Norita, la abanderada de la JP de La Plata. La mina que siempre marchaba al frente, contagiando entusiasmo.

NORITA PERALTA SE FUE SIN SALUDAR

Por Ernesto Jauretche*

Nora Peralta en 1968 comenzó su militancia en la Facultad de Ciencias Veterinarias de La Plata, en la Federación Universitaria de la Revolución Nacional, de base peronista. Fue la única mujer integrante de la mesa de la FURN, ocupando el cargo de finanzas.

Por Ernesto Jauretche

NAC&POP

28/08/2021

 

¿Qué pasó Norita?

¿Es verdad que te fuiste sin saludar?

No puedo, no me perdonaría faltar a tu despedida.

Fuimos tan jóvenes…

¿Es cierto que se acabó nuestro intercambio de tus paltas y limones por mis frascos de dulces caseros?

Parece que esta vez te agarraron desprevenida, porque si te daban tiempo para hablar eras capaz de convencer a la propia Parca que dejara su lúgubre tarea para más adelante.

Ella no lo sabía y se equivocó.

Pero ya está.

Ya fue, dicen los pibes de hoy.

Pero nada deja de ser: todo cambia y se embellece.

Hasta la muerte, lo más natural que nos acontece.

Ahora nos quedó un humedal (que está de moda) con paja brava, plumeros de cortadera y pájaros y carpinchos, pero de dudas, de interrogantes metafísicos che, en serio, te digo: ¿cuánto mide una petisa como Nora?

Si se la midiera por movediza y alegre llegaría hasta el cielo.

Y ¡qué grande Norita!, porque te gozamos, ese tamaño ocupará un lugar privilegiado en el Comando Celestial y en nuestro cementerio vivo que es la memoria de los compañeros, esa inmortalidad con que se regocijan los revolucionarios de todos los tiempos.

No estará entre nosotros hasta que la vayamos a buscar; como siempre hizo: la llamabas, se hacía rogar, venía y en cuanto te descuidabas ya se había puesto a la cabeza y ahora era ella la que te llevaba.

Desde allá arriba se va a compadecer de nosotros, los que quedamos con la boca abierta en este océano de incertidumbres que es la Patria.

Te extrañaremos tanto…

¿Tendrás por fin la casa soñada?

¿Será el hogar que tantas veces dejaste y luego volviste a levantar, como la farolera?

Lástima: el último era un paraíso.

¿Existe el Paraíso?

Y bueno, lo tenías de madera, de fierro y tierra, de flores y árboles frutales, con pileta de natación para los nietos y todo.

Lo vas extrañar porque era tuyo, tu obra.

Tu premio, el de tus últimos y dichosos años de abuelita.

Y nosotros te seguiremos mirando mientras como distraída, como sin querer, no dejarás de cultivar hijos, nietos, compañeros, amigos y amores.

¡Con qué cálida voz!

¡Con cuánta energía! Con una graciosa mueca de burla para los enemigos; cuernos, faquiú.

Norita, la abanderada de la JP de La Plata.

La mina que siempre marchaba al frente, contagiando entusiasmo.

La audaz.

La corajuda.

La que iniciaba cada vez el coro de la consigna apropiada.

Una cuenta a propósito de este momento triste: ¿cuántas veces habrás cantado la Marcha Peronista?

Norita, no te aflijas, la seguiremos entonando cada vez que nos aqueje un dolor o nos ilumine un triunfo.

Pero ¡qué falta nos va a hacer tu voz, tu gesto, tu pasión!

NORA PERALTA, POR DECIR LO DE SIEMPRE Y PARA SIEMPRE: QUERIDA
NOS ACOMPAÑARÁS HASTA LA VICTORIA
Ernesto Jauretche
La Plata, 28/08/2021

Nora Peralta en 1968 comenzó su militancia en la Facultad de Ciencias Veterinarias de La Plata, en la Federación Universitaria de la Revolución Nacional, de base peronista. Fue la única mujer integrante de la mesa de la FURN, ocupando el cargo de finanzas.

En 1971 pasó a militar en la JP barrial, en Elizalde, un barrio ubicado en la zona del cementerio de la Plata. En octubre del mismo año se casó con Raúl Piñeyro, compañero de militancia, con quien compartió 34 años, y con el cual tuvo 4 hijos.

A fines de 1974 abandonó junto a su esposo e hijo recién nacido la ciudad de la plata por estar perseguidos por la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina, grupo parapolicial creado por el maquiavélico López Rega).

Luego de recorrer varias ciudades fueron a vivir al gran Buenos Aires donde comenzó a trabajar como Maestra.

Con el retorno de la democracia vuelve a la ciudad de La Plata, donde vive hasta principios de los noventa, fecha en que gana el concurso para directoras titulares y elige como destino la que hoy es escuela Nº3 de Álvarez Jonte, desarrollando en la zona con su esposo una ardua tarea comunitaria que unto a los vecinos del lugar, lograron implementar:

– Merienda y almuerzo para los alumnos de la escuela
– Entrada del micro Flecha de oro
– Instauración del boleto escolar secundario, donde se favorecieron los alumnos del lugar y los de Vieytes
– Organización de una huerta y cría de aves para el comedor escolar
– Recuperación del Club Social y Deportivo Álvarez Jonte para la comunidad.

Desde 1995 se radica con su familia en Verónica.

En 1998 asume como Inspectora de Educación hasta su retiro de la docencia en el año 2003, luego de perder a su esposo.

A fines del mismo año comienza a trabajar en la obra social de los empleados de comercio y en el Sindicato de comercio desarrollando una tarea al servicio de los afiliados.

Leer más: https://lacarlosmiguel.webnode.com.ar/products/nora-peralta/