El preestreno se llevó a cabo el día 17 de noviembre de 2012 en el estadio Luna Park, con 3500 invitados

NESTOR KIRCHNER, LA PELICULA DE PAULA DE LUQUE

Néstor Kirchner, la película es una película argentina documental de 2012 dirigida por Paula de Luque. Trata sobre la vida del presidente de Argentina, Néstor Kirchner. La producción estuvo a cargo del diputado Fernando Chino Navarro y de Jorge Devoto.

Agenda NAKY

18/09/2021

La película se exhibió comercialmente por primera vez el 22 de noviembre de 2012 en 93 salas de 83 complejos en todo el país.

El preestreno se llevó a cabo el día 17 de noviembre de ese año en el estadio cubierto Luna Park, al que asistieron cerca de 3500 invitados, entre dirigentes, militantes políticos e invitados especiales.4​

La producción general del filme estuvo pensada originalmente para el cineasta Adrián Caetano, quien luego de unos meses y un borrador, abandonó el proyecto debido a problemas para lograr consenso con la productora.

 

La dirección recayó entonces en Paula de Luque.

La película recibió subsidios estatales por $ 3 887 778.6​

La versión de Caetano, NK: El documental, fue emitida en el año 2013 por el canal Telefé,7​ y actualmente se encuentra disponible en la plataforma en línea gratuita de cine argentino CINE.AR Play.

Sinopsis

El documental recorre gran parte de la vida personal y política de Néstor Kirchner.

Se incluye material familiar para ilustrar la relación con la entonces novia del exmandatario y que luego se convertiría en su esposa, Cristina Fernández de Kirchner.

En el comienzo de la obra se intercala un testimonio de Máximo Kirchner recordando a su padre, con imágenes de la crisis de diciembre de 2001 en Argentina que determinó la caída del presidente en aquel momento, Fernando de la Rúa.[cita requerida]

El hijo del matrimonio Kirchner vuelve a aparecer en el final y cierra la película con un monólogo, ascendiendo a siete veces sus apariciones a lo largo del filme.

Otros momentos relevantes de la historia política y social argentina que tienen su lugar en la obra son: la muerte del joven militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, causa en la que está imputado José Ángel Pedraza, titular de la Unión Ferroviaria; la aparición de los cuerpos de los militantes Darío Santillán y Maximiliano Kosteki,[cita requerida] la resolución 125 (vetada del Senado por el vicepresidente Julio Cobos en el marco del paro agropecuario patronal en Argentina de 2008), el pago de la deuda al FMI, la política por los Derechos Humanos, la Ley de Medios y la prolongada controversia con el Grupo Clarín.8​

Producción

Aspiramos a una película que exceda el mejor homenaje que se pueda imaginar Cristina sobre la vida de Néstor.

—Fernando Chino Navarro, refiriéndose al contraste de estilo entre la idea de Caetano y el enfoque de la productora.​

En un principio, el documental estuvo a cargo del cineasta Israel Adrián Caetano, aunque este sería más tarde reemplazado por la productora Tochineki, pasando la dirección a Paula de Luque.

Caetano confirmó su apartamiento del proyecto a través de su cuenta de Twitter, donde publicó: «Ya no soy el director del documental de Néstor Kirchner si es que me preguntás eso […] Siempre fui tratado con respeto […] Igual da tristeza».

En sus posteriores comentarios en la red social desligó de toda responsabilidad a su productora y negó que este cambio haya sido un artilugio desde el Gobierno.

El problema se habría originado por la incompatibilidad de enfoques y por «diferencias artísticas».

Por su parte, el diputado por la provincia de Buenos Aires Fernando Chino Navarro y el publicista Jorge Topo Devoto, productores del filme, querían que la película se tratara sobre el «costado más humano» de Néstor Kirchner, mientras que Caetano buscaba que retratara principalmente su carrera política.10​11​En palabras del Chino Navarro, había «diferencias de criterio con la película», refiriéndose al borrador presentado por Caetano a fines de 2011 y que fue el origen de las diferencias entre director y productores.

Esta idea original entregada por el cineasta en octubre de ese año era un documental sobre política no comercialmente viable por estar estructurado de manera poco ortodoxa, con recursos como entrevistas inéditas, material subido a Youtube por particulares y videos captados con celulares, que apuntaba a un público crítico sin hacer apología de una ideología política concreta.

​Durante la dirección de Israel, se realizaron campañas para recaudar material casero mediante el sitio web yoquieroserparte.com.ar en formato digital, o con el servicio del Correo Argentino, ofrecido de forma gratuita para ese fin.

En marzo de 2011, durante la previa de un partido de fútbol entre Racing e Independiente, los jugadores de uno y otro club posaron con una bandera invitando al público a colaborar con el filme enviando fotos y videos de su autoría retratando sucesos relacionados con la gestión del expresidente.

En un momento, también se especuló con la posibilidad de que la hija del presidente, Florencia Kirchner, llevara las riendas del proyecto, aunque esta opción fue rápidamente descartada por encontrarse ya produciendo otra película sobre su padre.​

Después del nombramiento oficial de Paula de Luque como directora por Fernando Chino Navarro y Jorge Topo Devoto, el 2 de febrero de 2012, Caetano volvió a utilizar su cuenta en Twitter, en esta ocasión para disparar irónicas reflexiones sobre su alejamiento: «La función del artista consiste en hacer las leyes, no en seguir las leyes ya existentes […]

Pero andá a explicarles […]» «No hay películas huérfanas […] tarde o temprano alguien las adopta» y «Yo pensé en una película, no en una Creamfield con choripanes».

La directora, que tiene en su haber películas de índole político como Juan y Eva, aceptó la tarea, aunque en previas declaraciones afirmó que si bien su nombre había empezado a circular como posible sucesora desde hacía una semanas, no había sido notificada oficialmente hasta ese día.

Barajó entonces la posibilidad de titular el filme Néstor para todos, idea que finalmente no se concretó.

Paula afirmó que su objetivo no era crear un documental «nostálgico, sino (uno) lleno de vida», con una «reflexión política y poética» sobre Néstor Kirchner.

Sobre la estructura del filme, la directora habló de cuatro pilares temáticos fundamentales que ayudarían a encauzar el guion y la filmación:

  • «Vengo a compartir un sueño»
  • «Quisiera que me recuerden»
  • «No voy a dejar mis convicciones en la puerta de la Casa Rosada»
  • «Soy un hombre común en circunstancias excepcionales»

Paula de Luque no continuó desde el borrador de su antecesor, sino que comenzó una película totalmente diferente.

Sin embargo, siguió en la línea del género documental: en palabras de la directora no era viable crear una ficción con actores ―como había sucedido con Juan y Eva― porque ambos mandatarios son personajes vigentes en la escena social y política argentina.

Otro aspecto con el que continuó fue la combinación de escenas rodadas con material casero aportado por la familia del expresidente, terceros y extraído de Internet.

Caetano había reunido cerca de 600 horas de videos donados que durante la dirección de Luque se seleccionó, editó y convirtió a alta definición.

Florencia Kirchner estuvo a disposición de la directora, con quien mantuvo reuniones informales para «saber cosas íntimas» de su padre y también colaboró seleccionando el material familiar.​

Luque asumió como directora a fines de enero y entre febrero y abril escribió la historia en colaboración con el guionista Carlos Polimei.

En mayo y junio se hizo el rodaje en diversas locaciones y durante agosto y mitad de septiembre se realizó la edición y montaje, para combinar las escenas con el material aportado por particulares, labor que se llevó a cabo.

El presupuesto oficial rondó entre los 5 y 6 millones de pesos, aportados por dos inversores y militantes activos del kirchnerismo.

Para la película con una duración aproximada de noventa minutos se utilizó una variedad de materiales y recursos -cerca de diecisiete mil piezas entre fotos, videos, audios y documentos, aportados por personas allegadas a la familia Kirchner y anónimos-​

Adrián Caetano aparece citado en los créditos finales.​

Una de las novedades del filme fue la aparición de Máximo, el hijo del matrimonio Kirchner, en repetidas ocasiones a lo largo del filme, quien se expuso significativamente ante los medios para realizar el documental.