Alberto tiene mucho respeto y mucho respaldo de todos los pueblos latinoamericanos y europeos.

ENTREVISTA EXCLUSIVA A MANUEL ZELAYA, EX PRESIDENTE DE HONDURAS, ESPOSO DE LA FUTURA PRESIDENTA

Por Nahuel Bianchi y Tomás García *

Hoy es más que importante recorrer América y en este caso nos vamos a Honduras para hablar con el ex presidente Manuel Zelaya derrocado, por un Golpe Militar en 2009.

Por Nahuel Bianchi y Tomás García

ARRIBA QUEMANDO EL SOL

Radio Rebelde

03/07/2021

NB: -Manuel, desde acá, desde Argentina desde Radio Rebelde te saludamos Nahuel Bianchi y Tomás García.

 

ZELAYA: Bueno, saludos y son apenas las seis de la tarde, entiendo que ustedes ya están a las nueve de la noche. Entonces un saludo allí a todos mis amigos y amigas argentinas. Es un placer.

Nahuel Bianchi: Muchas gracias por la comunicación y estos minutos.

Esta semana se cumple otro aniversario ‒si se puede decir‒, de lo que fue el Golpe de Estado que le hicieron en 2009, que se cumplió el número cerrado de 12 años con, bueno, los recuerdos de siempre, lo que pasaste de lo que pasaste cuando fuiste derrocado en tu Gobierno y, llevándolo al presente…

¿Cómo está Honduras hoy? y si está con algo de esperanza para el futuro.

 

ZELAYA:-Mira, aquí pasó lo que previno Cristina Kirchner en aquel momento y que no la quisieron escuchar.

Cristina estuvo en Washington, estuvo en la OEA, Cristina tomó un avión y se vino para América Central y se fue para los Estados Unidos a pelear, a luchar de frente, por la restauración de la Democracia en Honduras y en Centro América.

¡¡Qué líder político hace eso?!

Y una mujer, o sea, que aquí Cristina tiene un gran respaldo, un gran reconocimiento, es una gran mujer, una heroína latinoamericana, así la vemos nosotros desde esta latitud.

Ella advirtió lo que iba a pasar en Honduras, les digo, de acuerdo en Washington, en la OEA “—Un golpe de estado es una tragedia, van a volver las hordas militares, los escuadrones de la muerte, los desaparecidos, los asesinatos.

Van a hundir al país, va a costar mucho el retorno al sistema democrático”.

Hace 12 años esas fueron las palabras de Cristina y fueron como una sentencia para este país.

Ahora vamos a elecciones dentro de cuatro o cinco meses.

Estamos en elecciones y estamos en una gran oportunidad de recuperar la paz y la Democracia.

Tenemos un partido de oposición, mayoritario, y tenemos mucha fe, mucha esperanza de que, en estas elecciones de noviembre, se vaya a obtener, no solo un triunfo contundente, sino otra vez un ascenso al poder del país para la transformación de Honduras.

Hay mucha expectativa y mucho entusiasmo, de veras.

 

Nahuel Bianchi: ¿Quien te va a representar con el Partido libre, en el que vos estás, obviamente, la que está llevando adelante la Campaña es Xiomara Castro con muy buenas perspectivas,  ya quedan unos meses nada más.

 

ZELAYA:-Bueno, como decís ,hay esperanzas ,desde las encuestas y hay esperanzas porque, después de 12 años, nada más y nada menos, (con lo que dijo Cristina qué es lo que puede llegar a cambiar en Honduras.

Nahuel Bianhi:-Qué nos podés contar a la gente de Argentina que por ahí le llega poca información.

 

 

ZELAYA: Bueno, acá se montó una dictadura, una dictadura porque cambiaron las leyes.

El gobierno se volvió autoritario, sin respetar los derechos humanos, con persecución a la libertad de expresión, hay muchos periodistas muertos, asesinatos, entró fuerte el tráfico de las drogas, lo mismo que el autoritarismo.

Un gobierno vertical mandado y ordenado desde las cúpulas, que suprimió todo tipo de debate parlamentario en el Congreso y hoy la economía está sumamente deteriorada, no solo por la pandemia, hay más pobreza, sino porque 600 veces ha subido la deuda en 10 años.

Cuando me sacaron «a bayoneta calada de la presidencia» la deuda oscilaba en 3.000 millones de dólares hoy, 10 años después, está en 16.000 millones de dólares, o sea, que el país está en muy malas condiciones.

La corrupción, el narcotráfico, todo eso, ha afectado terriblemente a la sociedad, más la pandemia ahora es como otra carga que la sociedad está soportando, pero como hay un deterioro muy grande de las condiciones de vida y, además la imagen y la credibilidad del actual Gobierno, prácticamente está en cero, las posibilidades del cambio son inmensas en el país.

 

Tomás García: Manuel buenos días.

Quería consultarte el tema de cara a las elecciones, a lo que se viene y hay un tema que preocupa del resultado que sea, del que tuvo las urnas.

Creo que las últimas elecciones dejaron muchas dudas en cuanto a resultados. ¿No? Entonces, ¿Cómo se va a hacer para tratar de que no suceda lo mismo?

Y por el otro, ¿Cómo se configura la Alianza Opositora -porque algunos tenían expectativa de que fuera más amplia-?

Por otro lado, del otro sector, dicen que son incompatibles algunos sectores. ¿Cómo lo ves?

 

ZELAYA: Bueno, han cambiado mucho las condiciones, como hablaba, del contexto, el pueblo está más consciente, hay más convicción, segundo, Libre -que es el partido que nació en Resistencia después del Golpe- esta en los organismos electorales.

Antes no estábamos ahí.

Estamos en la mesa electoral, de los tres directivos, somos uno en cada mesa electoral ,un miembro en las 18.800 mesas.

También estamos dentro del sistema de cómputos, y además se ha hecho un nuevo censo, donde se han excluido muertos y tarjetas duplicadas.

Hay errores que todavía se están corrigiendo en los centros de votación, de miles de ciudadanos, pero las condiciones han cambiado en ese sentido, diría yo, jurídicas, sociales y de estructura en defensa de la voluntad popular.

Ya el Gobierno perdió el monopolio de las elecciones, tanto en las mesas, como en el conteo, nadie lo tiene al monopolio, nada más que luchar por la transparencia a esas elecciones.

Cambia mucho respecto a las elecciones anteriores que no teníamos, absolutamente, ninguna posibilidad de luchar por el desmontaje de las urnas.

 

Nahual Bianchi: Y con respecto a la Alianza Opositora que hay unas tantas idas y vueltas… ¿No esperaban que fuera más amplia de lo que fue o hay todavía chance de ampliarla?

 

ZELAYA:-«Bueno mira, la Alianza, en las elecciones pasadas, ganó las elecciones, las ganamos y Estados Unidos se metió en el conteo, llegó la nombrada como embajadora ‒que no es embajadora‒, que es la coronel Heide Fulton, del comando Sur, llegó al Tribunal de Elecciones y avaló la construcción de 5.000 actas para robarnos las elecciones.

Entonces, la Alianza ganó, y  con el aval de Estados Unidos construyeron 5.000 actas nuevas y nos robaron el triunfo.

¿Qué nos pasó ?

¿Porque no se pudo defender ese triunfo?

Yo mismo salí a las calles, me arriesgué, me golpearon, tuve serias represiones en la calle, pero el candidato que nosotros habíamos escogido para la Alianza, nos engañó.

La misma noche que ganamos las elecciones, dijo que se arrepentía de haber andado con nosotros ‒después de que ganamos‒, que nosotros éramos comunistas, que el partido era comunista y que Washington no nos aceptaba y que tenía que separarse de nosotros.

Así desmovilizó al pueblo y perdimos el pueblo habiendo ganado, entonces quedó un mal sabor de las Alianzas porque hay traición y hay engaño en las Alianzas.

Esta vez se intentó construir, pero lógicamente, no había la misma actitud porque las Alianzas se hacen entre sectores disimiles, que son diferentes, pero se unifican en un concepto o en varios conceptos.

Las alianzas no se hacen entre compañeros, porque entre compañeros hay que tener una lucha de identidad y de unidad.

Las alianzas se hace entre sectores opuestos para buscar un punto de coincidencia, por ejemplo, acuérdate ‒para ponerte un extremo, no es comparable, pero puedo decirlo‒, tú nunca te pudiste imaginar y si lees la historia no lo vas a entender, que se tuvo que unir Franklin Delano Roosevelt, con Truman, defensores del capitalismo más grande del mundo que es Estados Unidos, con Stalin, defensor del marxismo-leninismo y de un partido comunista.

Se unieron, esa fue la Gran Alianza de Europa para vencer el Nacional Socialismo Hitleriano.

Entonces, las alianzas sí se construyen entre sectores diferentes, pero en este caso se intentó otra vez, aún con el mal sabor de las elecciones pasadas y se determinó que frente al riesgo de volver a ganar y que existiera otra traición era mejor con o sin Alianza ganar las elecciones.

Y Las encuestas nos están favoreciendo, ahorita no hay encuestas formales porque son encuestas en redes y encuestas muy abiertas, muy públicas, pero las encuestas en todas las redes están favoreciendo a la candidata de Libre, Xiomara Castro, entonces estamos muy satisfechos con la respuesta popular.

 

Tomás García: Vos analizás esta lista que dio a conocer Estados Unidos sobre políticos corruptos de Honduras, El Salvador, de Nicaragua también.

¿Cómo la analizás, qué sentido tiene, qué fin busca Estados Unidos con esta lista?

 

ZELAYA: Bueno, podríamos cuestionar la conducta de Estados Unidos, pero ellos son un país soberano, ellos pueden hacer las listas que quieran, podrían hacer una lista de Argentina, de Bolivia, de Ecuador, de Chile, de donde quieran pueden hacer una lista, hacen listas en Rusia y hacen listas en Irán, y en el país que se les ocurra hacen una lista, en Venezuela, en Cuba, en Nicaragua.

Ellos tienen toda la facultad para hacerlas, el que les hace caso es el que nosotros podemos, realmente, cuestionar porque el combate a la corrupción es una necesidad histórica de la humanidad entera, pero la lista en sí, aunque llevan listas de personas que están cuestionadas o están señaladas se hacen con base en los intereses de Estados Unidos, en donde ellos señalan ahí o a sus adversarios o sectores que les son inútiles, pero protegen a sus amigos y a sus aliados.

Entonces, para nosotros, el combatir la corrupción es algo serio, lo que se debe estructurar en nuestras propias sociedades o en nuestros mismos países.

No veo yo, en forma sincera que tenga que venir otro país externamente a decirte cómo aplicar el Sistema de Justicia.

Nosotros la recibimos y los escuchamos, pero creo que Honduras necesita implementar un sistema propio de justicia que combata la corrupción, que no lo tenemos, en este caso.

Hablando ya de la política exterior de Estados Unidos con relación a este tipo de acciones, Estados Unidos lo ha hecho históricamente, siempre lo ha hecho, en tiempo de los enclaves bananeros, de los enclaves mineros, cuando ha promovido con la Central de Inteligencia Americana, dar golpes de estado, fraudes electorales, como el que te mencioné en 2017 -que apareció la embajadora en el Tribunal de Elecciones avalando la construcción de 5.000 nuevas actas para robarle el triunfo al partido de izquierda que es libre-, pero nosotros podemos también hacer una lista, aunque no se trata de una guerra de listas.

El hecho de que hayan hecho una lista ahorita en Centroamérica en el caso de Bukele en El Salvador, mencionaron el nombre de siete ministros de un presidente que acaba de ganar las elecciones con el 70% de popularidad y que tiene dos años, y en el caso de Honduras que tiene un Golpe de Estado, fraudes electorales, asesinatos, escuadrones de la muerte, implicados en actos de corrupción y en crímenes que son públicos, y además en serios cuestionamientos de narco tráfico.

Aquí no tocaron un solo ministro ni siquiera mencionaron al que está dirigiendo el Estado de facto y el Estado ilegítimo, a los de aquí como son aliados los protegen, en El Salvador, como están cuestionando a Bukele, lo afectan con la lista, entonces son intereses norteamericanos y como intereses norteamericanos no hay que darles más análisis que la objetividad.

 

Nahuel Bianchi: Manuel, te llevo un poco para la región, lo que está pasando en Perú, en estos momentos, pero que también puede estar un poco relacionado con lo que hablabas de cómo llevar adelante una elección y de la intromisión de Estados Unidos o también por qué sino.

¿Cómo lo estás viendo, lo que está pasando, se está estirando mucho, en teoría, lo único que está pasando es que se está estirando el conteo, y desde el mismo Perú Libre están denunciando intentos de golpes de Estado y están denunciando cosas muy fuertes.

¿Cómo lo ves vos?

 

ZELAYA: Yo tuve hace poco la posibilidad de hablar en un zoom donde estaba Pedro Castillo, el presidente electo de Perú, lo felicité, y realmente, nos ha conmocionado, profundamente, que un maestro del interior de Perú, en un país como Perú, con una economía como la conocemos, una historia como conocemos de Perú que ha sido símbolo, no solo desde la colonia, sino de diferentes momentos que ha tenido la historia de Perú, yo he seguido mucho desde el APRA, desde Raúl de la Torre, vengo siguiendo los acontecimientos en Perú, que un maestro del interior del país gane las elecciones en Perú, para mí eso ha sido así como cuando ganó Evo Morales, así como ganó Hugo Chávez ahí contra un bipartidismo histórico.

Ha sido un acontecimiento para nosotros como un despertar del pueblo peruano.

En ese zoom yo le decía, desde mi propia experiencia, mi propio conocimiento, que un golpe de Estado no hay golpe sin la participación de la embajada americana y los militares.

Que se debería acercar a hablar con esos dos sectores para conjurar, hablar, que hay posibilidades de golpe de Estado, porque a la oligarquía le fascina dar golpe de Estado, si ellos son los que…, o sea, el estado de derecho en Latinoamérica está construido para las élites y para las oligarquías, para defender la propiedad privada, la inversión, para defender lo que ellos llaman el empleo, sus beneficios, sus concesiones, sus privilegios.

Pues claro, ellos defienden toda posibilidad de seguir manteniendo sus privilegios, entonces la oligarquía siempre se presta a golpes de Estados en la historia, entonces lo lógico, no es solo es que le entreguen el poder -porque yo creo que eso ellos no lo pueden evitar- lo más lamentable es que no lo dejen gobernar, porque toda la estructura del Estado burgués, no solo en Perú, (porque aquí en toda Latinoamérica está construido, para defender los intereses de la propiedad, no de los pobres, no de la gente que sufre, no de la gente que está con dolor en la sociedad).

Tú puedes ver a una madre con sus hijos en la calle que no tiene alimentos que no tiene ni hogar, ni cómo sostenerse y no hay una sola ley que la proteja, pero andá a manchar las paredes de un hotel que te meten preso y te cae la Fiscalía del Estado, las policías de investigación, todo el Poder Judicial se confabula en contra tuya y todos los operadores de justicia, toda la maquinaria se va en contra de una persona que proteste, pero no actúan cuando hay miles y miles de gente pobre que no tiene ni como pagar la luz eléctrica, ni la vivienda, ni la casa y no tiene educación, no tiene salud, no tiene acceso a un hospital.

Todos los Estados burgueses nuestros de América Latina están en construir en contra del pueblo, prácticamente, son construcciones enemigas de los pueblos.

Es por eso que es tan difícil gobernar y mantener equilibrio en un Estado que atenta contra los mismos equilibrios.

Creo que tiene un gran reto Pedro y nosotros estamos para ayudarle, todo Latinoamérica, con toda la hermandad que se ha creado en favor de estas causas justas para cambios en América Latina.

Pedro significa un cambio en América Latina y un cambio de paradigma, porque es un maestro que sabe, como él lo decía, de una lucha de los esclavos contra los amos, es una lucha de los pobres contra los poderosos, una lucha de quien sufre con quien tiene ese 1% que goza de todos los privilegios y crea las grandes desigualdades capitalistas en nuestro continente.

 

Tomás García: ¿Qué significa la figura de Alberto Fernández que ha tenido un rol importante en todos los hechos que pasaron hace unos años en Bolivia, con la salida de Evo Morales, en ese momento?

Parece que se empieza a pensar en volver a lo que es Latinoamericano, de donde se destruyó el UNASUR.

¿Qué significa el presidente argentino en esa idea regional?

 

ZELAYA: Bueno, acuérdate que Alberto viene de la era de los Kirchner.

Yo lo conocí a través de Néstor Kirchner y de Cristina, ahí lo empecé a seguir a Alberto Fernández.

Su llegada a la presidencia ‒porque no voy a decir al poder, porque el poder lo tienen los bancos y los militares‒, voy a decir a la presidencia de Argentina, es un acontecimiento que rompe el modelo impulsado por Macri, por Bolsonaro, por Trump, por Washington y por todo lo que se estaba planteando aquí en nuestro continente.

Es una ruptura, la llegada de Alberto, entonces me imagino lo que le ha de estar costando frente al establecimiento de un Estado, que, como te digo, está hecho para defender a los poderosos no para defender a los pobres y con la conciencia ciudadana, con la capacidad que tiene Alberto, que es un hombre de diálogo, es un pacifista, es un demócrata, en una sociedad en que la violencia está dentro del sistema, la violencia está en el mismo Estado, por eso sus pasos tienen que ser muy bien planificados y entendidos por el pueblo de Argentina.

Por aquí la información que nosotros tenemos y ahora que salió a México, eso fue sumamente importante ver a Alberto unido con Manuel López Obrador, otro gran símbolo de la izquierda latinoamericana, enfrentado a un monstruo como es el capitalismo en México.

Entonces todo esto es un proceso de cambio permanente que tienen los pueblos latinoamericanos.

El modelo capitalista neoliberal ha fracasado totalmente, la gente está indispuesta, insatisfecha y lo que es lamentable es que hacen fracasar el modelo de democracia liberal también, porque cuando estas democracias no dan respuestas,la gente deja de creer en el Sistema Electoral, deja de creer en el Sistema de Derecho porque no les ayuda, no les favorece.

Entonces así estamos empezando, acuérdate la segunda, la tercera década del siglo XXI, así que esta tercera década, así como la primera década trajo grandes revoluciones socialistas como Hugo Chávez Fría, Correa, Evo, los Kirchner, los sandinistas en Nicaragua, a nosotros aquí mismo en Honduras, el Farabundo Martí en El Salvador, toda esa década -que fue realmente esa Década Ganada‒como se le llama‒, fue interrumpida a raíz del Golpe de Estado de 2009 en Honduras.

Allí empieza, después van con Lugo, después con Dilma Rousseff, después van con Evo Morales.

Vino toda una andanada de la restauración conservadora en América Latina, hoy vuelve otra vez el ciclo de la historia porque la historia es como un péndulo, aunque Marx decía: “…como una espiral que va siempre caminando hacia arriba…”, pero la historia hacía a los pueblos.

Entonces Alberto es producto de eso, Alberto es producto de eso.

Y tiene mucho respeto y mucho respaldo de todos los pueblos latinoamericanos y europeos.

Muchas gracias, saludes.

TG: -Gracias a vos.

NB: Muchas gracias Manuel Zelaya.