A través de los medios de comunicación de las corporaciones, trascendió que las medidas del gobierno suben el tipo de cambio. Falso de toda falsedad.

AQUELLA SOLITARIA VACA CUBANA

Por Julián Denaro*

Las Reservas Internacionales del país están en el orden de los 43.000 millones de dólares y se está consiguiendo un importante superávit comercial. Argentin le está exigiendo al FMI la quita del recargo en intereses de U$S 1.000 millones anuales.

Julián Denaro (*)

NAC&POP
14/07/2021

Las corporaciones dominantes y el imperialismo colonialista, sistemáticamente han procurado saquear la riqueza de nuestra Patria Grande Latinoamericana de manera constante.

Uno de los mecanismos utilizados por las empresas trasnacionales y los agentes económicos más pesados, es fugar el producto de nuestro trabajo, precisamente del circuito productivo.

El Contado con Liqui (CCL) consiste en comprar bonos o acciones con pesos, y luego vender esos activos en el exterior, cobrándolos
en dólares.

Es un procedimiento legal que expone a la vista común la enorme concentración de riqueza en pocas manos.

Dos aspectos importantes para tener presente son que la cantidad de pesos que se entrega dividido la cantidad de dólares que se recibe, da como resultado el precio de ese dólar, y que cuando la operación de venta se concreta en el interior de nuestro país, se lo denomina dólar bolsa (MEP).

Se conoce perfectamente que estas operaciones conllevan dos efectos, cuando no están controlados con responsabilidad.

Uno es el mencionado, que la acumulación de riqueza en pocas manos ensancha la brecha de desigualdad.

El otro, que ciertos agentes económicos operan en más de un mercado simultáneamente, exacerbando el problema.

Efectúan la dolarización de sus activos también a través del mercado formal, que es el conocido como MULC, el Mercado Único Libre de Cambios.

En consecuencia, el gobierno ha decidido incrementar los controles y reducir el tope de compra a la mitad, llevándolo a 50.000 bonos por semana.

Otro mecanismo de control es obligar a un estacionamiento (parking), que impide negociar el bono rápidamente, y con eso desalentar una parte de las operaciones especulativas.

Pues claro, es evidente que se trata de los sectores más ricos.

Ante la reducción de sus canales habituales de fuga, estos han escogido recurrir a la compra ilegal, en lo que se conoce como dólar triste (Blue), que ante la demanda incrementada subió su precio.

Por ende, la brecha entre el dólar oficial y el paralelo orilla el 80%, siendo la diferencia aproximada entre 96 y 173 pesos.

Sucede que a través de los medios de comunicación manejados por las corporaciones, han trascendido la idea de que las medidas del gobierno subieron el tipo de cambio.

Por supuesto, esto es totalmente falaz, ya que sólo un reducido sector que maneja el poder ha elevado el precio en el mercado ilegal.

Entretanto, es oportuno dejar en claro que en términos macroeconómicos, los aspectos financieros vienen controlados con calma, lo cual se evidencia a través de la suba de precio de los bonos argentinos en el exterior, como el Bonar 2030 y el Bonar 2035, así como la reducción del riesgo país a menos de 1.600.

Además se conoce que las Reservas Internacionales del país están en el orden de los 43.000 millones de dólares y se está consiguiendo un importante superávit comercial.

Mientras, continúan por carriles previstos las negociaciones de deuda con el FMI, ahora exigiendo la quita del recargo, que consistiría en intereses aproximados de 1.000 millones de dólares anuales.

La solicitud argentina está basada en que ese punitorio está relacionado al hecho de que el préstamo de Argentina superó el tope de crédito que nos corresponde según nuestra cuota parte en el organismo.

Por ejemplo, Estados Unidos tiene el 17%, China el 6%, Japón el 6%, Alemania el 6%…

Pero claro, el FMI le dio al gobierno de Macri el mayor préstamo de toda su historia en menos de un año y medio.

Lo que dice nuestro gobierno actual es que eso no se puede pagar, y que dado que ese préstamo tuvo una razón política, la anulación de la pena debería resolverse también políticamente.

En otro plano, orientado a disminuir las inequidades e injusticias del mundo, Argentina está bien vista por ser una de las impulsoras del impuesto global a las Corporaciones Multinacionales.

Un impuesto cuya tasa a aplicar se está debatiendo entre el 15, 21 o 25%, pero dejando en claro que debe tributar en los países donde desarrollan sus actividades.

Esto es, que paguen impuestos en los países donde están trabajando y no en sus países de origen.

Como ejemplo, que la General Motors de Argentina pague este impuesto en Argentina, contribuyendo a resolver la pobreza en el mundo
periférico, y no que ese impuesto lo pague a Estados Unidos.

Aunque por cierto, todos sabemos cuán difícil es oponerse a los intereses de Estados Unidos, que ha tenido la decisión de realizar bloqueos económicos, bombardeos o guerras a los países que se resistieron a ser manejados políticamente.

En muchas ocasiones han intervenido militarmente con dictaduras, y a eso lo han querido llamar ayuda humanitaria.

Es así, han bombardeado países enteros causando terribles genocidios en nombre de la paz y la democracia.

Ante esto, en relación a Cuba, Roger Waters, uno de los fundadores de Pink Floyd y autor de la letra de obras clásicas como El Lado Oscuro de la Luna, Animals y The Wall, escribió la siguiente proclama:

Si le interesa mi casa y no me la puede comprar, es porque no se la quiero vender, ni tampoco se la quiero alquilar o arrendar… Entonces usted me encierra en mi casa, y no me deja salir para ir al supermercado, ni a la farmacia, ni al banco, y tampoco deja que me vendan los repuestos del carro o la moto, y aunado a esto me cancelan las cuentas y tarjetas de crédito y ahorro…

Al cabo de un tiempo mis familiares se van a desesperar, algunos escaparán por la ventana… y usted desde afuera empezará a vociferar que soy un inepto para conducir las riendas de mi casa y que soy un dictador, que hago sufrir a mi familia… y entonces van a comenzar a decir que el gobierno de mi casa está en CRISIS y que los vecinos tendrán permiso para INTERVENIR y ECHARME con el propósito de atender la CRISIS HUMANITARIA de mi familia.

Eso si… nunca usted dirá que lo que le interesa es quedarse con mi casa.

Y que por eso fue que usted me puso a mí en esta situación tan CRÍTICA ante mi familia. #NoAlBloqueo #CubaNoEstáSola

JD/

NAC&POP: (*) Julián denro es economista (UBA), columnista económico en Televisión y Radio, Profesor en Universidades Nacionales (UBA y UNLAM), Doctorando en Ciencias Económicas en UNLAM y terminando la Licenciatura en Psicología en la UBA. Autor de seis libros, siendo los dos últimos “Del país dividido a la revolución cultural” (2017) y “Argentina entre las disputas de poder 2012-2019” (2019), y escribiendo dos nuevas obras. MG/N&P/