Los grandes medios tradicionales tienen una gran distancia con respecto a la sociedad que los sigue

ROSSO: “LOS MEDIOS POPULARES, AL ESTAR MÁS CERCA DE LA SOCIEDAD, PUEDEN REFORZAR ESE LUGAR DONDE LOS GRANDES MEDIOS NO SON EFICACES CON SUS MENTIRAS»

Por Estefanía Cendón

El sociólogo y especialista en medios Daniel Rosso (FOTO) aporta su mirada acerca de la comunicación en tiempos de pandemia. La lógica experiencial como eje para derribar fakenews, las críticas de los medios hegemónicos a las políticas del Gobierno “concentradas en la oposición dura” y el desafío de los medios alternativos para construir una comunicación responsable.

 

 

Por Estefanía Cendón

Motor Economico

13 de junio 2021

 

Ante el inminente aumento de casos de COVID-19 en las últimas semanas el Gobierno oficializó el confinamiento total que tendrá vigencia por 9 días a partir del sábado 22 de mayo. A pesar de que las medidas de restricción están orientadas a preservar la salud de los argentinos y evitar el colapso del sistema sanitario, la circulación de fakenews y las “reflexiones” del núcleo duro de la oposición no se hicieron esperar.

¿Cómo se construye una comunicación efectiva en tiempos de pandemia? ¿De qué manera se informa ante la desinformación? ¿Es posible contrarrestar el impacto de los discursos de odio cuando proteger la vida debería ser la prioridad? El sociólogo y especialista en medios Daniel Rosso nos acerca algunas pautas para comprender cuál es el origen y alcance de los discursos construidos a ambos lados de la grieta.

Con respecto a las políticas públicas vinculadas a la pandemia, Rosso retoma el debate acerca de la presencialidad en las escuelas: “Todos los días el sistema educativo en sus distintas variantes pone a circular alrededor de un millón de personas en CABA. Decir que la circulación de un millón de personas no genera ningún nivel de contagio es insostenible desde el punto de vista de la experiencia de cada padre que lleva a su chico a la escuela”.

Articulación y alcance del discurso

Dice Rosso: «Hay una serie de investigaciones cuanti y cualitativas que dividen al electorado entre oficialismo duro, oficialismo blando, oposición blanda y oposición dura. Obviamente el oficialismo duro y la oposición dura son los dos polos más polarizados. En el medio están los sectores, como su nombre lo indica, más blandos unos más cercanos al oficialismo y otros más cerca de la oposición»

Afirma Rosso: «Cuando uno observa las políticas públicas con respecto a la pandemia planteadas por el Gobierno, esas políticas tienen una implantación transversal que va del oficialismo duro hasta, incluso, la oposición blanda. Todos los discursos críticos de la opinión y de los grandes medios concentrados sólo están expresando a la oposición dura. Paradójicamente en este sentido, los medios hegemónicos con este posicionamiento no son hegemónicos porque para serlo deberían poder con sus discursos articular a la oposición dura, por lo menos, con la oposición blanda y deberían intentar permear el oficialismo blando».

«No sólo no logran eso, sino que su discurso de crítica a las medidas del gobierno en general queda muy concentrado en la oposición dura. En el núcleo duro de ellos», precisa

«Al contrario, las medidas para ir más a fondo con las restricciones a la circulación en el contexto de la pandemia, inclusive la posibilidad de no tener clases presenciales, esas medidas si tienen capacidad hegemónica en el sentido de que articulan desde el oficialismo duro, pasando por el oficialismo blando hasta permear la oposición blanda”

“Básicamente lo que hay que seguir haciendo es seguir difundiendo e instalando las medidas del Gobierno porque no hay ningún tipo de resistencia a una intelección diversificada de ese discurso. En cambio, el discurso de la oposición está con muchas dificultades para salir de sus núcleos más duros»

El poder de la experiencia

EJEMPLOS/ ROSSO DICE: «La comunicación experiencial es aquella que cada habitante obtiene de su experiencia cotidiana. No es aquella que proviene de los medios, sino aquella que obtiene el mismo en su experiencia vital. En ese sentido, cuando el gobierno de la Ciudad hace planteos como que un factor como es la circulación ahora sí tiene incidencia en los contagios, pero ese mismo factor no se consideró que tenía incidencia antes, para alguien que lleva a sus hijos a la escuela ahí hay una comunicación directa

“Sucede lo mismo con el tema precios, en contra del Gobierno en este caso. Se pueden hacer las campañas que se quieran pero, si los precios aumentan, el mismo aumento de los precios tiene capacidad de comunicar por esta lógica experiencial. El consumidor tiene la experiencia de que el precio subió y entonces por más que vos comuniques en un sentido contrario, vale el hecho de la experiencia» Presencialidad en las escuelas

«A modo de ejemplo, cuando la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, dice que los últimos datos nos muestran que la cantidad de personas que fueron a las escuelas desde el 17 de febrero y se contagiaron fue tres veces menor que los que no fueron a las escuelas, y de las que se contagiaron el 89% dijo que se contagió afuera del colegio, esto es muy difícil de sostener porque en la Ciudad de Buenos Aires hay 2.720 escuelas en total que movilizan diariamente, en los distintos niveles de enseñanza, alrededor de 750.000 personas. Si a eso le sumamos los 100.000 docentes y los padres que acompañan a esos chicos al colegio,todos los días el sistema educativo en sus distintas variantes pone a circular alrededor de un millón de personas en CABA. Decir que la circulación de un millón de personas no genera ningún nivel de contagio es insostenible desde el punto de vista de la experiencia de cada padre que lleva a su chico a la escuela», remarca el sociólogo

OBSERVACIONES, PUNTUALIZACIONES Y MÁS

*»A tal punto esto es así que se calcula que el porcentaje de chicos que fue enviado por sus padres a la escuela fue muy por debajo del 50%. Básicamente porque ese discurso del Gobierno de la Ciudad no tenía modo de sostenerse contrastado con la experiencia de cada uno de los padres que acompañan a los chicos al colegio»

*»¿Qué sector siguió enviando a sus chicos al colegio? El sector del oficialismo duro, el más ideológico, el resto comenzó a no enviarlos. Justamente eso hizo que no fuera una catástrofe, porque si efectivamente ese más del 50% de los padres no hubiera decidido no mandar a sus hijos al colegio lo que hubiéramos tenido en las últimas dos semanas es un millón de personas movilizándose alrededor del sistema educativo»

*»Es imposible, como dice la ministra Acuña, que eso no produzca contagios ya que básicamente habría como una especie de virus selectivo que contagiaría a todo aquel que circula, salvo los chicos, docentes y padres que llevan a los chicos a la escuela. ¿Por qué habría un virus con esa selectividad que contagia en un tipo de circulación y no en otro tipo de circulación? Es insostenible»

*»Me parece que estamos ante una gran oportunidad. Es más, estoy seguro de que Larreta finalmente decidió no seguir con la presencialidad porque no tenía modo de seguir explicándolo. Porque ellos también sabe que un porcentaje enorme de padres no están mandando a los chicos al colegio»

Pensar en comunidad, dar un salto alternativo

DIFERENCIAS

«La diferencia de los medios populares o alternativos es que están más cerca de los sectores populares. En contraposición, los grandes medios tradicionales tienen una gran distancia con respecto a la sociedad que los sigue. Los medios populares están más cerca de esa lógica experiencial. Lo que deben hacer es reforzar esa comunicación experiencial, reforzar ese punto en donde quienes nos mienten no tienen muchas posibilidades de hacerlo porque lo que los desmiente es la experiencia cotidiana»

«Los medios populares y alternativos son muy importantes porque al estar más cerca de la sociedad y de su experiencia cotidiana lo que pueden hacer es reforzar ese lugar donde los grandes medios no son eficaces con sus mentiras»