Corporación pública de urbanización y desarrollo poblacional y productivo es un instrumento que podrá vender elementos financiados a tasa 0% mediante los préstamos del INAES.

Deberá trabajar con los municipios a fin que estos organicen, según manuales que estarán disponibles y que facilitarán el acceso a la tierra a aquellos interesados en construir su casa propia.

El Estado deberá garantizar el acceso sin costo a la tierra, de lotes con o sin servicios; política que se deberá llevar adelante en todos los municipios.

A la vez facilitará a través de distintos mecanismos la cesión o ventas de materiales, para la construcción o equipamiento.

Se podrán gestionar créditos y asistencia para la creación de nuevas empresas productivas que satisfagan no solo la demanda de los elementos de la construcción, sino también para impulsar emprendimientos que ayuden a la sustitución de importaciones.

La Corporación debe ser un instrumento de carácter ejecutivo y autónomo para poder poner a trabajar las fábricas, asistirlas tecnológicamente desde los organismos del Estado, abastecerlas de órdenes de compra, asistirlas financieramente, acopiar los materiales necesarios, para poner inmediatamente en marcha un plan de construcción de 2.000.000 de viviendas a lo largo y a lo ancho de todo el país.

De este modo, se podrán crear millones de puestos de trabajo genuinos. Se podrán poner en funcionamiento miles de Pymes.

Gobernar es crear trabajo

  • TERMINAR CON EL ENDEUDAMIENTO DE LAS FAMILIAS Y PYMES CON LA CREAR UNA MONEDA DIGATAL DESDE EL INAES

El paso del macrismo y el COVID dejo a la mayoría de las familias endeudadas y fuera del circuito financiero. Ya no tienen acceso a las tarjetas de crédito.

Debemos hacer un jubileo como los bíblicos.

El Estado puede sacar un plan como el “Ahora 30” para comprar electrodomésticos, pero la gente no puede acceder porque son morosos o no tienen cupo. Son planes diseñados para los que tienen trabajo registrado.

Lo mismo ocurre con las pymes y las deudas con la AFIP.

No pasa por moratorias, sino por la condonación de las deudas.

Un empezar de nuevo.

Los impuestos son un mecanismo de retirar dinero de la economía.

No financian nada.

Es necesario crear Monedas Digitales, desde INAES a los efectos de incorporar a los sectores marginados del sistema financiero.

Existen miles de proyectos en carpeta en el INAES alos que no se le pueden dar curso por falta de financiamiento. Millones de personas se pueden ocupar si generamos préstamos a sola firma y sin garantía.

  • POLÍTICA DE   RECUPERO   DE   LOS    PASIVOS    AMBIENTALES:         POLOS       PRODUCTIVOS AMBIENTALES.

Su misión es la puesta en marcha de las cooperativas y Pymes que desarrollarán las tareas de recuperación de lo que tradicionalmente denominábamos basura y que hoy se conciben como pasivos ambientales.

Cada municipio deberá tener cooperativas y Pymes trabajando en su distrito.

Las cooperativas serán autosustentables en base a la venta de los elementos reciclados.

Por otro lado, deberán recibir toda la asistencia tecnológica posible, para lo cual se recurrirá al sistema de escuelas secundarias técnicas y a la red de Universidades Nacionales.

Se deberá encarar una fuerte capacitación en la conciencia colectiva: para que esto funcione de la mejor manera posible, hay que recuperar en el imaginario común la idea de la Comunidad Organizada.

La tasa de los préstamos será a 0%. Se podrán generar más de 1.500.000 puestos de trabajo, genuinos, o más, según el alcance total organizable.

UNA EMPRESA ESTATAL DE PASIVOS AMBIENTALES: ECONOMÍA CIRCULAR.

Necesitamos crear la EMPRESA ESTATAL DE PASIVOS AMBIENTALES, la cual se centrará en impulsar la Economía Circular.

Esta empresa deberá asistir, técnica y financieramente, al desarrollo en todos los municipios de los instrumentos legales, crediticios y técnicos para el desarrollo de POLOS PRODUCTIVOS AMBIENTALES.

Deberá ser un organismo autónomo y ejecutivo. Su misión es la puesta en marcha de las cooperativas y las PYMES que desarrollarán estas tareas.

Estos polos productivos ambientales deberán estar gestionados por cooperativas de recicladores que puedan procesar la totalidad de los elementos y transformarlos en insumos productivos y bienes finales.

Debemos iniciar junto a las nuevas actividades una Revolución Reparadora del Ambiente.

Estas cooperativas deberán ser autosustentables en base a la comercialización de los materiales reciclados, convertidos en productos con el mayor valor agregado posible, lo que de por sí ampliaría mucho el camino de acceso a la igualdad.

Nuestra estimación es que en este conjunto de actividades, se crearía un estimado de 2 millones de puestos de trabajo.

Frente a la economía lineal de extracción, producción, consumo y desperdicio, la economía circular alienta un flujo constante, una solución virtuosa, en la que los residuos puedan ser utilizados como recursos para reingresar al sistema productivo.

De esta manera, reducimos nuestros residuos y extraemos menos recursos naturales del planeta, mejoramos nuestro propio hábitat y dignificamos el trabajo de mucha gente.

La Empresa Estatal de Pasivos Ambientales se deberá encargar junto a los responsables de los emprendimientos, de estudiar y facilitar la remoción de los obstáculos que impidan procesar y poner en valor todos los residuos ambientales, de distinto tipo.

Deberá asistir financieramente la puesta en marcha de las cooperativas y de la compra de los elementos necesarios para el reciclaje.

Para concretar estos desarrollos, trabajará junto al INAES.

Se deberán gestionar, además, las exenciones impositivas para facilitar el desenvolvimiento de estas cooperativas especializadas.

En Argentina, se generan 45.000 toneladas de basura diaria se generan.

El valor de la tonelada separada y compactada alcanza a un valor en pesos equivalente a u$s 800.-/tonelada.

Cuando es procesada, alcanza un valor en pesos equivalentes a u$s 3.000.-/ton. (Hablamos de valores reales ya que constituyen mercado interno)

  • EL GAS Y EL ROL DE YPF: LA EMPRESA DE BANDERA DEBE VOLVER A ESTAR AL SERVICIO DEL

Se ha anulado de la esfera pública el imprescindible debate, profundo y democrático, sobre los costos reales de producción de los eslabones de la industria hidrocarburífera en Argentina.

De este modo, se “consagran” nuevamente, en espacios cerrados y opacos, auténticas transferencias de rentas y nuevos subsidios a la oferta de gas natural a precios incentivados en dólares absolutamente divorciados de las estructuras de costos existentes en Argentina.

Así, con el nuevo “Plan Gas 4”, se han avalado precios por millón de BTU que oscilan entre los 3,60 y los 3,70 dólares, mientras que la oferta adicional de invierno se remunera con valores cercanos a los 4,70 dólares.

Ello debe ser seriamente contrastado con profundos estudios comparados de costos reales de operación de las distintas empresas, de modo tal de garantizar condiciones de precios justos y razonables para el entramado productivo y para nuestra comunidad.

En este sentido, el compañero Andrés Repar, importante referente del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO), ha trabajado agudamente sobre la “ausencia deliberada” de debate sobre los costos reales de producción gasífera en Argentina. En un trabajo presentado en ocasión de las audiencias públicas realizadas el 30 y 31 de marzo pasado, Repar exponía lo siguiente:

“El Plan Gas fijó en noviembre de 2020 un tope de precios para el gas PIST (Precio al Ingreso al Sistema de Transporte) en 3,70 U$/MMBTU.

No fue explicitado de dónde surgió este valor, dado que nunca se explicitaron los costos y rentabilidades sustentables.

Ese tope alto permitió que los oferentes ofrecieran en la subasta de diciembre 2020, un precio entre u$ 3.30 y 3,66 el millón de BTU.

Estos precios ofertados, frente a una estimación de costos de 1,60 a 2,0 U$/MMBTU (que reflejan los balances de YPF) asumen así una categoría de abuso.

La Secretaría de Energía decidió incentivar o favorecer a las Compañías petroleras, sin consultar a consumidores y usuarios y aprobar esos precios (PIST) muy por encima de su costo de extracción.”

Ligado a estos datos contundentes, Repar agrega que el mercado estadounidense de gas -que opera bajo uno de los índices de referencia en el mundo, el Henry Hub- marca referencias de precios que oscilan entre 2,40/2,90 U$/MMBTU.

Por ende, en un mercado mucho más competitivo, con niveles de ingresos más altos y con una economía altamente diversificada, la oferta de gas natural consolida precios que permiten asegurar accesibilidad y competitividad a las unidades productivas, mientras que, en nuestro país, se consagran rentabilidades extraordinarias con estos diferenciales de precios comparados con los costos estimados.

De hecho, estudios recientes marcan que los costos con ganancia normal en los campos de la Argentina, oscilan entre los 2/2,20 U$/MMBTU, según nos informa Andrés Repar.

Asimismo, YPF, como empresa de bandera líder en la producción de hidrocarburos en la Argentina, controlada mayoritariamente por el Estado nacional y los Estados provinciales hidrocarburíferos, debe implementar mecanismos de transparencia que permitan al conjunto de la población el adecuado conocimiento de los costos de producción, que constituyen insumos estratégicos para una idónea planificación del entramado productivo nacional.

Debe recordarse, entre otras cuestiones centrales, que la falta de información y necesaria transparencia sobre los procesos de formación de costos de las firmas hidrocarburíferas, impacta de modo determinante en la adecuada y eficiente administración de los servicios públicos esenciales de gas natural y energía eléctrica, con tarifas al alza que, como hemos visto durante el macrismo, significaron la violación abierta de un derecho humano fundamental: el acceso a la energía a precios justos y razonables para los usuarios residenciales, comerciales e industriales.

Con el ahorro de los argentinos, podemos desarrollar un Fideicomiso asociado a pozos petrolíferos y gasíferos, ocupando Pymes nacionales, y no solo las grandes empresas, para el crecimiento de la explotación de gas en Argentina.

Debemos replantear el rol de YPF: la debemos convertir en bandera del desarrollo nacional. Hoy, lamentablemente, está alineada a los intereses del capital
extractor de renta del país.

  • DESARROLLO DE RESERVORIOS DE GAS PARA NO TENER QUE IMPORTAR GAS LICUADO EN INVIERNO

Es prioritaria la implementación de políticas de almacenamiento de gas natural en períodos estivales, momento en que los consumos promedio bajan ostensiblemente. Esta política permite orientar precios más equilibrados durante el año ya que permite garantizar oferta estable, moderando alzas y bajas de disponibilidad y cotizaciones.

Ello configura una política de interés nacional inexcusable, tal como ocurre en los Estados Unidos, donde existen 400 depósitos para almacenaje en pozos no
activos de petróleo y gas. En Europa también se almacena el gas.

A su vez, esta política permitiría moderar la importación de GNL en los meses invernales, sustituyendo una alternativa más cara y que debe pagarse en dólares aún antes de la descarga en la terminal de regasificación.

Téngase en cuenta que, a través de la sanción de la ley que implementó un aporte extraordinario a las grandes fortunas, el Estado recaudó algo más de 550 millones de dólares en concepto del 25% de la recaudación total, que debe destinarse exclusivamente a proyectos hidrocarburíferos en cabeza de IEASA e YPF.

Sin embargo, sólo se destinaron a pagar los subsidios desmedidos a las empresas gasíferas.

A su vez, Repar estimó que el total de subsidios que el Estado nacional asegura al selecto grupo de empresas oligopólicas, podría oscilar entre los 1.000 y 1.500 millones de dólares, en función de precios ponderados y oferta final del hidrocarburo.

Este es tan solo un ejemplo del modo en que el subsistema hidrocarburífero ha funcionado en los últimos años en nuestro país, al calor de esquemas que buscan perpetuar la rentabilidad de las empresas a través de distintos mecanismos de transferencias avalados por los Estados nacional y provinciales.

Los empresarios Pymes queremos participar de estos proyectos. En el país están las divisas. Ya explicamos cómo movilizarlas y ponerlas al servicio del país. Estos temas deben ser parte de la agenda.

  • EL SUPERAVIT COMERCIAL RENOVACIÓN DRAGADO “HIDROVÍA”

Queremos destacar algunos conceptos sobre las exportaciones y la implicancia en el nivel de vida de los argentinos. Elementos para poder ver con claridad de qué estamos hablando.

No hay que confundir los intereses nacionales con los intereses de las élites exportadoras.

Durante los últimos 20 años, el superávit comercial argentino alcanzó los 188.000 millones de dólares.

Lo cierto es que para las economías nacionales, las exportaciones son un gasto de recursos y las importaciones, un ingreso de recursos.

Visto más claramente, las exportaciones son bienes que se mandan al mundo para que otros lo disfruten.

Son menos bienes que tenemos para utilizar los argentinos.

Por el contrario las importaciones, son bienes que nos mandan desde el mundo para que nosotros los utilicemos y disfrutemos.

Las exportaciones nos permiten poder comprar otros bienes del resto del mundo.

En todo el año 2020 la balanza comercial de Estados Unidos tuvo un déficit de 676.700 millones de dólares.

Visto de otra manera la sociedad estadounidense tiene un nivel de vida por arriba de sus posibilidades.

Recibió productos del resto del mundo por más de 600.000 millones de dólares para consumirlos.

El principal producto de exportación de EEUU es la deuda que impone a otros países a través de las políticas dictadas por el FMI. Digamos todo.

VISTO DE OTRA MANERA, ES EVIDENTE QUE DEBEMOS CUIDAR LAS DIVISAS PORQUE, EN DEFINITIVA, ES RIQUEZA QUE SE PRIVAN DE CONSUMIR LOS ARGENTINOS.

 Para asegurar esto, debemos cambiar la Ley de Inversiones Extranjeras, priorizando las empresas nacionales que reinviertan el excedente en el país.

Que sea el gobierno quien decida si la radicación de una empresa es conveniente para el país, en función del envío de excedentes al exterior en divisas que no tenemos. Si la empresa va a generar divisas o se la debemos dar nosotros.

Pensemos en UBER o GLOBO. Los excedentes que se llevan salen del esfuerzo de todos los argentinos para conseguir divisas.

¿No podría haber empresas nacionales que desarrollen las aplicaciones que se utilizan?

Lo mismo ocurre con la extranjerización de Empresas.

El Estado debe intervenir y decidir si es conveniente para el país o se buscan inversores nacionales.

Debemos tratar de que los excedentes crezcan y se reinviertan en el país.

Hace unos meses, terminó la concesión del dragado de las vías navegables en el Rio Paraná. Se está decidiendo un llamado a licitación para la continuidad de los trabajos.

Los ingresos por peajes, durante los próximos 10 años, serán de aproximadamente 5000 millones de dólares.

Creemos que el Estado debe hacer todos los esfuerzos necesarios, para que esos dólares o la mayoría, al menos, queden en el país.

Colocamos satélites en el espacio, fabricamos vacunas, tenemos un aparato científico importante.

¿No podemos sacar arena del fondo del río?

No podemos fabricar balizas inteligentes en el país?

¿No podemos hacer dragas en nuestros astilleros?

¿No podemos alquilar dragas en el mercado internacional mientras las construimos con mano de obra argentina?

Debemos poner al frente de estas decisiones a funcionarios comprometidos con el desarrollo nacional.

No vinimos al gobierno a administrar el Estado.

Vinimos para modificar las políticas que nos llevan a tener millones de desocupados.

Están por vencer las concesiones de la mayoría de las represas.

El Estado debe asumir el control de las mismas.

  • EL PRECIO DE LOS ALIMENTOS

Es muy importante garantizar el acceso a los alimentos a todos los argentinos.

Para eso, se necesita una intervención directa del Estado.

En la mayoría de los países, los Estados constituyen stock de intervención para garantizar precios accesibles.

Nosotros, en el caso del trigo, tenemos experiencias donde el Gobierno subsidió el precio a los molinos, a los efectos de regular el precio de la harina en el mercado interno.

Esta es La Política que debemos repetir.

En el mercado de carnes, indudablemente la demanda mundial es muy grande en cantidad, por lo que se hace necesario cuotificar la cantidad que se consuma en el mercado interno y determinar la cantidad que se puede exportar, teniendo en cuenta la necesidad de aumentar la producción. Se exportan los excedentes.

En el mercado de maíz, creemos que también el Estado puede operar con stock de intervención para proveer de maíz a precio subsidiado a los productores pecuarios.

Hoy, con las nuevas tecnologías, se puede controlar la relación costos-precio de venta de todas las cadenas alimenticias. Con estas herramientas, la Secretaria de Comercio debe fijar márgenes de utilidad razonables, y controlarlos.

A la vez, el Estado, con su poder de compra, también debe contribuir a diversificar la oferta.

La compra de alimentos desde todos los organismos del Estado, debe estar orientada a los pequeños productores nacionales.

Debemos tratar de que los grupos concentrados de poder no sigan incrementando su participación en el mercado.

Nadie puede tener más de un 25%.

Hay que trabajar en esa dirección, no autorizando nuevas aperturas.

  • TERMINAR CON EL SECRETO BANCARIO, CON EL SECRETO FISCAL, CON EL SECRETO ADUANERO Y CON EL SECRETO ESTADÍSTICO

Los Empresarios Nacionales de capital interno no necesitamos ningún secreto. No tenemos nada que ocultar.

La violación de los secretos fiscales ha dado lugar al inmovilismo de los funcionarios públicos, ya que cuando inician investigaciones sobre evasión o delitos conexos, son denunciados penalmente por los poderes económicos.

Necesitamos que puedan actuar con libertad. Necesitamos transparentar la economía, para proteger a los millones de marginados, que son los verdaderos damnificados de este proceder.

La sociedad necesita saber cómo se comportan las grandes empresas, cuánto tributan, a qué valores exportan, para ayudar a los poderes públicos a terminar con la opacidad fiscal.


Qué exportan, a qué precio lo hacen, a donde envían sus productos.

¿A un destino final o están triangulando a un paraíso fiscal?

 

  • EL ESTADO DEBE CONSTRUIR LAS ESCUELAS NECESARIAS PARA GARANTIZAR LA DOBLE ESCOLARIDAD HASTA LA SECUNDARIA

Es imprescindible que el Estado brinde educación de calidad, de doble escolaridad, a todos los chicos, hasta la secundaria.

Tenemos los recursos.

Materiales y mano de obra.

Se necesita tener la decisión política y elaborar los planes de acción para implementarlo en cada distrito.

Esta política disminuirá la desigualdad, dando mayores posibilidades.

Generarán numerosos puestos de trabajo, en la construcción.

Ocupará numerosos docentes, personal administrativo, psicólogos y acompañantes terapéuticos, cocineros, etc.

El Estado debe crear todos los puestos de trabajo socialmente útiles.

Tenemos soberanía monetaria para hacerlo.

 

  • AMPLIAR LA FRONTERA AGROPECUARIA INCORPORANDO 70 MILLONES DE HÁ

Desde 1910 tenemos en explotación 35 millones de Há.

Se pueden ampliar a 110 millones.

Pasar de 100/110 millones de Toneladas de cereales a 300 millones.

Pasar de 55 millones de cabezas de ganado a 120 millones.

Se podrían instalar 100.000 colonos agropecuarios, dueños de campos.

Esto generaría más de 3.000.000 de empleos.

Para cubris sus necesidades, se necesitarían 400.000 técnicos.

Llevaría solo un año implementar este Master-plan y su ejecución, dos años.

El Ingeniero Colombo detalla el plan con precisión en este video: https://www.youtube.com/watch?v=1QVyOjon1Ig .

En el punto 9 más arriba ya explicamos de dónde sacar el financiamiento.

Debemos crear la Corporación de Desarrollo y Extensión de la Frontera Agropecuaria del Norte Argentino, que se deberá encargar de la puesta en marcha de las obras.

Estas obras están apoyadas por la totalidad de los argentinos, lo cual deja
atrás la grieta.

El proyecto de canalización del Bermejo consiste en la construcción de dos canales navegables de 728 km.

Uno de los canales está planteado a unos 30 a 40 kilómetros al sur y en forma paralela del actual curso general del río Bermejo, desembocando en el alto Paraná.

El otro, de 1.000 km. de longitud, desembocaría en el Paraná Medio, y sería alimentado por seis embalses, con capacitad para almacenar 9.500 millones de m³ de agua.

En los desagotes se construirían seis centrales hidroeléctricas con capacidad para suministrar 3.089 millones de KW/h/año de energía eléctrica, lo que contribuiría al crecimiento industrial de la región.

Los dos canales a construirse tendrían unos 45/50 metros de ancho por 4 de profundidad y en conjunto alcanzarían a 1.730 km de longitud, todo navegable y fluirán 40 m³ por segundo de agua, las 24 horas del día.

Ello significaría menos del 10% del caudal regulado del Bermejo de 450 m³ por segundo.

El costo en agua de la operatoria para bajar los gastos de transporte es muy reducido.

Permitirá que operen barcazas de 11 metros de ancho y 60 metros de largo, con una capacidad de transporte de 1.500 toneladas; es decir, un equivalente a 50 camiones grandes.

Los canales tendrían una capacidad muy importante como capacidad de transporte (110 millones de Ton/año) con fletes inferiores al ferrocarril y mucho menores todavía a las carreteras.

Un proyecto rápidamente autofinanciable con el ingreso de divisas por la mayor producción de cereales y que se puede poner en marcha de inmediato.

  • EL PENSAMIENTO DE MARCELO DIAMAND Y ALDO FERRER

Los Empresarios de PYMES PARA EL DESARROLLO NACIONAL, junto a un grupo de economistas, proponemos volver a elaborar las doctrinas desarrolladas por Marcelo Diamand y Aldo Ferrer, con los aportes de las finanzas funcionales, y las evidencias económicas que se pusieron de manifiesto en el mundo por la crisis del COVID.

Deben ser los objetivos del gobierno eliminar el desempleo, ampliar el mercado interno, promover las exportaciones, vincular de manera virtuosa al sector productivo con el sector financiero, promover el ahorro interno, y retener el excedente en el país.

La concepción de la «estructura productiva desequilibrada» (EPD) es la llave maestra del pensamiento de Marcelo Diamand.

La EPD es una forma específica de heterogeneidad estructural.

De acuerdo con este punto de vista específico, Argentina muestra un desequilibrio estructural entre la productividad del sector primario exportador y la productividad industrial.

La opción por la industrialización implica precios industriales inferiores a los precios internacionales. Sin embargo, el tipo de cambio se basó en los costos del sector primario, que por razones naturales (fertilidad, etc.) es el más productivo.

Está arraigada, y ocupa un lugar destacado en nuestro imaginario, la quimera de que el bienestar de los argentinos depende de los precios internacionales de las comodities agropecuarias y, en suma, del «campo argentino».

Las formas asumidas por las actividades productivas permitieron que se confundiera la causa de esa riqueza hasta hacerla aparecer como un resultado de la ‘actividad humana’, antes que como fruto de una naturaleza pródiga.

Hoy el 70% de la producción agropecuaria se produce en campos alquilados.

Cuando se presentan los costos agropecuarios, se incluye el costo del alquiler de la tierra.

Hay un grupo que se llama a sí mismos “productores agropecuarios” pero en realidad son rentistas de la tierra alquilada.

FUENTE: https://www.campoenaccion.com/actualidad/el-70-de-la-produccin-es-en-campo-arrendado.htm

Asistimos a la brutal paradoja de un país «rico» en dotación «natural», pero sumergido en depresión productiva y con la mitad de la población en la pobreza.

Aldo Ferrer nos decia que la Argentina con las políticas monetaristas, pasó de ser un país “en proceso de desarrollo” a otro en “proceso de subdesarrollo”.

Distintos analistas han tendido a explicar la carencia de exportaciones industriales y los más altos precios fabriles como resultante de una presunta «ineficiencia» del sector industrial. En verdad, la industria no es que no exporta por ser «ineficiente» sino porque no puede competir con la productividad «natural» del agro, porque históricamente no se fijaron tipos de cambio múltiples o diferenciales, especialmente adaptados a las exportaciones industriales.

Diamand sostenía que el proceso debería llevar a la creación de un régimen de tipos de cambios múltiples por la vía de derechos de importación, cuya misión es reflejar las paridades de poder adquisitivo de diferentes sectores de actividad.

Pero este régimen de cambios múltiples constituye una solución «nada más que parcial» (Diamand, 1972).

Cuando se aplicó el sistema de cambios múltiples, solo se usó para el lado de las importaciones, mientras que para las exportaciones industriales siguió vigente el cambio nominal basado en la paridad correspondiente al sector primario» (Diamand, 1972).

Debíamos adoptar medidas para disminuir la no competitividad sistémica de las exportaciones industriales.

Diamand, en 1972, propone la creación de un mercado financiero-mixto flotante, donde se liquiden las exportaciones industriales no agropecuarias, a los efectos de mejorar la competitividad de las exportaciones industriales. También afirma que se necesita mucha voluntad política para llevarlo adelante.

Hoy los Empresarios de PYMES PARA EL DESARROLLO NACIONAL sugerimos seguir este camino.

El tipo de cambio es una gran «equilibrador» de productividades.

En otros términos, el salario real puede crecer y la moneda doméstica apreciarse, sin que el sector industrial pierda su competitividad.

De todos modos, el interés de Diamand es señalar que aunque pudiera existir una supuesta «ineficiencia» industrial esto no debería impedir la falta de competitividad sistémica (fijando un tipo de cambio apropiado) aun cuando fuera causante de bajos salarios reales.

Diamand sostenía a comienzos de la década del 90 que «lo que debe terminar es el modelo sustitutivo autárquico, sin una inserción en el mercado internacional, que no exporta productos industriales».

Aldo Ferrer, a su vez, analiza el desarrollo de Corea, un caso notable de desarrollo deliberado.

El Estado diseña el modelo de crecimiento y utiliza multiplicidad de instrumentos para orientar a los agentes económicos hacia los fines perseguidos.

El nacionalismo es otro rasgo dominante de la experiencia coreana.

Toda la política de fomento se orienta a beneficiar a las empresas de capital local.

Se prioriza que los excedentes generados se reinviertan en el país.

EL PENDULO ARGENTINO

Diamand desarrolla la teoría del péndulo argentino describiendo que históricamente los periodos de crecimieno se agotaban por la falta de dólares para financiar las importaciones.

Cuando se agotaban las posibilidades de endeudamiento, llegaban las devaluaciones, las posteriores recesiones y la desocupación. De este modo, se origina lo que Diamand llamó INFLACION CAMBIARIA.

Este ciclo configuraría una tendencia a la frustración, transformando al problema económico «en un eje alrededor del cual giran los problemas sociales y políticos» (Diamand, 1973).

Si logramos que las exportaciones industriales crezcan, deben ser como lo definía Diamand, el COMBUSTIBLE NECESARIO PARA SOSTENER EL CRECIMIENTO DE LAS IMPORTACIONES.

A medida que crece el mercado interno, crecen las importaciones rápidamente.

Ese diferencial lo debemos sostener cuidando las divisas.

REFLEXIONES FINALES

Lo que nosotros estamos viviendo es el fracaso de un tipo de capitalismo.

Necesitamos un nuevo Contrato Social. Un nuevo “NEW DEAL” argentino, basado en el pleno empleo, la prosperidad compartida, y un sector financiero
regulado y muy reducido.

Nuestro sector financiero sirve solamente para sí mismo.

Es necesario reformularlo.

Debemos pasar a una economía monetaria de producción.

Que la inversión no solo esté guiada por el ánimo de lucro.

Hay que invertir también en bienes colectivos.

Tenemos un capitalismo de gestores financieros.

Hay que reenfocar las finanzas en promover el desarrollo del capital de la economía, en lugar de la financierizacion de la economía.

Una economía estancada no promoverá el desarrollo del capital.

No solo el privado, sino el público, ni la infraestructura pública, ni el capital humano.

Necesitamos crear e impulsar la reconstrucción de un sistema industrial fuerte y moderno que le permita a la Argentina salir de su situación de dependencia, lo que constituye una de las principales trabas al desarrollo nacional.

Necesitamos, con el apoyo del estado, desarrollar una clase de empresarios nacionales, comprometidos con un proyecto de país industrial, dispuestos a competir con el capital extranjero.

Hay que terminar con la pobreza, creando trabajo para todos.

HA LLEGADO LA HORA DE QUE DEBATAMOS CUÁL ES EL CAMINO A SEGUIR.

 PYMES PARA EL DESARROLLO NACIONAL

Grupo Bolívar