Entrevista exclusiva de los periodistas de la Asociación de Comunicadores Argentinos por Internet a Daniel Filmus, Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Nación.

MALVINAS, ANTARTIDA, FILMUS Y EL «AGUJERO AZUL» (MAS DE LO QUE QUERIAS SABER)

Por los periodistas de la ACAPI

El tema del Brexit golpeo fuertemente al Reino Unido y a nosotros, el tema de Malvinas, nos abre una ventana de oportunidad. Colocó al Reino Unido en una situación difícil respecto del apoyo -el único que tenía garantizado a nivel global era el de Europa-, donde, a partir del acuerdo de Lisboa, se reconocía a los territorios de ultramar como parte de la Unión Europea.

Periodistas de

 

 

14/04/2021

ACAPI: Bueno, hoy tenemos un invitado especial, a Daniel Filmus que fue diputado de la Nación por la ciudad de Buenos Aires, parlamentario de Mercosur por la República Argentina, senador de la Nación hasta 2013, ministro de Educación Ciencia y Tecnología de la Nación, secretario de Educación de la ciudad de Buenos Aires y actualmente Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur como ya lo fuera antes, hasta 2015 en un período de casi dos años, durante el gobierno de la presidencia de Cristina.

La verdad te queremos decir Daniel que te escuchamos exponer hace pocos días y nos dimos cuenta de que, a pesar de que uno este tema lo tiene presente desde el jardín de infantes, sabíamos muy poco de Malvinas y después de escucharte nos dimos cuenta que había mucho más por saber.

Así que invitamos a los compañeros a que lo disfruten porque evidentemente ya tenés una cultura propia del tema por tu gestión anterior, por tu elaboración posterior y lo que tenés ahora frente al tablero.

Así que lo primero que te digo es bienvenido con los compañeros de los medios populares y la democracia ‒como le decimos nosotros‒ y bueno, te escuchamos con mucha atención.

 

Filmus: Gracias compañeros y compañeras por la invitación.

Como verán, hoy en realidad me estoy reincorporando a la oficina porque se acuerdan que tuve que estar con Alberto justamente para el acto del 10 de abril y al otro día se conoció que él estaba con Covid, así que estuvimos en cuarentena hasta hoy.

Es el primer día que estoy volviendo a la oficina a trabajar.

Es un gusto poder compartir con ustedes esta charla y yo no sé cómo imaginán la dinámica.

Si hacemos una breve introducción para que lo principal sean las preguntas.

ACAPI: Te vamos a provocar, primero con el tema de los últimos días, las declaraciones de Boris Johnson y los movimientos, no sé si es la marina de Inglaterra, alrededor de las islas.

Filmus:-El Reino Unido cada cierto tiempo realiza un replanteo de su política de defensa. En esta ocasión, por ser la primera luego del brexit, había mucha expectativa sobre la misma.

Sustantivamente, no hay nada nuevo, pero sí podemos encontrar la reafirmación de algunos elementos para tener en cuenta respecto a Malvinas.

En primer lugar, podemos afirmar que el asunto del Brexit golpeó fuertemente al Reino Unido, y esto nos abre una ventana de oportunidad ya que lo colocó en una situación sensible respecto del apoyo de sus (ahora) ex socios europeos. Recordemos que, a partir de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, este reconocía a los territorios de ultramar de los Estados miembro como parte de la Unión Europea, lo cual para nosotros era perjudicial por varias razones, entre otras porque aquellos productos que se obtenían mediante la explotación ilegal de nuestros recursos en y alrededor de Malvinas ingresaban a Europa sin ningún tipo de cuotas u aranceles.

Más del 60% del PIB de las Islas proviene de la pesca y más del 80% de ese total se exporta a Europa sin ningún tipo de barrera arancelaria.

Ahora bien, lo que no imaginaba el Reino Unido es que la Unión Europea no iba a incorporar a los denominados territorios de ultramar, (incluyendo textualmente a las Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur) en el Acuerdo de Salida alcanzado el 31 de diciembre del 2020.

Esto, sin dudas, generó un descontento muy grande entre los habitantes de las Islas.

Ahora bien, es en este contexto donde el Reino Unido definió que se encontraban ingresando en una nueva etapa, en la de un “Reino Unido global”.

¿Qué significa esto para las aspiraciones británicas?

Debemos recordar que de las 17 situaciones coloniales que aún quedan en el mundo 10 se encuentran bajo administración británica y de esas 10, nueve son islas, la décima es Gibraltar.

De esta manera, el Reino Unido se auto percibe como una nación de presencia global y que puede realizar aportes significativos al mundo desde su presencia militar y su presencia en el dominio de los mares.

Eso es lo que dijo, en última instancia, Boris Johnson: “Vamos a un Reino Unido global”, es decir, no importa que hayamos salido de Europa, nuestros intereses están en todo el mundo no Europa.

Al respecto anunció dos cuestiones, una que es extremadamente preocupante para todos los Estados amantes de la paz y en el medio de voces que cada vez más abogan por la disminución y erradicación de las armas nucleares, que es, justamente, el aumento en el número de su arsenal nuclear.

El Secretario General de las Naciones Unidas a través de sus voceros y numerosos políticos a nivel mundial condenaron esta decisión del Reino Unido que rompe con los acuerdos de no proliferación de armas nucleares.

En un momento de pandemia donde todo el mundo se preocupa por destinar recursos a la salud, a la protección de la vida, a combatir el virus; el Reino Unido coloca como eje central el tema del armamentismo.

En esta misma línea Johnson colocó al océano Índico, al Atlántico Sur y el control del Mediterráneo como ejes centrales.

Es decir, Chagos, Malvinas y Gibraltar.

El caso de Chagos es paradigmático.

Se trata de un archipiélago en el Océano Índico parte integral de la República de Mauricio que el Reino Unido desmembró previo a la independencia mauriciana en 1968.

De esta manera, generó que la descolonización de Mauricio quedará incompleta.

No solo eso, sino que además creó una nueva entidad colonial, denominada por ellos como “Territorio Británico del Océano Indico” (BIOT por sus siglas en inglés) violando la integridad territorial de Mauricio y el derecho de libre determinación del pueblo mauriciano.

Su objetivo era retener ese archipiélago para poder alquilárselo a los Estados Unidos a efectos de colocar una base militar allí en una de sus islas, específicamente la isla Diego García.

En Chagos vivían más de 2.000 chagosianos que fueron expulsados por la fuerza por el Reino Unido.

Debido a esta situación, la Republica de Mauricio fue a la Asamblea General de la ONU y obtuvo un pedido de opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia sobre la descolonización en lo atinente al Archipiélago de Chagos.

La Corte consideró que la descolonización de Mauricio no se completó conforme al Derecho Internacional al mantener el Reino Unido su administración sobre el archipiélago, la que fue considera ilegal por la CIJ.

Tomando nota de la Opinión Consultiva de la Corte, la Asamblea General aprobó la Resolución 73/295 por 116 votos a favor y 6 en contra por la que declaró explícitamente que el Archipiélago de Chagos forma parte integrante del territorio de Mauricio y pidió al Reino Unido retirar su administración colonial en un plazo de seis meses.

El único país europeo que acompaño la posición británica fue Hungría.

El resto de los países europeos votó contra el Reino Unido o se abstuvo.

Un dato de color es que, la primera resolución por Malvinas de las Naciones Unidas fue la 2065 (XX) y la primera sobre Chagos fue la 2066 (XX) que se votaron en 1965 el mismo día.

Estas son las áreas sobre las que Boris Johnson habló y sostuvo que iban a aumentar las “fuerzas de defensa”.

La realidad es que no hay ninguna “fuerza de defensa” en las Malvinas, lo que hay es una base militar enorme y desproporcionada, que realiza constantes ejercicios militares contrarios a las resoluciones de la Asamblea General de la ONU y a la condición del Atlántico Sur como zona de Paz y Cooperación.

Ahora bien, cuando el Reino Unido menciona a Malvinas en esta revisión de su política de defensa, no lo hizo en referencia a los habitantes de las Islas, sino que se refirió específicamente a la relación de las islas Malvinas y la Antártida y garantizar el acceso a la Antártida, con lo cual desnuda en buena medida cuál es la intención del Reino Unido de estar allí.

Es interesante este enfoque porque contradice el principal argumento del Reino Unido para evitar sentarse a la mesa de negociación con la Argentina para poner fin a la disputa de soberanía que es el tema de la libre determinación.

El principio de libre determinación de los pueblos es uno de los principios fundamentales del Derecho Internacional contemporáneo.

Gracias a él, numerosos pueblos sojuzgados pudieron crear sus propios Estados independientes durante el proceso de descolonización en la segunda mitad del siglo XX.

El Reino Unido y otras potencias coloniales negaron durante prolongados años el carácter jurídico –por consiguiente, obligatorio– del principio de libre determinación.

Solo reconocieron su importancia a partir del final de los años sesenta, cuando el proceso de independencia de sus antiguas colonias había prácticamente llegado a su fin.

En el caso del Reino Unido, con el fin de justificar su posición en los casos de Malvinas y Gibraltar.

La Asamblea General de las Naciones Unidas -el órgano encargado de llevar a cabo y monitorear el proceso de descolonización en el mundo- así como la Corte Internacional de Justicia, reconocen que no hay una aplicación univoca del principio de libre determinación y que en ciertos casos no es aplicable, como por ejemplo cuando una población no es un “pueblo” -en el sentido jurídico del término- sujeto de libre determinación. No hay allí una población dominada, sojuzgada, colonizada.

La política poblacional en las Islas fue parte de la estrategia de colonización.

A diferencia de lo ocurrido en otras regiones del mundo, por ejemplo, en el Caribe, en el que la potencia colonial introdujo masivamente una población esclava que dio lugar a la conformación de un nuevo pueblo, en el caso Malvinas la escasa población llevada por el gobierno de Londres fueron colonos británicos.

Al mismo tiempo que se negaba terminantemente a siquiera abrir la discusión con la Argentina a pesar de sus protestas, en un claro ejemplo de la política del más fuerte.

Esto es así porque el Reino Unido apela a la libre determinación como un falso argumento para mantener uno de los últimos resabios del Imperio Británico, sin justificación jurídica alguna.

La población para el Reino Unido es simplemente una variable de ajuste para mantener sus vestigios coloniales a lo largo del mundo.

Cuando resulta un obstáculo la expulsa, como ha ocurrido en Chagos, y cuando puede constituir una herramienta para pretender legitimar este objetivo, invoca su pretendido derecho de libre determinación, como sucede en Malvinas.

Si en la Cuestión Malvinas hay un pueblo víctima del accionar colonial y que no puede ejercer su derecho de libre determinación en la totalidad de su territorio, ese es el pueblo argentino.

¿Qué es lo que está pasando hoy’

Uno de los núcleos centrales del debate, a nivel internacional, respecto del tema de Malvinas pasa sobre la cuestión de la autodeterminación o no y sobre la cuestión de la usurpación territorial y la ruptura de la integridad territorial.

Esa es la falsa dicotomía que, en cualquier organismo multilateral, en cualquier debate de Naciones Unidas, el Reino Unido enseguida plantea. Sin embargo, no se da esa contradicción porque, como vimos antes, el derecho de libre determinación no es aplicable a los habitantes de Malvinas y la integridad territorial argentina ha sido (y continúa siendo) claramente violentada.

Las Naciones Unidas han sido claras, se trata de una disputa de soberanía que debe ser resuelta entre las únicas dos partes de la misma -la Argentina y el Reino Unido- para poner fin a este caso especial y particular de descolonización.

La intención del Reino Unido es intentar sumar como una tercera parte a los habitantes de las Islas.

Esto es a efectos de cambiar el eje de la cuestión ya que, en termino bíblicos, si hay un David y un Goliat en la disputa, está claro que el Reino Unido es Goliat y la Argentina es David, por la clara diferencia de poder relativo, pero si el Reino Unido logra cambiar ese concepto y nos pone a nosotros frente a los isleños nosotros pasamos a ser Goliat y ellos pasan a ser David.

De esta manera nos intentan colocar a nosotros como un supuesto Estado colonialista frente a los isleños.

Algo totalmente irreal e infundado, sobre todo porque la Argentina se ha comprometido desde siempre, y desde 1994 en nuestra Carta Magna, de respetar los intereses y el modo de vida de los isleños.

Entonces en ese debate, yendo a los temas de fondo, en esa discusión que sostenemos, y nos acompañan casi todos los pueblos del mundo, del derecho a recuperar la integridad territorial como el eje central, radica en buena medida el consenso que hay a lo largo y ancho del mundo, a saber: MERCOSR, la CELAC, la OEA, el C-24, la Cumbre de los Países Africanos, la Cumbre de los Países Árabes, el G77 más China que son 134 países, son todos organismos multilaterales que han acompañado a la Argentina, en esta idea de discusión bilateral, que se basa, fundamentalmente, en los preceptos establecidos en la Resolución 2065 (XX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Otro tema importante es el de La cuestión de la “milla 201”, que toma fuerza principalmente para tratar de transformar el Atlántico Sur en un escenario de un conflicto entre las grandes potencias donde la Argentina queda fuera.

Si el tema central es entre Grandes potencias y el riesgo es que la disputa sobre Atlántico Sur, deje afuera a laArgentina y su reivindicación respecto de Malvinas y las demás islas del Atlántico Sur.

Tenemos que enfatizar que en el caso de Malvinas, cómo bien señalan la ONU y todos los organismos multilaterales, es de solución bilateral con Reino Unido.

Ese es el núcleo de la posición argentina, evitando que otros conflictos interfieran.

Reino Unido debe cumplir con el mandato de la ONU y volver a sentarse a la mesa del diálogo con Argentina, como ocurrió entre 1965 y 1982.

Entonces hay que tener mucho cuidado con toda esta campaña de la milla 201, ¿por qué 201?

Porque hasta las 200 millas marinas se extiende nuestra Zona Económica Exclusiva donde podemos ejercer derechos de soberanía sobre los recursos de la columna de agua, a partir de la milla 201 es Alta Mar, es decir son aguas internacionales donde la Argentina no puede ejercer la soberanía sobre la zona.

Estamos trabajando en otros caminos para evitar la depredación de los recursos pesqueros en el Atlántico Sur.

Por primera vez en mucho tiempo estamos trabajando con los países de la región y en conversaciones bilaterales para garantizar la sustentabilidad de los recursos.

Insisto, si la pelea es entre las grandes potencias, Malvinas queda supeditada a lo que suceda entre ellas.

ACAPI: Hay una cuestión que saltó a la vista con el tema del Puerto de Montevideo que determinó Macri y todo lo que viene ahora con el Decreto 949/20 que es un manejo estratégico de Inglaterra usando el Puerto de Montevideo ‒cosa que viene haciendo hace rato‒ y su relación con Chile, cosa que, en la guerra, estuvo muy clara y lo que significa el futuro control de la Antártida y el paso del Estrecho de Magallanes.

Ellos vienen dominando el Atlántico desde todas las alturas y nosotros debemos reconocer que somos un país colonizado, no estamos libres.
Estados Unidos y Gran Bretaña controlan de alguna manera económicamente a través de las instituciones que han ido creando, OEA, CIADI, Fondo Monetario, etc., nos están empujando a la multipolaridad.

Esta presencia que decías vos de Rusia y China a favor de la Argentina, en Malvinas, nos están obligando a la multilateralidad también para defender eso.

Filmus: Yo creo que hay que tener mucho cuidado, por ejemplo, la política de Macri no solo a través de lo que se llamó el Comunicado Conjunto Foradori–Duncan, sino toda la política de Macri fue la entrega de la soberanía argentina.

La Resolución 31/49 del año 76’ sostiene que ninguna de las dos partes de la disputa realice actos unilaterales hasta tanto no se resuelva la controversia.

La Resolución 2065 (XX) no tuvo ningún voto en contra, ni siquiera el Reino Unido votó en contra al igual que las resoluciones que hicieron las Naciones Unidas hasta el 76’.

La primera vez que hay un voto en contra es en esta votación por esta Resolución 31/49 y es el voto de Reino Unido.

Ahora bien, nosotros habíamos logrado entre 2014 y 2015 que un conjunto de resoluciones de organismos multilaterales no solo defiendan el diálogo con Reino Unido para resolver el diferendo, sino que también habíamos logrado que el apoyo ‒el caso más claro es el G77 más China‒ respecto a las acciones que habíamos llevado adelante para la protección de nuestros recursos naturales en las islas y en las aguas circundantes.

En la OEA que están Estados Unidos y Canadá, por ejemplo, solo resuelve a favor de la 2065, pero en los organismos multilaterales donde nosotros habíamos logrado entre 2014 y 2015 avanzar en Resoluciones que incluyeran la defensa de estos recursos naturales Macri lo bajó.

No existe en la historia del mundo un país que diga: “No quiero que me defiendan los recursos naturales”.

Macri lo hizo.

Propuso una resolución de menor nivel que la que teníamos.

El año pasado la volvimos a colocar en todas las resoluciones en las que ya había estado el tema de los recursos naturales y los países la volvieron a votar.

El Mercosur, el G77 y la Cumbre Iberoamericana son ejemplos de ello.

Ahora bien, por qué planteo esto como un debate.

Respecto de la región quiero enfatizar que, aun en una situación distinta a la década anterior en cuanto a muchos gobiernos de países hermanos, toda América Latina sigue apoyando a la Argentina. Y no lo hace, solamente, en solidaridad con Argentina, lo hace en defensa propia.

A nosotros nos preocupa la base militar en Malvinas.

¿Les parece que a Brasil no le preocupa que es la principal potencia militar de la región que haya una potencia extra regional que tenga una base militar de una envergadura inusitada, la más importante al sur del paralelo 50 Sur?

Chile, también, el Reino Unido reclama sobre la Antártida, no solo toda la parte argentina sino también toda la parte chilena.

Es verdad que con la dictadura de Pinochet tuvo toda una actitud, pero ahora, ya en democracia la posición de Chile es de pleno apoyo a la Argentina.

Cuando fue Alberto, lo criticaron mucho a Piñera porque firmó una declaración muy fuerte a favor de la posición argentina en Malvinas.

La misma que se firmó cuando Alberto visitó Bolivia o México.

Con Uruguay sucede algo similar, si bien ahora con Uruguay tenemos muchas diferencias respecto del tema de los vuelos y del puerto, también es cierto que la posición oficial de Uruguay, histórica, ha sido siempre de apoyo a los derechos de la Argentina, y eso no cambia aunque cambie el Gobierno de turno.

En 2020 se reunieron todos los cancilleres de América Latina y del Caribe en la cumbre de la CELAC, 33 países, todos los países del Caribe, una buena parte de los países del Caribe son de la Commonwealth, es decir, de la comunidad británica de naciones, sin embargo, esa reunión de la CELAC no pudo sacar ninguna declaración salvo una.

La de Malvinas, incluyendo a los países de la Commonwealth.

Lo mismo con la OEA la cual se encuentra en una situación muy complicada por las diferencias internas.

Asi y todo el año pasado, en diciembre, la OEA sacó una declaración por aclamación sobre Malvinas, por aclamación y están Canadá y Estados Unidos.

ACAPI: Caracterizar.

Filmus: Es muy complejo, dicho sea de paso, se remonta a 1810, una de las primeras resoluciones de la Primera Junta de Gobierno, el 30 de mayo, es decir cinco días después de la Revolución de mayo, es pagar al Gobernador que estaba en Malvinas, entendiéndose como legitima sucesora de la soberanía sobre las Islas.

En las Islas había un presidio, que, si bien para la estructura española un presidio era un establecimiento de frontera, también había una cárcel donde se mandaba a los que cometían delitos.

Por ejemplo, allí mandaron a los juzgados por el levantamiento de Murillo en Bolivia.

Si uno va a la Plaza Central de La Paz, (a mí me llevó Evo), uno va a ver el veredicto del juicio contra Murillo.

A Murillo lo matan, por supuesto, lo ajustician, pero dicen: “A los que lo apoyaron vamos a subirlos a un burro, van a dar vueltas a la Plaza de La Paz, van a recibir azotes en cada esquina y después los mandamos a Malvinas”.

Eso está escrito en ese veredicto que está en bronce en el monumento a Murillo en Bolivia.

El tema de Malvinas está en la región, y está planteado con mucha profundidad.

De hecho, la primera muestra de solidaridad latinoamericana con la Argentina respecto a la usurpación británica es de Bolivia en 1833.

A los pocos meses, en junio de 1833, Bolivia manda una carta a Buenos Aires diciendo que a pesar de que la Argentina no estuvo presente en el Congreso de Panamá, a pesar de que la Argentina no quiso la unidad de los países de América del Sur, ellos igual consideraban que la afrenta que hizo el Reino Unido era en contra de toda América.

ACAPI: (ComarcaSi TV). Justamente me diste un pie con lo de Murillo porque lo venía pensando.

Hemos desarrollado la lógica de mirar lo que es la identidad de la Argentina, no en lo que culturalmente,ayuda mucho a Inglaterra, es que hacemos creer a toda Sudamérica, hasta Canadá incluido, que somos países jóvenes, que tenemos 200 años, sino que tenemos, por lo menos, 14 siglos de historia en Argentina y hemos transitado 6 proyectos de país y un anti proyecto.

Justamente este anti proyecto que se consolida con el golpe del 76’ instaura el sistema especulativo global que tiene como enemigo al trabajo y al trabajador.

Yo encontraba los otros días algo simbólico que tiene que ver con Malvinas, la Baring Brothers que en 1824 es cuando Rivadavia contrae el crédito con la Baring Brothers, en ese momento estamos transitando de la mano de San Martín el proyecto de independencia, pero se está preparando el proyecto del 80’ que va a llegar unos años después.

Es simbólico, en 1828 se liquida la Escuadra Naval Argentina y se dan en pago dos fragatas que se estaban construyendo en Inglaterra de este modo Argentina, cuando se produce la ocupación en Malvinas por los ingleses cinco años más tarde en 1833, no tenía más fuerzas para contrarrestarla.

Traigo esto porque veo una vinculación, por un lado, Malvinas simboliza la usurpación, la presencia del pilar financiero a través de la Baring Brothers como un adelanto de lo que va a ser un modelo especulativo global que nos está dominando, hoy por hoy, se ve hasta con las vacunas ‒los fondos buitres dueños de algunos laboratorios‒, pero además esta cultura de un país en que nació la libertad política de la mano de la dependencia económica y de la que en algún momento nos liberamos y que periódicamente y recurrentemente nos termina haciendo volver.

Nada, lo quería introducir como un tema simbólico porque creo que también Malvinas es un golpe a la soberanía nacional, pero a la soberanía nacional no solo territorial, sino en cuanto a poder recuperar la mirada integral de la identidad que tenemos desde nuestros primeros habitantes y de todas las formas de organización como proyecto de país que hemos transitado.

Esto es un comentario más que una pregunta, pero te lo dejo, vos has sido además ministro de Educación de modo que me parece que el tema cultural de Malvinas tiene una fuerza y una relevancia que merita poder ser mostrada con mayor amplitud.

Filmus:Lo que decís vos es tal cual, pero te voy a decir más, ¿Por qué va en 1833 Reino Unido a Malvinas?

Y ¿por qué puede entrar con tanta facilidad’)

Primero, por lo que señalás de la Fuerza Naval, que era incipiente, contratábamos nosotros nuestros propios corsarios, por muchos lugares, porque no teníamos nuestra propia fuerza, pero quiero decir, que es posible entrar en 1833 porque dos años antes Estados Unidos arrasa con el establecimiento argentino en Malvinas con la corbeta USS Lexington.

Esto sucede porque la Argentina decide, con la designación de Vernet controlar la explotación de los recursos naturales en el Atlántico Sur.

Para eso Vernet aplicó la primera ley de pesca nacional que data de 1821.

La mitad de la iluminación de Londres en 1830 provenía del aceite de ballena, de focas y de lobos marinos del Atlántico Sur, era un recurso estratégico.

Por qué la Lexington destruye Malvinas, porque nosotros capturamos tres buques americanos que estaba pescando en forma ilegal.

Luego de eso la Argentina rompe relaciones diplomáticas con EE.UU. y manda a la Goleta Sarandí para restaurar el orden y el establecimiento en Malvinas.

El jefe de la expedición era el tatarabuelo de Federico Pinedo (Cristina siempre lo cargaba en el acto de apertura de sesiones porque le decía que tiene la culpa su tatarabuelo que se rindió sin luchar).

Cuando llega la Fragata británica HMS Clío el 2 de enero de 1833 y expulsa por la fuerza a la población y a las autoridades argentinas en Malvinas el 3 de enero de 1833, había una diferencia de fuerzas descomunal, por lo cual Pinedo no podía evitarlo, aun así, cuando lo traen a Buenos Aires es juzgado y es encontrado culpable.

Volviendo a la cuestión central, podemos observar que son los mismos intereses que hay hoy en la zona: la explotación de los recursos naturales.

Apenas asumimos en el mes de enero suspendimos las reuniones de la Comisión de Pesca que Macri había reanudado pese a los constantes actos unilaterales británicos que expolian ilegalmente nuestros recursos naturales.

Cambian los actores, pero los intereses siguen siendo esos: los recursos naturales que están ahí.

Las islas se auto sostienen, por lo que el único costo es la base militar, y por eso, Boris Johnson defiende la necesidad de tener una base militar “para defensa” y justifica, desde el punto de vista militar, la presencia en el Atlántico Sur.

ACAPI: Había otra pregunta.

ACAPI: (Zona54.com.) -Mi intervención es para puntualizar algo que es muy caro, por lo menos, para aquellos que provenimos del mundo de Internet, que tiene que ver con Internet y Malvinas es el nombre de Dominio punto.FK y punto.GS que corresponden a Falkland Islands, Georgias y Sandwich del Sur.

En mi caso particular que presido la Federación de Usuarios de Internet y la región de América Latina y el Caribe, venimos discutiendo desde 2010 y haciendo presentaciones en los foros internacionales en Londres, en Buenos Aires, en Costa Rica y en Dakar.

Hemos viajado para poder presentar oposición a la entrega de esto al Gobierno de Malvinas, no a Gran Bretaña.

Tomo esto por ese hilo que vos habías planteado de la importancia que es la discusión de Malvinas entre Inglaterra y Argentina y no entre Argentina y Malvinas.

En este tema, Cancillería argentina no ha tenido un buen trabajo, esto hay que verlo, no en tu gestión, en tu gestión desconozco cómo ha sido, pero venimos medio flojos en cuanto a discutir esto, de hecho, los usuarios quedamos solos debatiendo esto en foros internacionales.

Me parece que es un tema que hay que tomarlo porque parte de este debate que se dio en 2013 con respecto de que si eran o no ciudadanos y que se tomaron como bases la autodeterminación de los pueblos, una de las cosas que decían era que había organismos internacionales que reconocían y que les habían dado, en este caso, se le da los códigos de país a las Malvinas, como código de país, como si Malvinas fuera un país y no es, es un territorio argentino, un territorio en disputa entre Gran Bretaña y Argentina.

Quería saber si se está trabajando en algo de esto y si no ponerme a disposición para entregarte lo que tenemos.

Este tema si no lo empujamos, la sociedad civil y el Estado, quedamos muy flojos.

La sociedad civil no tiene el poder suficiente que tiene el Estado y el volumen para poder hacer dos cosas, o que se le saque esto a Malvinas, lo otro es que se le entregue a Argentina la administración de esos STLD como es el punto.ar que nosotros ostentamos, o en su defecto que se le entregue a Gran Bretaña.

Filmus: Me parece interesantísimo, nosotros tenemos un área en la Secretaría que se encarga de estas cuestiones.

Al respecto quería mencionar que nuestra Secretaría es heredera de la Dirección Nacional que creó Perón en el año 46’ de Antártida y Malvinas.

Justamente, hoy estaba leyendo un trabajo de cuándo comienza el tema de las Malvinas en las escuelas y ese momento es de la mano de la idea de la gran Argentina de Perón, allí empieza a entrar Malvinas y Antártida en las escuelas.

Dicho sea de paso, tengo el orgullo de haber sido el autor de Educación Nacional que incorpora por primera vez una ley que incluyó como obligatorio el tratamiento de Malvinas en todos los niveles educativos.

Es la primera vez que existe eso en Argentina.

Ahora bien, respecto a tu consulta, nosotros seguimos y conversamos con todo organismo internacional que ponga, incluso, el nombre británico de las islas, incluso en cuestiones deportivas.

En este caso que planteas seguramente, no es una organización internacional multilateral, sino que es una organización de la sociedad civil.

Por ejemplo, hay ciertos deportes como el bádminton (*) que tratan de incluir a los isleños y a nosotros como entidades separadas.

Como se trata de un gobierno ilegítimo que no tiene ninguna representación siempre buscamos impedir que eso ocurra.

ACAPI: Daniel, tenemos ahí representación de Cancillería en el GAD que es el lugar donde están los Estados, están los 194 Estados presentes, están todos los presidentes de organizaciones de usuarios en el mundo instalados ahí y están todas las empresas de telecomunicaciones también instaladas.

El hecho es que habría que revisar porque yo desconozco cómo ha trabajado Cancillería, hay presentaciones que cuando fuimos cada vez que nos paramos frente a AICA hemos tenido que presentar algunas cuestiones, ha habido presentaciones, pero creo que no llegaron a ser seguidas por el Estado, entonces me parece que hay que revisar eso.

ACAPI: (TV Sindical) – Con respecto del acuerdo ese famoso Foradori-Duncan, ¿en qué quedó?

Filmus: En realidad, lo digo como ex presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado Argentino, los acuerdos internacionales tienen que ser votados por el Congreso de la Nación.

Este comunicado nunca pasó por el Congreso, nunca hubiera sido aprobado, ni siquiera los del PRO lo hubiesen votado y quedó en términos de Comunicado Conjunto.

Ninguno de los elementos planteados allí en la parte sobre el Atlántico Sur, está en vigencia hoy.

Por lo tanto no hay ningún compromiso que nosotros estemos obligados a cumplir de lo que esté planteado ahí.

ACAPI: Con respecto a Malcorra y Faurie, cuál fue más perjudicial para el tema Malvinas.

Filmus: Es interesante porque en su momento yo escribí un artículo en el que hablaba de que la política de Macri tenía mucho que ver con el Síndrome de Estocolmo.

Macri tenía la idea de que si vos le sonreías a las potencias dominantes te iban a querer y entonces te iban a dar la plata.

Pensó que así iban a llegar las inversiones.

Jamás llegaron.

Theresa May le mandó una nota a Macri, el día que asumió, que fue tapa de todos los diarios donde le decía: ‒que es lo que refleja después Foradori-Duncan‒ “Hay que remover todos los obstáculos que impiden el desarrollo de las islas”.

Textualmente.

Ahora bien, lo que debe quedar en claro es que para la Argentina el único “obstáculo para el desarrollo de las islas” es el colonialismo británico y la persistencia de la disputa de soberanía.

Sin ellos las islas tendrían un desarrollo mucho mayor como en el continente, como debería ser.

Ahora, en el caso de Malcorra ocurrió otra cuestión.

Malcorra fue candidata a secretaria general de Naciones Unidas y en esta cuestión de Síndrome de Estocolmo, Macri imaginó que si les cedía todo a los británicos ellos iban a votar a Malcorra y él iba a tener el orgullo de haber puesto por primera vez en la historia un secretario general de Naciones Unidas argentino.

Entonces cedió todo en el Foradori-Duncan para que voten a Malcorra. Cuando llegó el día de votar a Malcorra, el Reino Unido la vetó.

Porque jamás permitiría el Reino Unido que el secretario general de Naciones Unidas que, entre otras cosas, tiene el mandato de buenos oficios respecto a Malvinas, sea un argentino.

Asimismo, Malcorra en Londres sostuvo que no podía ser que nuestra relación con el Reino Unido sea a través de Malvinas, que Malvinas era un tema más, pero que tengamos que tener una agenda positiva.

Miremos las diferencias. Néstor Kirchner fue invitado apenas asumió como presidente a la reunión de líderes progresistas que se hizo en Londres por Tony Blair. Todo el protocolo le decía que no era una visita de Estado, era una reunión de líderes y como no era una visita de Estado no le podía plantear a Tony Blair los temas de Estado.

Lo gracioso del caso fue que iba caminando Néstor por el jardín donde se hacía la reunión, salió a tomar algo y se lo cruza a Tony Blair, entonces lo ve, se le acerca, lo saluda, le da la mano y le dice: “‒Nosotros tenemos que hablar de la soberanía de Malvinas”.

Todo lo contrario, es decir, no podemos hablar nada nosotros con Reino Unido sin tomar el tema de Malvinas.

Esa es la política de nuestro Gobierno, esa fue la política de Néstor y Cristina.

Por supuesto, también hay comercio, hay relaciones culturales, relaciones científicas, pero Argentina durante nuestro gobierno siempre que va a hablar con Reino Unido va a plantear el tema de Malvinas.

Uno no puede hacer que no exista, hay una parte de nuestro territorio que no puede festejar el 25 de mayo, hay una parte de nuestro territorio que no puede conmemorar el 9 de julio porque todavía no es independiente y está colonizado.

No se puede disimular esa situación en nuestra relación con Reino Unido.

Insisto, independientemente de eso hay una relación que volvió a ser en el 89’, 90’ donde volvimos a tener relaciones diplomáticas y consulares, lo cual está muy bien, es necesario tener una agenda positiva, pero sin olvidar que hay un tema que es central y fundamental para nosotros que es la usurpación de una parte de nuestro territorio.

ACAPI: Daniel, una consulta porque vos tenés una secretaría con más responsabilidades todavía.

El tema de la Antártida es complejo va a largo plazo y Argentina tiene toda una tradición.

Ahora, el tema Pampa Azul ocupa siete ministerios, tiene su comisión, pero, justamente, vos tenés responsabilidad en el tema Atlántico que incluye todo esto, incluso la nueva plataforma en el 40%, en el 50% más, territorio que sumó Argentina gracias a las gestiones que en su momento hicieron Néstor, Taiana y todo el grupo, también Mario Cafiero estuvo ahí ayudando.

¿Qué es lo que ve la Secretaría de esos temas?

Filmus: El tema de la plataforma continental es un antes y un después.

Se trata de una política de Estado que comienza en el año 98’ con el establecimiento de la COPLA y con un trabajo muy serio de un equipo científico coordinado por la misma persona que en aquel momento, la Dra. Frida Armas.

La Argentina tiene derechos de soberanía sobre los recursos de la Zona Económica Exclusiva hasta las 200 millas, no somos soberanos, pero tenemos derecho de explotación de sus recursos.

La plataforma continental, por otro lado, es la extensión del continente en el suelo y subsuelo marítimo.

La Argentina presentó ante la Comisión de Limites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas su petición de extensión de algunos puntos de esa plataforma, que se extiende en principio hasta las 200 millas como la ZEE, pero en otros casos se extendería hasta la milla 350.

Respecto a la presentación argentina hubo tres partes: una parte que Naciones Unidas nos dio la razón y extendió nuestra plataforma continental en algunos casos hasta las 350 millas, en otra parte dijo que no puede decidir por existir una disputa de soberanía con el Reino Unido y una tercera parte que tampoco puede decidir por tratarse de la Antártida.

Argentina en el año 2016 recibe la respuesta de Naciones Unidas, Macri la recibe y en vez de presentar un proyecto de ley que estipule, que establezca, el nuevo límite exterior de la plataforma, decidió no hacerlo para no molestar a los británicos.

Porque hay una parte que es la de Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur que los dos lo pedimos, lo pide Reino Unido y lo pide Argentina, entonces esa parte nosotros la pusimos en nuestra ley.

Naciones Unidas nos otorgó 370.000 kilómetros fuera de las áreas disputadas.

ACAPI: ¿Vos querés decir 370.000 kilómetros cuadrados nuevos?

Filmus: No, nosotros calculamos nuevos 1. 700.000 kilómetros cuadrados porque incluimos los de Malvinas, los de Georgias y los de Sandwich del Sur.

La Ley argentina incluye todo lo que nosotros le presentamos a Naciones Unidas, menos los que corresponden a la Antártida, donde aún no están fijadas las líneas de base.

¿Se acuerdan que Macri en un momento dijo: “‒Para qué vamos a hablar de soberanía si somos un país muy grande para qué queremos a Malvinas si dan pérdidas?”.

¿Saben cuánto reclama Reino Unido entre los archipiélagos, más la Zona Económica Exclusiva, más la plataforma continental de Argentina?

Reclama 2.400.000 kilómetros cuadrados.

Para que tengamos una idea, la provincia de Buenos Aires tiene 350.000 kilómetros cuadrados, acá estamos hablando de 2.400.000 kilómetros cuadrados.

¿Saben cuánto tiene Reino Unido en el Norte?

Tiene 250.000 kilómetros cuadrados.

O sea, -eso que dijo Macri de que para qué lo queremos si no sirve para nada, si nos da pérdidas, si son unas islitas perdidas- son 2.400.000 kilómetros cuadrados porque están las Georgias del Sur, están las Sandwich del Sur, están los espacios marítimos y la plataforma continental que las rodean.

ACAPI: ¿Sobre los reconocimientos de las Naciones Unidas hay uso propio pleno?

Filmus:Nosotros más allá de las 200 millas marinas no tenemos soberanía ni tenemos derechos sobre las especies sobre la columna de agua. Nosotros tenemos derechos de soberanía hasta la milla 200, la 201 ya no, son aguas internacionales, no podemos ir a capturar a ninguno.

Si alguno pisa la 199 lo capturamos, si está en la 201 no podemos capturarlo porque es Alta Mar.

Ahora, respecto al suelo y subsuelo, en aquellos casos donde la plataforma se extiende hasta las 350 millas si podemos trabajar.

Nosotros en el tema la propuesta del Área Marina Protegida de Agujero Azul, justamente, lo que vamos a garantizar es la proteccion de nuestros recursos, tanto minerales, de hidrocarburos y también de un tipo de pesca que se llama pesca de arrastre que es la pesca sedentaria la que está pegada al fondo, las vieiras por ejemplo, la langosta y muchas especies que están en el fondo del mar.

Si están en el fondo del mar no se pueden tocar porque son nuestros.

Entonces vamos a buscar una figura para proteger la sustentabilidad de la pesca a partir de nuestros derechos de soberanía.

ACAPI: Te quería preguntar. El presidente, hizo el anuncio de enviar tres proyectos para ampliar derechos a los veteranos de Guerra de Malvinas… ¿En qué consisten esos proyectos, si las elevaron o se está trabajando sobre ello?

Filmus: Se está trabajando en Legal y Técnica para terminar de pulirlo porque intervienen varios ministerios.

El primero de los que anunció tiene que ver con una ley que se votó por unanimidad en el Congreso respecto de la jubilación anticipada de los excombatientes.

Cuando se votó esa ley en el año 2016 o 2017, Macri vetó un artículo que era el más importante justamente, a pesar de que se había votado por unanimidad y es que la base del cálculo para una jubilación de un excombatiente tiene que ser como mínimo dos jubilaciones mínimas.

Ese es el primero y es una reivindicación porque es algo que ya fue votado y que fue vetado.

El segundo tiene que ver con el tema de la salud.

El PAMI tiene un programa que cuida la salud de los excombatientes y de sus familias, la idea es que ese programa se amplíe, se profundice y transformarlo en ley para que no haya ningún Gobierno que lo pueda bajar o sacar, sino para que quede como una política de Estado.

El tercero fue un pedido de los excombatientes respecto del tema de las autopistas de que puedan transitar por todo el país de forma gratuita.

Esto estará entrando a penas Legal y Técnica termine de ver los detalles.

ACAPI: Emilio de Tercera Posición plantea que si hubo alguna devolución del tema del ARA San Juan.

Filmus: Yo no sigo ese tema, es del Ministerio de Defensa, pero ya sabemos, lo que conocemos es el resultado de la Comisión de Investigación y del juicio y la condena y degradación de los responsables, dicho sea de paso, Agujero Azul está en la zona donde se hundió el ARA San Juan.

ACAPI:Te queríamos hacer una consulta.

¿Cuál es la posición del Gobierno argentino de regresar a los juicios que se están llevando a cabo por torturas a soldados durante la guerra?

Filmus: Bueno, ustedes conocen la resolución de la Corte Suprema de Justicia ‒que fue fuertemente criticada por Cristina‒ de declararlos que no eran delitos de lesa humanidad. Por lo tanto dictaminó que estaban prescritos.

Esto se sigue en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Una parte está ahí, pero por otra parte hubo una reapertura del caso que está en la justicia del sur que ahora fueron llamados a indagatorias varios de los militares.

ACAPI: Juicio al Estado y juicio a los militares que cometieron los tormentos.

Me refiero también si en ese sentido el Gobierno está acompañando en algún área de Derechos Humanos como querellante o acompañando a los denunciantes, a las víctimas.

Filmus: En la Secretaría de Derechos Humanos Horacio Pietragalla está con ellos.

No sé si es querellante, especialmente, pero sí que acompaña a los excombatientes.

ACAPI: Bien Daniel, la verdad que te agradecemos muchísimo porque es una enorme responsabilidad la que tenés, ahí donde vos llamás Agujero Azul hay cualquier cantidad de capital en recursos naturales.

La riqueza que tiene Argentina en toda esa zona del Atlántico es impresionante, ni quiero pensar lo que hay en la Antártida que es un continente congelado como quien guarda una caja de kilos de helados en el frízer.

Ahí, hay de «todo», es inconmensurable, así que en tanto planeamiento, generar investigación y defender derechos es un capital enorme para la Argentina, para el pueblo argentino.

ACAPI: Regalanos 10 minutos de la Antártida.

Filmus: Argentina es el país que tiene, a partir de la base de 1904 de las islas Orcadas, mayor presencia ininterrumpida en la Antártida y a partir de las trece bases que tenemos ahí es el país que tiene mayor número de bases en la Antártida, lo que no quiere decir que sean las bases más modernas ni mucho menos, pero tenemos una presencia enorme y permanente en la Antártida.

Argentina es el único país que tiene ‒no este año por el Covid‒ históricamente una población que vive de forma constante en la Antártida.

La base Esperanza tiene una población que va con la familia durante todo el año y es el único país que tiene una escuela en el continente.

A tal punto que, como ministro de Educación en el año 2004, primer año que me tocó empezar las clases, era el Año de la Antártida, así que yo empecé las clases en la Antártida llevando chicos de todo el país allí, chicos que nunca habían viajado en un avión, nunca habían salido de su pueblo, a los chicos más humildes de cada punto del país los llevamos a la Antártida a encontrarse con los chicos que estudian en la base Esperanza.

Hicimos un encuentro en la base Marambio porque a la base Esperanza solo se llega por barco y no se llega por avión.

La Secretaría del Tratado Antártico ‒Tratad del que la Argentina es uno de los firmantes originales‒ tiene sede en Buenos Aires, justamente, en reconocimiento a toda esta tradición.

El Tratado Antartico establece un congelamiento de las reivindicaciones de soberanía de aquellos Estados que tienen una pretensión sobre ella. Una suerte de paraguas de soberanía.

El Tratado Antártico establece la necesidad de investigación científica y está estipulado que no puede haber ningún tipo de ejercicio militar o ningún tipo de objetivo militar, a tal punto que Argentina a partir de la firma del Tratado Antártico pasa la Dirección de Antártida que estaba en el Ministerio de Defensa a la Cancillería.

Dicho esto, hay una disputa enorme respecto de qué significa mantener el espíritu del Tratado Antártico y la conservación de la investigación científica.

Les voy a dar un ejemplo.

Argentina y Chile son dos países, los únicos dos países del mundo que han presentado ante el Tratado Antártico la creación de un área marina protegida lindante con la península Antártica.

Porque las investigaciones nuestras están mostrando que la pesca indiscriminada de krill en esa zona está haciendo desaparecer las especies y en estas investigaciones que son anuales empiezan los pingüinos, por ejemplo, a perder estatura y a perder envergadura y hay especies enteras que están desapareciendo.

No solo eso, sino que también la contaminación de los océanos llega a la Antártida, entonces tenemos cuestiones como los micro-plásticos que están afectando fuertemente a las ballenas y absolutamente a todas las especies que están ahí.

Entonces Argentina, es uno de los países que junto con Chile, con Australia y varios países más, defendemos fuertemente que la Antártida no tiene que tener otro objetivo que no sea la investigación científica y la preservación ambiental.

Es la reserva de agua dulce más grande del planeta.

Otro asunto de extrema gravedad es el hecho de la disminución de la barrera de hielo. Si bien parte de la Antártida, a diferencia del Artico, es tierra firme, otra parte es hielo y está retrocediendo afectando el nivel del mar y a los Estados insulares.

Asimismo, hay que destacar que el regulador más importante del cambio climático es la Antártida, entonces si permitimos que allí haya explotación económica vamos a tener una dificultad muy seria, Argentina va a ser uno de los lugares más impactados y ahí está puesto casi todo nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, insisto, es un trabajo en conjunto entre el Ministerio de Defensa y la Cancillería.

El Instituto Antártico Argentino cumple 70 años este año.

Es increíble la visión que tuvo Peron al respecto.

La famosa frase de Perón cuando vuelve Pujato de la expedición Antártica en 1952 y Perón lo coloca como Director del Instituto Antártico, le da ala orden de Primer Peronista, la condecoración y ahí dice: “La Antártida es argentina y chilena” pensando en esto del Reino Unido y dice: “‒Hay algunos que creen que porque usurparon las islas eso les da derecho a su proyección hacia la Antártida”.

Esta mirada que tenía Perón de Argentina y Chile, que a pesar de las diferencias que hoy podamos tener, no hay que perderla.

Yo tuve en la época de la Dictadura una charla de esas de catacumba con el general Leal y él dio una imagen que a mí me encantó de América Latina, decía: “América Latina es como un tipo panzón, pero para integrar a América Latina hay que integrarla de abajo para arriba porque si le cerrás el cierre, el cierre nunca lo vas a cerrar de arriba para abajo, un cierre para que quede es de abajo para arriba”.

Él destacaba siempre la necesidad de la unidad de Argentina y Chile, y es lo que pensaba Perón en buena medida, que luego se sumó a Brasil con el ABC.

Por este motivo tenemos que pensar a la Antártida tambien en clave de MERCOSUR y por eso, a pesar de las diferencias que tenemos con cada uno de esos países, si no pensamos en forma integrada, si no ponemos la grandeza por encima de las pequeñas diferencias estaremos en condiciones muy complicadas.

Especialmente en el tema Antártico tenemos que trabajar fuertemente en conjunto, tenemos patrullas conjuntas con Chile, tenemos dos equipos de investigación conjuntos en los mares australes con Chile que dependen de nuestra Secretaría y que estamos trabajando fuertemente.

Tenemos que apostar a una mayor unión.

A una mayor cooperación e integración.

ACAPI: Me quedo con la emoción que deben haber tenido los pibes que fueron a celebrar eso contigo y con los chicos de la Antártida.

Eso tiene que haber sido imborrable para ellos.

Filmus: En marzo de 2004, en el Hércules, la llevamos a Teresa Parodi también para que ella haga un recital como regalo a los que vivían en la Antártida, hicimos simultaneas de ajedrez entre las escuelas con los chicos de la Puna, de la Selva Misionera, en la Montaña en Mendoza y los chicos que estaban allí en la Antártida.

Néstor iba a venir y antes de ir me dijo: “‒Mirá, lo pensé mejor, tres veces quise bajar en la Antártida y tres veces no pude”

Esto porque nuestro aeropuerto ahí en Marambio es un aeropuerto que no está muy bien ubicado es una zona que rápidamente se nubla y no hay aparatología para bajar, es de ripio, no se puede poner aeropuerto de asfalto.

Salimos y el piloto me dice: “‒No vamos a poder bajar, no vamos a poder bajar”.

Entonces yo le dije que subiéramos para que los chicos, aunque sea vieran la Antártida de arriba, vamos y volvemos.

Y justo en el momento que estábamos arriba del aeropuerto se abrió la niebla y pudo bajar.

Uno puede estar allí una cantidad de horas determinadas si quiere volver en el día y así lo hicimos.

Fue una experiencia enorme.

ACAPI: Muchísimas gracias Daniel.

Filmus: Gracias, lo que necesiten saben que cuentan con nosotros y nosotros contamos con ustedes.

Porque la comunicación es fundamental.

 

FIN

NOTA: (*) ACAPI es la ASociación de Comunicadores Argentinos por Internet que contiene a radios de aire y por internet de todo el pís, canales y señles de TV por «aire» y por streaming en internet, diarios de papel con version por internet), portales de noticiasy nessletters (Cartasde Noticas por mail, whatsApp, Twitter, Messenger, Telegram, etc).
(**) El bádminton es un deporte de raqueta en el que se enfrentan dos jugadores (individuales) o dos parejas (dobles) situadas en las mitades opuestas de una pista rectangular dividida por una red. A diferencia de otros deportes de raqueta en el bádminton no se juega con pelota, sino con un volante.