FR: Estamos trabajando mucho en el desarrollo de todos los componentes técnicos que necesitamos descubrir para entender cómo es la Buenos Aires de Héctor Oesterheld

NETFLIX EN LA ARGENTINA: DEL ESTRENO DE «EL REINO» A LA ANSIEDAD POR LA LLEGADA DE «EL ETERNAUTA»

Por Marcelo Stiletano

“El Eternauta va muy bien –confía Ramos-. Estamos avanzando mucho, muy entusiasmados con el trabajo que están haciendo Bruno Stagnaro y la productora K&S, pero no podríamos imaginarla antes de 2023, quizás a principios de ese año. Técnicamente es imposible llegar antes”.

Por Marcelo Stiletano

LA NACION

8/08/2021

La gran apuesta de Netflix en la Argentina, la serie basada en El eternauta, no llegará a la plataforma el próximo año

 “El reino es la más importante de todas las producciones originales realizadas hasta ahora por Netflix en la Argentina.

No solo por las dimensiones de su producción, sino por lo ambicioso de la propuesta y por el talento que logramos convocar, tanto delante como detrás de las cámaras”.

Lo dice Francisco Ramos, vicepresidente de contenido original del gigante del streaming y, por su función, el máximo responsable de llevar adelante proyectos locales en España y América Latina.

A pocos días del estreno de la serie creada por Claudia Piñeiro y Marcelo Piñeyro, Ramos conversa con LA NACION vía Zoom desde su México natal.

A uno de los máximos ejecutivos hispanoparlantes de la plataforma lo distinguen la familiaridad en el trato y la diplomacia en las respuestas, actitud que lo lleva a ser especialmente cauteloso cada vez que se le piden algunas precisiones sobre futuros lanzamientos.

Con ese cuidado evita anuncios taxativos y prefiere manejarse con estimaciones tentativas cuando LA NACION le pregunta sobre el otro proyecto grande anunciado por Netflix en febrero de 2020, cuando Ramos llegó a Buenos Aires acompañando a Reed Hastings, fundador y director ejecutivo de la plataforma: la adaptación en formato de serie de El eternauta, una de las historietas (o novelas gráficas, según las nuevas denominaciones) más importantes jamás creadas en la Argentina.

Mercedes Morán y Diego Peretti en El reinoNetflix

“El Eternauta va muy bien –confía Ramos-.

Estamos avanzando mucho, muy entusiasmados con el trabajo que están haciendo Bruno Stagnaro y la productora K&S, pero es tal la complejidad del proyecto y tan fuertes son nuestras ambiciones que para llevar a cabo la serie que queremos hacer no podríamos imaginarla antes de 2023, quizás a principios de ese año. Técnicamente es imposible llegar antes”.

-De toda la lista de producciones originales que anunciaron Reed Hastings y usted aquí en Buenos Aires, en febrero en 2020, se estrenaron casi todas menos El eternauta.

En aquel momento ustedes dijeron que iba a llegar a Netflix el año siguiente.

-Estamos trabajando mucho en el desarrollo de todos los componentes técnicos que necesitamos descubrir para entender cómo es la Buenos Aires de Héctor Oesterheld, invadida por los alienígenas de la novela gráfica.

También en los efectos digitales.

Seguimos firmemente convencidos de lo que puede dar El eternauta y puedo garantizar que el cien por ciento de lo que anunciamos lo vamos a hacer.

Nos hubiese gustado estrenar la serie más rápido, pero se nos cruzó algo inesperado, muy desafortunado por cierto, para todo el mundo.

La adaptación de El eternauta no llegaría a Netflix antes de 2023

-La pandemia, claro. ¿Cómo afectó la estrategia de Netflix en la región y el plan de producciones originales?

-Fue distinto en cada caso.

En algunos países tuvimos que detener antes la producción y también volvimos antes, siempre en la búsqueda del mejor mecanismo de producción que permitiera garantizar la salud de nuestros equipos de trabajo.

En el caso de la Argentina, el impacto fue sensible, justamente en el caso de El reino.

-¿Qué clase de impacto?

-Estábamos empezando la producción, llevábamos tres o cuatro semanas de rodaje y tuvimos que interrumpir todo durante varios meses.

Eso les dio tiempo a Claudia Piñeiro y a Marcelo Piñeyro para revisar todo el material que acababan de filmar y encontrar en la pausa muchísimas cosas interesantes para reconcebir.

Para nosotros era importante volver cuanto antes, pero siempre con las máximas garantías posibles de salud.

-¿Toda esta situación los llevó a recalcular las inversiones que habían fijado con anterioridad, cuando se vivían tiempos normales?

-No. No hemos alterado nada de todos nuestros planes y nuestro compromiso con la región y tampoco en la cantidad de dinero invertido.

Sí nos vimos obligados a dilatar los tiempos de algunas de nuestras producciones.

Cada vez que lanzamos algo a nivel local, como ocurrió con el relanzamiento de Okupas o estrenamos series nuevas como ocurrió en el caso de México, donde pudimos volver mucho antes, advertimos con más claridad que nuestros abonados quieren verse reflejados en la pantalla de cada país.

-A propósito de Okupas, es el contenido más visto de Netflix en la Argentina prácticamente desde el momento de su aparición. ¿Esto podría estimularlos a ustedes a intentar la recuperación de otras producciones locales que hicieron época? Incluyo también a Los simuladores, otra serie que se adelantó a su tiempo.

-Siempre estamos abiertos a esa posibilidad con productores y televisoras de la región.

Como ocurrió también con El marginal, estamos dispuestos a ser miembros activos del ecosistema argentino de la industria del entretenimiento.

Si nuestros equipos creen que hay otra serie que tiene la misma posibilidad de pegar tan fuerte y a sus productores les interesa la idea, nosotros estaríamos encantados de hacerla.

 También estamos analizando con productores locales qué película de los últimos 20 o 30 años es posible remasterizar, con imagen y sonido nuevo, para volver a ponerla en pantalla, como está a punto de pasar con Tango feroz, de Marcelo Piñeyro.

-¿Se han sentido tentados ustedes a partir del éxito de Okupas y Los simuladores a alentar desde Netflix la producción de nuevas temporadas de estas series, algo que vienen pidiendo constantemente muchos de sus fans?

-Muchas de las series o películas consideradas míticas, no todas, pueden tener una nueva concepción o un relanzamiento a través de reboots, como lo denominan en Estados Unidos, pero deben contar con la capacidad de decir algo de lo que hoy pasa en el mundo. Okupas es un buen ejemplo.

Ha tocado fibras sensibles no solo en la gente que la vio en su momento sino en los espectadores nuevos.

No lo descartaría, estamos abiertos a esa posibilidad.

-¿Qué llevó a Netflix a entrar en el mundo de los videojuegos con perspectivas de inversión muy grandes?

-Siempre buscamos satisfacer las expectativas de entretenimiento para nuestros abonados en todo el mundo.

Tenemos en claro que los videojuegos ocupan, sobre todo en las nuevas generaciones, un lugar muy importante en ese ecosistema.

Desde ese compromiso hemos pensado que podíamos iniciar con ellos una nueva etapa.

Y no descartamos que a largo plazo pueda haber videojuegos basados en propiedades intelectuales de Netflix, tanto globales como locales.

-En los últimos tiempos el mapa del streaming en la región se amplió y diversificó con la llegada de competidores fuertes. ¿Cómo se ubica Netflix frente a esta nueva realidad?

-La competencia nos ha llevado siempre a la obligación de ser mejores.

Esa competencia se ha multiplicado y está claro que el público busca en cada plataforma contenido original como señal de distinción.

El contenido local tiene que ser parte esencial de esa estrategia.

Esto también nos obliga a ser mejores compañeros de viaje de los creadores, de los directores y los productores que ahora tienen muchas más opciones para desarrollar sus proyectos.

Lo que distingue a Netflix de los demás es un compromiso pleno con la diversidad de géneros, de puntos de vista y de miradas.

Hacemos de todo: películas, documentales, series, comedias, reality shows.

No hay límites en relación con la forma y el fondo de lo que queremos contar.

-A propósito de contenidos diversos, Star+ anunció su inminente llegada con un detalle no menor: transmisiones deportivas en vivo, como los partidos de la Champions League. ¿Sigue siendo ese tipo de propuestas un límite que Netflix no está dispuesto a atravesar?

-En este momento debemos enfocarnos a seguir mejorando aquellos aspectos en los que somos muy buenos.

Por lo tanto no estamos pensando en sumar transmisiones deportivas o de acontecimientos en vivo porque hay otros jugadores que están especialmente capacitados para ello y cuentan con ventaja para ser mejores en ese aspecto.

Nosotros estamos obligados a ser los mejores en aquello que sabemos hacer bien.

MS/