La crisis hídrica que incluye al Paraná tiene dimensión y consecuencias que no integran el sentido común de nuestro país.

REFLEXIONES SOBRE EL RIO PARANA

Por Ing- Alejandra Portatadino

Lo recursos hídricos disponibles y la forma de manejarlos, serán un factor determinante de la suficiencia o escasez de agua frente a las necesidades humanas a futuro. Los recursos hídricos los tenemos que comenzar a discriminar no solo como entre aguas superficiales, subterráneas debemos comenzar a incluir los ciclos termodinámicos del aire húmedo la sublimación inversa los efectos psicométricos que tiene la variación de la humedad atmosférica sobre los materiales y el ser humano.

 

 

 

Por Alejandra Portatadino*

 

REFLEXIONES SOBRE COMO EL RIO PARANA Y EL DETERIORO DE LA PAMPA HUMEDA QUE CORRE EL RIESGO DE QUEDAR CONVERTIDA EN UNA INERME SABANA AFRICANA

Introducción:

Dentro del estado del arte de la profesión, en la mecánica estudiamos y analizamos el movimiento y reposo de los cuerpos, y su evolución en el tiempo, bajo la acción de fuerzas.

Como ejemplos prácticos que podríamos relacionar con el ambiente tenemos la mecánica de suelos, la mecánica de fluidos, la hidrodinámica, y la termodinámica.

En el estudio de los movimientos observamos los factores que influyen en los mismos y las fuerzas que intervienen y se ejercen y cuales son los efectos resultantes sobre un determinado sistema.

La observación y el análisis de situaciones nos permiten obtener conclusiones sobre que sucede y poder anticipar con un cierto grado de certeza que sucederá ante variables intervenciones.

Primera variable

Clima y su variación por acciones antrópicas desforestación

Los impactos climatológicos sobre los recursos hídricos, no solo dependen del ciclo natural hidrológico, condicionado por el uso y cubierta del suelo vegetal, la temperatura y los ciclos de las precipitaciones, también dependen de las acciones antrópicas que generalmente, y paradójicamente, lo impactan negativamente para el ser humano.

Lo recursos hídricos disponibles y la forma de manejarlos, serán un factor determinante de la suficiencia o escasez de agua frente a las necesidades humanas a futuro. Los recursos hídricos los tenemos que comenzar a discriminar no solo como entre aguas superficiales, subterráneas debemos comenzar a incluir los ciclos termodinámicos del aire húmedo la sublimación inversa los efectos psicométricos que tiene la variación de la humedad atmosférica sobre los materiales y el ser humano.

Ya conocemos que la variación de los recursos hídricos son susceptibles a la variación de las temperaturas (hoy en un sostenido aumento) que afectan el ciclo natural de evaporación- sublimación inversa y psicometría, con una sostenida disminución de las precipitaciones. Donde zonas con temperaturas medias altas las mismas se incrementan por el talado de la selva.

El talado de la selva también afecta al ciclo del agua en una alta escala regional. Cuando llega humedad del océano Atlántico, esta cae en el bosque en forma de lluvia. Esta agua se absorbe por las raíces, subiendo por las plantas hasta la superficie de las hojas antes de regresar a la atmósfera. Los vientos que soplan sobre la cubierta forestal desigual generan turbulencias, que permiten que la atmósfera absorba más humedad, y se reinicie todo el proceso.

Toda esta agua se mueve y cae en forma de lluvia que se evapora una y otra vez hasta llegar a los Andes. Finalmente, la selva produce casi la mitad de su propia lluvia y abastece la cuenca superior del Paraná.

La selva deforestada en lugar de absorber el CO2 podría empezar a liberar los gases de efecto invernadero almacenados en el suelo hasta formar una  sábana. Observemos que pasa en el continente Africano a la misma latitud, donde sus tierras inertes ya no producen alimentos por falta de humedad y humus. Eso sucederá en el cono sur, afectando a Brasil, Uruguay y la Pampa Humedad quedará convertida inexorablemente en sabana seca. Ya los primeros indicios de esa desertificación los podemos observar hoy en día.

Mientras la población mundial aumenta inexplicablemente en nuestro país se dedica compulsivamente a destruir y hacer disminuir la cantidad de producción de alimentos a futuro por una riqueza del hoy que será temporal, y cada vez menos generadora por tener que reemplazar los ciclos naturales de agua y nutrientes por métodos artificiales, que también serán cada vez más escasos y caros de obtener, hasta que nuestros suelos queden completamente agotados.

De continuar así, Argentina se acerca a un siniestro futuro de la Africanización de su Pampa Húmeda, que de continuar así en pocos años quedará convertida en una sabana

Lo ante expuesto es muy fácil de apreciar, si observamos la situación de los países dentro del marco violeta en el siguiente mapa que se encuentran ubicados dentro de los mismos paralelos

Australia ya conocemos que la mayoría de su territorio es un desierto improductivo carente de agua, mientras la zona sur, coincidente con nuestra zona agrícola ganadera de la provincia de Buenos Aires, es más húmeda con producción de cereales, vejetales y ganadería, pero hoy ya está comenzando a ser afectada por una gran sequía.

Otro ejemplo dentro de los mismos paralelos tenemos el sur africano, que le suma el antecedente que durante siglos se vio sometido mucho antes que Sudamérica al saqueo y al talado de sus árboles para proveer de madera a Europa para sus barcos y construcciones, a su vez crecieron las plantaciones de algodón y cereales de manera intensiva, y hoy va dejando detrás una tierra infértil y devastada.

No querer ver esta realidad es suicida o directamente que no les importa el futuro de Argentina que quedará desbastada en pocos años más, con hambrunas, lo mismo sucedió en un continente inmensamente rico y fértil como el africano. Olvídense de las sociedades rurales, bolsas de comercio agrario y productores que serán parte de una historia de lo que fue Argentina.

Y eso ya lo comenzamos a ver y vivir, abramos los ojos y no seamos necios, alimentado codicias cortoplacistas y suicidas. Los agroquímicos ya están afectando las aguas superficiales y napas de agua potable subterráneas, análisis químicos de aguas dan ya muestras de su existencia en los resultados. Miopes abran los ojos y cierren un poco los bolsillos extranjeros que son los que nos dejaran los pasivos ambientales, la tierra yerma y la pobreza. Cuidemos el campo realmente y no en lo discursivo mientras lo destruimos.

Segunda Variable

Variación en la fertilidad de los suelos por la acción antrópica represas y dragados.

¿Por qué el Dragado del Rio Paraná sumadas las represas afectará la cuenca produciendo desertificación?

Observemos el mapa

La traducción de Dams es represa, hay 25 represas que afectan al Rio Paraná en su cauce superior. Las represas no solo son generadoras de energía, también distribuidoras de riego para agricultura en gran escala, y como observaran están ubicadas en el sector de la selva amazónica ya talada y reconvertida en sojera, todos conocen que la soja es una gran consumidora de agua.

Ahora bien si a eso le sumamos la disminución de los caudales de lluvias, y la mayor necesidad de agua para riego intensivo de miles de hectáreas, el panorama aguas abajo en la zona de Argentina será más que sombrío.

¿Que significa un mayor dragado para la producción?

Para cualquier evaluación de obra en los recursos hídricos, deben estudiarse aquellos procesos que intervendrán, y poder fomentar ante todo la adopción de prácticas para el manejo y conservación del medio de una manera sostenible con una mirada regional y no parcial de esa

zona puntual identificada donde se intervendrá,. Esta parte del mejor aprovechamiento del medio natural deberá ser especialmente considerada en las etapas siguientes donde se quieran realizar nuevas intervenciones que se destinarán a la complementación o modificación de los proyectos. Dragar significa alterar, velocidades, caudales y sedimentos.

Desde la bifurcación en múltiples brazos del cauce principal del río que se produce aguas abajo de la ciudad de Paraná, toda la zona será sometida a grandes cambios morfológicos. Debemos preguntarnos ¿Cómo será afectado el entorno con respecto a los tiempos de deposición y de erosión ante un desequilibrio entre la concentración actual y el nuevo potencial de sedimentos transportados y la rugosidad de grano del lecho a futuro?.

Un buen ejemplo es el Rio Mississipi, donde ya han cometido errores por rectificaciones de su curso, sufrió importantes modificaciones y alteraciones. En sus riberas se levantaron 3.500 Km de terraplenes que ocupan 12.300 Km2, 330 Km de espigones y 1.370 Km de empalizadas. Esto, directa o indirectamente favoreció la pérdida de humedales costeros, llanuras aluviales y la reducción de la intensidad de los pulsos de inundación. La rectificación del cauce, para favorecer la navegación, eliminó meandros y redujo 230 Km la longitud del río. Un 13 % de los 266 reservorios (de 2.500 a 12.000 Ha) que existen en la cuenca se localizan sobre el curso del Mississippi. La regulación del régimen hidrológico del río a lo largo de todo el curso modificó el patrón de crecientes y bajantes que dejaron de ser marcadamente estacionales para convertirse en irregulares y atenuados, aumentando las crecidas extraordinarias.

Pese a todo no lo han sobredragado, así que hasta Nueva Orleans se navega con trenes de barcazas. Podría continuar aplicándose en el Paraná donde se puede llegar con barcazas hasta Rosario puerto con calado suficiente y trasbordar a buques de navegación marítima con mayor calado, y si se necesita embarcar en buques con más calado los trenes de barcazas pueden llegar hasta las terminales en el Guazú. Desde Rosario o el Guazú mediante la habilitación, dragado y balizamiento del Canal de Magdalena se podrá salir tranquilamente al Atlántico, de una manera sostenible por un canal que permite la entrada y salida simultánea de buques, disminuyendo el impacto ambiental, agilizando nuestro comercio, y obviamente afianzando nuestra soberanía. Entonces ¿Por qué extranjeros vienen a querer hacer en nuestros ríos lo que no hacen y no tienen permitido hacer en los suyos?

Veamos algunas conclusiones de los datos del Programa Marco para la gestión sostenible de los recursos hídricos de la Cuenca del Plata en relación con los efectos de la variabilidad y el cambio climático

Al considerar escenarios inmediatos en términos climáticos, el período 2011-2041 presenta situaciones tales como una disminución de la precipitación en gran parte de la Cuenca y un aumento considerable de la temperatura. Este escenario podría afectar los recursos hídricos en la Cuenca del Plata

En un escenario con menor precipitación y mayor temperatura, el balance hidrológico regional podría conducir a caudales medios en descenso, facilitando la ocurrencia de eventos extremos, como la mayor posibilidad de sequías e incendios forestales.

Este tipo de escenario podría afectar sensiblemente la navegación de los ríos, como el Paraguay, lo que a su vez traería consecuencias económicas importantes, dado que la economía regional depende en gran medida del transporte fluvial.

Un escenario en que la humedad del suelo está en disminución o en permanente déficit, podría implicar un fuerte impacto en la producción agrícola y ganadera y, en consecuencia, un perjuicio socio-económico.

La reducción de los recursos de aguas superficiales y subterráneas pondría en compromiso el abastecimiento de agua potable para consumo humano creando, por un lado, conflictos sociales por el agua y, por otro, problemas de salud por enfermedades de origen hídrico.

La disminución de los caudales medios también podría afectar la calidad de las aguas de los ríos transfronterizos. El avance de la frontera agrícola podría aumentar la concentración de contaminantes en los cursos hídricos, como así también el transporte y depósito de sedimentos.

Pero a las sequias se suma otro fenómeno no menos preocupante las inundaciones producidas por el aumento de altas precipitaciones estacionarias, lo que producirá una fuerte erosión de los mismos con arrastre de la capa fértil

Si la tendencia actual se mantiene, la zona sur y suroeste de la Cuenca podrían tener mayores problemas de inundaciones ribereñas, mientras que en la zona noroeste, aun teniendo menor precipitación, ese problema dependerá de su reparto temporal si es homogéneo o si, por el contrario, continúa la tendencia actual, donde las lluvias se acumulan en menor cantidad de días.

Nota de informes:

En el 2020 describían una sequía   en el sur de Santa Fe que cerró el año con una faltante de más de 400 milímetros

“Según estimo la Bolsa de Comercio de Rosario, casi la mitad de la región núcleo tiene una faltante de agua anual mayor a los 250 mm respecto de la media pluvial de los últimos 30 años. Mientras 8 localidades santafesinas terminaron el 2020 con una deuda que supera los 400 mm.

Y gran parte de la región núcleo termina el año con los números de lluvias anuales «en rojo», indicó un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.”

“En términos productivos, la falta de agua del 2020 le costó a la región 2,25 Mt de soja del ciclo previo y 2,5 Mt al trigo 2020/21 respecto de la producción que se esperaba.”

“El informe comparó cada localidad monitoreada por la red GEA (Guía Estratégica para el Agro) con su respectiva media pluvial de los últimos 30 años. De los datos comparativos se observó que casi la mitad de la región cerró el 2020 con una falta de agua mayor a los 250 mm”

A su vez, las nuevas alteraciones en el Norte de la Cuenca hacen necesario un exhaustivo estudio de cómo afectaría la producción agrícola ganadera argentina. Los cambios climáticos no son promisorios, el uso intensivo de herbicidas está contaminando las fuentes de agua potable subterráneas, cuando argentina quede desertificada se irán a otro lugar dejándonos africanizados con grande pasivos ambientales y sin recursos económicos para remediarlos.

Este escrito no tiene intención de describir un panorama de productores agropecuarios versus ambientalistas, la intención es reflexionar sobre el futuro de todos nosotros. Realizar estudios serios con universidades y organismos calificados y poder lograr consensos para una producción sostenible redituaría un gran beneficio para todos los Argentinos y es más que necesario, resulta imperioso realizarlo para nuestra supervivencia como Nación.

COROLARIO:

En el año 2004, fuimos invitados con el Ing. Ricardo Tarpin a China, por un gran problema de la erosión de sus suelos debido a los cultivos intensivos y el cambio climático, por razones de salud de Ricardo no pudimos ir, pero nos facilitaron desde la embajada toda la información. Si Argentina no cambia la matriz productiva, corremos serios riesgos de que nos suceda lo mismo.

Estas reflexiones tienen el objeto de generar conciencia del daño que nos producen a los campos de nuestro país, y el riesgo que estamos corriendo de poder quedar completamente africanizados. En Ushuaia Ciudad donde vivo cada año nieva menos, la Antártida está perdiendo masa glaciaria y hay una pronunciada acidificación de los mares aledaños.

Solo nos queda tomar conciencia y cuidar lo nuestro. Los extranjeros se van, nosotros nos quedamos.

 

*Ingeniera Mecánica. Profesora Post Grado UTN. Co fundadora Ingeniería sin Fronteras Argentina. Directora Proyecto embarcación científica La Sanmartiniana Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF).Consejera en el Observatorio Consejo Causa Malvinas de la  Provincia de Tierra del Fuego.