Rodolfo García, era un “pibe de barrio, buen tropero en la partida, un miembro más del circo desesperado”.

RODOLFO GARCIA, SIN APURO, Al COMANDO CELESTIAL

Por Enrique "Quique" Masllorens *

La radio esa mañana escupía casi con fruición los retazos del dolor que el mundo soporta sin saber a quién culpar o como salir del atolladero. La voz del otro lado me (nos) dio un tiro por la espalda, el querido Rodolfo García había sufrido un ACV y le habían diagnosticado muerte cerebral.

Por Enrique «Quique» Masllorens

NAC&POP

30/04/2021

La radio esa mañana escupía casi con fruición los retazos del dolor que el mundo soporta sin saber a quién culpar o como salir del atolladero.

Números y más números que ocultan a las personas que están atrás de ellos sufriendo o ya no siendo.

Entremezclados con los datos del dolor y las constancias de la mezquindad y la voracidad de otros, la voz del otro lado me (nos) dio un tiro por
la espalda.

Rodolfo García, el querido Rodolfo García había sufrido un ACV y le habían diagnosticado la muerte cerebral.

Relatar la trayectoria musical de Rodolfo es sobreabundar sobre historias conocidas y que tan bien informan los periodistas especializados y
que cualquiera puede encontrar cronológicamente en cualquier buscador.

Iré por lo que más cerca me toca.

 

En el segundo semestre de 1968 con mi grupo La Joven Guardia ya habíamos grabado nuestro primer simple en la RCA.

Quien nos había producido era el empresario de Modart Ricardo Kleinman y una noche de esa primavera del 68 nos invitó a que fuéramos a escuchar en vivo en una casa particular a un grupo que iba a grabar en la misma compañía.

Era Almendra y era deslumbrante y singular.

Fuera de todo molde.

Y recuerdo a cada uno de ellos y a su baterista zurdo que con polenta y sutilezas marcaba el tempo de la banda.

Escuché maravillado lo que sería su primer simple El tema de Pototo.

Los años de giras, grabaciones y hasta películas hicieron que nuestros encuentros fueran más fugaces y azarosos.

Pero Rodolfo era al que más fácil se podía acceder del grupo porque como canta Baglietto, era un “pibe de barrio buen tropero en la partida, un miembro más del circo desesperado”.

Ya sobre 1973 lo supe peronista e interesado en la política.

Mis prejuicios ya de militante me habían hecho suponer que muchos o casi todos los rockeros despreciaban el compromiso político.

En la Agrupación de JTP de Músicos de la cual fui responsable no se integró ningún músico de rock.

Ganamos las elecciones casi como furgón de cola asociados con los músicos mayormente de jazz y de tango que pertenecían al Partido Comunista.

A fines del ’74 algunos debimos desaparecer de nuestras actividades públicas y fue Rodolfo García el que se hizo cargo y se jugó en el SADEM en
1975, año que como lo nombrara un programa de televisión fue “el año que vivimos en peligro”.

Con coraje y generosidad Rodolfo no esquivó su compromiso político y solidario.

Sus años europeos esquivando las guadañas de la dictadura argentina lo habrán hecho extrañar –entre otras cosas- a su querido River Plate pasión que compartíamos también con Luis Alberto Spinetta.

De regreso a nuestro país siguió siendo el músico que todos querían tener en su banda y el tipo campechano y sencillo que todos seguimos
queriendo.

Pero volvió aponer las manos en la masa luchando contra las maquinarias burocráticas e ineludibles del Estado, produciendo espectáculos,
recitales grabaciones y promoviendo bandas y artistas en lo que era la entonces Municipalidad de Buenos Aires.

También el amor lo acercó a la música celta de sus ancestros.

Y ya con Cristina Kirchner de Presidenta fue funcionario en el área de Cultura y siempre con su bonhomía, serenidad, generosidad y humildad.

Cualquiera que lo haya tratado sabe que siempre hubo respeto en lo que decía o aconsejaba.

Cuando subí a mis redes sociales la dolorosa noticia puse algo que creo y pienso fervientemente.

 

Sin dudarlo: Rodolfo García es el más bueno de los músicos de mi generación.

El mejor tipo.

Un compañero.

Vuelvo a recordar cuando lo vi por primera vez y tocando el Tema de Pototo y conmovido canto quedamente…para saber como es la soledad.

EM/