No hubo jamas, nada ni nadie tan desequilibrante y completísimo como Messi y eso que arrancó también de wing como Best o Garrincha...

NADA NUEVO BAJO EL SOL, SALVO MESSI

Por Antonio Dominguez*

Vi bastante jugar a Puskas y a Distefano varios partidos completos, siempre rodeados de constelaciones de astros globales. Vi tambien mucho jugar inventando, arriesgando casi siempre para poder crear a Pele y hasta incluso tambien jugar y entrenar durante meses a Garrincha, quien no era creible… prácticamente un dibujo animado.

Por Antonio Dominguez

NAC&POP

11/08/2021

Tambien casi siempre estuvieron rodeados de constelaciones de astros en sus equipos y en aquella Selección brasileña bicampeona mundial, que en su época de oro era mitad del Botafogo y mitad del Santos.

Y ni que hablar en esa otra obra de arte que nos obsequiaron al mundo en México 70.

Era otro fútbol. Sin duda.

Mucho más romántico y otra vida de la cual siempre fue su teatro.

Se tomaban más riesgos.

Se creía en la utopía.

Se la cultivaba.

La tenencia de la pelota no era crítica, casi dramática como lo es hoy.

La ecuación espacio/tiempo era mucho mas laxa, casi un fútbol posicional de duelos individuales.

Casi con el fin de aquel reinado de Brasil y Pele apareció si, aquella revolución colectiva tactica/estratégica holandesa de Rinus Mitchels y Estefan Kovacs, con el omnipresente todocampista Cruyff emulando a su ídolo adolescente Distefano; desequilibrando con su técnica en velocidad por todo el campo.

Pero sin el tambien estuvieron aquellos holandeses a sólo 5 cm de un poste, de ser igual campeones en 1978.

Tan bien rodeado estaba Cruyff tanto en aquel Ajax como en la Selección.

Diego fue otra cosa.

Una mezcla de la técnica y la rebeldia creadora de Sivori, con la «locura» desconcertante potente y veloz de Garrincha o de George Best, pero con la precisión goleadora y para los pases de Puskas.

Un fenomeno artistico de extrema estetica eficacia.

De plastica concepcion y ejecucion.

Su vida como su juego incluso, fueron mucho más parecidos a Garrincha que a la de Pele, del mismo modo que lo fue 1962 de 1986.

Y hubo tambien varios mega astros después.

Toda la magia de Ronaldinho, aquella elegancia de Zidane, el terror defensivo que provocaba Ronaldo Nazario Lima…

Pero nunca hubo jamas nada ni nadie tan desequilibrante y completísimo como Messi y eso que arrancó también de wing como Best o Garrincha…

Igual fue 8 veces el máximo goleador de la liga más competitiva del mundo, durante años encima nada menos que en duelo con Ronaldo.

Récord tambien de asistencias acumuladas también durante años y años.

Extremo, playmaker, o goleador…le da lo mismo.

Como aquel Diego del 86 o de Argentinos, pero durante ya 17 años seguidos..

4 finales continentales de Copas Américas con dos perdidas en los penales. Pele, Garrincha, Kempes o Maradona no llegaron nunca a una.

Que mas diríamos hoy de Messi si a diferencia de Valdano y Burruchaga en el 86, Higuain y Palacio con la pelota en el área, sin marca y picandoles para su pierna hábil, en el 2014 no le hubieran errado hasta al arco?

Por ahora ya tambien 4 Champions League.Diego no logro ninguna.

Pele y Garrincha directamente no compitieron nunca en Clubes de Europa.

3 Copas Intercontinentales…

Y sin embargp que mega delantero lo acompaño a Messi en ataque durante estos 17 años, que le arrastrara al menos permanentemente siempre alguna/s marca tanto en Barcelona o la Selección?

Acaso algún serio candidato a ganar tambien el balón de oro o que hasta incluso lo ganara?

Alguien del nivel de un Van Bastem que ganó 3?

O de un Gullit?

De un Platini o de un Cruyff que también ganaron 3?

De al menos un Batistuta, un Caniggia, un Valdano, un Ramón Diaz o un Kempes, como si tuvo Diego?

Un Levandosky?

Nada nunca ni cerca de ese nivel.

Solo un rato a Neymar que va para los 30 y todavía no gano ninguno.

Al contrario, fue teniendo que competir en cambio con Ronaldo que le arrebato 5 balones de oro, a los por lo menos 10 que sino ya tendría que tener el.

Y entonces en su «soledad» atacante del Barcelona o en la Selección, el universo fútbol y sus rivales se pudieron dar el lujo de crear un dispositivo táctico nuevo para tratar de detenerlo.

El pressing piraña dónde medio equipo rival abandona posicion y funcion original en el campo, para tratar de afixiarlo rodeándolo ya desde el medio juego y asi colectivamente 4 o 5 contra uno, intentar al menos reducirle al mínimo la esencia del fútbol, que es aquella ecuación directamente proporcional tiempo/espacio tan generosa de décadas atras.

Y ni así generalmente tampoco pueden neutralizarlo.

Nunca tampoco ningún jugador sufrió un acoso rival así tan sistemático.

A lo sumo aquellas marcas individuales de un solo hombre como las de Gentile o Reyna con Diego, Trapattoni y Burgnich con Pele o de Camacho a Cruyff.

Y entonces este desenlace con llanto incontenible del ahora.

En su final con un club como el Barcelona que siempre fue abandonico y que su marketing desde hace años intenta disimular diciendo que son «Mas que un Club».

Barcelona nunca logro, pudo, supo o quiso retener a sus artistas globales.

Su frialdad comerciante portuaria nunca los termina de entender, de arropar.

De blindarles su sensibilidad.

De cobijar esas almas que llenan a los clubes con su grandeza.

A aquel Luis Suarez que manejaba ese equipo de los otros hungaros con Kubala lo dejaron ir a Italia.

A Cruyff, a Diego, Romario, Ronaldo, Rivaldo, Riquelme, Ronaldinho, Ibraimohivich, Neymar, este Luis Suarez…aquel Sotil, Schuster, Laudrap, Figo…

Y ahora se quedaron vacíos.

Más que nunca.

No fue «el mercado».

Fué su falta de Grandeza.

De entender que este juego se trata de Gloria.

De salir y vencer al oponente con gesto triunfal, sin esperar que se muera primero de aburrimiento.

Todo eso que es la leyenda viviente de Messi.

Algo mucho más serio y profundo que echarle la culpa a eso que una temporal concentracion de flujos globales financieros, aprovechando reglamentos de ligas mas permisivas o amigables con los mercados; o el pretender esgrimir como novedad el supuesto neoliberalismo del mercado irrumpiendo en el fútbol.

Como si el Milan de Berlusconi o el América de Cali acá en Sudamerica en los 80, no hubieran hecho algo muy similar hace 35 años, a lo mismo que hizo Bernabeu en la España de Franco casi medio siglo antes que su emulo Fiorentino Perez, ya en este siglo después del caso Borsman…

Que fue sino también aquel Internazionale de Moratti padre y Helenio Herrera?

O la Juventus del abogado Agnelli rompiendo todos los récords llevando al Messi de aquel entonces un tal Enrique Omar Sivori?

En todo caso hoy sera un tema de escala y/o de fondeo internacional que parecen casi ilimitados, al servicio como herramientas privilegiadas de estrategias globales de marketing, sean empresariales, politicas o ambas.

Pero la inflación de precios futbolisticos, responde mas a la explosión mediática cuantitativa. No responde a ninguna influencia o modalidad cualitativa atribuible al neoliberalismo, desde cuando hace más de un siglo que el fútbol es un negocio/espectáculo global.

O acaso tampoco se sabe que ya cuando Boca Juniors subió a primera división en 1912, su sponsor estrella de entonces Bunge y Born «importo» y contrato laboralmente en su nomina a un uruguayo de Peñarol de solo 18 años a quien le pagaba además de un sueldo casa, comida y ropa limpia, por tratarse del fabuloso Loco Angel Romano después recordman campeón sudamericano y además olímpico en 1924?

Y faltaban todavía 2 décadas para que aquí se comenzará a blanquear aquel amateuriso marrón, que ya había ocasionado el primer cisma de Ricardo César Aldao con su GEBA y los que lo siguieron.

Cisma que pocos años después retomaria desde San Isidro Beccar Varela mientras no dejaba de facturar con el fútbol engrosando sus balances, sin pagarle a los jugadores con el apoyo luego del Presidente M.T. Alvear y su laudo.

Así que desde cuando el talento superlativo no tiene fronteras y va dónde mejor se lo reconoce?

Eso simplemente se llamo siempre y se sigue llamando Mercado

Y los actuales dirigentes del Barcelona sabiendo que existe y se terminaba el contrato, tuvieron un año para planificar y prepararse desde cuando Leo les advirtió que se quería ir, que no se estaba sintiendo ya feliz en ese Club.

Y sin embargo fieles a su tradicion como tantos de sus antecesores catalanes, hombres de negocios que son y que los precedieron, friamente nuevamente priorizaron sus balances y la caja y asi casi sin pena y menos gloria dejaron irse mucho más que a una leyenda del Club o de la Ciudad… perdieron a su verdadera alma.

AD/